Denario

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Denarius»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El denario (lat. denarius, plural: denarii) fue una antigua moneda romana de plata acuñada aproximadamente entre el 268 a. C. y el 360. Su valor inicial equivalía a 10 ases, de ahí su nombre y su símbolo: “X”.

En 212 a. C., el denario pasó a convertirse en la base del nuevo sistema monetario sustituyendo al as como moneda de referencia al pasar del patrón cobre al patrón plata. Este nuevo sistema monetario estaba formado, además de por el denario, por el quinario, por el sestercio y por el as, con el siguiente cuadro de equivalencias:

Equivalencias entre monedas romanas
Denario Quinario Sestercio As Metal
Denario (símbolo X) 1 2 4 10 Plata
Quinario (símbolo V) 1/2 1 2 5 Plata
Sestercio (símbolo IIS) 1/4 1/2 1 2,5 Plata
As (símbolo I) 1/10 1/5 2/5 1 Bronce

Según Tito Livio,[1] la primera acuñación del denario se remonta al año 268 a.C. Su peso inicial fue de 4,54 gramos (la sexta parte de una onza) aunque en el año 217 a.C., a raíz de la Lex Flaminia, su peso fue fijado en 3,90 gramos pasando a equivaler 16 ases. Con este valor se mantendrá hasta el año 64 en el que Nerón reducirá su peso hasta los 3,4 gramos. Las reducciones en el peso del denario continuarán, fijándose en 2,36 gramos bajo el mandato de Marco Aurelio y en los 1,70 gramos durante el gobierno de Septimio Severo. La progresiva devaluación del denario continuó hasta que bajo el reinado de Caracalla se introdujo el Antoniniano, moneda que acabaría por sustituir completamente al denario bajo el gobierno de Gordiano III.


Los tipos del anverso en los denarios y sus divisores fueron al principio figuras de divinidades romanas, a semejanza de los ases, llevando, al igual que los quinarios, la cabeza de Roma personificada, cubierta con gálea o casco (que muchos confunden con Minerva). En el reverso, llevan la figura de Dioscuros (Cástor y Pólux) tirando del carro de la Victoria o una cuadriga (cuatro caballos) arrastrando el carro de Júpiter o de Marte, de donde vienen los nombres de bigados y cuadrigados que se suelen dar a dichas piezas. Mucho más tarde, en sucesivas emisiones, irán desapareciendo las referidas divinidades para dar lugar a figuras muy variadas, según el capricho del magistrado que dirigía la acuñación y que consistían en representaciones de antiguos personajes, recuerdos de familia, emblemas o símbolos de la misma, y después, hazañas o empresas del respectivo magistrado. Llegado el final de la República o época del Triunvirato de Julio César, empezó a figurar en una cara de las monedas el retrato del personaje que las autorizaba.

En la Biblia, un denario fue el pago acordado con los trabajadores que trabajaron un día. Además fue el pago que recibieron los que trabajaron menos horas, lo que generó disgustos en los que habían trabajado la jornada completa.[2] [3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Livio, Periochae, [1]
  2. Mateo 20:2
  3. Juan 12:5

Enlaces externos[editar]