Batalla de Incheon

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Desembarco de Inchon»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Incheon
Guerra de Corea
Inchon landing map.jpg
Ruta de la invasión de Incheon, con las tres playas donde se llevó a cabo el desembarco: «Red Beach, Green Beach y Blue Beach».
Fecha 10 al 19 de septiembre de 1950
* (10 al 15 de septiembre, bombardeos a Wolmi-do e Incheon)
*(15 al 19 de septiembre, desembarco y ocupación de Incheon)
Lugar Incheon, Mar Amarillo, Corea del Norte y Corea del Sur
Coordenadas 37°29′N 126°38′E / 37.483, 126.633
Resultado Decisiva victoria de las Naciones Unidas
Beligerantes
Bandera de las Naciones Unidas Naciones Unidas
Bandera de Corea del Norte Corea del Norte
Comandantes
Bandera de los Estados Unidos Douglas MacArthur
Bandera de los Estados Unidos Arthur Dewey Struble
Bandera de los Estados Unidos Edward M. Almond
Bandera de los Estados Unidos Oliver P. Smith[1]
Bandera de Corea del Sur Paik In-Yeop
Bandera de Corea del Sur Shin Hyun-Joon
Bandera de Corea del Norte Kim Il-sung
Bandera de Corea del Norte Choi Yong-kun
Bandera de Corea del Norte Wol Ki Chan
Bandera de Corea del Norte Wan Yong
Fuerzas en combate
40,000 soldados
4 cruceros
7 destructores
1 junco armado
y una cantidad desconocida de fuerzas navales y aéreas
6,500 soldados
19 aeronaves[2]
1 fortificación
1 bote patrulla
y una cantidad desconocida de artillería
Bajas
En tierra:
222 muertos
800 heridos
En el mar:
2 muertos
9 heridos
2 cruceros dañados
3 destructores dañados
1 junco dañado
1 LST perdido y 3 dañados
En el aire:
1 aeronave destruida
En tierra:
1,350 muertos
1 fortificación dañada
En el mar:
1 bote patrulla hundido
En el aire:
1 aeronave destruida

La batalla de Incheon (en coreano: 인천 상륙 작전, Incheon Sangnyuk Jakjeon), denominada en clave Operación Chromite, fue un ataque anfibio llevado a cabo por las fuerzas de las Naciones Unidas en la ciudad de Incheon, actualmente Corea del Sur, y que involucró aproximadamente 75.000 soldados y 261 buques de guerra, durante la Guerra de Corea entre el 15 y el 19 de septiembre de 1950, en contra de las fuerzas norcoreanas que mantenían ocupada la región. La operación comenzó a las 06:25 (hora local) con el desembarco de tropas en la cercana isla de Wolmi-do —Green Beach—. De forma estratégica, la batalla resultó en una decisiva victoria a favor de las Naciones Unidas, dando como resultado el retroceso del enemigo, la reducción de la presión militar sobre el Perímetro de Pusán y, la recaptura de la capital surcoreana Seúl —entonces ocupada por los norcoreanos— dos semanas después de la ofensiva.[3]

Luego del sorpresivo ataque anfibio, la indefensa ciudad de Incheon fue asegurada luego de ser bombardeada por las tropas de la ONU con la ayuda de las fuerzas surcoreanas. La batalla terminó con una serie de victorias sobre el Ejército Popular de Corea o Inmin Gun. La mayoría de las fuerzas terrestres de las Naciones Unidas involucradas durante el conflicto fueron infantes de marina estadounidenses. El plan involucró a cerca de 70 000 efectivos y 261 buques de guerra al mando del General del Ejército Douglas MacArthur, en contra de aproximadamente 6 000 norcoreanos.[4] MacArthur fue la fuerza impulsora detrás de la operación, superando las fuertes reticencias de los más cautelosos generales, por un arriesgado asalto en un desfavorable terreno. La retirada norcoreana hacia el norte del territorio, y el avance de las tropas de la ONU más allá del paralelo 38 causó la intervención de China en el conflicto. En 1953, tras el Armisticio de Panmunjon, Corea del Norte y Corea del Sur marcaron su frontera en el paralelo 38, dando fin a la guerra.[5]

Antecedentes[editar]

Perímetro de Pusán[editar]

Desde el estallido de la Guerra de Corea a raíz de la invasión de Corea del Sur por parte de Corea del Norte el 25 de junio de 1950, el Ejército Popular de Corea había gozado de una superioridad numérica —tanto en recursos humanos como en equipo militar— sobre el Ejército de la República de Corea y las fuerzas de las Naciones Unidas enviadas a Corea del Sur para evitar que éstas colapsen.[6] La estrategia norcoreana se basaba en la persecución agresiva de las fueras surcoreanas y de las Naciones Unidas por todas las vías de aproximación hacia el sur, con la intención de hacerlos reaccionar, asaltándolos de forma frontal y haciendo un doble envolvimiento desde los dos flancos de la unidad atacada, lo que permitió a los norcoreanos rodear y aislar a la fuerza opositora, forzándolas a retirarse de forma desordenada, a menudo abandonando gran parte de su equipo.[7] Desde sus ofensiva inicial el 25 de junio a los combates ocurridos en julio y principios de agosto, los norcoreanos usaron esta estrategia para derrotar a cualquier fuerza de las Naciones Unidas que encontraron haciéndolas retroceder hacia el sur.[8] Sin embargo, con la formación del Perímetro Pusan en agosto, las tropas de las Naciones Unidas mantuvieron una línea continua que los norcoreanos no pudieron flanquear y su ventaja numérica disminuyó diariamente a medida de que el superior sistema logístico de las Naciones Unidas hacia llegar más tropas y suministros a las fuerzas de las Naciones Unidas.[9]

Cuando los norcoreanos se aproximaron al Perímetro de Pusan el 5 de agosto, intentaron la misma técnica de asalto frontal en los cuatro ejes principales de acercamiento al perímetro. Durante agosto, ellos realizaron asaltos directos los que resultaron en la [[Batalla de Masan]},[10] la Batalla de la Montaña Batalla,[11] la Primera Batalla de la Saliente de Naktong,[12] [13] la Batalla de Taegu[14] [15] y la Batalla de Bowling Alley.[16] En la costa oriental de la Península de Corea, los surcoreanos repelieron a tres divisiones norcoreanas en la Batalla de P'ohang-dong.[17] Los ataques norcoreanos se estancaron a medida de que las fuerzas de las Naciones Unidas, bien equipadas y con una gran cantidad de unidades en reserva preparadas desde la cual obtener refuerzos, las repelieron en forma repetida.[18] A lo largo de todo el frente, las tropas norcoreanas vacilaron con estas derrotas, por primera vez en la guerra la estrategia norcoreana había fallado.[19]

Para el final de agosto las tropas norcoreanas habían sido empujadas más allá de sus límites y muchas de las unidades originales estaban en una situación de muy reducida fuerza y efectividad.[9] [20] Los problemas logísticos azotaban al ejército norcoreano, y la escasez de comida, armas, equipos y soldados de reemplazo probaron ser devastadores para las unidades norcoreanas.[7] [21] Sin embargo, las fuerzas norcoreanas mantenían una alta moral y suficientes suministros para permitirles otra gran ofensiva a gran escala.[8] El 1 de septiembre los norcoreanos lanzaron toda sus fuerzas militares en una gran ofensiva para romper el Perímetro de Pusan, la Gran Ofensiva de Naktong, un ataque simultáneo en cinco ejes que abarcó todo el perímetro.[22] El ataque tomó por sorpresa a las fuerzas de las Naciones Unidas y casi las aplastaron.[23] Las tropas norcoreanas atacaron Kyongju,[24] rodearon a Taegu[25] y a Ka-san,[26] volvieron a cruzar la Saliente de Naktong,[27] amenazaron a Yongsan[28] y continuaron su ataque contra Masan, enfocándose en el río Nam y Haman.[29] Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, en una serie de los combates más brutales de la Guerra de Corea, los norcoreanos fracasaron.[30] Incapaces de mantener el terreno ganado, el ejército norcoreano retrocedió como una fuerza mucho más débil y vulnerable a un contraataque.[31]

Planificación[editar]

El general de ejército Douglas MacArthur (al centro) toma al general J. Lawton Collins (el Jefe de Estado Mayor del Ejército, izquierda) y el almirante Forrest Sherman (el jefe de operaciones navales, derecha) a su arribo a Tokyo, Japón. MacArthur usó esta reunión para convencer a los otros líderes militares de que el desembarco en Incheon era necesario.

Días después del inicio de la guerra, el general de ejército Douglas MacArthur, el oficial del Ejército de Estados Unidos al mando de todas las fuerzas de las Naciones Unidas en Corea, concibió un asalto anfibio para retomar el área de Seúl. La ciudad había caído en los primeros días de la guerra en la Primera Batalla de Seúl.[32] Posteriormente MacArthur escribió que él pensaba que el ejército norcoreano haría retroceder al ejército surcoreano mucho más allá de Seúl.[33] También él dijo que pocos días después de que la guerra comenzara había decidido que los castigados, desmoralizados y malamente equipados surcoreanos, muchos de los cuales no apoyaban al gobierno surcoreano puesto en el poder por Estados Unidos, no serían capaces detener a las fuerzas norcoreanos incluso con el apoyo estadounidense. MacArthur sintió que él podía dar vuelta la marea si lograba un movimientos de tropas decisivo detrás de las líneas enemigas[34] y prefirió Incheon por sobre Chumunjin-up o Kunsan como el sitio del desembarco. Originalmente él había imaginado semejante desembarco, denominado con el nombre código de Operación Bluehearts, para el 22 de julio, con la 1.a División de Caballería del Ejército de Estados Unidos desembarcando en Inchon. Sin embargo, para el 10 de julio el plan había sido abandonado ya que estaba claro que la 1.a División de Caballería sería necesaria en el Perímetro de Pusan.[35] El 23 de julio, MacArthur formuló un nuevo plan, la Operación Chromite, la que requería un asalto anfibio realizado por la 2.a División de Infantería del Ejército de Estados Unidos y el 5.o Regimiento de Infantería de Marina del Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos a mediados de septiembre de 1950, pero esto, esto no se hizo ya que también ambas unidades fueron movilizadas hacia el Perímetro de Pusan. En vez de eso MacArthur decidió utilizar la 7.a División de Infantería, su última unidad de reserva en Asia Oriental, para realizar la operación tan pronto como esta pudiera ser llevada a plena capacidad de tiempo de guerra.[36]

Para prepararse para la invasión, MacArthur activó al X Cuerpo estadounidense para actuar como el mando de las fuerzas de desembarco y designó al mayor general Edward Almond, su jefe de estado mayor, como el comandante del cuerpo, anticipando que la operación significaría una rápido fin de la guerra.[37] Durante agosto, MacArthur enfrentó el desafío de reequipar a la 7.a División de Infantería ya que 9.000 de su hombres habían sido enviados a reforzar el Perímetro de Pusan y estaba con una dotación muy baja. También él enfrentó el desafío de que el Cuerpo de Infantería de Marina, reducido desde su tamaño de la Segunda Guerra Mundial, tuvo que reconstruir a la 1.a División de Infantería de Marina, usando elementos de la [[1.a Brigada Provisional de Infantería de Marina]} que se encontraba combatiendo en Pusan así como al 1.er Regimiento de Infantería de Marina y al 7.o Regimiento de Infantería de Marina, que sacó infantes de marina desde tan lejos como el Mar Mediterráneo y los llevó a Corea para realizar la tarea del asalto anfivio.[38] MacArthur le ordenó a las tropas de Aumento Coreano al Ejército de Estados Unidos (en inglés: Korean Augmentation To the United States Army, KATUSA), conscriptos surcoreanos asignados a unidades del Ejército de Estados Unidosm, reforzar a la 7.a División de Infantería, mientras que asignaba todo el equipamiento que llegaba a Corea al X Cuerpo, a pesar de ser crucialmente necesario para el Octavo Ejército estadounidense en las lineas del frente.[39]

Un Vought F4U-4B Corsair del Escuadrón de Caza 113 (VF-113) (los "Stingers") vuela sobre buques de las Naciones Unidas frente a Inchon, Corea, el 15 de septiembre de 1950. El VF-113 estaba asignado al Grupo de Portaaviones Once (CVG-11) embarcado en el portaaviones USS Philippine Sea (CV-47). Se puede ver al acorazado USS Missouri (BB-63) bajo el Corsair.

MacArthur decidió usar al Grupo de Estrategia y Operaciones Conjunto (en inglés: Joint Strategic and Operations Group, JSPOG) de su Comando de Extremo Oriente de Estados Unidos (en inglés: United States Far East Command, FECOM). El plan inicial se encontró con escepticismo por parte de los otros generales debido a que las defensas naturales y artificiales de Incheon eran formidables. Las rutas de acercamiento a Incheon eran dos restringidas pasadas, que podían ser fácilmente bloqueadas por minas navales. La corriente de los canales también era peligrosamente rápida, entre tres a ocho nudos (3,5 a 9,2 millas por hora; 5,5 a 14,8 km/hr). Finalmente, la zona de anclaje era pequeña y el puerto estaba rodeado por altos rompeolas. El comandante de la Armada de Estados Unidos Arlie G. Capps observó que el puerto tenía "todas y cada una de las desventajas naturales y geográficas".[40] Los líderes de la Armada de Estados Unidos favorecían un desembarco en Kunsan, pero MacArthur desautorizó esto debido a que él pensaba que esto no sería lo suficiente decisivo como para una victoria.[41] También él sentía que los norcoreanos, quienes también consideraban que las condiciones en el canal de Incheon hacían imposible un desembarco, serían sorprendidos y tomados fuera de guardia por el ataque.[42] [43]

El 23 de agosto, los comandante sostuvieron una reunión en el cuartel general de MacArthur en Tokyo.[41] El Jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos general Joseph Lawton Collins, el Jefe de Operaciones Navales almirante Forrest Sherman y el adjunto de operaciones de la Fuerza Aérea de Estados Unidos teniente general Idwal H. Edward volaron desde Washington, D.C. a Japón para tomar parte en esta reunión; el Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Estados Unidos general Hoyt Vandenberg no asistió, posiblemente debido a que él "no quería legitimizar una operación que esencialmente les pertenecía a la Armada y a los Infantes de Marina". El estado mayor del Cuerpo de Infantería de Marina, quienes eran los responsables de liderar el desembarco en Incheon, no estaban invitados, lo que se convirtió un tema de disputa. Durante la reunión, nueve miembros del estado mayor de la Armada liderados por el almirante James H. Doyle hablaron por casi 90 minutos sobre cada aspecto técnico y militar del desembarco.[44] MacArthur le dijo a sus oficiales que aunque el desembarco en Kunsan haría que un enlace con el Octavo Ejército fuera relativamente fácil, un desembarco allí "sería un intento de envolvimiento que no rodearía nada" y que colocaría más tropas en un bolsillo vulnerable del Perímetro de Pusan. MacArthur se ganó a Sherman al hablar de su afecto por la Armada de Estados Unidos y relatando la historia de como la Armada lo había rescatado de Corregidor para llevarlo a un lugar seguro en el año 1942 durante la Segunda Guerra Mundial. Sherman estuvo de acuerdo en apoyar la operación en Incheon, dejando a Doyle furioso.[45]

La playa de Pohang, donde las fuerzas de las Naciones Unidas desembarcaron sin oposición en 1950.

A pesar de estos obstáculos, en septiembre MacArthur entregó un plan revisado del asalto en Incheon: el Plan 100-B, con el nombre código de Operación Chromite. MacArthur pasó 45 minutos después de la reunión explicando sus razones para seleccionar Incheon.[46] Él dijo que debido a que estaba tan fuertemente defendido, el enemigo no esperaría un ataque allí, que la victoria en Incheon evitaría una brutal campaña invernal y que, al invadir un punto fuerte en el norte, las fuerzas de las Naciones Unidas cortarían las líneas de abastecimientos y de comunicaciones de los norcoreanos.[47] Él también escogió Incheon debido a su proximidad a Seúl. El almirante Sherman y el general Collins regresaron a Washington, D.C. y logró que la invasión fuera aprobada.

El desembarco en Incheon no fue la primera operación a gran escala desde la Segunda Guerra Mundial. Esa distinción pertenece al desembarco de las Naciones Unidas el 18 de julio de 1950 en Pohang, Corea del Sur. Sin embargo, esta operación no ocurrió en territorio en manos enemigas y no encontró oposición.[48]

Preludio[editar]

Antes de la principal batalla en tierra firme, las fuerzas de las Naciones Unidas desembarcaron espías en Incheon y bombardearon las defensas de la ciudad por aire y mar. También las fuerzas de las Naciones Unidas realizaron operaciones de decepción para alejar la atención del enemigo lejos de Incheon.

Manteniendo la sorpresa[editar]

Un B-26 Invader del 3er Grupo de Bombarderos (Ligero) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos realiza un ataque con cohetes contra una patio de maniobra de ferrocarriles en Iri, Corea del Sur, a principios de septiembre de 1950 como parte de operaciones de decepción para alejar la atención del enemigo de los planificados desembarcos en Incheon.

Con hombres, suministros y buques concentrándose obviamente en Pusan y en los puertos japoneses para una gran operación anfibia y con la prensa en Japón refiriéndose a los próximos desembarcos como la "Operación Common Knowledge" (en castellano: Operación Conocimiento Común), el comando de las Naciones Unidas temía que este fallaría en lograr la sorpresa en los desembarcos en Incheon. Exacerbando este temor, el líder de un anillo de espías norcoreanos-japoneses arrestado en Japón a principios de 1950 tenía una copia del plan para la Operación Chromite y las fuerzas de las Naciones Unidas no sabían si este había logrado transmitir el plan a Corea del Norte antes de su arresto. Aviones de patrulla marítima, buques de guerra de superficie y submarinos operaban en el Mar de Japón y en el Mar Amarillo para detectar cualquier reacción por parte de la fuerzas militares norcoreanas, soviéticas o chinas, y el 4 de septiembre de 1950 cazas F4U Corsair del Escuadrón de Caza 53 (VF-53) de la Armada de Estados Unidos operando desde el portaaviones USS Valley Forge (CV-45) derribaron un bombardero A-20 Havoc de la Fuerza Aérea Soviética después de que abrió fuego contra ellos sobre el Mar Amarillo y cuando volaba en dirección a una fuerza de tareas naval estadounidense que se encontraba allí.[49]

Además del bombardeo aéreo y naval, las fuerzas de las Naciones Unidas tomaron otras medidas para atraer la atención del enemigo sobre Kunsan. En los muelles de Pusan, los oficiales del Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos informaron a sus hombres de un inminente desembarco en Kunsan con coreanos escuchándolos y en la noche del 12 al 13 de septiembre de 1950 la fragata HMS Whitesand Bay (F633) de la Real Armada desembarcó tropas de operaciones especiales del Ejército de Estados Unidos y comandos de los Reales Infantes de Marina en los muelles de Kunsan, asegurándose de que las fuerzas enemigas notaran su presencia.[49]

Las fuerzas de las Naciones Unidas realizaron una serie de ejercicios, pruebas e incursiones en otras partes de la costa de Corea, donde las condiciones eran similares a las de Inchon, antes de la invasión real. Estos ejercicios fueron usados para perfeccionar los tiempos y desempeños de las embarcaciones de desembarco,[48] pero también tenían la intención de confundir adicionalmente a los norcoreanos acerca del lugar de la invasión.

Infiltración de Incheon[editar]

Incheon, Corea del Sur, en color rosado.

Catorce días antes del ataque principal contra Incheon, un esfuerzo conjunto de reconocimiento por parte de la Agencia Central de Inteligencia y la inteligencia militar, con el nombre código de Trudy Jackson, colocó un equipo en el puerto de Incheon.[50] El grupo, liderado por el teniente de la Armada de Estados Unidos Eugene F. Clark, desembarcó en Yonghung-do, una isla en la boca del puerto. Desde allí, ellos transmitieron inteligencia hacia las fuerzas de las Naciones Unidas.

Con la ayuda de locales, el teniente Clark, el teniente de la Armada de la República de Corea Youn Joung y ex oficial de la contrainteligencia surcoreana el coronel Ke In-Ju reunieron información acerca de las mareas, composición de las playas, llanuras de marea y rompeolas. Las mareas en Incheon tienen en promedio una amplitud de 8,8 metros (29 pies) y una amplitud máxima observada de 11 metros (36 pies), convirtiendo su amplitud de marea en una de las más grandes del mundo y la más grande del litoral en toda Asia. Ellos observaron las mareas en Inchon durante dos semanas y descubrieron que las cartas de mareas estadounidenses eran inexactas, pero, afortunadamente las cartas japonesas eran muy buenas.[51] Ellos proporcionaron informes detallados sobre las posiciones de artillería y fortificaciones norcoreanas en la isla de Wolmido, en Incheon y las islas cercanas. Durante los extensos periodos de marea baja ellos localizaron y removieron algunas de las minas navales del enemigo, pero, crítico para el éxito de la futura invasión, clark informó que los norcoreanos no habían minado en forma sistemática los canales.[52]

Cuando los norcoreanos descubrieron que los agentes habían desembarco en las islas cercanas a Inchon, ellos hicieron varios ataques, incluyendo una incursión tentativa contra Yonghung-do con seis juncos. Clark instaló una ametralladora en un sampan y hundió a los juncos atacantes.[53] En respuesta, los norcoreanos mataron quizás como a 50 civiles por ayudar a Clark.[54]

Bombardeos de Wolmido y Incheon[editar]

Wolmido bajo bombardeo el 13 de septiembre de 1950, dos días antes de los desembarcos, visto desde el destructor de la Armada de Estados Unidos USS Lyman K. Swenson (DD-729).

El 10 de septiembre de 1950, cinco días antes del desembarco en Inchon, 43 aviones de guerra estadounidenses volaron sobre Wolmido, dejando caer 93 contenedores de napalm para quemar su ladera oriental en un intento de limpiar el camino para las tropas estadounindenses.[55]

La flotilla de embarcaciones que desembarcó y apoyó a la fuerza anfibia durante la batalla estuvo al mando del vicealmirante de la Armada de Estados Unidos Arthur D. Struble, un experto en guerra anfibia. Struble había participado en las operaciones anfibias de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo los desembarcos de Normandía y la Batalla de Leyte.[56] Él se dirigió a Incheon abordo de su buque insignia, el crucero pesado USS Rochester (CA-124), el 12 de septiembre de 1950.

A medida de que los grupos de desembarco se acercaban, los cruceros y destructores estadounidenses y canadienses bombardearon las fortificaciones de Wolmido y comprobaron si habían minas navales en el Flying Fish Channel. Las primeras fuerzas canadienses en entrar a la Guerra de Corea fueron los destructores de la Marina Real Canadiense HMCS Cayuga, HMCS Athabaskan y HMCS Sioux cuando bombardearon la costa. La Fuerza de Tareas de Portaaviones Rápidos de las Naciones Unidas ubicada frente a la costa volaron misiones de cubierta de cazas, interdicción y ataque a tierra. Centenares de civiles coreanos fueron muertos en estos ataques sobre el ligeramente defendido puerto.

a las 0700 del 13 de septiembre, el Escuadrón de Destructores Nueve de la Armada de Estados Unidos, encabezado por el destructor USS Mansfield (DD-728), navegó aguas arriba por el Canal Oriental hasta llegar al puerto de Incheon, donde dispararon contra los emplazamientos de cañones norcoreanos ubicados en Wolmido. Los ataques advirtieron a los norcoreanos que un desembarco podría ser inminente y el oficial norcoreano al mando en Wolmido aseguró a sus superiores que él rechazaría al enemigo de regreso hacia el mar.[57]

La torreta trasera del crucero pesado de la Armada de Estados Unidos USS Toledo (CA-133) dispara sus cañones de 8 pulgadas (203 milímetros) durante el bombardeo previo a la invasión.

La artillería norcoreana retornó el fuego, infliguiendo daños significativos en tres de los buques de guerra atacantes, matando a un marinero estadounidense e hiriendo a otros seis. El destructor USS Collett (DD-730) recibió la mayoría del daño; siendo impactado por nueve proyectiles de 75 milímetros, los cuales hirieron a cinco hombres. El destructor USS Gurke (DD-783) recibió el impacto de tres proyectiles que resultaron en daños ligeros y ninguna baja. Posteriormente la prensa internacional informó que el tripulante muerto, David H. Swenson del destructor USS Lyman K. Swenson (DD-729), era el sobrino del capitán Lyman Knute Swenson, del mismo apellido que el buque USS Lyman K. Swenson, pero posteriormente se encontró que eso era falso.

El destructor de la Armada de Estados Unidos USS Collett (DD-730), fotografiado en mayo de 1944 mientras estaba pintado con un camuflaje de deslumbramiento, estuvo entre los buques dañados durante el bombardeo contra Wolmi-do.

Entre ellos, los destructores canadienses y estadounidenses dispararon más de mil proyectiles de 5 pulgadas (127 mm), infligiendo severos daños en las fortificaciones de Wolmido.

Los destructores estadounidenses se retiraron después de bombardear Wolmido durante una hora el Rochester, el crucero pesado estadounidense USS Toledo (CA-133) y los cruceros ligeros británicos HMS Jamaica y HMS Kenya procedieron a bombardear las baterías norcoreanas durante las siguientes tres horas desde el sur de la isla. El teniente Clark y su escuadra de surcoreanos vigilaron desde las colinas al sur de Incheon, marcando las posiciones desde donde las ametralladoras norcoreanas disparaban contra los buques estadounidenses. Ellos transmitieron esta información a la fuerza de invasión vía Japón durante la tarde.[58]

Durante la noche entre el 13 y 14 del septiembre, el vicealmirante Struble decidió realizar otro día de bombardeos y los destructores volvieron por canal frente a Wolmido el 14 de septiembre. Ellos y los cruceros bombardearon la isla nuevamente ese isla, y los aviones de las fuerzas de tareas de portaaviones la bombardearon y atacaron con el fuego de sus cañones.

A las 00:50 del 15 de septiembre de 1950, el teniente Clark y su escuadra surcoreana activaron el faro de la isla Palmido.[59] Más tarde en esa mañana, los buques que llevaban la fuerza anfibia siguieron a los destructores hacia Incheon y entraron al Canal Flying Fish (en castellano: Canal Pescado Volador) y los infantes de marina de la fuerza de invasión se alistaron para realizar los primeros desembarcos en Wolmido.[60]

La batalla[editar]

El desembarco en Incheon.
Lanchas de desembarco de la primera y segunda ola se acercan a la Playa Azul el 15 de septiembre de 1950. Se puede ver al fondo al centro al destructor estadounidense USS De Haven (DD-727), que les proporciona cubierta.

Playa Verde[editar]

El 31.o de Infantería desembarca en Inchon.

A las 06:30 del 15 de septiembre de 1950, los elementos de cabeza del X Cuerpo alcanzan la "Playa Verde" en lado norte del Wolmido. La fuerza de desembarco consistía del 3.er Batallón, 5.o Regimiento de Infantería de Marina, liderados por el teniente coronel Robert Taplett y nueve tanques M26 Pershing del 1.er Batallón de Tanques del Cuerpo de Infantería de Marina.[cita requerida] Un tanque estaba equipado con un lanzallamas y otros dos tenían instaladas palas de buldócer. El grupo de batalla desembarcó desde buques de desembarco de tanques (en inglés_ Tank Landing Ship, LST). Toda la isla había sido capturada para el mediodía al costo de solo 14 bajas.[61]

Las fuerzas norcoreanas eran superadas en número por más de seis a uno por las tropas de las Naciones Unidas. Las bajas norcoreanas incluyeron más de 200 muertos y 136 capturados, principalmente del 918.o Regimiento de Artillería y del 226.o Regimiento Independiente de Infantería de Marina.[62] Las fuerzas en las Playa Verde tuvieron que esperar hasta las 19:50 para que la marea subiera, permitiendo que otro grupo desembarcara. Durante este tiempo, extensivo bombardeo aéreo y de artillería, junto con minas antitanques colocadas en el único puente, mantuvieron a la pequeña fuerza norcoreana de lanzar un contraataque significativo.[cita requerida] La segunda ola desembarcó en la "Playa Roja" y la "Playa Azul".

El ejército norcoreano no había estado esperando una invasión en Incheon.[63] Después del ataque contra la Playa Verde, el ejército norcoreano asumió (probablemente debido a la deliberada desinformación estadounidense, que la invasión principal ocurriría en Gunsan.[cita requerida] Como un resultado, solo una pequeña fuerza fue desviada hacia Incheon. Pero incluso aquellas fuerzas llegaron demasiado tarde, ya que antes las fuerzas de las Naciones Unidas tomaron la Plaza Azul y la Playa Roja. Las tropas ya estacionadas en Incheon habían sido debilitadas por las guerrillas de Clark y los bombardeos con napalm habían destruido depósitos claves de municiones. En total 261 buques participaron en esta operación.[cita requerida]

El vicealmirante James H. Doyle, comandante un grupo anfibio preparado, anunció que para la Playa Roja y la Playa Azul la hora H, o la hora del desembarco, sería las 17:30.

El 22.o Regimiento de Infantería norcoreano se había movido hacia Incheon antes del amanecer el 15 de septiembre de 1950 pero retrocedió a Seúl después del desembarco principal esa tarde.[64]

Playa Roja[editar]

El general Douglas MacArthur (centro), comandante en jefe de las fuerzas de las Naciones Unidas, observa el bombardeo de ligeramente defendido Incheon desde el buque estadounidense de mando de fuerza anfibia USS Mount McKinley (AGC-7) el 15 de septiembre de 1950.
El teniente Baldomero Lopez perteneciente al Cuerpo de Infantería de Marina escalando un rompeolas después de desembarcar en la Playa Roja (15 de septiembre). Minutos más tarde de que esta foto fuera tomada, López murió después de cubrir una granada activa con su cuerpo.[65] A él le fue otorgada postumamente la Medalla de Honor.

Las fuerzas de la Playa Roja, compuestas por el Equipo Regimental de Combate 5, que incluía al 3.er Batallón del Cuerpo de Infantería de Marina de la República de Corea (en inglés: Republic of Korea Marine Corps, ROKMC), usaron escalas para superar los rompeolas. Luego la misión del teniente coronel Raymond L. Murray, sirviendo como el oficial al mando del 5.o de Infantería de Marina, era capturar un área de tres mil yardas de profundidad, que se extendía desde la Colina Cementerio (al norte) en la parte superior hasta la Cuenca Interior de Mareas (cerca de la Cuenca de Mareas en la parte inferior) y que incluía el promontorio al medio conocido como la Colina Observatorio. (Ver mapa) El 1.er Batallón estaría a la izquierda, contra la Colina Cementerio y la mitad norte de la Colina Observatorio. El 2.o Batallón tomaría la mitad sur de la Colina Observatorio y la Cuenca Interior.[66]

Posteriormente en la tarde del 15 de septiembre, los LST se acercaron a la Playa Roja y se vieron bajo fuerte ataque con morteros y ametralladoras proveniente de los defensores norcoreanos ubicados en la Colina Cementerio. A pesar del fuego concentrado, ellos desembarcaron tropas de asalto y descargaron equipo de apoyo vital. Adicionalmente sus cañones barrieron las baterías enemigas en el flanco derecho de la Playa Roja. Tres de las ocho LST (LST 857, LST 859 y LST 973 ) recibieron algunos impactos del fuego de morteros y ametralladoras, los que mataron a un marinero e hirieron algunos pocos más.[67] Los LST completaron la descarga y abandonaron la playa con la marea alta a principios del 16 de septiembre.

Después de neutralizar las defensas norcoreanas en Inchon en la noche del 15 de septiembre, ellos abrieron la calzada elevada a Wolmi-do, permitiendo que el 3.er Batallón del 5.o de Infantería de Marina y los tanques de la Playa Verde entraran a la batalla de Inchon. A principios de la mañana del 16 de septiembre, el 5.o de Infantería de Marina (las fuerzas en la Playa Roja y la Playa Verde) marcharían a través de la ciudad en Inchon, tomándola durante la tarde.

Las fuerzas de la Playa Roja sufrieron ocho muertos y 28 heridos.[cita requerida]

El Planeamiento del Desembarco[editar]

El general Douglas MacArthur, líder de las tropas de las Naciones Unidas (1950 - 1951) en la Guerra de Corea.

A estas alturas, MacArthur vio la necesidad de atrapar al “Inmun Gun”, entre dos fuerzas por medio de una penetración en su retaguardia, pero no encontraba el lugar.

MacArthur comenzó a solicitar a la 1º División de Infantería de Marina, por consejo del teniente general Lemuel C. Sheperd. Se designó Incheon para realizar un desembarco que salvaría a Pusán. Estaba a 150 millas del perímetro de Pusán y a 30 millas al este de Seúl.[68] Pero, aun así, pocos estaban dispuestos a darle la división para desembarcarla en un lugar con tanto riesgo como Incheon.

A MacArthur le urgía de asestar un golpe rápido y crucial al “Inmun Gun” antes de que los chinos o los soviéticos intervinieran.

MacArthur se había convencido de que, con la 1º División de Infantería de Marina, podría presionar la retaguardia del “Inmun Gun”, mientras el VIII Ejército presionaba su vanguardia.[69]

Según los propios oficiales que estudiaron Incheon, este puerto tenía todas las desventajas geográficas que pudiera tener.[70]

Pero MacArthur persistía. En una reunión el 23 de agosto de 1950 con sus oficiales, se negó a desembarcar cerca del perímetro de Pusán. Lo quería más lejos. Lo rechazó argumentando que se “necesitaba un movimiento envolvente, y un desembarco anfibio era justo lo que se necesitaba”.[71]

Según MacArthur, lo que sería demostrado más adelante, Seúl era el centro neurálgico de Corea, y, si caía Incheon, su cercanía a Seúl haría que Seúl cayese también. El mayor temor de los que se oponían a Incheon era el fracaso. Según MacArthur, Incheon salvará 100.000 vidas.[72]

Aunque el pesimismo de MacArthur contrastaba con su determinación, llegó a asegurar que las probabilidades de victoria eran de 5.000 a 1, pero se lograría. Mientras otros altos mandos como los Jefes Conjuntos aprobaban el plan, generales como J. Lawton Collins seguían negándose.

El Desembarco[editar]

Finalmente se aprobó el plan, y el 13 de septiembre de 1950, MacArthur y el general Sheperd, un subordinado, subieron al USS Mount McKinley y pusieron rumbo hacia Incheon.

El 15 de septiembre, una fuerza de infantes se apoderó de la isla de Wolmi-do, cercana a Incheon. Los cañones apostados en Incheon fueron capturados sin resistencia. En la tarde, una segunda fuerza de infantes desembarcó en Incheon.

Sin bien fue una operación bastante simple, sus logros son reconocidos; logró, para fines de septiembre, destrozar al “Inmun Gun”, al atraparlo en dos fuegos, recapturar Seúl, restablecer en el poder al presidente surcoreano, Syngman Rhee, y liberar al VIII Ejército del perímetro de Busan para un contraataque que empujaría a los norcoreanos más allá del paralelo 38, logrando en un punto de fines de 1950 la casi total conquista de Corea del Norte y Pyongyang.

Legado[editar]

Esta batalla ha sido muy recordada, no quizás por su importancia, sino como una obra maestra de la Guerra de Corea, y, principalmente, la muestra de una genialidad militar por parte de MacArthur. Sería recordada como la mejor maniobra estratégica de MacArthur, razón por la cual fue enormemente celebrada en Estados Unidos. Fue el sello de MacArthur antes de su retiro.[73]

Referencias[editar]

Notas
  1. Halberstam 2007, p. 302
  2. Hoyt 1984, p. 11. Ellos no anticipaban ninguna oposición aérea, tan bien como inteligencia podía estimar, ellos pensaban que los norcoreanos sólo les quedaban 19 aviones.
  3. The Independent, 16 de septiembre de 2010, p.35 informando acerca de una recreación para el aniversario 60.
  4. Cau, Paolo. Batallas del Mundo. Madrid: Susaeta. pp. 214-215. ISBN 978-84-992-8067-7. 
  5. Lexus, ed (1999). Historia Universal. Barcelona, España: Thema Equipo Editorial. pp. 879. ISBN 9972-625-19-2. 
  6. Appleman, 1998, p. 392
  7. a b Varhola, 2004, p. 6
  8. a b Fehrenbach, 2001, p. 138
  9. a b Appleman, 1998, p. 393
  10. Appleman, 1998, p. 367
  11. Bowers, Hammong y MacGarrigle, 2005, p. 149
  12. Fehrenbach, 2001, p. 130
  13. Alexander, 2003, p. 139
  14. Appleman, 1998, p. 353
  15. Alexander, 2003, p. 143
  16. Catchpole, 2001, p. 31
  17. Fehrenbach, 2001, p. 136
  18. Appleman, 1998, p. 369
  19. Fehrenbach, 2001, p. 135
  20. Millett, 2000, p. 506
  21. Bowers, Hammong y MacGarrigle, 2005, p. 157
  22. Fehrenbach, 2001, p. 139
  23. Appleman, 2003, p. 180
  24. Millett, 2000, p. 557
  25. Appleman, 1998, p. 411
  26. Fehrenbach, 2001, p. 140
  27. Appleman, 1998, p. 443
  28. Millett, 2000, p. 532
  29. Bowers, Hammong y MacGarrigle, 2005, p. 158
  30. Varhola, 2004, p. 7
  31. Appleman, 1998, p. 600
  32. Appleman, 1998, p. 488
  33. MacArthur, 1964, p. 333
  34. MacArthur, 1964, p. 350
  35. Halberstam, 2007, pp. 294–295
  36. Appleman, 1998, p. 489
  37. Appleman, 1998, p. 490
  38. Appleman, 1998, p. 491
  39. Appleman, 1998, p. 492
  40. Marolda, 2007, p. 68
  41. a b Appleman, 1998, p. 493
  42. Appleman, 1998, p. 494
  43. Halberstam, 2007, p. 299
  44. Halberstam, 2007, pp. 298–299
  45. Halberstam 2007, p. 300
  46. Utz 1994, p. 18
  47. MacArthur, Douglas, Reminiscences [1964], McGraw-Hill, New York, p. 349-350.
  48. a b «Landings By Sea Not New In Korea», The New York Times: 3, September 15, 1950, http://select.nytimes.com/gst/abstract.html?res=F70B15FA395A1A7B93C7A81782D85F448585F9 
  49. a b Utz, Curtis A., Assault From the Sea: The Amphibious Landing at Inchon, Washington, D.C.: Naval Historical Center, Department of the Navy, 2000, ISBN 0-945274-27-0, pp. 20-22.
  50. La misión es detallada completamente por el relato de primera mano del comandante Eugene F. Clark en su libro publicado en el año 2002 The Secrets of Inchon: The Untold Story of the Most Daring Covert Mission of the Korean War (en castellano: Los Secretos de Inchon: La historia no contada de la misión encubierta más arriesgada de la Guerra de Corea).
  51. Francis E. Wylie, Tides and the Pull of the Moon, p. 214 et seq. The Stephen Greene Press, Brattleboro, Vermont, 1979
  52. Shaw, Ronald, Reinventing Amphibious Hydrography: The Inchon Assault and Hydrographic Support for Amphibious Operations, 2008, Naval War College, Newport, RI, p. 4-5
  53. Clark 2002, pp. 216–222
  54. Fleming, Thomas, epilogue to The Secrets of Inchon, 2002, p. 323
  55. Choe, Sang-Hun (August 3, 2008), «South Korea Says U.S. Killed Hundreds of Civilians», New York Times, http://www.nytimes.com/2008/08/03/world/asia/03korea.html 
  56. Parrott, Lindesay (September 18, 1950), «United States Marines Headed For Seoul», The New York Times: 1, http://select.nytimes.com/gst/abstract.html?res=F50E11F8395A1A7B93CAA81782D85F448585F9 
  57. Utz 1994, p. 25
  58. Clark 2002, pp. 294.
  59. Clark 2002, pp. 419, 430
  60. Hoyt 1984, p. 13
  61. Alexander, Joseph H.; Horan, Don (1999), The Battle History of the U.S. Marines: A Fellowship of Valor, New York: HarperCollins, p. v, ISBN 0-06-093109-4 
  62. The Korean War: The UN Offensive. United States Army Center of Military History. CMH Pub 19-7. http://www.history.army.mil/brochures/kw-unoff/unoff.htm. 
  63. Clark 2002, pp. 206, 280
  64. The Korean War: The UN Offensive
  65. "The Incheon Invasion, September 1950: Overview and Selected Images" from Naval Historical Center and " First Lieutenant Baldomero Lopez, USMC" from US Marine Corps
  66. Hoyt 1984, p. 20
  67. Hoyt 1984, p.31
  68. Lemuel C. Sheperd (entrevista Heinl y Frank), 140, Marine Corps Historical Center; Robert Heinl, Victory at High Tide. (Nueva York, 1964), 19.
  69. Vernon Walters, Silent Missions (Boston, 1992), 197.
  70. Heinl, 24.
  71. Geoffrey Perret, Los Viejos Soldados Nunca Mueren, (Washington D.C., 1996), 674
  72. Geoffrey Perret, Los Viejos Soldados Nunca Mueren, (Washington D.C., 1996), 675
  73. Geoffrey Perret, Los Viejos Soldados Nunca Mueren, (Washington D.C., 1996), 676
Bibliografía

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]