Dermatoglifia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Dermatoglifos»)
Saltar a: navegación, búsqueda



De todas las características propias del orden Primates, destaca la presencia de dermatoglifos (del griego, derma= piel; y glypho= grabado)cubriendo la totalidad de las palmas, plantas y de la región caudal en el caso de los monos platyrrhinos (monos del Nuevo Mundo) que tienen una cola prensil. La palabra dermatoglifos fue acuñada en 1926 por Harold Cummins y Charles Midlo para describir las configuraciones de los surcos dérmicos. El término, desde su acepción hasta nuestros días es de uso generalizado e internacional (Mavalwala, 1976). La piel de las extremidades que se halla trazada por dermatoglifos está especializada para la locomoción, la función prensil y la percepción de estímulos táctiles (Zorrilla, 1986) y se le llama "piel de fricción". Se presenta en todos los primates, desde los prosimios hasta el humano y esporádicamente se encuentra en otros mamíferos (Cummins y Midlo, 1961) como la ardilla común y en algunos insectívoros, que pueden presentar patrones específicos; y en algunos marsupiales se pueden observar algunas zonas de la piel profusamente trazada aunque con poca especialización (Midlo, 1930). Fuera de estos ejemplos, ningún otro animal presenta una especialización tan marcada de los dermatoglifos como los primates (Midlo y Cummins, 1942; Mavalwala, 1971) y, de hecho, se supone que en un inicio los hábitos arborícolas de estos animales fueron los que favorecieron enormemente el desarrollo de patrones dermopapilares complejos.

Origen de los Dermatoglifos[editar]

Los dermatoglifos se originan desde la vida fetal, en el caso del humano a las doce semanas de gestación, apareciendo sobre la superficie interna de la dermis a manera de ondulaciones que se desarrollarán posteriormente como líneas que contendrán los conductos de las glándulas sudoríparas y se hallarán totalmente constituidas a las 18 semanas de vida intrauterina (Penrose, 1968).

Importancia de los Dermatoglifos[editar]

La importancia en el estudio de los dermatoglifos radica en que se han utilizado con cierto éxito como marcadores del grado de mestizaje, en el caso humano, que es la especie donde han sido más estudiados, pues los patrones que forman pueden ir variando en una población conforme ésta se va mezclando con otras, además de que la variación geográfica y las adaptaciones a los distintos tipos de ambiente también determinan el desarrollo de los patrones dermopapilares y, finalmente, presentan una baja velocidad de cambios a través del tiempo (Figueroa, 1987). Es esta estabilidad temporal la que permite la reconstrucción de líneas de mestizaje humano disminuyendo el grado de error, máxime cuando estos estudios son complementados por los de otros factores estables como son las pruebas de grupo sanguíneo, como las que se han hecho hasta ahora solamente en seres humanos (Zorrilla, 1986).

Dermatofília comparada en el orden de los primates[editar]

Para todos los primates existen formas dermatoglíficas poco desarrolladas derivadas directamente de los cojinetes volares que se combinan para formar patrones básicos (Whipple, 1930; citada en Cummins y Midlo, 1942). Cuando los patrones de una especie se desvían alejan de este plan básico (cuadro 1), se considera que presentan una especialización mayor como lo es la presencia de dermatoglifos organizados en figuras simples o escasas así como la distribución de patrones en forma de trazos transversales o longitudinales, que está directamente relacionada con el grado de desarrollo de los trazos palmares de una especie (Cummins y Midlo, 1942). En esta situación se encuentran los homínidos, quienes presentan gran simplicidad de patrones además de un menor número de trirradios (puntos donde se unen tres radios, en este caso, tres líneas dérmicas) en palmas y plantas. A combinar y comparar las observaciones dermatoglíficas de primates en general, se pueden llegar a determinar algunas afinidades entre los diferentes grupos taxonómicos (Zorrilla, 1986).

CUADRO 1: "PLAN BÁSICO MORFOLÓGICO PARA DERMATOGLIFOS EN PRIMATES" (Según Whipple, 1930)

I.- En cada región palmar o plantar donde hubo un cojinete volar, hay una figura.

II.- Conforme avanza en la escala evolutiva:

a) El índice del patrón de intensidad tiende a cero.

b) Se presentan pocos campos abiertos (sin figura).

c) El trazo de las líneas tiende a ser horizontal.

BIBLIOGRAFÍA. -Neri-Colin, Gladys (2003). "Estudio comparativo de los dermatoglifos de algunos géneros de las familias Cebidae, Cercopithecidae y Pongidae". Tesis para obtener el título de Bióloga. Facultad de Ciencias. U.N.A.M. -Zorrilla Fullaondo, Juan Carlos (1986). "Descripción de patrones dermatoglíficos en diversos géneros de primates Platyrrhinos y Catarrhinos". Tesis para obtener el título de Biólogo. facultad de Ciencias. U.N.A.M. -Figueroa T., Héctor Hugo (1987). "La líneas de la piel: tras la huella de la evolución". Revista de Información Científica y Tecnológica. V9-129:5-7. -Mavalwala, J. (1971). "The heredity of the dermatoglyphic traits". In "Comparative genetics in monkeys, apes and man. Academic Press. London. pp 43-60 -Mavalwala, J. (1976). "Harold Cummins and the birth, growth and development of dermatoglyphics" American Journal of Physical Anthropology, 42:177-182. -Midlo, C & Cummins, H. (1942) "Palmar and plantar dermatoglyphics in primates". Am. Anat. memoirs. 20: 1-198. -Midlo, C. (1930) "Dermatoglyphics in primates with particular reference to man". Anat. Rec. XLV, 232. -Penrose, L.S. (1968). "Memorandum in dermatoglyphics". Am. Jou. of Phys. Anthropology. V21: 1-4: 37-64.