Dinastía idrísida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dinastía Idrísida
الأدارسة

De facto parte independiente del Califato Abasí

Flag of Afghanistan (1880–1901).svg

780-974

Granada Alhambra gazelle Poterie 9019.JPG

Bandera de {{{nombre_común}}}

Bandera

Ubicación de {{{nombre_común}}}
Imperio Idrísida, mostrando su extensión máxima al principio del siglo IX
Capital Fez
Idioma principal Árabe clásico y lenguas bereberes
Religión Chiismo
Gobierno Monarquía
Período histórico Medieval
 • Establecido 780
 • Disolución 974

Los Idrísidas (del árabe: الأدارسة' [al-idārisa]) o Idrisíes constituyen una dinastía árabe chií zaidí, que gobernó sobre parte del territorio de los actuales Argelia y Marruecos entre 789 y 974.

Fundación[editar]

Fue la primera dinastía islámica en establecerse en el Magreb occidental, a finales del siglo VIII.[1] La dinastía debe su nombre a Idrís I, descendiente directo del profeta Mahoma al ser bisnieto del yerno y primo de éste,[1] Alí quien, al verse obligado a huir de Bagdad debido al fracaso del levantamiento que contra el califa abbasí se había producido en 786, se refugió en el norte del Magreb, se hizo reconocer emir e imán por la tribu bereber de los Awarbas e instaló su capital en Volubilis, donde permaneció hasta que su sucesor Idrís II la trasladó a la ciudad de[2] Fez. El enfrentamiento entre Alí y Muawiya ibn Abi Sufyan, fundador de la dinastía omeya, se perpetuó entre idrisíes y omeyas cordobeses.[1]

Apogeo[editar]

Su hijo Idrís II (791-828) fundó Fez como residencia real y capital del Estado. Realizó numerosas campañas más allá de los montes Atlas, contra Tremecén, que lo convirtieron en el Estado más importante de la zona.

Bajo Muhámmad (828-836), el reino fue dividido entre los once hermanos, formándose numerosos Estados idrisíes en el norte de Marruecos. Yahya IV (904-917) los reunificó, pero el desorden interno y el ataque de los Miknasa, aliados de los fatimíes, debilitó aún más el reino.

Decadencia y desaparición[editar]

Durante el siglo X, fue uno de los tres contendientes por el control de la zona, junto con el Califato de Córdoba omeya y el famtimí chiita.[2] [3] Inicialmente, se mostraron partidarios de estos, pero apoyaron a los omeyas más tarde.[3] Tras su derrota ante los Miknasa (905), los idrisíes fueron expulsados de Fez (922). Solo gracias a la ayuda del Califato de Córdoba pudo sostenerse la dinastía frente a los fatimíes y sus aliados. Después del 926, los idrisíes abandonaron definitivamente Fez y se refugiaron en los valles del Rif. La gran campaña fatimí del 958-959 en el Magreb occidental volvió a someterlos al control de aquellos.[3]

En el 972, el último representante de la dinastía, Al-Hasan ben Kannun, se levantó[3] contra los omeyas cordobeses en una larga revuelta que duró de junio de ese año hasta marzo del 974.[4] La lucha obligó al califato andalusí a realizar notables gastos y a enviar al Magreb a algunos de sus mejores militares para aplastar la rebelión.[4] Los omeyas aplicaron una estrategia mixta de sobornos de los partidarios de Ben Kannun y de campañas militares para acabar con este.[5] [6] Tras varias derrotas militares y abandono de algunos de sus principales seguidores, fue capturado por las fuerzas andalusíes en su fortaleza de Hayyar al-Nasr.[7] Se le envió a Córdoba para participar en el desfile triunfal de la victoria omeya, aunque más tarde se le mantuvo como prisionero de honor, colmado de riquezas y muchos de sus antiguos partidarios ingresaron en los ejércitos cordobeses.[8] La dinastía, sin embargo, desapareció con el aplastamiento de su rebelión.[8]

Emires idrísidas[editar]

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]