David Whitmer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

David Whitmer (Pennsylvania, 7 de enero de 1805Nueva York, 25 de enero de 1888) fue un religioso estadounidense, una de las figuras más destacadas en los inicios del movimiento de los Santos de los Últimos Días. Le fue concedido ser testigo del Libro de Mormón atestando haber visto las planchas de oro del cual el libro sería traducido, llegando a ser el testigo más entrevistado sobre la autenticidad del relato. Contribuyó de manera decisiva en la organización y predicación de la iglesia fundada por Smith.

Personal[editar]

Los Lagos Dedos de Nueva York, área donde creció David Whitmer y su familia.

David Whitmer nació cerca de Harrisburg, Pennsylvania, el cuarto de nueve hijos de Peter Whitmer, Sr. y Mary Musselman. Para los años 1820, la familia Whitmer se había mudado a una granja en Fayette, en el área de los Lagos Finger en Nueva York, al sur del lago Ontario.

David Whitmer contrajo matrimonio con Julia Ann Jolley (18151885) el 9 de enero de 1831 en el condado de Seneca, Nueva York, su única esposa, con quien tuvo dos hijos: David J. (18331895) y Julia Ann (18351914).[1]

Inicios del movimiento SUD[editar]

David Whitmer y su familia fueron unos de los primeros adherentes al movimiento de los Santos de los Últimos Días. Whitmer escuchó hablar de José Smith y las planchas de oro en 1828, antes de la fundación de la iglesia, mientras hacía un viaje de negocios al pueblo de Palmyra, Nueva York, y allí conversó con su amigo, Oliver Cowdery, quien era de la creencia de que debía haber algo de verídico en el asunto.[2]

Whitmer eventualmente creyó en la historia y trajo a la familia de su padre para unirse a los Smith en Palmyra. David Whitmer fue bautizado en junio de 1829, por el mismo Smith en el lago Seneca, un año antes de la organización formal de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.[3] Fue aproximadamente durante ese mismo mes que Whitmer afirmó que, junto con José Smith y Oliver Cowdery, el viera un ángel presentarles las planchas de oro en una visión.[4] Martin Harris reportó una visión similar con Smith luego ese día. Whitmer, Cowdery y Harris firmaron luego un testamento declarando la realidad verídica de la susodicha visión. Ése testimonio fue publicado en la primera edición del Libro de Mormón y se ha incluido en cada edición desde entonces.

Para el día de la organización oficial de la iglesia SUD, el 6 de abril de 1830, Whitmer fue uno de los primeros seis miembros registrados en la iglesia. En 1838, Smith reportó que la iglesia fue organizada en la casa del padre de David Whitmer en Fayette, Nueva York, aunque luego en una carta escrita en 1842, Smith mencionó que la organización de la iglesia tuvo lugar en Mánchester, Nueva York.[5]

Oficios del sacerdocio[editar]

Whitmer había sido ordenado al oficio de elder en la iglesia el 9 de junio de 1830, y luego ordenado al oficio de sumo sacerdote por Oliver Cowdery el 5 de octubre de 1831. Poco después de la organización de la iglesia, José Smith consagró a Jackson County en Missouri como un lugar de recogimiento para los Santos de los Últimos Días. De acuerdo a Smith, esa región habría sido en el pasado el lugar de ubicación del Jardín del Edén bíblico y sería en el futuro la cede de la ciudad de Sion, la Nueva Jerusalén. El 7 de julio de 1834, José Smith ordenó a David Whitmer para presider sobre la iglesia en Missouri y como su sucesor en caso de que el profeta muriese o apostatara.

A pesar de que los documentos originales de la iglesia afirman que Whitmer, como ocurrió con José Smith y Oliver Cowdery, fuese ordenado al oficio de apóstol,[6] no hay un registro de esa ordenación, como la hay de Cowdery. En vez, se escogió a Cowdery y a Whitmer para formar parte de un comité de selección, apoderados de la autoridad para escoger y ordenar a los miembros originales del Quórum de los Doce Apóstoles.[7] Cumplieron con su asignación en 1835 con la ayuda de Martin Harris.[8]

Excomunión[editar]

Whitmer continuó viviendo en Kirtland y, junto con dos consejeros, W. W. Phelps y su propio hermano John Whitmer, presidió sobre la iglesia en el estado de Missouri hasta mediados de 1837. Al colapsar el banco local, llamado Kirtland Safety Society, Smith y su consejero Sidney Rigdon, perseguidos y atormentados por cobradores y citados por diversas cortes, se mudaron a Far West, Missouri. Los problemas causados por el liderazgo local trajo como consecuencia la excomunión de David Whitmer, W. W. Phelps, John Whitmer y otros líderes prominentes incluyendo Oliver Cowdery. Whitmer y el restante grupo de excomulgados se les conoció en la época como los disidentes, quienes tenían en su propiedad grandes propiedades de tierras en el condado de Caldwell, Missouri y que querían recuperar de la iglesia. Sin embargo, Sidney Rigdon de la Primera Presidencia dio un discurso llamado desde entonces el sermón de la sal (del inglés, Salt Sermon), en el que públicamente pidió la expulsión de los disidentes del condado. Un grupo de fieles formaron una sociedad secreta llamada los Danita, cuyo aparente objetivo era la extradición de los disidentes. Un total de 80 santos prominentes firmaron el llamado «Manifiesto Danita», en el que se advertía a los disidentes que debían partir o de otro modo una calamidad más letal caería sobre ellos. Poco después David Whitmer y su familia huyeron a la vecina ciudad de Richmond, Missouri.

WhitMer y el resto de los disidentes se quejaron frente a no-mormones del noroeste de Missouri en relación a su expulsión forzada y la pérdida de sus propiedades, por lo que comenzaron a presentar demandas legales con el fin de recuperarlas, contribuyendo a los que se conoce como la Guerra Mormona. Como resultado directo del conflicto, la mayoría de los Santos de los Últimos Días fueron expelidos de Missouri con una orden de exterminación, para comienzos de 1839.[9]

Iglesia de Cristo (Whitmeritas)[editar]

Aunque el cuerpo principal de los Santos de los Últimos Días eventualmente se trasladó a Nauvoo, Whitmer continuó viviendo en Richmond, donde operó un establo y se estableció como un miembro respetado y prominente de su comunidad. Después de la muerte de José Smith en 1844, varios líderes de la iglesia comenzaron a clamar ser el sucesor legítimo del fallecido profeta, ente ellos, Brigham Young, Sidney Rigdon y James J. Strang. Whitmer mismo lideró un grupo en la organización de una iglesia en Kirtland llamada la Iglesia de Cristo y tildada, los whitmeritas. Como Whitmer nunca se unió formalmente a la nueva iglesia, ésta se disolvió con relativa rapidéz.

Por esa época, Oliver Cowdery empezó a entablar correspondencia con David Whitmer. Durante un viaje de Ohio a Iowa, Cowdery se reunió con Whitmer en el tabernáculo de la ciudad de Council Bluffs, se extendió la invitación de sostener a Brigham Young como el nuevo presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; Cowdery testificó en favor de Brigham Young, así como de la veracidad de los eventos de la fundación de la iglesia—incluyendo las visitaciones que tuviera José Smith y la aparición divina del Libro de Mormón—. Mientras Cowdery permaneció con Whitmer, persuadiéndolo a seguir al resto de los santos en dirección del oeste, éste contrajo tuberculosis y falleció.

Whitmer continuó viviendo en Richmond, lugar donde ocupó brevemente el cargo de alcalde (1867–1868). Durante esos mismos años, Whitmer reafirmó su aseveración de ser el sucesor legal de José Smith y organizó una segunda Iglesia de Cristo. En 1887 publicó un folleto denominado Un discurso para todo creyente en Cristo (del inglés, An Address to All Believers in Christ), en el que afirmaba su testimonio del Libro de Mormón pero censuraba a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Utah. A finales de ese año Whitmer ordenó a su sobrino para ser su sucesor de la iglesia whitmerita, iglesia que sobrevivió hasta los años 1960. David Whitmer falleció el 25 de enero de 1888, en Richmond.

Testigo del Libro de Mormón[editar]

Debido a que Oliver Cowdery murió en 1850 a la edad de 43 años y Martin Harris en 1875 a la edad de 91, David Whitmer fue por 13 años el único sobreviviente de los Tres Testigos. Por tal razón, Whitmer fue entrevistado con más frecuencia que los otros dos testigos. En Richmond, Missouri, por ejemplo, habían momentos en que se le hacía preguntas diariamente en relación a su conexión con el Libro de Mormón, incluso por parte de los mismos misioneros SUD provenientes de Utah en dirección al noreste estadounidense o a Europa. A pesar de su hostilidad en contra de la iglesia, Whitmer continuó afirmando que, en efecto, había visto las planchas de oro. El testimonio escrito más antiguo que se conoce, escrito y firmado por Whitmer en relación al evento, se registró en una carta que escribiría a un conocido de nombre Mark H. Forscutt, el 2 de marzo de 1875:

«Estimado Sr: Mi testimonio al mundo está escrito, concerniente al Libro de Mormón. Y es el mismo que dí en un principio, y es el mismo que quedará en pie hasta mi última hora de vida, perdurará conmigo en la muerte y brillará como veracidad evangélica más allá de los límites de la vida, entre los tribunales del cielo. Y las naciones de la tierra sabrán demasiado tarde la verdad divina escrita en las páginas de ese libro, es la única pena de este siervo del Padre Todopoderoso.»

(Davis, 75—Traducción libre—).[10]

Al relatar la visión a Orson Pratt en 1878, Whitmer sostuvo que no sólo había visto las planchas de oro, sino que también las planchas de bronce, la espada de Labán, la Liahona y los intérpretes: «Los ví tan plenamente como veo esta cama», dijo Whitmer.[11] En otras ocasiones el relato de Whitmer sobre la visión parecía menos corpóreo.

En 1880 John Murphy entrevisto y luego publico un relato que sugiere que Whitmer no había visto físicamente a un angel si no que habrían sido impresiones "como las que tienen los cuáqueros cuando el espíritu se mueve o como lo tendría un buen metodista al tener una experiencia de alegría, un sentimiento".[12] Withmer posteriormente hizo una replica contra esta descripción expresando que había sido mal representado por Murphy publicando una declaración en la cual reafirmaba su testimonio como testigo de las planchas y el angel tal como había sido publicado anteriormente.

"It having been represented by one John Murphy, of Polo, Caldwell County, Mo., that I, in a conversation with him last summer, denied my testimony as one of the three witnesses to the BOOK OF MORMON. To the end, therefore, that he may understand me now, if he did not then; and that the world may know the truth, I wish now, standing as it were, in the very sunset of life, and in the fear of God, once for all to make this public statement: That I have never at any time denied that testimony or any part thereof, which has so long since been published with that Book, as one of the three witnesses. Those who know me best, well know that I have always adhered to that testimony. And that no man may be misled or doubt my present views in regard to the same, I do again affirm the truth of all of my statements, as then made and published. He that hath an ear to hear, let him hear; it was no delusion!"

Posteriormente, un joven abogado mormón de nombre James Henry Moyle, quien entrevistaría a Whitmer unos años después, en 1885, le preguntó si habría alguna posibilidad de que Whitmer hubiera sido engañado. «Su respuesta fue inequívoca ... que vio las planchas y escuchó al ángel con una claridad inconfundible.»[13] [14] Whitmer solicitó que su testimonio del Libro de Mormón fuese tallado en su lápida.

Referencias[editar]

  1. Kansas City Daily Journal. Kansas City, Mo., 5 de junio de 1881. Authentic Account of the Origin of The Sect from One of the Patriarchs. Citado por Uncle Dale's Old Mormon Articles (en inglés). Último acceso 17 de marzo de 2008.
  2. Entrevista de David Whitmer con el Kansas City Journal, 1 de junio de 1881, citado en «Early Mormon Documents» 5: 74.
  3. Papers of Joseph Smith, Volume 1: Autobiographical and Historical Writings, edited by Dean C. Jessee (Salt Lake City: Deseret Book Company, 1989). Citado por Mormon History 1830-1844 (en inglés). Último acceso 17 de marzo de 2008.
  4. No hay evidencias de que se haya publicado o especificada la fecha o el lugar de la visión.
  5. Richard Lyman Bushman, Joseph Smith: Rough Stone Rolling (New York: Alfred A. Knopf, 2005), 109, 586, n.2.
  6. Doctrine and Covenants, Plantilla:Sourcetext
  7. Doctrine and Covenants, Plantilla:Sourcetext
  8. Joseph Smith, B.H. Roberts (ed.), (1902) History of the Church, 2:186-87. Whitmer recalled that he had "moved Joseph Smith and Oliver Cowdery to my father[']s house in Fayette[,] Seneca County New York, from Harmony, Penn. in the year [June] 1829 [so they could finish translating the Book of Mormon. O]n our way I conversed freely with them upon this great work they were bringing about, and Oliver stated to me in Joseph presence that they had baptized each other seeking by that to fulfill the command ... I never heard that an Angel had ordained Joseph and Oliver to the Aaronic priesthood until the year 1834[, 183]5[,] or [183]6--in Ohio. My information from Joseph and Oliver upon this matter being as I have stated, and that they were commanded so to do by revealment through Joseph. I do not believe that John the Baptist ever ordained Joseph and Oliver as stated and believed by some. I regard that as an error, a misconception." David Whitmer, interview by Zenas H. Gurley Jr., 14 Jan. 1885, typescript, LDS archives. See Edward Stevenson Journal, 9 Feb. 1886, cited in Joseph Grant Stevenson, Stevenson Family History (Provo, UT: by the Author, 1955), 1:177-78. Quoted in Grant Palmer, An Insider's View of Mormon Origins, (Salt Lake City: Signature Books), 217.
  9. Bushman, 328-55.
  10. Davis, Inez Smith (1981). The Story of the Church, 10th ed, Independence, Missouri: Herald House, p. 75.
  11. Entrevista de David Whitmer con Orson Pratt, septiembre de 1878, en Early Mormon Documents, 5: 43.
  12. Entrevista de David Whitmer con John Murphy, junio de 1878, en Early Mormon Documents, 5: 63.
  13. Diario de Moyle, 28 de junio de 1885 en Early Mormon Documents, 5: 141.
  14. Relatado por James E. Fauts (2000), James E. Faust, 'Un testimonio cada vez mayor, (en español) Liahona, Nov 2000, 53–54, 59

Bibliografía[editar]