Der Fuehrer's Face

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Der Fuehrer's Face (en español: El rostro del Führer) es un cortometraje de animación de Disney sobre la Segunda Guerra Mundial que parodia a los nazis y tiene como protagonista al Pato Donald.

Argumento[editar]

La historia transcurre en Nutzi Land (se pronuncia muy parecido a Nazi Land pero se traduce como 'Tierra de locos').

Comienza con la aparición de una banda de música nazi (donde destacan caricaturas de Hideki Tojo tocando la tuba, Göring tocando la flauta travesera, Goebbels tocando el trombón (a su vez que lideraba el grupo) y Mussolini tocando el bombo). La banda empieza a tocar una canción, en la cual dicen estar orgullosos de hacer Heil en el rostro de Hitler y definen como un «super hombre» a todos los individuos de raza aria. El estruendo de la música despierta a Donald, pero en tanto éste no sale de su cama aparece una bayoneta que le da un golpe para despertarle de una vez. Así, Donald saluda con un Heil a Hitler, al emperador Hirohito y a Mussolini. Posteriormente, se ve a Donald vestido con uniforme militar, desayunando una infusión de café hecha con un solo grano que guarda en una caja fuerte, un aerosol con sabor a huevos con tocino y un trozo de pan tan duro que hay que cortarlo con un serrucho y que apenas se puede comer. Esta escena se refiere al racionamiento y privaciones causadas en Alemania por la guerra. Justo después le ponen un ejemplar de Mein Kampf delante.

A continuación, Donald es llevado a su trabajo en una fábrica de municiones donde debe atornillar la espoleta de proyectiles de obús. Algunas espoletas traen atadas pequeñas fotos de Hitler, así que Donald tiene que saludar con la palabra Heil a cada fotografía (lo único que se entiende de lo que dice mientras trabaja es Heil Hitler!). El único descanso de Donald es tener que hacer gimnasia y saludar con un Heil varias veces frente a un telón con un paisaje de los Alpes pintado en él, luego vuelve a la fábrica donde aumenta la rapidez de su trabajo a niveles insoportables, con proyectiles cada vez mayores en tamaño (casi de tamaño igual al de Donald) donde debe seguir saludando con un Heil a cada retrato de Hitler, hasta que se vuelve loco con la aparición caótica de proyectiles de muy diverso tamaño (una posible referencia al filme Tiempos modernos de Charlie Chaplin) y despierta en su dormitorio, donde confunde la sombra de la estatua de la Libertad con la de Hitler. Al notar que todo ha sido un sueño, Donald se acerca a la estatua y acaba abrazándola con alegría, sintiéndose «orgulloso de ser un ciudadano de los Estados Unidos de América». En la escena final aparece una caricatura de Hitler, a la cual lanzan un tomate. El jugo del tomate forma las palabras The End ('el fin').

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]