Diego Fallon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Diego Fallon (Santa Ana, Falan, nació el 19 de marzo de 1834 y murió el 24 de agosto de 1905) Fue un poeta colombiano.De padre irlandés y madre colombiana, se trasladó a inglaterra , aunque también se dedicó a la música (tocaba el piano , el violín y la guitarra, y fue profesor particular). Cultivó la poesía en su granja, incluida en la corriente de la casa , fue recogida en parrafos. Algunos de sus poemas más conocidos son la luna, A la palma del desierto y Las rocas de suesca.

Aspectos importantes[editar]

Desde pequeño Diego Fallon quiso consagrarse a la vida religiosa y ser músico; sin embargo, tuvo que desistir de lo primero porque la Compañía de Jesús donde cursó sus primeros estudios, no lo admitió por ser hijo único varón, aunque, su vida se caracterizó por la devoción y la fe religiosa y casi tuvo que desistir de lo segundo porque su padre no estaba de acuerdo en un comienzo. Diego se graduó como ingeniero especialista en ferrocarriles, profesión que no ejerció. Prefirió entregarse a la vida docente, enseñando idiomas (dominaba el español,el latín, el inglés, el italiano y el francés), matemáticas, estética y música. Fue el primer maestro de piano de la Academia Nacional de Música de Bogotá y uno de los primeros profesores de estética del Colegio del Rosario.

Para facilitar el aprendizaje y para dar mayor extensión al conocimiento musical, creó y editó en 1885 por la Imprenta Musical de D. Fallon El Arte de Leer, Escribir y Dictar Música. Este texto consiste en 50 capítulos que explican su sistema alfabético e integran algunas de sus composiciones, cuestionarios, traducciones y equivalencias con el sistema tradicional. Entre sus composiciones se conocen “La Loca” y “La Vanguardia”; entre las obras traducidas para clarinete, violín, pistón, bandola y piano, se conocen “La Norma”, “La Lucía”, “El Trovador”, “La Traviata” , “La Hija del Regimiento Ana Bolena”; “El Elixir d’ Amore” entre otras. Diego no habría podido crear este nuevo sistema musical sin la ayuda de las matemáticas, el abecedario, la gramática y la métrica, involucradas estrechamente en sus lecciones.

En su familia siempre sobresalió el afecto y la armonía, su esposa era para él un regalo divino que amaba, respetaba y obedecía. Ella, mujer piadosa como la madre del poeta, era quien administraba el dinero, compraba el sustento e incluso el vestuario de Diego. Con seguridad la veía como un ángel, así como en “Reminiscencias” compara la mujer de su amigo Alejo Posse Martínez con un ser espiritual.

El poeta también sufrió la muerte de su padre en 1864 y la de su madre quien murió seis meses después de Tomás, por pena moral; pero no todo en su vida fue tristeza porque Diego era muy afectuoso y su piedad no se limitaba a su familia y alumnos, el poeta irradiaba cariño a sus amigos y desconocidos. Era normal encontrarlo dando limosna, relacionándose con las personas a las cuales valoraba porque estaban “bien amueblados por dentro” y contemplando la naturaleza que admiraba como obra divina.