Desarrollo de colecciones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Definición[editar]

La gestión o desarrollo de la colección "es un proceso que permite identificar las fortalezas y debilidades de la colección de materiales de una biblioteca con base en las necesidades de los usuarios y los recursos de la comunidad, y el intento de corregir las necesidades que se detecten".[1] Comprende todo lo relacionado con la planificación, formación, evaluación y mantenimiento de la colección, constituyendo un proceso organizativo amplio, que abarca diversas actividades tales como determinar criterios de selección, evaluar las necesidades, realizar el proceso de adquisición, efectuar un estudio del uso de la colección, conservar, cooperar compartiendo recursos y expurgar.[2] Se debe concretar en un programa escrito, accesible, revisado regularmente y acordado por la biblioteca de acuerdo a sus fines.

Evolución histórica: Selección y adquisición - Desarrollo de colecciones - Gestión de la colección[editar]

El término desarrollo o gestión de la colección en una biblioteca es relativamente nuevo en bibliotecología, y es el sucedáneo directo y evolutivo del proceso de selección que comenzó a germinar en Estados Unidos de Norteamérica, en la segunda mitad del siglo XIX, preocupados por obtener un mayor control sobre la composición de la colección. Hasta ese momento, los criterios y posibilidades de adquisición no estaban fehacientemente organizados y dependían de las donaciones recibidas, o de criterios no estandarizados. A partir de la aparición e instalación del término selección, también comenzó a mencionarse el de expurgo o descarte. Cualquier análisis alrededor del término, incluye el tránsito entre los conceptos de Selección y adquisición, hasta lo que hoy se conoce como Desarrollo de colecciones. Las condiciones que propiciaron este tránsito, han tenido como centro la satisfacción del usuario en medio de un escenario caracterizado por el significativo aumento en la producción de publicaciones, una aguda crisis económica global que incidió en la operación de compra/venta de información y sobre todo las nuevas formas de presentación de la información asociado con el desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías. La diferencia fundamental entre el concepto tradicional de selección y adquisicíón y el de desarrollo de la colección es que en el primero, todas las actividades se centraban alrededor del libro y su conservación y en el segundo se hace énfasis en las necesidades de la comunidad para satisfacerlas.[3] En cuanto a estas cuestiones referentes a la colección de materiales, Gabriel[4] utiliza la palabra "desarrollo" y afirma: "Desarrollo de la colección es el proceso de planificar, construir y mantener los recursos de información de una biblioteca de modo que sea eficiente en su coste y relevante para sus usuarios". El estudio sistemático y profundo de las colecciones de las bibliotecas, se inicia a principios de la década de los '50, del pasado siglo XX. Ciertos hitos nos permiten explicar cronológicamente la transición entre los procesos de Selección y adquisición al de Desarrollo de colecciones:

  • 1960: se crean normas para la selección y adquisición para bibliotecas y comienzan a contemplarse aspectos cuantitativos, relativos a la satisfacción del usuario que toman cuerpo a partir de 1970.
  • 1970: en la revista "Library Resources and Technical Services", A.L.A. (American Library Association) intitulaba "Adquisiciones", término que involucraba todos los aspectos antes desacritos. En 1974 todo el proceso de selección y adquisición se modificaba a la denominación de "Recursos".
  • 1975: se desarrollan las normas para biblioteca universitarias norteamericanas, ajustando la selección en base a la comunidad a la que va a asistir, lo que demuestra claramente el cambio en el paradigma de las bibliotecas modernas respecto de las tradicionales: la biblioteca debe adecuarse a su comunidad de usuarios en función de lograr la satisfacción de las demandas de información.
  • 1977: la A.L.A. publica "Pautas para la formulación de políticas de desarrollo de colecciones".
  • 1980: finalmente, se universaliza el término "Desarrollo de colecciones" dejándose de lado el de "Recursos".[3]

No obstante, a partir de los años '80 del siglo pasado, ciertos autores comienzan a utilizar la denominación Gestión de la colección a lo que hasta entonces se había denominado Desarrollo de la colección. Si bien no hay acuerdo sobre el uso de una u otra terminología, y algunos autores la utilizan indistintamente, existen ciertas diferencias conceptuales entre ambos. Según Fuentes Romero[5] Desarrollo de la colección se referiría a la selección y adquisición de los materiales para la expansión de la colección, así como a las decisiones respecto a cuales son los materiales que habría que incluir en la colección, mientras que Gestión de la colección, comprendería lo anterior y además podría incluir:

  • La asignación y distribución balanceada del presupuesto entre libros, publicaciones periódicas y actividades de conservación.
  • La decisión de adquirir el acceso a los recursos electrónicos y otros medios por la compra o suscripción.
  • Las decisiones relativas a la localización de los materiales.
  • El control y fomento del uso de la colección.
  • Cuestiones relativas a la conservación y disponibilidad de los materiales en función del usuario más que de la colección per se.

Objetivos[editar]

En relación a los objetivos del desarrollo de la colección Gómez Hernández,[2] recurre a Mesa y Taladriz y a su estructura de los objetivos. En este sentido sostiene que los mismos deben definirse en relación a la composición de la colección, a los usuarios y a la institución:

  • Relativos a la colección: debe promoverse la exhaustividad, una cantidad y tipología adecuada de materiales, un control del crecimiento (evitando blancos de colección), expurgo de los materiales de consulta y del fondo bibliográfico en función de su actualidad y condiciones de conservación, apuntando siempre a mantener material bibliográfico suficiente y adecuado.
  • Relativos a los usuarios: la colección debe ser rápida y fácilmente accesible y disponible. Debe ser adecuada a la demanda, tener una alta usabilidad, ser pertinente y adecuada a la demanda.
  • Relativos a la institución: la colección debe contribuir a la concreción de los objetivos institucionales.

Elementos o factores[editar]

La gestión o desarrollo de la colección es un conjunto de procesos basados en las necesidades de información de la comunidad de usuarios, que, a partir del diseño de políticas que aseguren un análisis continuo de fortalezas, debilidades (entorno interno), oportunidades y amenazas (entorno externo) y tomando en consideración las posibilidades de cooperación que pueda obtener, se enfoca hacia el logro de la satisfacción de la demanda.[1] En ese análisis continuo del entorno interno y externo de la organización, es posible distinguir tanto elementos estructurales como elementos dinámicos. Los primeros se corresponden al entorno interno de la organización, siendo indispensables para llevar adelante un plan o programa de desarrollo de colecciones. En cambio, los elementos o factores dinámicos se configuran a partir de la estrecha relación de la organización con la comunidad a la que asiste, en constante cambio.

Factores estructurales[editar]

  • Misión de la biblioteca: las tres preguntas básicas a las que debe responder toda declaración de misión son: ¿Quienes somos? ¿Por qué estamos aquí? ¿Cuál es nuestro negocio?

Varía de acuerdo al tipo de Unidad de Información.

  • Responsables de la Unidad de Información: son los recursos humanos, el personal de la biblioteca.
  • Estándares: normativas o pautas internacionales establecidas de acuerdo a cada Unidad de Información.
  • Presupuesto asignado al DC: es la versión monetaria del plan de acción. "El presupuesto 'correcto' producirá el óptimo conjunto de límites a ser elegidos que reflejará las metas y las prioridades de la colección de la biblioteca, y proveerá un mecanismo para el seguimiento de los esfuerzos de la biblioteca para alcanzar dichas metas." Weimers 1991.[6]
  • Políticas de desarrollo de colecciones: conjunto de decisiones previas a todo plan. Son las reglas generales para la toma de decisiones que orientarán cada acción para el desarrollo del proceso.

Factores dinámicos[editar]

  • Estudio de la comunidad: permite identificar a los usuarios -reales y potenciales- y sus necesidades de información.
  • Evaluación de la colección: es un análisis profundo del fondo bibliográfico. Es un conjunto de estudios y operaciones que la biblioteca desarrolla para comprobar hasta que punto la colección responde a las necesidades de sus principales grupos de usuarios.

Este análisis puede hacerse a través de métodos cualitativos y/o cuantitativos.

  • Selección y Adquisición: comprenden una serie de decisiones y procesos administrativos. La selección es un proceso de análisis intelectual, basado en principios tradicionales convertidos en políticas y procedimientos internos de cada Unidad de Información. La adquisición constituye un proceso por el cual la biblioteca incrementa su colección por medio de diversas modalidades como la compra, el canje o las donaciones, entre otras.
  • Cooperación bibliotecaria: es la combinación de esfuerzos entre varias instituciones hacia un fin del que todos los participantes esperan un beneficio. El objetivo primordial es compartir recursos y servicios, ante el desmedido crecimiento de la producción de información.

Ejemplos[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Evans, Edward, G. (2000). Developing Library and Information Center Collections. Englewood: Libraries Unlimited. 
  2. a b Gómez Hernández (2002). Desarrollo de la colección. En Gestión de bibliotecas. Murcia: DM. pp. 125–135. 
  3. a b Cadavid Arango, Carlos A. (1994). «"¿Selección y adquisición, o Desarrollo de Colecciones?: revisando a Evans"». Revista Interamericana de Bibliotecología 17 (1):  pp. 15-26. 
  4. Gabriel, Michael (1995). Collection development and collection evaluation. Lanham, Md. & London: Scarecrow Press. p. 402. 
  5. Fuentes Romero, J. (2007). «Las definiciones de la colección de materiales de las bibliotecas. Los conceptos de desarrollo y gestión de las colecciones: un estado de la cuestión». Boletín de la Asociación Andaluza de bibliotecarios 22 (88/89). 
  6. Weimers, Eugene, L. (1991). "Budget". En: Collection management : a new treatise. London: JAI Press. 

Bibliografía[editar]

• American Library Association (ALA). (1995). Estándares para bibliotecas de estudios superiores: versión final aprobada por el ACRL y el Comité de Estándares y Normas de la American Library Association, trad. por Claudia Bazán y Karina Debard.

• Gómez-Hernández, J. A.(2002). El personal de la biblioteca. En: Gestión de bibliotecas, Murcia, DM. pp.77-94.[1]

• Gómez-Hernández, J. A.(2002). La cooperación interbibliotecaria. En: Gestión de bibliotecas, Murcia, DM. pp.159-168..[2]

• Lancaster, F. W. (1993). Evaluación de la colección: fórmulas, juicio experto y empleo de bibliografías. En: Evaluación de la biblioteca. Madrid: ANABAD. pp.37-66.

• Pino Álvarez, Ana Maydé; Israel Núñez, Paula (1999). Diseño del Estudio de Necesidades de Información de los Usuarios del Instituto de Geografía Tropical. En: Memorias del Congreso Internacional de Información, INFO/99, La Habana. 27 p

• Regos Varela, Xosé A. (1999). Programa de gestión y desarrollo de colecciones en una biblioteca universitaria: aportaciones a su definición y metodología. Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios, nº 57. pp. 57-78.