Dios como el Diablo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Varios autores religiosos a lo largo de la historia han propuesto la noción del Dios de Abraham como el Diablo. Dan la razón de que el Dios bíblico es una fuerza divina que causa sufrimiento, muerte y destrucción y que tienta o dirige a la humanidad a cometer violencia y genocidio.

Estos escritos se refieren a este dios de diversas maneras como "un demiurgos",[1] "un ángel malvado",[2] "el dios diablo",[3] "el Príncipe de la Oscuridad",[4] "la fuente de toda la maldad",[5] "el Diablo",[6] "un demonio",[7] "un tirano cruel, iracundo y guerrero",[8] "Satanás"[9] y "la primera bestia del libro del Apocalipsis".[10]

Muchos de los autores critican solo el concepto de dios que se encuentra en el Tanaj, en contraste con el "verdadero dios" que aseguran ver en el Nuevo Testamento. Sin embargo, otros autores aplican su condena a la deidad entera del Judaísmo, el Cristianismo y el Islam.

Los autores afirman sus críticas al hacer referencia a ciertos pasajes en la escritura bíblica describiendo acciones de Dios que dicen que son malvadas o diábolicas. Muchos de los autores han sido severamente castigados por sus escritos, y sus seguidores han sido asesinados.

Literatura teológica[editar]

La Iglesia Primitiva[editar]

Marción de Sinope

Marción de Sinope, el primer gran hereje del Cristianismo en el siglo I, "[sostenía que] el Antiguo Testamento era un escándalo para los fieles … y daba cuenta para ello al postular [que Jehová era] una deidad secundaria, un demiurgo, que era dios, en un sentido, pero no el Dios supremo; era justo, rígidamente justo, tenía sus buenas cualidades, pero no era el buen dios, que fue el Padre de Nuestro Señor Jesucristo."[1] La Iglesia condenó sus escritos como heréticos.

Apeles, el gnóstico del siglo II, "consider[aba] que el Inspirador de las profecías del Antiguo Testamento no era un dios sino un ángel malvado."[2]

El profeta persa Mani, fundador de la secta maniquea en el siglo tercero, identificó a Jehová como "el dios diablo que creó el mundo"[3] y dijo que "el que habló con Moisés, los judíos, y los sacerdotes … es el [Príncipe] de la Oscuridad, … no el dios de la verdad."[4]

Edad Media[editar]

Los albigenses eran un secta cristiana en la Francia de los siglos 12 y 13, un rama de los cátaros. Su doctrina sostenía que "el creador … del mundo material … es la fuente de toda la maldad … Él creó el cuerpo humano y es el autor del pecado … El Antiguo Testamento debe atribuírsele parcial o enteramente; mientras que el Nuevo Testamento es la revelación del Dios benefactor."[5] En última instancia, ellos terminaron en conflicto tanto con el orden civil como con la Iglesia lo que conyevó a la Cruzada Albigense.

Tiempos modernos[editar]

El filósofo anglo-estadounidense del siglo XVIII Thomas Paine escribió en The Age of Reason que "cada vez que leemos las historias obscenas, la corrupción voluptuosa, las ejecuciones crueles y tortuosas, la venganza implacable, con lo que más de la mitad de la Biblia está llena, sería más consistente que la llamáramos la palabra de un demonio, antes que la Palabra de Dios."[7]

La autora "New Age" Dorothy Leon hace el argumento de que no solo se basa en las acciones de Dios, sino en una correspondencia remarcable en dos pasajes bíblicos. Escolares bíblicos han debatido su significado a través de los tiempos,[11] pero Leon declara: "El hecho de que Jehová es Satanás está confirmado en 2 Samuel 24:1 y 1 Crónicas 21:1."[12] El primer pasaje dice: "Y otra vez la furia del Señor se encendió contra Israel, e incitó a David contra ellos y dijera: Ve a contar a Israel y a Judá", mientras el segundo narra a la inversa que "Satanás se levantó contra Israel, e incitó a David a que contará Israel."

El antropólogo estadounidense Walter L. Williams ha escrito una revisión de la historia de Jesús que presenta a "Dios como Satanás, el malhechor rechazado por Jesús en la confrontación del Nuevo Testamento durante el retiro de Jesús en el desierto."[9]

The Old Serpent Chained es un análisis tamaño libro de contenido bíblico que concluye que "el Señor y Dios del Antiguo Testamento que dice que él solo hace grandes maravillas es la primera bestia en libro del Apocalipsis que hace grandes maravillas, tanto que hace que el fuego caiga del cielo en la tierra ante la mirada de los hombres y engaña a los moradores de la tierra."[10]

Oposición[editar]

La noción de que el Dios bíblico es él mismo el Diablo es herética al principal dogma judío, cristiano e islámico y puede tratarse como blasfemia en cualquiera de estas religiones. Sin embargo, en el trabajo de cualquier filósofo o teólogo, esta noción solo era una en un cuerpo entero de críticas de la doctrina religiosa y política establecida.[13] Así que mientras la literatura no muestra argumentos aislados en contra ni condena de esta sola noción,[13] lo siguiente muestra que la gente que la ha expresado y sus seguidores han sido suprimidos, a veces con la muerte.

Marción de Sinope fue excomulgado de la Iglesia primitiva y condenado como un hereje. Los escritos de Apeles fueron similarmente condenados. Se relata que Mani fue aprisionado por sus enseñanzas, y que murió en prisión.

Catares siendo expulsados de Carcassonne en 1209

Los albigenses, junto con los cátaros, que tenían ideas similares, fueron sujeto de una larga cruzada de 20 años de la Iglesia Católica Romana que trataba de exterminarlos. La cruzada masacró un estimado de entre 200,000 hasta un millón de personas entre 1209 y 1229 y le siguió una de las primeras en lo que se volvería una larga serie de inquisiciones conducida por la iglesia para purgar la sociedad de herejes e no creyentes. Se les requería a los arrepentidos vestir una cruz amarilla cosida a su ropa exterior y vivir separados de los otros católicos. Aquellos que se rehusaban a retractarse fueron ahorcados o quemados.[14]

La supresión religiosa es generalmente más sutil en tiempos modernos que tiempos antiguos y medievales, aunque algunos regímenes islámicos siguen castigando la blasfemia con la muerte.[15] Mientras el autor principal de Ebon Musings no parece hacer ningún comentario sobre su propia elección de anonimato, un autor subsidiario cuyo trabajo está publicado en el sitio ofreció tal comentario: "He elegido permanecer anónimo (…) porque, desgraciadamente, este tema no compartirse con otros sin despertar emociones fuertes y animosidades. Incontables personas han sufrido e incluso muerto por estos temas, y no tengo ningún deseo de crear sentimientos firmes o aislarme de amigos y familia."[16]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Wikisource-logo.svg «Marcionites», Catholic Encyclopedia, New York: Robert Appleton Company, 1913, //en.wikisource.org/wiki/Catholic_Encyclopedia_(1913)/Marcionites . Cita: "We must distinguish between the doctrine of Marcion himself and that of his followers. Marcion was no Gnostic dreamer. He wanted a Christianity untrammeled and undefiled by association with Judaism. Christianity was the New Covenant pure and simple. Abstract questions on the origin of evil or on the essence of the Godhead interested him little, but the Old Testament was a scandal to the faithful and a stumbling-block to the refined and intellectual gentiles by its crudity and cruelty, and the Old Testament had to be set aside. The two great obstacles in his way he removed by drastic measures. He had to account for the existence of the Old Testament and he accounted for it by postulating a secondary deity, a demiurgus, who was god, in a sense, but not the supreme God; he was just, rigidly just, he had his good qualities, but he was not the good god, who was Father of Our Lord Jesus Christ."
  2. a b Wikisource-logo.svg «Gnosticism», Catholic Encyclopedia, New York: Robert Appleton Company, 1913, //en.wikisource.org/wiki/Catholic_Encyclopedia_(1913)/Gnosticism . Cita: "Some dualism was indeed congenital with Gnosticism, yet but rarely did it overcome the main tendency of Gnosticism, i.e. Pantheism. This, however, was certainly the case in the system of Marcion, who distinguished between the God of the New Testament and the God of the Old Testament, as between two eternal principles, the first being Good, agathos; the second merely dikaios, or just; yet even Marcion did not carry this system to its ultimate consequences. He may be considered rather as a forerunner of Mani than a pure Gnostic. Three of his disciples, Potitus, Basilicus, and Lucanus, are mentioned by Eusebius as being true to their master's dualism (H.E., V, xiii), but Apelles, his chief disciple, though he went farther than his master in rejecting the Old-Testament Scriptures, returned to monotheism by considering the Inspirer of Old-Testament prophecies to be not a god, but an evil angel."
  3. a b Manichaeism por Alan G. Hefner en The Mystica, sin fecha. Cita: "According to Mani, the devil god which created the world was the Jewish Jehovah. Mani said, «It is the Prince of Darkness who spoke with Moses, the Jews and their priests. Thus the Christians, the Jews, and the Pagans are involved in the same error when they worship this God. For he leads them astray in the lusts he taught them.»"
  4. a b Acta Archelai de Hegemonius, Capítulo XII, c. 350 D.C., citado en Translated Texts of Manicheism, compilados por Prods Oktor Skjærvø, página 68. Historia del Acta Archelai explicada en Introduction, página 11
  5. a b Albigenses por Nicholas Weber en Catholic Encyclopedia, 1907. Cita: "The Albigenses asserted the co-existence of two mutually opposed principles, one good, the other evil. The former is the creator of the spiritual, the latter of the material world. The bad principle is the source of all evil; natural phenomena, either ordinary like the growth of plants, or extraordinary as earthquakes, likewise moral disorders (war), must be attributed to him. He created the human body and is the author of sin, which springs from matter and not from the spirit. The Old Testament must be either partly or entirely ascribed to him; whereas the New Testament is the revelation of the beneficent God."
  6. Martin Luther por Oswald Bayer en The Reformation Theologians: An Introduction to Theology in the Early Modern Period, editado por Carter Lindberg, Wiley-Blackwell, 2002 (texto parcial disponible en Google Books). Véase The Evil One; God as the Devil; God's Wrath, página 58..9.
  7. a b The Age of Reason por Thomas Paine, 1794, I Parte, Capítulo VII: Examination of the Old Testament. Cita: "Whenever we read the obscene stories, the voluptuous debaucheries, the cruel and torturous executions, the unrelenting vindictiveness, with which more than half the Bible is filled, it would be more consistent that we called it the word of a demon, than the Word of God. It is a history of wickedness, that has served to corrupt and brutalize mankind; and, for my own part, I sincerely detest it, as I detest everything that is cruel." Nota: Debe tenerse en mente que por "Bible" Paine siempre se refiere al Antiguo Testamento solamente.
  8. A Book of Blood: Biblical atrocities en Ebon Musings, sin fecha
  9. a b Walter L. Williams, correspondencia privada (citada aquí con permiso), 19 de marzo del 2009, haciendo referencia a The Essential Teachings of Jesus and Mary de Walter L. Williams, manuscrito no publicado, 24 de diciembre de 2008, extractos disponibles en The Community Of Jesus And Mary
  10. a b The Old Serpent Chained by "Son of man", Author House, 2006. (Texto completo del libro disponible haciendo click en "Free Preview", y entonces en "Download the free eBook".) Cita: "The Lord and God of the Old Testament that says him alone doeth great wonders is the first beast of the book of Revelation who doeth great wonders so that he maketh fire to come down from heaven on the earth in the sight of men and deceives those that dwell upon the earth."
  11. Véanse, por ejemplo:
  12. Is Jehovah an E.T.? por Dorothy Leon, Ozark Mountain Publishing, 2002, página 31. Cita: "The fact that Jehovah is Satan is confirmed in 2 Samuel 24:1 and 1 Chron. 21:1."
  13. a b Véanse las fuentes citadas arriba sobre Marción, Apeles, Mani, los albigenses, Paine, Leon, Ebon Musings, y Williams.
  14. Véanse Cruzada Albigense y Catarismo: Supresión en Wikipedia.
  15. Véanse, por ejemplo, Hashem Aghajari (Iran, 2002) y Blasphemy: Pakistan (Penal Code §295C, 1986) en Wikipedia.
  16. Thoughts on Religion: One Man's Quest for Understanding, ensayo invitado en Ebon Musings, 24 de abril de 2006. Cita: "I have chosen to remain anonymous … because this subject, unfortunately, cannot be shared with others without arousing strong emotions and animosities. Countless people have suffered and even died over these issues, and I have no desire to create hard feelings or to isolate myself from friends and family."