Declaración de San Petersburgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se refiere a la prohibición del uso de ciertos tipos de armas durante un conflicto bélico; esta declaración es considerada el primer acuerdo formal en el marco de una guerra. La historia del documento data de 1867, cuando los rusos desarrollaron una bala que explota al contacto con cualquier superficie; su propio gobierno consideró inhumano el uso de este explosivo y, para evitar que ellos u otro país lo utilizaran en una guerra, sugirió que fuera prohibido por un acuerdo internacional denominado Declaración de San Petersburgo. Así, el 11 de diciembre de 1898 entró en vigor el tratado que señala qué armas no pueden ser usadas en un conflicto bélico debido al daño y sufrimiento innecesario que causan.[1]

Historia[editar]

Por invitación del diplomático y estadista ruso el príncipe Alexander Gorchakov, con el propósito de considerar la actual normativa de la guerra, en una conferencia en donde los delegados se reunieron en San Petersburgo, Imperio Ruso, en diciembre de 1868.

Los países representados fueron Austria-Hungría, Baviera, Bélgica, Dinamarca, Francia, Gran Bretaña (que representa el Imperio Británico), Grecia, Italia, los Países Bajos, Portugal, la Confederación de Alemania del Norte (es decir, Gran Prusia), Rusia, Suecia y Noruega, Suiza, el Imperio Otomano, y Württemberg.[2] Los Estados Unidos, no se consideraban una gran potencia en el momento, por lo que no fue invitado, no tomó parte en la convención, y nunca se ha adherido a ella.

Los delegados afirmaron que el único objetivo legítimo de la guerra debería ser el debilitamiento de las fuerzas militares del enemigo, lo que podría lograr de manera suficiente el empleo de armas altamente destructivas. Con este hecho establecido, los delegados acordaron prohibir el uso de explosivos mortales para que sólo se puedan dañar a los combatientes y crear así un sufrimiento menos prolongado.

Las grandes potencias acordaron renunciar, en caso de guerra entre ellos, a la utilización de proyectiles explosivos de menos peso que 400 gramos (14 oz sistema de pesos americano) o un cargado con materiales explosivas o inflamables.

Si bien la declaración prohibió la utilización de fragmentación, explosivos o incendiarios de armas de pequeñas municiones, no prohíbe dichas municiones para su uso en las rondas de cañón automático o artillería.

La influencia de esta declaración sobre el derecho internacional humanitario se dilucidan en Ryuichi Shimoda et al. c. del Estado (1963)


... "El derecho internacional de guerra no es simplemente formulado sobre la base de sentimientos humanitarios. Tiene como base tanto las consideraciones de necesidad militar y la eficacia y las consideraciones humanitarias, y se formula en un equilibrio de estos dos factores. Para ilustrar esto, un ejemplo citado a menudo en los libros de texto se puede dar, de las disposiciones de la Declaración de San Petersburgo de 1868 que prohíbe el uso de proyectiles de menos de 400 gramos que explotan o son inflamables con sustancias combustibles. La razón de la prohibición se explica de la siguiente manera: los proyectiles que son pequeños y de gran alcance lo suficiente para matar o herir a un solo hombre, y como una bala ordinaria puede realizar esto, no hay necesidad imperiosa para el uso de estas armas inhumanas. Por otro lado, el uso de un arma determinada, por grande que su resultado pueda ser inhumano, no tiene que ser prohibido por la ley internacional si tiene un gran efecto militar".[3]

Referencias[editar]

  1. comité internacional de la cruz roja
  2. Stuart Maslen, Minas antipersonal bajo el derecho humanitario: una visión desde el punto de fuga, p12, nv Intersentia de 2001
  3. Shimoda Ryuichi Shimoda et al. v. The State Sección: Evaluación de la acción de los bombardeos de acuerdo al derecho internacional: el punto (11), párrafo segundo,

Enlaces externos[editar]