Diálogo de la lengua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Diálogo de la lengua es una obra del humanista español Juan de Valdés. Aunque la escribió en Nápoles hacia el 1535, no fue publicada hasta 1736 por Gregorio Mayans y no se determinó su autoría hasta el siglo XX.

La gran innovación de este libro es poner a la lengua española al nivel de otras lenguas de prestigio, sobre todo del latín. En el libro se hace un defensa del estudio de los textos en las lenguas originales, en línea con el clasicismo renacentista del momento. Sin embargo, se hace dándole a un tiempo entidad a las lenguas romances, en particular a la que Juan de Valdés utiliza: el español. Critica por ello a Antonio Nebrija, quien en su Gramatica castellana se jactó de hacerla a la manera latina. Para Juan de Valdés no existen lenguas superiores e inferiores, es la utilización literaria lo que dignifica una lengua. Esta idea se sigue manteniendo universalmente en el mundo de la lingüística. Sin embargo, propugna la creación de ese corpus, ya que en ese momento aún lo ve pobre.

La obra de Valdés está estructurada como un diálogo porque los humanistas defendían este género como vehículo pedagógico. En él el propio Valdés responde a las preguntas que tres interlocutores italianos le hacen sobre las peculiaridades de la lengua. Es una obra clave para entender el ideal literario y lingüístico erasmista: verosimilitud en la narración, sencillez y precisión en el estilo e imitación de la lengua hablada. Numerosas observaciones contenidas a lo largo de obra, son un valioso documento sobre el español medio de los siglos de oro, en particular del siglo XVI, que muestra los criterios y la sensibilidad de los hablantes cultos.

Estructura de la obra[editar]

El Diálogo de la Lengua fue escrito en la forma de una discusión. Por eso, la obra no era de un sentido tan académico con una sistematización. El Diálogo funciona como un estudio verdadero de la lengua. La identificación de todas las personas que participaron en el diálogo no es cierta. Pero muchos intelectuales creen que seguramente participaron: El Obispo de San Marco, Coriolano Martirano, y el sobrino de Valdés que se llamaba Marcio. Esa obra casi funciona como una serie de cuestiones lingüísticas de los amigos italianos de Valdés.

El Diálogo contiene reflexiones sobre los aspectos más importantes de una lengua. Esos aspectos incluyen: La fonética, la gramática, el léxico, y el estilo. La obra está separada en ocho partes:

  1. El origen y principio de la lenguas que hoy se hablan en España y, principalmente, la castellana.
  2. La gramática (pero propone muchas preguntas del acento, pronunciación, y ortografía).
  3. La pronunciación y la ortografía.
  4. Los prefijos verbales.
  5. Los elementos léxicos.
  6. El estilo (con referencias gramaticales).
  7. Crítica de otros obras y autores literarias.
  8. La comparación entre el español, el italiano y el latín.

Al fin de la obra Valdés trata de dar una futura al estudio de los refranes españoles.

[editar]

Para Valdés, no había ninguna diferencia entre la lengua escrita y la lengua hablada. Para él, todos deben escribir como hablan. Dice Valdés,

El estilo que tengo es natural, y sin afectación ninguna escrivo como hablo; solamente tengo cuidado de usar de vocablos que signifiquen bien lo que quiero decir, y dígolo quanto más llanamente me es posible, porque a mi parecer en ninguna lengua stá bien la afectación.

También explica Valdés la importancia de la lengua popular y por eso los refranes o los dichos de la gente tenían validez para él. Valdés también habla sobre la diferencia entre el aprendizaje de una lengua materna y una lengua muerta. Dice que el latín funciona en el arte y la literatura, pero la lengua castellana funciona en la vida diaria. Valdés considera el castellano como lengua latina, en el sentido de basada en el latín y evolucionada. Pero el latín no fue la única lengua que tenía influencia en el castellano, también según Valdés había influencia de idiomas pre-romances, de godos, moros y griegos.

Contenido lingüístico[editar]

La Fonética: La fonética es la subcategoría de la lingüística que incluye el estudio de los sonidos y como se producen. Por ejemplo, en El Diálogo, Valdés y otros discuten la pronunciación de unos fonemas clasificados como fricativos, africados, sordos y sonoros (/s/, /z/, /ts/, /dz/), y porque hay diferencias en el uso de ellos. Por eso resulta la pregunta, "¿de dónde viene que algunos españoles en muchos vocablos, que por el ordinario escrivis con z, ellos ni la pronuncian ni la escriven?" Y Valdés responde, "Esse es vicio particular de las preguntas de los tales, que no les sirven para aquella asperilla pronunciación de la z, y ponen en su lugar la s, y por hazer dicen haser, y por razón, rasón, etc."

La Gramática: No contiene reglas de gramática específicamente sino que presenta una serie de observaciones. Presenta la gramática como no completada.

El Léxico: El léxico de una lengua es la colección de palabras que tienen una representación física en el mundo real. Se los considera como "palabras de contenido" comparado con "palabras de función gramatical". Esa parte es la más extensiva del Diálogo. Para Valdés, los elementos léxicos de la lengua española vienen de varios partes: El latín, el árabe, y el griego. Y cada uno da algo diferente. Pero la lengua con más influencia es el latín.

El Estilo: el orden gramatical, la tendencia latinizante, la presencia de la preposición “a” y el valor de la negación en español.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Juan de Valdés (1533): Diálogo de La Lengua, ed.Antionio Quilis Morales, Plaza y Janés, Barcelona, 1984.
  • Antonio de Nebrija (1492): Grammatica Antonii Nebrissensis.
  • Villalón (1555): Gramática Castellana, Amberes, reeditada por CSIC, Madrid, 1971.
  • Anónimo (1559): Gramática de la lengua vulgar de España, Lovaina, reditada por CSIC, Madrid, 1966.