Dionisio I de Portugal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Dinis de Portugal»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Dionisio I de Portugal
D. Dinis I de Portugal - The Portuguese Genealogy (Genealogia dos Reis de Portugal).png
El rey Dionisio de Portugal en una miniatura del siglo XVI
Predecesor Alfonso III de Portugal
Sucesor Alfonso IV de Portugal
Información personal
Consorte Isabel de Aragón y Sicilia
Descendencia véase Descendencia
Casa real Casa de Borgoña
Padre Alfonso III de Portugal
Madre Beatriz de Castilla
Nacimiento 9 de octubre de 1261
Fallecimiento 7 de enero de 1325 (64 años)
Shield of the Kingdom of Portugal (1248-1385).png
Escudo de Dionisio I de Portugal

Dionisio I de Portugal (Dinis en portugués), apodado el Labrador (Lisboa, 9 de octubre de 1261[1] - Santarém, 7 de enero de 1325). Hijo del rey Alfonso III y de su segunda esposa, Beatriz de Castilla, sucedió a su padre en el trono de Portugal en 1279. Se intitulaba en los diplomas que otorgó durante su reinado como «Dom Denis, pella graça de Deus, Rei de Purtugal e do Algarue», y así consta en el fuero concedido a Rebordãos el 18 de mayo de 1285,[2] así como en otros documentos.

Administración[editar]

Como heredero, su padre le hizo compartir las responsabilidades de gobierno. En la época de su ascenso al trono, Portugal se encontraba sumida en diversos conflictos diplomáticos con la Iglesia católica. Dionisio firmó un acuerdo con el papa y juró proteger los intereses de la iglesia en Portugal. Por eso, garantizó el asilo de los caballeros templarios perseguidos en Francia y creó la Orden de Cristo, designada a ser la continuación de la Orden del Temple.

Con la Reconquista terminada y el país libre de la ocupación musulmana, Dionisio se convirtió en un rey básicamente administrativo y no militar. Sin embargo, mantuvo una breve contienda con Castilla por las posesiones de Serpa y Moura. Después, Dionisio evitó la guerra; fue un amante de la paz durante un periodo especialmente tormentoso de la historia de Europa. Dionisio firmó un pacto de fronteras (el Tratado de Alcañices) con el rey Fernando IV de Castilla (1297) que ha permanecido hasta nuestros días.

La prioridad principal del gobierno de Dionisio fue la organización del país. Siguió las políticas de su padre en los temas de legislación y centralización del poder. Promulgó el núcleo de la legislación civil y criminal portuguesa, protegiendo a las clases bajas de los abusos y la extorsión. Viajó por todo el país, arreglando las situaciones injustas y resolviendo los problemas. Ordenó la construcción de numerosos castillos, creó nuevas ciudades y garantizó los privilegios de numerosas villas. Junto a su esposa, la princesa Isabel de Aragón, Dionisio trabajó para mejorar la vida de los más desfavorecidos y fundó diversas instituciones sociales.

Preocupado por las infraestructuras del país, Dionisio ordenó la explotación de minas de cobre, hierro y plata y organizó la exportación del exceso de la producción a otros países europeos. El primer acuerdo comercial portugués se firmó en Inglaterra en 1308. Dionisio fundó la marina portuguesa al mando de un almirante genovés y ordenó la construcción de varios puertos.

Su principal preocupación fue el desarrollo y promoción de las infraestructuras rurales, de ahí su apodo de El Labrador. Redistribuyó las tierras, promocionó la agricultura, organizó comités de agricultores y tuvo especial interés en el desarrollo de las exportaciones. Instituyó mercados fijos en numerosas ciudades y reguló sus actividades. Uno de sus logros principales fue la protección de las tierras agrícolas del avance de las arenas costeras,ordenando la plantación de bosques de pinos en la zona cercana a Leiria. Este bosque aún existe y está considerado como uno de los más importantes de Portugal. Se le conoce con el nombre de Pinhal de Leiria.

Cultura[editar]

Cruz de la Orden de Cristo que adornó, entre otras cosas, los navíos portugueses durante los descubrimentos.

La cultura fue otro de los intereses del rey Dionisio.[3] Escribió diversos libros con temas que iban desde la administración a la caza, la ciencia o la poesía. Fue uno de los mayores y más fecundos trovadores de su tiempo. A nuestro días han llegado 137 cantigas con su autoría, distribuidas en todos los tipos: 73 cantigas de amor, 51 cantigas de amigo y 10 cantigas de escarnio y maldecir; además de la música original de las siete de esas cantigas descubiertas por el profesor Harvey L. Sharrer en el Archivo Nacional de la Torre do Tombo, en un pergamino que servía de cubierta a un libro de registros notariales del siglo XVI, y al que se le dio el nombre de Pergamino Sharrer.

En su época, Lisboa fue uno de los centros europeos de la cultura y el conocimiento. La Universidad de Coímbra se fundó gracias al decreto Magna Charta Priveligiorum firmado por Dionisio. Se enseñaban artes, derecho civil, derecho canónico y medicina. Mandó traducir importantes obras, teniendo su corte uno de los mayores centros literarios de la Península ibérica.

Últimos años y muerte[editar]

El final de su pacífico reinado estuvo marcado sin embargo por los conflictos internos. Los contendientes fueron dos de sus hijos, Alfonso el Bravo, legítimo heredero, y Alfonso Sánchez, hijo bastardo que reclamaba los favores reales. En el momento del fallecimiento de Dionisio en Santarén el 7 de enero de 1325, el rey había situado a Portugal al mismo nivel que el resto de los reinos de España. Fue sepultado en el Monasterio de San Dionisio, en Odivelas.

Descendencia[editar]

Milagro de las rosas de la reina Santa Isabel, consorte de Dionisio I.

Dionisio estuvo casado en primeras nupcias con Isabel de Aragón, hija del rey Pedro III de Aragón y de su esposa Constanza II de Sicilia.[4] Del matrimonio nacieron dos hijos:

Tuvo varios hijos naturales: Con Grácia Froes (también llamada Gracia Anes):[6]

Con Aldonza Rodrigues Talha:[8]

Con Marina Gomes:

  • María Alfonso, nacida antes de 1301, fue nombrada por su hermano Alfonso Sänchez como posible heredera del señorío de Alburquerque. Contrajo matrimonio antes de 1317 Juan Alfonso de la Cerda, señor de Gibraleón. Ambos fueron sepultados en el monasterio de Santo Domingos en Santarén;[11]

Con María Pires, «una buena mujer de Oporto», según las palabras de Pedro Alfonso, el conde de Barcelos, nació a mediados de la década de los noventa:[13]

  • Juan Alfonso de Portugal (c. 1295-1326),[9] , legitimado en 1317, fue alférez y mayordomo mayor de su padre de quien fue un fiel partidario así como de su medio hermano Alfonso Sánchez. Recibió muchas mercedes de su padre, incluyendo Póvoa de Ervas Tenras, Outeiro de Miranda, Vila Verde de Braganza, Vilarelho en tierras de Vilariça, las villas de Nuzelos, Alfândega, Arouce, Lousã, Ázere y Rebordões en tierra de Braganza. Fue mandado a ejecutar por su hermano el rey Alfonso IV el 4 de julio de 1326.[14]

De una mujer de nombre desconocido tuvo:

  • Fernán Sánchez (antes de 1290-1329), contrajo matrimonio con Fruilhe Anes de Soursa, sin descendencia. Falleció en junio de 1329 y fue sepultado en el Monasterio de Santo Domingos das Donas en Santarén;[15]

Véase también[editar]

Notas[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Monteiro, Clóvis (1961). Esboços de história literária (en portugués). Rio de Janeiro: Livraria Acadêmica. OCLC 1331902. 
  • Rodrigues Oliveira, Ana (2010). Rainhas medievais de Portugal. Dezassete mulheres, duas dinastias, quatro séculos de História (en portugués). Lisboa: A esfera dos livros. ISBN 978-989-626-261-7. 
  • Rodrigues Santana, Maria Olinda (2008). Documentação Foraleira Dionisina de Trás-os-Montes: Breve estudo e edição interpretativa (en portugués). Lisboa: Edições Colibri. ISBN 978-972-772-757-5. 


Predecesor:
Alfonso III
Rey de Portugal
1279 - 1325
Sucesor:
Alfonso IV