Kali

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Diosa Kālī»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Diosa Kali representada por Raja Ravi Varma.
Cúpula del Templo Kalighat en Calcuta, el principal santuario de Kali.

En el marco del hinduismo, Kali es una de las diosas principales. Es la shakti o ‘energía’ del dios masculino Shivá, y es considerada una de sus consortes.

La religión hinduista que adora a la diosa Kali se llama shaktismo. En general, los hinduistas de cualquier especie ―independientemente de la deidad que adoren de manera particular― la consideran la Madre universal. Kali representa el aspecto destructor de la divinidad, es destructora de la maldad y de los demonios.

Su historia temprana como criatura de la aniquilación todavía tiene cierta influencia, mientras que las creencias tántricas más complejas amplían a veces su papel, ubicándola como la «realidad última» y la «fuente del ser».

El movimiento piadoso reciente concibe a Kali como la benévola Diosa madre.

Kali se asocia a muchas devis (‘diosas’) así como el dios Shivá. Es la santa patrona de la ciudad de Calcuta (Bengala, India), su templo principal es el Kalighat, lugar en donde aún se realizan sacrificios de animales en su honor. Su vehículo (vajana) es un tigre.

Etimología y otros nombres[editar]

Su nombre parece ser una versión femenina de la palabra sánscrita kāla (que significa ‘oscuridad’); también significa ‘mujer negra’.

Las diosas con las que ella es asociada o identificada incluyen a:

  • Durgá
  • Párvati
  • Uma
  • Jimavati
  • Bhavani (o Bhowani).
  • Satí (encarnación como hija del patriarca Daksha, que no toleró cuando su padre insultó a su esposo Shivá, por lo que se autoinmoló).
  • Rudrani (esposa de Rudra o Shivá),
  • Chinnamasta
  • Chamunda
  • Kamakshi (‘ojos de lujuria’).
  • Menakshi
  • Kumarí

Origen[editar]

Kali aparece por primera vez en el norte de la India en el texto Rig-veda (mediados del II milenio a. C.), no como diosa, sino como una de las siete lenguas de Agní, el dios hinduista del fuego. Sin embargo, en ese texto se menciona a una diosa Ratri (la ‘noche’), que se considera un prototipo de la personalidad oscura y destructiva de Kali.

En la literatura del período Sangam de los tamiles (en el sur de la India) aparece una diosa sanguinaria llamada Kottravai. Como Kali, es brutal e inspira miedo en la gente por sus crueles prácticas.

Es probable que la fusión entre Ratri y la Kottravai indígena produzca a diosas temibles del hinduismo medieval, entre ellas Kali, que es la más prominente.

Otra leyenda de los orígenes de Kali se encuentra en el Matsia-purana, que indica que ella se originó como diosa tribal de la montaña en la parte norte-central de la India, en la región del monte Kalanyar (ahora conocido como Kalinjar). Sin embargo esta referencia se disputa debido al hecho de que esa leyenda era de un origen más antiguo.

En los Puranas (primeros siglos de la era común) se le dio a Kali un lugar en el panteón hinduista. En el texto Devi mahatmiam (también conocido como Chandi o Durga sapta sati) del libro Markandeia-puraná, escrito entre el 300 y el 600 de la era cristiana, se describe a una diosa Kalika. Allí dice que fue emanada de la frente de la diosa Durgá (la ‘inaccesible’ asesina de demonios) durante una de las batallas entre las fuerzas divinas y demoníacas. En este contexto, Kali se considera el aspecto poderoso de la gran diosa Durgá.

Esposa de Shivá[editar]

En las tradiciones posteriores, Kali ha llegado a ser inexpugnablemente ligada con Shivá. La forma «desencadenada» de Kali a menudo llega a ser salvaje e irrefrenable, y sólo Shivá es capaz de domesticarla. Esto es porque ella es una versión transformada de una de sus consortes y porque él es capaz de emparejar su ferocidad. Sus métodos varían desde desafiarla al baile silvestre del tandava y aventajarla, a aparecer como un bebé que llora (apelando así a sus instintos maternales). Sin embargo, la iconografía a menudo representa a Kali bailando sobre el cuerpo caído de Shivá, y hay referencias sobre ellos bailando juntos, en un estado de frenesí.

Tantra[editar]

La implicación de Shivá con el tantra y la naturaleza oscura de Kali, han conducido a que ella se convierta en una importante figura tántrica. Para los seguidores del tantra era esencial hacer frente a su maldición, el terror de la muerte, así que dispusieron aceptar las bendiciones de su hermoso y consolidado aspecto maternal.

Para ellos, la moneda tiene dos lados: la muerte no puede existir sin la vida, igualmente la vida no puede existir sin la muerte. El papel de Kali aumentó, valorándosele a veces como el caos que se podía enfrentar para traer la sabiduría, y algunos textos tántricos le dan un profundo significado metafísico.

El Nirvana-tantra presenta claramente su naturaleza incontrolada como la última realidad, considerando que la trimurti (‘tres deidades’) de los dioses Brahmá, Visnú y Shivá aparecen y desaparecen en ella como burbujas del mar.

Aunque esto es un caso extremo, el Ioguini-tantra, Kamakhia-tantra y el Niruttara-tantra la declaran el sua-rupa (propio-ser) de Majadevi (la ‘gran diosa’, que está en este caso visto como la combinación de todas las devis).

Shaktismo[editar]

La etapa final del desarrollo es la adoración a Kali como la Gran Diosa Madre, generalmente desprovista de su violencia. Esta idea significa una ruptura con respecto a la representación más tradicional. Los pioneros de esta tradición son los poetas shaktas (adoradores de śakti, la energía) del siglo XVIII tales como Ramprasad Sen (1723-1775), que demuestran un conocimiento de la naturaleza ambivalente de Kali.

El famoso santo bengalí Rama Krishna (1836-1886) fue un gran devoto de Kali.

De acuerdo a los trabajos de Rachel McDermott, Sir John Woodroffe y Georg Feuerstein, para los adoradores tántricos Kali no es tan temida, y solamente las personas educadas en viejas tradiciones la ven como una diosa iracunda.

Adoración[editar]

Una de las principales prácticas de adoración de los hinduistas es el yapa (la repetición de los nombres de su dios. La meta final de esta práctica es la concentración en el dios, y la unión con ese dios tras la muerte.

Los shaktas realizan yapa de la diosa Kali.

En la cultura popular[editar]

Representación de Kali.

En la saga de Sandokán, del escritor Emilio Salgari (1862-1911), la diosa Kali es presentada como una deidad salvaje, adorada por los asesinos thags (a veces escrito thugs).

En la novela del escritor francés Julio Verne, La vuelta al mundo en ochenta días, el protagonista de la obra, Phileas Fogg, su criado Passepartout, un militar británico y un guía parsi, salvan a una joven india de morir en una hoguera como víctima de un sacrificio humano organizado por unos adoradores de Kali.

En la película de la banda británica The Beatles Help! se muestra a una secta que adora a la diosa Kali que los persiguen alrededor de Inglaterra para recuperar un anillo que tiene Ringo Starr.

A principios de los años 70, Mick Jagger le encargó el diseño del logo de los Rolling Stones a un joven artista llamado John Pasche. Así en la funda interior del disco ‘Sticky Fingers’, por primera vez se utilizó un nuevo logo, los labios con la lengua, inspirados en la imagen de la diosa hinduista Kali.

En la saga literaria El Ángel de la Noche, de Brent Weeks (principalmente en la segunda y tercera novelas de la trilogía, Al filo de las sombras y Más allá de las sombras), los principales antagonistas, del Imperio khalidoriano, adoran a una deidad llamada Khali, basada en la diosa Kali, la cual solicita emociones poderosas en su culto (como las que ocasionan los actos de torturar y asesinar) a cambio de, supuestamente, brindar el vir (‘poder’ en sánscrito), un poder mágico muy poderoso, aunque incontrolable.

En la novela "La canción de Kali" de Dan Simmons (Premio Mundial de Fantasía 1986) describe a la secta de los "Kalikas" adoradores de Kali en la ciudad de Calculta quienes llevan cadáveres en su honor.

En México se publicaron las aventuras del súperhéroe Kalimán ―entre los años sesenta y casi hasta finales de los ochenta―, que tenía relación directa con la diosa Kali la cual represente justicia y venganza en el mundo de Kaliman.

En 1983 el grupo pop español, Alaska y Dinarama incluyó una canción titulada «Kali» para su álbum Canciones profanas. La canción trataba sobre esta diosa aunque la letra no estaba en castellano.

En la película Indiana Jones y el templo maldito (1984) se describe a Kali como la diosa de los thaguís. Como sacrificio a esta diosa, ante ella se practica la extracción del corazón de las víctimas propiciatorias.

En la película "The Golden Voyage of Sinbad" (1973), Ray Harryhausen insufla vida a la diosa, que se enfrenta en un terrible duelo a espadas con el héroe protagonista.

En 1990, Kali hace una aparición como parte de una línea de juguetes lanzados por Matchbox en su línea Monster in My Pocket o Monstruos de Bolsillo que eran figuras coleccionables de plástico de no más de 5 cm de altura y de variados colores los cuales se colocaban dentro de un volcán negro igualmente de plástico. En esa ocasión se le representaba como una horrible bruja humanoide de 4 brazos la cual solo busca saciar su hambre de carne humana ya sea de niños o de cualquiera que ella pueda estrangular con su gancho de hierro, esta variante de Kali usa un collar de dientes humanos y un cinturón de manos disecadas y pintadas con sangre. Se dice que mide 1.80 metros y que habita en las selvas de la India.

En Death in Delhi (Muerte en Delhi, 1993), el tercer libro de la serie Dangerous journeys (Viajes peligrosos), una de las sagas de novelas fantásticas de Gary Gygax, aparece la macabra secta de los thags, «los estranguladores de Kali», que —instigados por una sacerdotisa de la Diosa Oscura— atacan al magister Setne Inhetep y a su compañera y guardaespaldas Rachelle. El método que usan los thags en esta novela para acabar con sus víctimas es el estrangulamiento lento con un lazo negro de seda, ya que dicen que la diosa les ha prohibido arrebatar vidas con derramamiento de sangre. Al final de la novela aparece Kali misma como una gigantesca mujer negra, de más de dos metros de altura, con cuatro brazos, que lleva un collar de cráneos humanos. Esta Kali se muestra terrible y vengativa, aunque justa y susceptible a las elucubraciones lógicas.

Es nombrada numerosas veces por guardias hinduistas en el videojuego Hitman 2: Silent Assassin.

El disco El llamado del jaguar, de la banda Coatl, contiene el track «La danza de Kali».[1]

En el videojuego Smite, Kali es un personaje jugable igual que muchos otros dioses hindúes, aunque muchos grupos religiosos se quejaron de esto y exigieron eliminar a Kali y a todo dios hindú de Smite, aun así, ningún dios hindú fue removido, sin embargo, Hi-Rez Studios remodeló a Kali para hacerla ver menos sexista.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «La danza de Kali», canción de la banda Coatl.

Enlaces externos[editar]