Discusión:Fitosociología

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Continuamente hay alguien que incluye frases en detrimento de la Fitosociología sin justificación de la postura tomada. Es cierto que hay detractores de la fitosociología, es cierto que, como en todos los ámbitos científicos, hay fitosociólogos que no son puristas en la aplicación del método ni en la corrección de las deficiencias que pudiera tener, pero no es de recibo que por ello se insista en decir que ni es una ciencia ni puede ser utilizado. La Fitosociogía ha avanzado mucho en los últimos 30 años y hay que enfocarla bajo los métodos y las ideas más recientes, que corrigen muchas de las deficiencias que arrastraba.

La importancia en la Unión Europea de la Fitosociología es enorme desde el punto de vista histórico, de descripción de la cubierta vegetal y, desde 1992, como instrumento de gestión y protección del medio ambiente. Tratemos en este artículo de explicar sus principios y métodos en la actualidad y dejemos de insistir en viejos tópicos que muestran sólo desconocimiento y a veces animadversiones a personas concretas que, en mejor o peor grado, hacen fitosociología.

Desafortunadamente no he tenido tiempo para profundizar más en el tema, me gustaría hacer un prontuario de Fitosociología en la Wikipedia, pero también me desanima el encontrar cada poco tiempo una frase detractora sin más, frecuentemente situada al principio del tema.

Francisco Alcaraz, Universidad de Murcia


Cambios revertidos


Lo que quizá no sea muy bueno es valorar desde un solo punto de vista. Si hay dos corrientes ¿por qué ocultarlas?. Las aportaciones deben ser constructivas más que destructivas, Francisco. Piensa que también se podría decir: contínuamente hay alguien que elimina frases que ocultan la corriente no partidaria de la fitosociología para la descripción de la vegetación... Quizá ayude echarle un ojo a la política de wikipedia (Punto_de_vista_neutral) y a la versión inglesa.


Vamos a ver, cuando hablas de corrientes en realidad te refieres a personas enfrentadas por asuntos personales en el ámbito de la Universidad y el CSIC español. La ciencia de la vegetación tiene dos grandes teorías actualmente, las cuales parecen contrapuestas pero en realidad son complementarias: continuum y fitocenosis. La fitosociología se inscribe dentro de la segunda básicamente,pero en su enfoque actual se ha visto impregnada por aspectos de la teoría del continuum. Por ejemplo, hoy no se agarra al concepto holístico que Clement le dio a la teoría de las fitocenosis, sino que está fundamentada más en el concepto integrado: las plantas con área de distribución que se solapa en alguna zona y presentan óptimos ecológicos similares, se presentan con frecuencia "conviviendo" en unos determinados hábitats; he puesto entre comillas lo de "conviviendo", pues en realidad se trata de uniones relativas en las que hay una lucha terrible por los recursos del medio: espacio, aire, luz, suelo, etc. Incluso estos hechos están hoy día admitidos por los defensores de la teoría del continuum, que en general han abandonado el concepto de continuum individualista acuñado por Gleason y predominan las ideas en la línea de que hay interacciones entre las plantas. Igualmente el sentido de comunidad vegetal en la fitosociología moderna es más abierto, se habla de una composición "estadísticamente repetitiva" y se utilizan los métodos de análisis numérico para reconocerlas.

Esta claro que para la caracterización de la cubierta vegetal necesitamos métodos que permitan clasificarla, pues la cartografía se basa en dividir la realidad en clases; cierto es que no sería necesaria una agrupación de las unidades a través de la jerarquización en que insiste la fitosociología, pero por otro lado este tipo de agrupación jerárquica facilita la comparación entre tipos de vegetación similares de localidades diferentes, así como entre tipos de vegetación en la misma zona pero con óptimos en tipos de hábitats distintos; es decir, es una forma de ordenar la información y facilitar su transmisión.

No hay que olvidar que uno de los temas que más problemas plantea es el de la aplicación de nombres científicos a las comunidades definidas a través de este método. Pero en Biología esto es habitual, los nombres son etiquetas y pueden estar mal elegidos en muchas ocasiones (Quercus canariensis no ha existido nunca en Canarias, Quercus pyrenaica no está en el verdadero Pirineo, Atractylis humilis es una planta mucho más robusta que Atractylis cancellata). Entre los detractores se utilizan a veces los nombres como una exigencia: Paeonia coriacea en un encinar significa que estamos ante la comunidad denominada Paeonio coriaceae-Quercetum rotundifoliae, aquí y en la China; pero no es así, la etiqueta usa los nombres de esas dos plantas, pero el contenido es mucho más complejo e implica un territorio, un hábitat, etc.

El problema también tiene mucho que ver con la forma "fundamentalista" con que algunos practicantes de la fitosociología defienden las unidades, artificiales, definidas por esta y por cualquier metodología que intente clasificar la vegetación en unidades discretas. Por otro lado se ha abusado de la enseñanza magistral y son escasos los manuales de metodología; también hay "malos practicantes", es decir, personas que no aplican el método apropiadamente, pero de eso hay abundancia en casi cualquier ciencia. Yo mismo he hecho algún intento de plasmar la problemática asociada y criticar los puntos conflictivos, planteando algunas soluciones (Alcaraz, F. 1996. Fitosociología integrada, paisaje y biogeografía. Avances en Fitosociología: 59-94. Universidad del País Vasco); os recomiendo su lectura no por echarme flores, sino porque allí vais a encontrar destacados muchos de los defectos que se arrastran analizados de una forma razonada y al menos se hace una reflexión sobre cómo solventar tales defectos.

Alternativas a la fitosociología hay muchas, pero, dejando de lado algunas críticas airadas y en general, como ya mencionaba, más basadas en luchas personales y faltas de un verdadero conocimiento sobre la metodología fitosociológica, es un método que bien aplicado y en continua renovación, da unos resultados bastante sólidos sobre las características de la cubierta vegetal de un territorio, ha proporcionado una ingente cantidad de información; lo que hay que hacer es discutir serenamente lo que tiene de bueno y lo de malo e intentar resolver los defectos que, como toda disciplina, tiene y los vicios que se arrastran en su puesta en escena.


Información complementaria sobre el debate entorno a la vigencia de la fitosociologia[editar]

El debate sobre la vigencia de la fitosociología está claramente vivo. Sugiero constatar algunos hechos: 1- Parece ser que actualmente ya no se imparte esta asignatura en Montpellier, la universidad de referencia de esta disciplina. 2- Respecto a las formas de interpretar CORINE sugiero la consulta del proyecto BioHab, que se postula como metodología sólida y alternativa y que se basa en la clasificación de formas vitales formulada por Raunkiaer a principios del siblo XX. Se puede bajar la versión inglesa del manual en http://www.alterra-research.nl/pls/portal30/docs/FOLDER/BIOHAB/BIOHAB/DISCUSSIONDOC/BIOHABFIELDHANDBOOK_1STEDITION_1.PDF. Existe una versión en castellano. Esta metodología ha sido elaborada por los componentes del forum ECOLAND, grupo de trabajo de la International Association for Landscape Ecology. Se pueden obtener más referencias en http://www.alterra-research.nl/servlet/page?_pageid=744&_dad=portal30&_schema=PORTAL30

Algo que decir sobre lo anterior (F. Alcaraz)[editar]

En Francia también ha desaparecido casi la impartición de la Botánica en la Universidad; si aplicaramos el criterio que manifiestas en el punto 1 (aunque no comparto para nada que la de Montpellier sea Universidad de Referencia, mira mejor algo en Alemania, si bien es cierto que la Convergencia Europea hace que esta disciplina quede relegada a los postgrados, como va a ocurrir en nuestro país) ¿podríamos decir que hay que abandonar la Botánica?

Respecto al punto 2, bien es sabido que la tradición anglosajona ha sido detractora de siempre de la fitosociología; de modo que no han parado de proponer vías alternativas a la misma. Sin embargo puedes contrastar como la escuela Americana ahora está apoyando claramente el desarrollo de la Fitosociología y su aplicación en Estados Unidos, Canadá y México, algo bueno le habrán visto.

Por último, no voy esta vez, provisionalmente a quitar la frase que suele reaparecer sobre que como hay detractores no hay que utilizarla, pero no puedo dejar de lamentarme que se insista en ponerla. Por la misma regla de tres podríamos decir que como hay detractores del continuum no debería utilizarse ninguna de las metodologías asociadas a esa teoría de la vegetación. Espero que el autor de la misma, de buena fé, la elimine.