Desintegración de partículas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La desintegración beta del neutrón está mediada por un bosón W, que transforma uno de sus quarks, y se desintegra en el par electrón-antineutrino.

En física, una desintegración es un proceso en el que una partícula, elemental o compuesta, se transforma en otras. En el caso particular de la desintegración de núcleos atómicos se habla de desintegración radiactiva. Otras partículas, como los hadrones o las partículas elementales del modelo estándar, también sufren desintegraciones. Una partícula que decae en otras más ligeras de forma espóntanea se dice inestable.

En general, una partícula de un tipo dado puede desintegrarse de diversas formas, según qué interacción esté involucrada y cuáles sean los productos —las partículas finales—. Cada una de estas formas se denomina un canal. A priori no es posible predecir el canal mediante el que se desintegrará una cierta partícula —es aleatorio—, aunque sí las probabilidades relativas para cada uno de ellos. En las desintegraciones se respetan leyes de conservación que aseguran que el valor de ciertas cantidades es igual tanto al comienzo como al final del proceso. Estas pueden ser la energía, el momento, la carga eléctrica u otros números cuánticos relacionados con las especies de partículas involucradas: el número leptónico, el número bariónico, etc.

Ejemplos[editar]

n\to p+e^-+\bar{\nu}_e

  • El electrón es una partícula estable, pero el resto de leptones cargados del modelo estándar —el muon y el tau, las «copias pesadas» del electrón— son inestables.
  • El muon decae en un electrón junto con dos neutrinos, un antineutrino eléctronico y un neutrino muónico, con una vida media de unas 2 millonésimas de segundo:

\mu^-\to e^-+\nu_\mu+\bar{\nu}_e

  • El tau tiene una vida media de 3 billonésimas de segundo, y decae de múltiples formas. En la más habitual se producen dos piones y un neutrino tauónico:

\tau^-\to \pi^-+\pi^0+\nu_\tau

Referencias[editar]

  1. Por contra, los neutrones ligados en un núcleo atómico son estables en muchos elementos.