Desigualdad de ingreso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Desigualdad en los ingresos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Infraviviendas cerca a edificios comerciales en Cochín, India.
Diferencias en la igualdad de ingreso nacional alrededor del mundo, medidas según el coeficiente de Gini nacional. El coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, donde 0 corresponde a una igualdad perfecta (donde todos tienen el mismo ingreso) y 1 corresponde a una desigualdad perfecta (donde una persona tiene toda la renta y todos los demás no tienen ningún ingreso.
     < 0,20      0,20 ↔ 0,24      0,25 ↔ 0,29      0,30 ↔ 0,34      0,35 ↔ 0,39      0,40 ↔ 0,44
     0,45 ↔ 0,49      0,50 ↔ 0,54      0,55 ↔ 0,59      ≥ 0,60      Sin datos
Índice de Gini para el período 2007-2008.

La economía de la desigualdad, desigualdad de ingreso o desigualdad económica comprende todas las disparidades en la distribución de bienes e ingresos económicos, entre ellas muy especialmente la distribución de la renta que procede tanto del capital como del trabajo. El término se refiere normalmente a la desigualdad entre individuos y grupos al interior de una sociedad, pero también se puede referir a la desigualdad entre países.[1]

La desigualdad económica está relacionada con la idea de igualdad de oportunidades y la igualdad de resultados. Tanto en términos utilitarios como ético-morales, existe polémica por determinar si la existencia de la desigualdad económica es un fenómeno positivo o negativo.

Introducción[editar]

La desigualdad de ingreso ha existido en un amplio rango de sociedades y períodos históricos. Su naturaleza, causa e importancia están abiertas a debate. La estructura o el sistema económico de un país (por ejemplo, capitalismo o socialismo), guerras en curso o pasadas y las diferencias en las habilidades de los individuos para crear riqueza se encuentran involucradas en la creación de la desigualdad económica.

Existen varios indicadores económicos para medir la desigualdad de ingreso, pero a menudo se usa el coeficiente de Gini, aunque también se utilizan el índice de Atkinson, índice de Theil, índice de Hoover, la comparación interquintil o la varianza logarítimica.

Causas de la desigualdad: sociales, económicas y políticas[editar]

La explicación de las causas desigualdad tiene varias vertientes. Aquellos que la justifican o explican como inevitable -por motivos socio-económicos- considerándolas naturales -darwinismo social, globalización- y aquellos que consideran que existen causas sociales, económicas y políticas que influyen decisiva mente en la desigualdad y por tanto si se modifican la desigualdad.

Así, si se considera que la desigualdad tiene causas sociales se hace hincapié en la educación, formación que modifique a corto o largo plazo la realidad social. Si se considera que son causas económicas se propone mejoras en ese sentido -mejor distribución de la renta, aumento de la productividad, competitividad, etc.

Para Vicenç Navarro la causa fundamental de la desigualdad económica y desigualdad social es política por los que entiende que es la primera de las consideraciones a tener en cuenta a la hora de disminuir la desigualdad y promover la igualdad.[1]

Para el economista francés Thomas Piketty el crecimiento de la desigualdad es inherente al capitalismo ya que la tasa de retorno o rendimiento del capital es superior a la tasa de crecimiento económico, es decir, en el estado actual del capitalismo, el neoliberalismo he demostrado no ser un buen sistema de distribución de la riqueza ya que no recompensa el trabajo -y por tanto a los trabajadores quienes obtienen sus rentas del trabajo-, sino que favorece a quienes ya poseen la riqueza heredada -los rentistas-.[2]

Consecuencias de la desigualdad[editar]

Un trabajo reciente o metaestudio basado la comparación de más de 150 artículos científicos revela que los países con mayores desigualdades económicas tienen mayores problemas de salud mental y drogas,[3] menores niveles salud física y menor esperanza de vida,[4] peores rendimientos académicos,[5] y mayores índices de embarazos juveniles no deseados.[6] En esos casos también se comprobó que no es el nivel de renta sino la desigualdad económica el factor explicativo principal. Por lo que los autores de dicho estudio concluyen que entre los países más desarrollados, los más igualitarios obtienen un mejor comportamiento en una serie amplia de índices de bienestar social.

En economía la discusión de fondo sigue siendo si tanto en épocas de crecimiento como de crisis es mejor repartir la tarta (propuesta keynesiana: más igualidad=más crecimiento) que esperar a que sea más grande para repartirla (propuesta clásica de los defensores del libre mercado: menos costes=más crecimiento). Para muchos autores la teoría económica demuestra que es la desigualdad social (desigual distribución de la renta) la que conduce a las crisis. Así ocurrió en el Crack del 29 y la posterior Gran Depresión y así ha vuelto a ocurrir en la actual crisis económica de 2008-2010 iniciada con la crisis financiera de 2008.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Vicenç Navarro (27 marzo 2014). «La mayor (y más silenciada) causa del crecimiento de las desigualdades» (en español). Consultado el 27 marzo 2014.
  2. Thomas Piketty, la nueva estrella de la economía mundial, BBC Mundo, 7 de mayo de 2014
  3. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 38-39
  4. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 95-124
  5. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 125-140
  6. R. Wilkinson & K. Pickett, pp. 141-152
  7. Juan Francisco Martín Seco, La trastienda de la crisis. Península, 2010, ISBN 978-84-8307-863-1 pag. 56

Bibliografía[editar]

Libros[editar]

Enlaces externos[editar]