Demostración matemática

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Demostrar»)
Saltar a: navegación, búsqueda

En matemáticas, una demostración matemática o prueba es un argumento deductivo para una afirmación matemática. En la argumentación se pueden usar otras afirmaciones previamente establecidas, tales como teoremas. En principio una prueba se puede rastrear hasta afirmaciones generalmente aceptadas, conocidas como axiomas. [1] [2] Las pruebas son ejemplos de razonamiento deductivo y se distinguen de argumentos inductivos o empíricos; una prueba debe demostrar que una afirmación es siempre verdadera (ocasionalmente al listar todos los casos posibles y mostrar que es válida en cada uno), más que enumerar muchos casos confirmatorios. Una afirmación no probada que se cree verdadera se conoce como conjetura.

Las pruebas emplean lógica pero normalmente incluyen una buena parte de lenguaje natural, el cual usualmente admite alguna ambigüedad. De hecho, la gran mayoría de las pruebas en las matemáticas escritas puede ser considerada como aplicaciones de lógica informal rigurosa. Las pruebas puramente formales, escritas en lenguaje simbólico en lugar de lenguaje natural, se consideran en teoría de la prueba. La distinción entre pruebas formales e informales ha llevado a examinar la lógica matemática histórica y actual, el cuasi-empirismo matemático y el formalismo matemático. La filosofía de las matemáticas concierne al rol del lenguaje y la lógica en las pruebas, y en las matemáticas como lenguaje.

El hecho de no conocer ninguna demostración de un teorema no implica su no veracidad; sólo la demostración de la negación de este resultado implica que es falso.

Etimología e historia[editar]

La palabra «prueba» viene del latín probare, que significa ‘probar’. Palabras modernas relacionadas son las palabras españolas «probar» (‘degustar’, ‘oler’ o ‘ensayar’), «probidad», «probo» (o «proba») y «probabilidad»,[3] la palabra alemana probieren (‘intentar’), la italiana probare (‘intentar’) y las palabras inglesas probe y probation. El uso temprano del término inglés probity (‘probidad’) significaba ‘presentación de evidencia legal’. Una persona de autoridad ―que en general era cualquier persona con mucho dinero― se decía que era una persona «proba», y su evidencia pesaba más que cualquier otro testimonio o prueba empírica.[4]

Los argumentos de plausibilidad que usaban recursos heurísticos tales como imágenes y analogías precedieron a la prueba matemática estricta.[5] Es probable que la idea de demostrar una conclusión se mostrara primero en conexión con la geometría, la cual originalmente significaba ‘medida de la tierra’ o agrimensura.[6] El desarrollo de la prueba matemática es el producto primario de la matemática Griega antigua, y uno de sus más grandes logros. Tales de Mileto (624-546 a. C.) demostró algunos teoremas en geometría. Eudoxo (408-355 a. C.) y Teeteto (417-369 a. C.) formularon teoremas pero no los demostraron. Aristóteles (384-322 a. C.) dijo que las definiciones debían describir el concepto a definir en términos de otros conceptos ya conocidos. Las pruebas en matemáticas fueron revolucionadas por Euclides (300 a. C.), quien introdujo el método axiomático que aun se usa en la actualidad, empezando con términos indefinidos y axiomas (proposiciones concernientes a los términos indefinidos asumidas como evidentemente ciertas, vienen del griego axios, que significa ‘valioso’), y usaba estos para probar teoremas usando lógica deductiva. Su libro, los elementos, fue leído por cualquiera que se considerara educado en el occidente hasta mediados del siglo XX.[7] En adición a los teoremas familiares en geometría, tales como el teorema de Pitágoras, los elementos incluyen una prueba de que la raíz cuadrada de dos es irracional y de que hay infinitos números primos.

Avances posteriores tomaron lugar en las matemáticas medievales Islámicas. Mientras que las demostraciones Griegas tempranas eran sobre todo pruebas geométricas, el desarrollo del aritmética y el álgebra por los matemáticos Islámicos permitió pruebas más generales que no dependían de la geometría. En el siglo X d. C., el matemático iraquí Al-Hashim dio a proveer pruebas generales para números (más que demostraciones geométricas) al considerar multiplicación y división entre otros «por líneas». Usaba este método para proveer una prueba de la existencia de números irracionales. [8]

Una prueba inductiva para secuencias aritméticas fue introducida en el Al-Fakhri (1000 d. C.) por Al-Karaji, quien la usó para probar el teorema del binomio y propiedades del triángulo de Pascal. Alhazen también desarrolló el método de prueba por contradicción, como el primer intento de probar el postulado euclidiano de las paralelas.[9]

La teoría moderna de pruebas trata a las pruebas como estructuras de datos definidas inductivamente. Ya no se tiene se asume que los axiomas son «ciertos» en ningún sentido; esto permite que se creen teorías matemáticas paralelas en conjuntos alternos de axiomas (véase Teoría axiomática de conjuntos y geometría no euclidiana como ejemplos).

Naturaleza y Propósito[editar]

Como se había dicho, una prueba se escribe en lenguaje natural, siendo esta un argumento riguroso con propósito de convencer a la audiencia de la veracidad de una afirmación o definición. El rigor estándar no es absoluto y ha variado a través de la historia. Una prueba puede ser presentada en formas diferentes dependiendo de la audiencia esperada. En orden de ganar aceptación, una prueba tiene que cumplir parámetros comunes de rigor; un argumento considerado vago o incompleto ha de ser rechazado.

El concepto de una prueba se formaliza en el campo de la lógica matemática.[10] Una prueba formal se escribe en lenguaje formal en vez de lenguaje natural. Una prueba formal se define como una secuencia de formulas en un lenguaje formal en la cual cada fórmula es una consecuencia lógica de las precedentes. Tener una definición de prueba formal hace el concepto de prueba ameno de estudiar. De hecho, el campo de teoría de pruebas estudia las pruebas formales y sus propiedades, por ejemplo, la propiedad de una afirmación de tener una prueba formal. Una aplicación de la teoría de pruebas es la de mostrar que ciertas afirmaciones indecidibles no pueden tener prueba.

Se supone que la definición de prueba formal está para capturar el concepto de la prueba tal como se escribe en la práctica de la matemática. La sonoridad de esta definición descansa en la creencia de que una prueba publicada puede, en principio, ser convertida en una prueba formal. De todos modos, fuera del campo de los asistentes automáticos para pruebas, esto se hace raramente en la práctica. Una pregunta clásica de la filosofía pregunta si las pruebas matemáticas son analíticas o sintéticas. Kant, quien introdujo la distinción entre analíticos y sintéticos, creía que las pruebas en matemáticas son sintéticas.

Las pruebas pueden ser vistas como objetos estéticos, admiradas por su belleza matemática. El matemático Paul Erdős describió las pruebas que consideraba particularmente elegantes como venidas de El Libro, un texto hipotético que supuestamente contiene los métodos más hermosos de probar cada teorema. El ensayo Las pruebas de «El libro», publicado en 2009, presenta 32 pruebas que sus editores encuentran particularmente satisfactorias.

Métodos de prueba[editar]

Aunque en general no existe un procedimiento único de demostración de tesis, si existen diferentes tipos de demostraciones que son utilizados comúnmente en matemáticas:

Por otra parte, a pesar del alto grado de intervención humana necesario para hacer una demostración, también existen técnicas computacionales que permiten hacer demostraciones automáticas, notablemente en el campo de la geometría euclidiana.

Prueba directa[editar]

En la prueba directa, la conclusión se establece al combinar lógicamente los axiomas, definiciones, y teoremas previos. [11] Por ejemplo, la prueba directa puede ser usada para establecer que la suma de dos enteros pares es siempre par:

Considere dos enteros pares x e y. Como son pares, pueden ser escritos como x = 2a e y = 2b, respectivamente, para enteros a y b. Luego la suma x + y = 2a + 2b = 2(a+b). Por lo tanto x+y tiene un factor de 2 y, por definición, es par. Por lo tanto la suma de dos enteros pares es par.

Esta prueba usa la definición de enteros pares, las propiedades de los enteros para la clausura bajo la adición y la multiplicación, y la distributividad.

Prueba por inducción matemática[editar]

La inducción matemática no es una forma de razonamiento inductivo. En una prueba por inducción matemática se prueba un único «caso base» y también una «regla de inducción», la cual establece que un cierto caso implica el siguiente. Aplicando la regla de inducción repetidamente, empezando del caso base independientemente probado, prueba muchos, a veces infinitos en número, otros casos.[12] Como el caso base es verdadero, el infinito de los otros casos debe también serlo, incluso si todos ellos no pueden ser probados directamente dada su infinitud. Un subconjunto de inducción es infinitamente descendiente. El descenso infinito puede ser usado para probar la irracionalidad de la raíz cuadrada de dos.

Una aplicación común de la inducción matemática es la de probar que una propiedad conocida por mantenerse para un número se mantiene se mantiene para todos los naturales:[13]

Sea N = {1,2,3,4,...} el conjunto de los números naturales,y P(n) la afirmación matemática que involucra al número natural n que pertenece a N tal que:
  • (i) P(1) es verdadero, p.e., P(n) es verdadero para n = 1.
  • (ii) P(n+1) es verdadero donde sea que P(n) sea verdadero, p.e., P(n) es verdadero implica que P(n+1) es verdadero.
  • Por lo tanto P(n) es verdadero para todos los números naturales n.
Por ejemplo, podemos probar por inducción que todos los enteros de la forma 2n + 1 son impares:
  • (i) Para n = 1, 2n + 1 = 2(1) + 1 = 3, y 3 es impar. Luego P(1) es verdadero.
  • (ii) Para 2n + 1 para algún n, 2(n+1) + 1 = (2n+1) + 2. Si 2n + 1 es impar, luego (2n+1) + 2 debe ser impar, porque añadir 2 a un número impar da un número impar. Así que P(n+1) es verdadero si P(n) es verdadero.
Por lo tanto 2n + 1 es impar, para todos los números naturales n.

Es común decir «prueba por inducción» en vez de «prueba por inducción matemática».[14]

Prueba por contraposición[editar]

La prueba por contraposición infiere la conclusión "si p entonces q" de la premisa "si no q entonces no p". La afirmación "si no q entonces no p" se llama el contrapuesto de la afirmación de "si p entonces q".

Por ejemplo, la contraposición se puede usar para establecer que dado un entero a, si a² es par, entonces a es par:

Supongase que a no es par. Luego a es impar, el producto de dos impares es impar, luego a² = aa es impar. Por tanto a² no es par.

Prueba por contradicción[editar]

En la prueba por contradicción (también conocida como reductio ad absurdum, que significa ‘por reducción al absurdo’ en latín), se muestra que si cierta afirmación es verdadera, ocurre una contradicción lógica, por tanto esa afirmación es falsa. Un ejemplo famoso de prueba por contradicción muestra que  \sqrt{2} es un número irracional:

Supongase que  \sqrt{2} es un número racional, así por definición  \sqrt{2} = {a\over b} donde a y b son dos enteros diferentes de cero sin factores comunes. Por tanto,  {\sqrt{2} b} = a . Elevando al cuadrado ambos lados se tiene que  2b^2 = a^2 . Como 2 divide el lado izquierdo, 2 debe dividir al lado derecho (pues son iguales ambos enteros). así  a^2 es par, lo cual implica que a debe ser también par. Así que podemos escribir  a = 2c , donde c también es entero. Substituyendo en la ecuación original tenemos  2b^2 = (2c)^2 = 4c^2 . Dividiendo a ambos lados por 2 tenemos  b^2 = 2c^2 . Pero entonces, por el mismo argumento de antes, 2 divide a  b^2 , entonces b debe ser par. De todas maneras, si a y b son ambos enteros, comparten un factor, que es 2. Esto contradice nuestra asunción, así que nos vemos forzados a concluir que  \sqrt{2} es un número irracional.

Prueba constructiva o por construcción[editar]

La Prueba por construcción, o prueba por ejemplo, es la construcción de un ejemplo concreto con una propiedad específica para mostrar que algo que posea esa propiedad existe. Joseph Liouville, por ejemplo, probó la existencia de los números trascendentes construyendo un ejemplo explicito. También puede ser usado para construir un contraejemplo para probar negativamente una proposición de que todos los elementos tienen una cierta propiedad.

Prueba por exhaustividad[editar]

En la prueba por exhaustividad, la conclusión se establece al dividirla en un número finito de casos y probarlos cada uno por separado. El número de casos a veces puede ser muy grande. Por ejemplo, la primera prueba del teorema de los cuatro colores fue una prueba por exhaustividad con 1936 casos. Esta prueba fue controvertida pues la mayoría de los casos fueron verificados con un programa de computador y no a mano. La prueba conocida más corta del teorema de los cuatro colores fue de 2011 y todavía tiene más de 600 casos.

Prueba probabilística[editar]

Una prueba probabilística es una en la cual se muestra que un ejemplo existe, con certeza, usando métodos de la teoría de probabilidad. Esto no se debe confundir con un argumento de que un teorema es 'probablemente' cierto. Este tipo de razonamiento puede ser llamado un «argumento de plausibilidad» y no conlleva una prueba. En el caso de la conjetura de Collatz está claro que tan lejos está eso de ser una prueba genuina.[15] La prueba probabilística, como la prueba por construcción, es una de las muchas formas de demostrar teoremas de existencia.

Prueba por combinatoria[editar]

Una prueba por combinatoria establece la equivalencia de expresiones diferentes al mostrar que cuentan para el mismo objeto en formas diferentes. A menudo se usa una biyección entre dos conjuntos para mostrar que las expresiones para sus dos tamaños son iguales. Alternativamente, un argumento de doble conteo provee dos expresiones diferentes para el tamaño de un solo conjunto, mostrando nuevamente que las dos expresiones son iguales.

Prueba no constructiva[editar]

Una prueba no constructiva establece que un objeto matemático con una cierta propiedad existe sin explicar como tal objeto se puede encontrar. A menudo, estas toman la forma de una prueba por contradicción en la cual la no existencia de el objeto se prueba imposible. En contraste, una prueba constructiva establece que un objeto particular existe al proveer un método para encontrarlo.

Un ejemplo famoso de prueba no-constructiva muestra que existen dos números irracionales a y b tal que  a^b es un número racional:

O bien  \sqrt{2}^{\sqrt{2}} es un número racional y acabamos (tomese  a=b=\sqrt{2} ), o  \sqrt{2}^{\sqrt{2}} es irracional por lo que podemos escribir  a=\sqrt{2}^{\sqrt{2}} y  b=\sqrt{2} . Esto produce  \left (\sqrt{2}^{\sqrt{2}}\right)^{\sqrt{2}}=\sqrt{2}^{2}=2 , lo cual es un por tanto racional de la forma  a^b .

Pruebas estadísticas en matemáticas puras[editar]

La expresión «prueba estadística» puede ser usada técnica o coloquialmente en áreas de matemáticas puras, tales como las que involucran criptografía, series caóticas y teoría de números probabilística o analítica.[16] [17] [18] No es tan comúnmente usada para referirse a una prueba matemática en el área de las matemáticas conocida como estadística matemática. Véase también la sección inferior de «prueba estadística con el uso de datos».

Pruebas asistidas por computador[editar]

Hasta el siglo XX se asumía que cualquier prueba debía, en principio, ser revisada por un matemático competente para confirmar su validez.[5] De todas formas, los ordenadores se usan ahora para probar teoremas y para hacer cálculos que para un humano o grupo de ellos serían muy largos de revisar; La primera prueba del teorema de los cuatro colores es un ejemplo de una prueba asistida por ordenador. Algunos matemáticos están preocupados de que la posibilidad de un error en un programa de computador o un error de ejecución en sus cálculos pueda afectar la validez de tales pruebas asistidas por computador. En la práctica las posibilidades de un error que invalide una prueba asistida por computador pueden reducirse al incorporar redundancia y auto-revisiones en los cálculos, y al desarrollar enfoques y programas múltiples e independientes. Los errores tampoco podrán ser totalmente superados en caso de la verificación humana de una prueba, especialmente si la prueba contiene lenguaje natural y requiere un trasfondo matemático profundo.

Afirmaciones indecidibles[editar]

Una sentencia que no es demostrable ni positiva ni negativamente dese un conjunto de axiomas de llama indecidible (desde esos axiomas). Un ejemplo es el postulado de las paralelas, el cual no es ni demostrable ni refutable desde los demás axiomas de la geometría euclidiana.

Los matemáticos han mostrado que hay muchas sentencias que no son ni demostrables ni refutables en la teoría de conjuntos de Zermelo-Fraenkel con el axioma de elección (ZFC), el sistema estándar de la teoría de conjuntos en matemáticas (asumiendo que ZFC es consistente); véase la lista de sentencias indecidibles en ZFC.

El primer teorema de la incompletitud de Gödel muestra que muchos sistemas axiomáticos de interés matemático tendrán sentencias indecidibles.

Matemática heurística y experimental[editar]

Mientras que los matemáticos tempranos como Eudoxo de Cnidus no usaban pruebas, a partir de Euclides hasta los desarrollos fundacionales de las matemáticas del tardío siglo XIX y XX, las pruebas se convirtieron en una parte esencial de las matemáticas.[19] Con el incremento del poder computacional en los años sesenta, en la matemática experimental se empezó a realizar un trabajo significativo investigando objetos matemáticos fuera del marco de prueba-teorema.[20] Los pioneros tempranos de esos métodos pretendían que el trabajo finalmente se tradujera al clásico marco de trabajo prueba-teorema, por ejemplo, el desarrollo temprano de la geometría fractal,[21] el cual fue finalmente muy apreciado.

Conceptos relacionados[editar]

Prueba visual[editar]

A pesar de no ser una prueba formal, una demostración visual de un teorema matemático es a veces llamada una «prueba sin palabras». La imagen de la izquierda mostrada abajo es un ejemplo de la histórica prueba visual del Teorema de Pitágoras en el caso del triángulo de lados con medidas (3,4,5).

Prueba elemental[editar]

Una prueba elemental es una prueba que solo usa técnicas básicas. El término se usa más específicamente en la teoría de números para referirse a las pruebas que no hacen uso del análisis complejo. Por algún tiempo se pensaba que ciertos teoremas, como el teorema de los números primos, solo podría ser probado usando «matemáticas superiores». De todas formas, al pasar al tiempo, muchos de esos resultados pudieron ser nuevamente probados usando solo técnicas elementales.

Prueba de dos columnas[editar]

Una prueba de dos columnas publicada en 1913

Una forma particular de organizar una prueba, que usa dos columnas paralelas, se usa a menudo en las clases de geometría elemental en los EEUU.[22] La prueba se escribe como una serie de líneas en dos columnas. En cada línea, la columna izquierda contiene una proposición, mientras que la columna derecha contiene una corta explicación de como la proposición correspondiente de la columna izquierda es o bien un axioma, una hipótesis, o puede ser derivada lógicamente de las preposiciones anteriores. La columna izquierda es típicamente llamada «Afirmaciones» y la derecha, «Razones».[23]

Uso coloquial de "prueba matemática"[editar]

La expresión «prueba matemática» es usada popularmente para referirse a usar métodos matemáticos o discutir apoyándose en objetos matemáticos ―como números―, para demostrar algo de la vida diaria, o cuando los datos usados en una discusión son numéricos. A veces también significa «prueba estadística» (más abajo), especialmente cuando se usa para discutir con datos.

Prueba estadística usando datos[editar]

La «prueba estadística» usando datos se refiere a la aplicación de la estadística, análisis de datos, o el análisis bayesiano para inferir proposiciones concernientes a la probabilidad de datos. Mientras se usa una prueba matemática para establecer teoremas en estadística, estas usualmente no son pruebas matemáticas en en sentido de que las asunciones de las que las sentencias en probabilidad se derivan requieren evidencia empírica de afuera de las matemáticas para verificarse. En la Física, en adición o métodos estadísticos, «prueba estadística» puede referirse a especializados métodos matemáticos de la física aplicados a analizar datos en a experimentos en física de partículas o estudios observacionales en cosmología. «Prueba estadística» también puede significar los datos sin trabajar o un diagrama convincente que usa datos, tal como los scatter plots, donde los datos o el diagrama convencen adecuadamente sin mayor análisis posterior.

Pruebas de lógica inductiva y el análisis bayesiano[editar]

Las pruebas que usan lógica inductiva, mientras son consideradas matemáticas en la naturaleza, buscan establecer proporciones con un grado de certeza, el cual actúa en forma similar a la probabilidad, y podría se menos que una certeza. El análisis bayesiano establece aserciones tal como el grado de creencia subjetiva de la persona. La lógica inductiva no debe ser confundida con la inducción matemática.

Pruebas como objetos mentales[editar]

El Psicologismo ve a las pruebas matemáticas como objetos psicológicos o mentales. filósofos de la matemática, tales como Leibniz, Gottlob Frege, y Rudolf Carnap, hubieron intentado desarrollar una semántica para lo que ellos consideraban era el lenguaje del pensamiento, donde sea los estándares de la prueba matemática pudiese ser aplicada a la ciencia empírica.

Influencias de los métodos matemáticos de prueba fuera de las matemáticas[editar]

Filósofos y matemáticos (personas con ambos oficios) tales como Spinoza hubieron intentado formular argumentos filosóficos en un estilo axiomático, donde sea que los estándares de la prueba matemática puedan ser aplicados a la argumentación en la filosofía general. Otros filósofos y matemáticos hubieron intentado usar los estándares de la prueba matemática y la razón, sin empirismo, tales como el argumento del cogito de Descartes.

Fin de una prueba[editar]

Algunas veces, la abreviación QED se escribe para indicar el fin de una prueba. Esta abreviación significa quod erat demonstrandum, lo cual en latín quiere decir ‘lo que se quería demostrar’. Una alternativa más común es usar un un cuadrado o un rectángulo, tales como □ o ∎, conocidos como tombstone o halmos (por su epónimo Paul Halmos). A menudo, «lo que se quería demostrar» se escribe verbalmente al escribir QED, □, o ∎ en una presentación oral sobre una pizarra.

Información adicional[editar]

Ejemplo de una demostración por contradicción Llamada también demostración al absurdo

Demostración de la afirmación 1>0\,

Antes de demostrar esto debemos tener claro que existen ciertos axiomas que nos permitirán, en este caso, demostrar nuestra afirmación. Dado que nos basaremos en axiomas, tenemos que nuestra demostración (siendo cada paso lógico correcto) es verdadera.

Ax1. 1\not=0\,
Ax2. Si a>b\, y c<0\,, con a,b,c reales. Entonces ac<bc\,

Asumidos ciertos estos axiomas podemos comenzar con nuestra demostración. Supongamos por un momento, contrariamente a lo esperado que, 1<0\, y veamos que llegamos a una contradicción. Puesto que

1<0\,, aplicando el axioma Ax2 al multiplicar por 1 (que es menor que cero), tenemos que
1>0\,, lo cual es una contradicción.

Como nuestra hipótesis era que 1<0\,, y ésta es falsa, lo único que ahora podemos decir es que 0\leq 1. Pero el axioma Ax1 dice que la única posibilidad donde no existe contradicción es que efectivamente 1\not=0\,

Luego

1>0\,
Razonamiento

Es claro que lo que debemos tener es una contradicción. Para ello, primero debemos plantear una hipótesis, y comprobar si es cierta o no. De no serla nos conducirá a una contradicción. Debe tenerse claro que nuestra hipótesis comienza cuando se dice que 1 es menor que cero y no en los axiomas mencionados anteriormente (porque éstos están ya demostrados o bien, asumidos ciertos y no requieren, por lo tanto, mayor análisis). Como sabemos que la afirmación "'1 es menor que cero" es falsa, debiéramos llegar a una contradicción. Pero no basta sólo con saberlo, ya que debe ser demostrado.

Nuestra hipótesis fue que uno era menor que cero y, luego de ciertos pasos lógicos correctos usando los axiomas, concluimos que uno era mayor que cero, lo cual claramente no puede ser cierto, ya que por la ley de tricotomía, dos números reales deben cumplir una y sólo una de las siguientes relaciones

x>y\,; x<y\, o bien x=y\,,

pero nunca dos ni tres juntas. Luego, como nuestra hipótesis nos conduce a una contradicción, es falsa, y debemos considerar todas las posibilidades, menos esa. Esto es: como uno no es menor que cero, debe, necesariamente, ser mayor o igual que éste (cero). Pero el axioma primero dice que uno es distinto de cero, por lo que sólo queda la opción de que 1 sea mayor que cero

Razonamiento incorrecto

Un error común entre quienes comienzan el estudio de estas materias, es el de pensar que han llegado a una contradicción sin haberlo hecho. Por ejemplo: Suponen que:

1<0\,, Luego sumando (-1) a ambos lados
0<{-1}\, lo cual es una contradicción ya que 0>{-1}\,.

Este razonamiento tiene un error, ya que no llegamos a una contradicción. Nuestra hipótesis era que 1 era menor que cero y por lo tanto, con los procedimientos realizados 1<0<{-1}\,, que es verdadero. En esta caso la afirmación 0>{-1}\, es falsa.

Nótese que para llegar a una contradicción debemos tener lo siguiente:

  • Una afirmación P (en nuestra hipótesis) que diga que ésta es cierta.
  • Una conclusión que diga que P es falsa.

Claramente ninguna afirmación puede cumplir con esto. En lógica esto la afirmación sería:

P es cierta y ~P es cierta, que se lee "P es cierta y no P es cierta".

Ejemplo de una demostración por inducción

Demostrar que

\sum_{k=1}^n {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{n}{n+1}

Demostración

  • Debemos comprobar si la afirmación es cierta para \mathit{n=1} \,\!, ya que la sumatoria parte desde \mathit{k=1} \,\!.

Sea \mathit{n=1} \,\!, entonces

\sum_{k=1}^1 {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{1}{1+1} = \frac{1}{2} .

y la afirmación es cierta para \mathit{n=1} \,\!.

  • Supongamos ahora, que la afirmación es cierta para un \mathit{n>1} \,\! fijo, y veamos que sucede para \mathit{n+1} \,\!.

Por propiedad de las sumatorias tenemos que

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \sum_{k=1}^{n} {\frac{1}{k(k+1)}} + \sum_{k=n+1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}}

como la afirmación es cierta para \mathit{n} \,\!, tenemos que

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{n}{n+1} + \frac{1}{(n+1)(n+2)}

ordenando

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{n(n+2)+1}{(n+1)(n+2)}

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{n^2+2n+1}{(n+1)(n+2)}

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{(n+1)^2}{(n+1)(n+2)}

como \mathit{n} \,\! es distinto de \mathit{(-1)} \,\!, podemos simplificar y

\sum_{k=1}^{n+1} {\frac{1}{k(k+1)}} = \frac{(n+1)}{(n+1)+1}

que es lo que queríamos demostrar.

Así, la afirmación también es verdadera para \mathit{n+1} \,\!.

Luego, la afirmación es cierta para todo  n \in \mathbb{N} .

Razonamiento

El principio de Inducción dice que dada una afirmación \mathit{P(n)} \,\!, esta es cierta sólo si se cumple que

  • \mathit{P(1)} \,\! es cierta
  • Si \mathit{P(n)} \,\! es cierta, entonces \mathit{P(n+1)} \,\! también lo es.

Entonces, como nuestro \mathit{P(n)} \,\! es lo que queremos demostrar, debemos ver si es cierta para su primer término. En este caso para \mathit{n=1} \,\!.

Nótese que no necesariamente nos debe quedar 1 en la sumatoria. Lo que nos indica el \mathit{P(1)} \,\! es que debemos ver si es cierta para el primer término. Como la afirmación se cumplía para \mathit{n=1} \,\!, el paso siguiente era ver si, asumida cierta para \mathit{n} \,\!, se cumplía para \mathit{n+1} \,\!. Así entonces, usamos lo que queremos ver si es cierto en el único miembro de la izquierda de nuestra ecuación. Luego aplicando propiedades de la sumatoria, podemos descomponer la sumatoria en partes y dejar lo que sabemos que es cierto, separado de lo que se puede aplicar por definición. Sabemos que es cierto para \mathit{n} \,\!, por lo tanto el primer miembro del lado derecho lo podemos sustituir, mientras que al segundo miembro sólo aplicamos la definición de sumatoria.

Luego, sumando las fracciones y agrupando, concluimos que el primer miembro del lado izquierdo de nuestra ecuación, se puede expresar como lo que queremos demostrar. Por lo tanto, concluimos que la afirmación es cierta para \mathit{n+1} \,\!.

Definición formal En lógica matemática y en lógica proposicional, una demostración es una secuencia finita de fórmulas lógicas bien formadas:

F_1, \dots, F_n

tales que cada Fi es o bien un axioma o bien un teorema que se deduce de dos fórmulas anteriores Fj y Fk (tales que j<i y k<i) mediante una regla de deducción válida. Es decir,

\forall F_i: (F_i\ \mbox{es un axioma}) \lor
(\exists F_j, F_k:\ \ F_i\ \mbox{se deduce de}\ F_j, F_k\ \mbox{con}\ j,k<i)

Dada una demostración como la anterior si el elemento final Fn no es un axioma entonces es un teorema. Desde el punto de vista de los lenguajes formales el conjunto de teoremas demostrables coincide con el conjunto de secuencias de fórmulas bien formadas sintácticamente bien formadas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Cupillari, Antonella. The Nuts and Bolts of Proofs. Academic Press, 2001. Pág. 3.
  2. Eric Gossett (2009). Discrete Mathematics with Proof (definition 3.1, pág. 86). John Wiley and Sons. ISBN 0-470-45793-7
  3. New Shorter Oxford English Dictionary. Oxford: Oxford University Press, 1993.
  4. Hacking, Ian. The emergence of probability.
  5. a b The History and Concept of Mathematical Proof, Steven G. Krantz. 1. February 5, 2007
  6. Kneale, pág. 2
  7. Howard Eves (1990): An introduction to the history of mathematics, Saunders, ISBN 0-03-029558-0, pág. 141: «No work, except The Bible, has been more widely used....».
  8. Matvievskaya, Galina (1987), «The Theory of Quadratic Irrationals in Medieval Oriental Mathematics», Annals of the New York Academy of Sciences 500: 253–277 [260], doi:10.1111/j.1749-6632.1987.tb37206.x 
  9. Eder, Michelle (2000), Views of Euclid's Parallel Postulate in Ancient Greece and in Medieval Islam, Rutgers University, http://www.math.rutgers.edu/~cherlin/History/Papers2000/eder.html, consultado el 2008-01-23 
  10. Buss, 1997, pág. 3
  11. Cupillari, pág. 20.
  12. Cupillari, pág. 46.
  13. Examples of simple proofs by mathematical induction for all natural numbers
  14. Proof by induction, University of Warwick Glossary of Mathematical Terminology
  15. While most mathematicians do not think that probabilistic evidence ever counts as a genuine mathematical proof, a few mathematicians and philosophers have argued that at least some types of probabilistic evidence (such as Rabin's "probabilistic algorithm" for testing primality) are as good as genuine mathematical proofs. See, for example, Davis, Philip J. (1972). "Fidelity in Mathematical Discourse: Is One and One Really Two?". In: American Mathematical Monthly, 79: págs. 252-263. Fallis, Don (1997). "The Epistemic Status of Probabilistic Proof". In: Journal of Philosophy, 94: págs. 165-186.
  16. "in number theory and commutative algebra... in particular the statistical proof of the lemma". [1]
  17. "Whether constant π (i.e., pi) is normal is a confusing problem without any strict theoretical demonstration except for some statistical proof" (derogatory use). [2]
  18. "these observations suggest a statistical proof of Goldbach's conjecture with very quickly vanishing probability of failure for large E" [3]
  19. "What to do with the pictures? Two thoughts surfaced: the first was that they were unpublishable in the standard way, there were no theorems only very suggestive pictures. They furnished convincing evidence for many conjectures and lures to further exploration, but theorems were coins of the realm ant the conventions of that day dictated that journals only published theorems", David Mumford, Caroline Series and David Wright, Indra's Pearls, 2002
  20. "Mandelbrot, working at the IBM Research Laboratory, did some computer simulations for these sets on the reasonable assumption that, if you wanted to prove something, it might be helpful to know the answer ahead of time". «A Note on the History of Fractals».
  21. «[…] brought home again to Benoit [Mandelbrot] that there was a “mathematics of the eye”, that visualization of a problem was as valid a method as any for finding a solution. Amazingly, he found himself alone with this conjecture. The teaching of mathematics in France was dominated by a handful of dogmatic mathematicians hiding behind the pseudonym “Bourbaki”» (Nigel Lesmoir-Gordon: Introducing Fractal Geometry).
  22. Patricio G. Herbst, Establishing a Custom of Proving in American School Geometry: Evolution of the Two-Column Proof in the Early Twentieth Century, Educational Studies in Mathematics, Vol. 49, No. 3 (2002), págs. 283-312,
  23. Carol Fisher: «Introduction to the two-column proof».

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]

Plantilla:Lógica