Deluxe Paint

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Amiga 1000 ejecutando Deluxe Paint 3.0.

Deluxe Paint (DPaint) es un editor de gráficos rasterizados creado por Dan Silva para Electronic Arts (EA). La versión original fue creada para los computadores Commodore Amiga y fue lanzada en noviembre de 1985. Finalmente fue portado a otras plataformas, pero fue sólo en Amiga, y gracias a su sistema operativo basado en Unix, donde la aplicación obtuvo el estatus de aplicación estrella, es decir, de ser una aplicación tan útil que la gente compraba dicho computador sólo por el programa.

El Deluxe Paint se creó como herramienta interna de desarrollo de gráficos de nombre Prism utilizada por EA. A medida que Silva fue añadiendo más características a Prism, empezó a disponer de potencial comercial. Cuando el Amiga empezó a venderse en el año 1985, el DPaint rápidamente lo siguió. En poco tiempo fue aceptado por la comunidad de usuarios de Amiga y llegó a ser el editor de gráficos estándar para dicha plataforma. Más tarde, el fabricante de Amiga, Commodore International, firmó con EA para incorporar el programa (y sus posteriores versiones 2,3,4 y 5) en todos los Amiga salidos de fábrica. Dicho acuerdo duró hasta la bancarrota de Commodore en 1994.

Con el desarrollo del Deluxe Paint, EA introdujo el estándar ILBM para gráficos. Fue comúnmente usado en Amiga, pero nunca obtuvo la misma aceptación en otras plataformas. La conversión a PC fue usada por Lucasarts para hacer los gráficos para sus aventuras gráficas, como el juego Monkey Island.

Hubo cierta controversia legal sobre las imágenes creadas por el programa en sus primeras versiones. EA argumentaba que los derechos de copyright sobre las imágenes creadas con su software debían ser de su propiedad, puesto que el copyright del programa en sí mismo era suyo. El tribunal determinó, sin embargo, que ellos no eran propietarios de los derechos de los trabajos creados con el programa. Si lo fueran, los desarrolladores de compiladores y otros programas podrían reclamar sus derechos sobre lo creado con sus productos (y por extensión, los fabricantes de papel y lápices podrían reclamar su derechos de cualquier libro escrito con sus herramientas).

Véase también[editar]