Dirección de Inteligencia y Seguridad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS) es, de forma interpretativa, el servicio de inteligencia de la República de Costa Rica. Según su cuerpo normativo orgánico, es un ente público con la única función de informar al presidente de la República en temas de seguridad nacional. Es un órgano adscrito y subordinado administrativa y presupuestariamente al Ministerio de la Presidencia. Su centro de operaciones está ubicado en el barrio La Sabana, distrito de Mata Redonda, provincia de San José (costado sur-este del Parque Metropolitano La Sabana).

Antecedente Histórico[editar]

El primer antecedente de seguridad e inteligencia estructurada en Costa Rica y en Centroamérica en general, se da por medio de la creación de la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA), el 14 de octubre de 1951 en la ciudad de El Salvador. La reunión de los líderes centroamericanos en esa fecha, permitió otra concentración de ideales, el 18 de agosto de 1955, en donde los Ministros de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador se reunieron en la ciudad de Antigua, en Guatemala. El producto fue la Declaración de Antigua, la cual decretó la subordinación de las naciones bajo los estatutos de ODECA. Este es el primer antecedente de carácter regional para establecer sistemas de organización y procedimientos para no tener restricciones en el libre intercambio, cooperación económica y para continuar una unión integral de las naciones de América Central. La importancia de este decreto fue el trabajo conjunto de las naciones para combatir peligros comunes. La ODECA creó en 1960 el Mercado Común Centroamericano (MCCA) que fortaleció la unión aduanera y en 1993 el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), el cual tiene como propósito hacer de América Central, una región de paz, libertad, democracia y desarrollo.


En el año 1963, bajo la efervescencia de la Guerra Fría, el presidente de los Estados Unidos de América John F. Kennedy y el Secretario de Estado de esa nación, Dean Rusk visitaron Centroamérica, con la intención de reunirse con los mandatarios centroamericanos, para tocar temas como Cuba y la amenaza de la Unión Soviética en el Hemisferio Occidental. La intención real de esa visita era formar un sistema de seguridad moderno y eficiente en el istmo. La reunión, que tuvo lugar en la ciudad de San José, pretendía un sistema de seguridad que combatiera el comunismo, que según palabras del mismo Kennedy, era el mayor obstáculo para el desarrollo económico del istmo centroamericano. De acuerdo al planteamiento, las fuerzas de seguridad tendrían supervisión del Departamento de Estado de Estados Unidos. Fue así como se inició una base de datos de archivos de personas subversivas que presentaran una amenaza a los ideales democráticos.[cita requerida]


Producto de esta influencia del Gobierno de los Estados Unidos, fue la creación del Consejo de Defensa Centroamericano (CONDECA), el 12 de diciembre de 1963. Este órgano estuvo integrado por los Ministros de Defensa de las naciones centroamericanas. Fue una organización de cooperación conjunta en materia de seguridad entre los Estados Unidos y Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica. La estructura y actividad de CONDECA fueron diseñadas para maximizar contactos entre las Fuerzas Armadas en América Central, con el propósito de reducir las rivalidades políticas, incrementar la cooperación en todos su niveles y de reforzar el ideal común de las naciones. La incorporación de Costa Rica a esta organización fue un punto delicado, ya que había sido durante muchos años país de destino para refugiados políticos del resto de Centroamérica. Aún con esta condición, Costa Rica se unió. Por medio del Departamento de Estado de los Estados Unidos, se organizaron encuentros formales para fundar "agencias de seguridad" o reorganizar las existentes. De acuerdo al planteamiento, las fuerzas de seguridad se reunirían periódicamente cada tres meses bajo la supervisión del Departamento de Estado. De igual manera, se inició la compilación de archivos de personas "sospechosas" de ser "subversivas", creyentes de la ideología comunista.


Fue así como se creó en Costa Rica la llamada "Agencia de Seguridad Nacional", que tuvo su nacimiento el día 1 de septiembre de 1963, bajo dependencia y dirección del Ministerio de Seguridad Pública. La entidad tuvo diferentes nombres, regida siempre por Decretos Ejecutivos. Estuvo ubicada en San Pedro de Montes de Oca, en el edificio donde actualmente se encuentra la Funeraria Montesacro. Como dato interesante de la antigua ubicación de esta institución, es que ese edificio se encuentra justo al frente del Parque Kennedy, en el cual el expresidente de los Estados Unidos en su visita a Costa Rica el 18 y 19 de marzo de 1963, dio un discurso. La agencia estuvo compuesta por diez personas, encabezada por el director y subdirector. Este ente, se dedicó a recopilar información alusiva a grupos y elementos radicales, de izquierda y derecha, que representaran amenaza potencial para la seguridad nacional costarricense.

La Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS) es creada por medio de la ley 7410, Ley General de Policía, el 19 de mayo de 1994, bajo la presidencia de José María Figueres Olsen, siendo Ministro de la Presidencia Elías Soley Soler y como Ministro de Seguridad Juan Diego Castro Fernández. Tiene su marco jurídico regulado por la supra citada ley, en sus ordinales 13 a 17. Desprendido del verbo de esa ley, la DIS es un órgano encargado sólo de informar al presidente de la República en temas de Seguridad Nacional. Posteriormente el gobierno emitió el Decreto Ejecutivo N 23758-MP del 18 de noviembre de 1994, que era llamado "Reglamento de Organización y Servicio de Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional".

Régimen Jurídico[editar]

A lo largo de los años, la DIS ha tenido considerables modificaciones en cuanto a su régimen jurídico, por medio de distintos decretos ejecutivos. En 1986, se emitió el Decreto Ejecutivo No 16398, el cual trasladó a esta dirección del Ministerio del Interior al Ministerio de la Presidencia. Posteriormente la ley 7410, Ley General de Policía, el 19 de mayo de 1994. Finalmente en el año 2005, bajo la presidencia de Abel Pacheco de la Espriella, el decreto ejecutivo 32522, Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional, define a la DIS como un cuerpo policial que funge como órgano informativo del Presidente de la República en materia de seguridad nacional.

El Presupuesto de la DSE y de la UEI suman en el año 2001 fue de casi 700 millones de colones (moneda local). El Decreto 23.758 dispone que el Director y el Ministro de la Presidencia dispondrán de una partida de Gastos Confidenciales, y la Ley de Presupuesto le asigna en tal condición 1 millón de colones. Para el año 2012, su porción del presupuesto anual es información que no es revelada.

Controversias[editar]

2008[editar]

En el mes de noviembre del 2008, se dió a conocer la noticia de que el subdirector del ente, Roberto Guillén, presuntamente estaría involucrado con una serie de estafas bancarias. Diferentes medios de comunicación afirmaron que a Guillén las autoridades judiciales le atribuía formar parte de una banda delictiva encargada de saquear cuentas bancarias de particulares y empresas y de falsificar cheques. La investigación por parte del Organismo de Investigación Judicial, giró en torno a la utilización de una contraseña asignada a Guillén de una base de datos llamada DATUM, la cual contiene información sensible de personas y empresas. Lo defraudado habría ascendido a más de 200 millones de colones.

Como consecuencia a este escándalo, el director de la DIS, Roberto Solórzano Sanabria, presentó su carta de renuncia al entonces Ministro de la Presidencia Rodrigo Arias Sánchez.

2013[editar]

La DIS fue cuestionada en el mes de mayo del año 2013, cuando se reveló que la presidenta de la República Laura Chinchilla, habría realizado al menos dos viajes abordo de un jet privado, prestado a Casa Presidencial por un hombre llamado Gabriel O'Fallan, representante de una empresa de capital canadiense de nombre THX Energy, poco conocida en el mundo empresarial costarricense. Según la información revelada por medios la prensa, los hombres de confianza de Chinchilla habrían sido engañados por O'Fallan, ya que este efectuó el préstamo de la aeronave bajo atestados falsos, siendo que su nombre real era Gabriel Morales Fallón, un empresario de nacionalidad colombiana quien en el pasado se le había vinculado con tráfico internacional de drogas, en Colombia y Brasil. El escándalo produjo la dimisión del director de la institución, Mauricio Boraschi Hernández y del ministro de comuniación de la Administración Chinchilla, Francisco Chacón González. El viceministro de Seguridad para su entonces, Celso Gamboa Sánchez fue nombrado como director de la institución.[1] [2] Los viajes efectuados por la mandataria en el jet habrían sido dos, uno a Venezuela para asistir al funeral de mandatario Hugo Chávez y otro viaje de carácter personal a la República del Perú.

Previo a estas revelaciones, hacia el mes de julio del mismo año, el diputado de la Asamblea Legislativa, José María Villalta, en conjunto con el apoyo de otros legisladores, volvieron abir la vieja discusión del definitivo cierre de la institución. Alegando evidentes fallas en su modo de operar, el congresista Villalta afirmó que la solución a la problemática era el cierre definitivo, encontrando consenso y oposición por parte de sus compañeros legisladores. La discusión entre los diferentes frentes legislativos enfrentó a los ideales democáticos de la Nación, creando un panorama de incertidumbre en la sociedad, que poco o nada conocen de la institución. El tema quedó bajo análisis por parte de la Comisión de Seguridad de la Asamblea Legislativa.

Tan solo unos días después, el subdirector de la institución Jorge Torres Carrillo, colisionó su automóvil personal contra otro vehículo cuando conducía bajo los efectos del licor en Escazú. Según la boleta de citación emitida por la Policia de Tránsito, el subdirector contenía 2,04 gramos de alcohol por litro de sangre, lo cual en Costa Rica configura un delito. La DIS le abrió un proceso disciplinario por su conducta.[3]

Conocimiento de la ciudadanía[editar]

La existencia de escasa literatura en el tema de inteligencia, presenta un choque de criterios radicales en una nación acostumbrada a marcados ideales democáticos, siendo Costa Rica uno de los regímenes democráticos más sólidos de Latinoamérica. El ciudadano costarricense promedio desconoce no sólo la existencia de la institución, sino que desconoce términos conceptuales necesarios y previos para abarcar el tema. Sumado a esto, la falta de una oficina de relaciones públicas en la DIS, impide el hecho de poder acceder a información actual, congruente y veraz. Esta limitación produce un obstáculo académico para medios de comunicación, estudiantes y público en general, generando pocos trabajos de investigación en el tema, pocos trabajos de tesis por parte de estudiantes de diferentes carreras universitarias y desconocimiento total de la población. Los únicos textos que se pueden encontrar al respecto, es propiamente su régimen jurídico, el cual requiere un conocimiento jurídico previo para su abordaje.

Referencias[editar]

Lectura adicional[editar]

  • Sólo para los ojos del Presidente: Lic. Paul R. Chaves Cambronero. Editorial EDISA. San José, Costa Rica 1998. Fuente electrónica.
  • Los espías no bastan: Defindiendo las Políticas Públicas en Materia de Servicios de Inteligencia en Costa Rica. Lic. Paul R. Chaves Cambronero. Fuente electrónica.