Dialectos del aragonés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dialectos del aragonés.

El idioma aragonés tiene hablas locales,[1] que se agrupan en hablas de valle, de comarca o hablas de varias comarcas. El término dialecto es ambiguo y puede emplearse para las hablas de valle bien definidas (cheso, ansotano, etc..). Existe la propuesta de clasificar las hablas aragonesas en cuatro grupos, complejos dialectales o dialectos (según las apreciaciones de los autores).

Popularmente la falta de referentes lingüísticos claros y una diglosia multisecular han favorecido la falta de conciencia unitaria entre los hablantes de la lengua aragonesa y, en las zonas donde el dialecto propio se ha conservado mejor, los hablantes suelen utilizar nombres locales.

Propuestas de clasificación[editar]

Los cuatro dialectos[editar]

La propuesta más aceptada de clasificación dialectal es la de Francho Nagore, quien clasifica las hablas aragonesas en 4 grupos:[2] [3]

Para unos, estos grupos son complejos dialectales y las hablas dentro de ellos (como el cheso, el chistabino...) serían dialectos. Para otros, los 4 grupos son los dialectos constitutivos del aragonés y las variedades que incluyen serían subidalectos, hablas comarcales o locales.

Otras[editar]

Aunque la propuesta de los cuatro dialectos es la más extendida, otros autores han propuesto variaciones. Así, para Chusé Raúl Usón y Chabier Tomás, habría tres dialectos históricos que se corresponden más o menos con los tres viejos condados pirenaicos:[4]

De acuerdo con estos autores, las variedades meridionales serían la continuación de estas, que se habrían castellanizado y uniformado en un proceso favorecido por su orografía más plana.

El autor Fernando Sánchez propone una clasificación que postula la existencia de dos grandes variedades o dialectos, el occidental y el oriental. Estos tendrían además unas subvariedades más extremas:[5]

  • Dentro del occidental: el ansotano (y en alguna medida, el cheso y el ayerbense), con características occidentales extremas, relacionadas con el antiguo romance navarro
  • Dentro del oriental: el ribagorzano, con bastantes soluciones de transición cercanas al catalán.

Aragonés oriental[editar]

Algunos sectores minoritarios, especialmente el representado por la FACAO, defiende la inclusión en la categoría del aragonés oriental a la variedad del catalán hablando en la Franja.

Clasificación[editar]

Bloque occidental

Bloque central

Bloque oriental

Variedades dialectales del aragonés.

Bloque meridional

Dialectos de transición


Valles y Somontano[editar]

Se ven grados de erosión-pureza, homogeneidad-localismo, evolución-arcaísmo:

Valles del Pirineo axial[editar]

Mejor conservación de la lengua, pero con arcaísmos. La topografía en forma de valles bien separados ha hecho que el aragonés haya evolucionado en un dialecto o habla local en cada valle:

Prepirineo[editar]

Mejor conservación de los rasgos genuinos que en el Somontano, pero peor que en los valles del Pirineo Axial. Son hablas de transición entre el Somontés y el hablar de cada valle.

Somontano[editar]

El somontanés es relativamente uniforme en zonas más amplias, pero muy castellanizado, con pérdida de muchos caracteres genuinos. Las diferencias generacionales son más grandes que las geográficas. Se ha perdido el empleo de la partícula pronominoadverbial de locativo 0i, (bi en los valles axiales).

Polos occidental y oriental[editar]

Existe una distribución de diferencias entre el este y el oeste, con límites que no coinciden, pero que hacen que unos se vean principalmente desde Broto y Cotefablo hasta la Ribagorza, y más lejos, y otros se vean principalmente desde Tena y Cotefablo hasta Navarra. Podemos verlo en las parejas:

Fonética[editar]

  • -x- / -ix: por ejemplo baxo / baixo.

El límite está en el Cotefablo, pero al sur no es tan claro por la pérdida del fonema a causa de la cheada típica del somontano.

Ciertos matices fonéticos esporádicos visibles en ciertas palabras presentan una distribución de acuerdo con estos polos y que reflejan diferencias dentro del latín peninsular.

  • conello / conillo.
  • sabuco y variantes con sufijo / samuco, samugo y variantes con sufijo.

Palabras que conservan mejor el rasgo fonética original en la parte occidental o en la oriental:

  • sartana / sartén.

Se supone que sartana se decía antes sartaina. Relacionado con esto tenemos la forma verbal de primera persona del pasado imperfecto de indicativo -ebai del ansotano, que corresponde a -ebe del chistabino.

  • tenebai / tenebe.

Morfología[editar]

  • con mi / con yo
  • Nos / mos
  • Bos / tos
  • Bi / i: bi se encuentra en Ansó, Hecho, Tena, Serrablo, llegando como minoritario a Bielsa y al Viejo Sobrarbe. i, fue la forma más extendida cuando se alzaba en el resto de Aragón.
  • Allora u alora / alabez
  • Á ormino / asobén: Asobén se decía en aragonés medieval de la depresión del Ebro y se documenta en el Bajo Aragón en el siglo XX.
  • De raso / de to(t)
  • Pro / prou: La primera forma, de Ansó a Tena, también un poco en Bielsa. La segunda forma de Broto a Benasque. Más por el sur llega hasta el Somontano, Bajo Aragón y Sierra de Gúdar con su forma alófona prau.
  • Cosa / res: En la zona este del Alto Aragón se encuentra res, pero detrás de ni: no he bisto ni res, no n’ha quedau ni res. En Panticosa, Viejo Sobrarbe y Ribagorza, en especial en Benasque.
  • Puedes / puez
  • Chulio / chuliol

Léxico[editar]

  • Almadía / Navata.
  • Calderizo / Cremallos.
  • Clamar / Dicir (con sinónimo de denominar).
  • Clamar-se / Dicir-se.
  • Fablar, (Ansó, Hecho) / Parlar, (Gistau, Viejo Sobrarbe, ribagorzano, Monegros).
  • Lacuna-Laguna / Estanyo.
  • Melón / Taixo-Teixón-Texugo
  • Milloca / Panizo.
  • Odir (ansotano), Oyir / Sentir.
  • Paxaro / Muixón.
  • Pez / Pegunta
  • Toballa / Xugamanos
  • Xorrontar / Espantar

Palbras con la misma raíz y diferente sufijo[editar]

  • enamplar / ixamplar.
  • Felz(e) / Felequera, Falaguera.
  • Fraxín(o) / Freixe(ra).

Otros aspectos[editar]

En los verbos deícticos de movimiento ir y venir se ve que el uso de estos verbos coincide con los usos castellanos en aragonés occidental (el emisor es el único centro deíctico de la comunicación) y con los usos catalanes y occitanos en aragonés oriental (el interlocutor puede ser también centro deíctico de la comunicación, de ahí que se de diga venir referiéndose al sitio donde se encuentra):[6]

  • Iré ta Binéfar lugo, (cheso).
  • Vendré ta Binéfar luego, (ribagorzano).

Referencias[editar]

  1. Definición de habla según el DRAE.
  2. Nagore, Francho; Gimeno, Chesús (1989). IberCaja/Publicazions d'o Consello d'a Fabla Aragonesa, ed. El aragonés hoy. Informe sobre la situación actual de la lengua aragonesa. Huesca. 
  3. Nagore, Francho (1989). Gramática de la Lengua Aragonesa. Zaragoza: Mira Editores. 
  4. Usón, Chusé Raúl; Tomás, Chabier. Instituto de Estudios Altoaragoneses, ed. Bellas consideracions sobre criterios en a estandarización de l'aragonés (en aragonés). en III Trobada d'estudios y rechiras arredol d'a luenga aragonesa e a suya literatura, autas. Huesca. pp. 435–460. 
  5. Sánchez, Fernando (2011). Euskaltzaindia, ed. Aproximación a la situación dialectal de l'aragonés (en aragonés). Pirinioetako hizkuntzak: lehere eta oraina. XVI Biltzarra. (As luengas d'os Pirineus: pasau y present, actas d'o XVI Congreso d'Euskaltzaindia). Bilbao. pp. 857–892. 
  6. Alberto Hijazo-Gascón e Iraide Ibarretxe-Antuñano Tipología, lexicalización y dialectología aragonesa. Archivo de Filología Aragonesa, 66.

Bibliografía[editar]