Dinastía isáurica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La llamada dinastía isáurica gobernó desde el año 717 hasta 802 el Imperio bizantino. Vino precedida por un «período turbulento» (695-717) tras la desaparición de la dinastía heracliana. Recibe su nombre del general bizantino León el Isáurico, que se hizo con el poder de Teodosio III, un recaudador de impuestos llevado al trono contra su voluntad. Bajo la dinastía isáurica, el Imperio Bizantino se vio dividido por la controversia religiosa cuando la iconoclasia recibió el respaldo del emperador. Estos problemas religiosos internos no ayudaron a manejar la siempre presente amenaza de la expansión del Islam desde el este y los búlgaros en el oeste. Al final de la dinastía isáurica, en 802, el Imperio Bizantino siguió luchando contra los árabes y los búlgaros , complicándose la situación al surgir un nuevo emperador en Occidente, Carlomagno.

Emperador Reinado Notas
Dinastía isáurica
León III 717-741 717: detiene el avance de los árabes que asediaron Constantinopla; en 726 prohíbe el culto a las imágenes
Constantino V 741-775 Se enfrentó a la rebelión de Artabasdo y frenó el avance árabe, recuperando territorios, y búlgaro (batalla de Anquialo).
León IV 775-780 Resistió avances árabes y búlgaros; partidario de los iconódulos.
Constantino VI 780-797 Durante su minoría, actuó de regente su madre, Irene; 787: El II concilio de Nicea repone el culto a las imágenes
Irene 797-802 Se hace emperatriz en solitario después de cegar a su hijo Constantino VI, repone el culto a las imágenes, lo que determina que sea considerada santa por la iglesia Ortodoxa. En octubre de 802, una conspiración la depone, comenzando así un segundo «periodo turbulento» en la cronología del imperio Bizantino (802-820).