Darth Maul

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El artista marcial Ray Park (en imagen) protagonizó el rol de Darth Maul en Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma

Darth Maul es un personaje de ficción de la saga de Star Wars. Él es uno de los principales antagonistas de la cuarta entrega de la saga, Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma, interpretado por el artista marcial Ray Park y la voz de Peter Serafinowicz.

En la película, Maul sirve como el aprendiz de Darth Sidious, un misterioso Lord Sith que está manipulando los eventos galácticos desde la oscuridad. Portando un sable de luz de doble hoja y formado como un maestro del combate con sables de luz, Maul sirve como un asesino personal de Darth Sidious y es enviado para eliminar a Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn.

Darth Maul fue un zabrak nacido en el planeta Iridonia, donde creció huérfano y abandonado en las calles, hasta que por motivos que se desconocen, fue encontrado por Sidious, quien lo llevó consigo. Adoctrinado en el Lado oscuro de la Fuerza solo conoció la ira y el odio. Maul mataba seres vivos sin piedad, por orden de su maestro. Durante su entrenamiento, cualquier demostración de miedo era castigada severamente por Sidious, y cualquier petición misericordia recompensada con crueldad. Fue torturado y maltratado física y psicológicamente, al más puro estilo Sith. Para cuando Maul ya era adolescente, su amo lo había forjado como un arma de odio puro, una fanática herramienta de matar. Pese a todo ello, Sidious consiguió, aprovechándose de su niñez traumática, que Maul desarrollara sentimientos paternales hacia su maestro y nunca contempló matarlo, hasta su prueba final.

La prueba final vino cuando Maul fue abandonado por su maestro en el mundo aislado de Hypori en el Borde Exterior, forzado a sobrevivir solo mientras era buscado por androides asesinos y algún Jedi Oscuro. Después de un mes, Sidious volvió y desafió a su aprendiz a un duelo de sables, en el cual el aprendiz perdió rápidamente. Sidious le dijo que había fallado y le reveló que había estado entrenando a otro aprendiz en secreto para sustituir a Maul todo el tiempo. Abrumado por la rabia y el odio, Maul, en un último intento de desafío, intentó matar a su maestro. Pero el joven Maul no era rival para el señor oscuro y cuando sus emociones llegaron al límite, se preparó para su muerte. Sidious rio mientras Maul deseaba matar a su maestro, había pasado la prueba final. Sidious lo bautizó como Darth Maul y lo llevó a un nuevo hogar en Coruscant.

Maul era un experto con el sable de Luz y fue entrenado por Sidious para ser un experto de la forma VII. Lejos de las técnicas de duelo tradicionales para la mayoría de los Jedi, Maul combinó sus habilidades como espadachín con artes marciales mano-a-mano, lo que lo convirtió en una máquina de destrucción casi imparable. Al luchar contra múltiples oponentes, Maul extendía la segunda hoja de su sable, doblando su letalidad. Maul hacia esto con frecuencia para tomar por sorpresa a sus oponentes que no estaban preparados para la hoja extra. Maul había construido su arma, usando antiguos planos almacenados dentro de uno de sus holocrones Sith; basando su diseño en el sable de Darth Zannah.

Maul también era experto en combinar sus habilidades para con la Fuerza con sus talentos mecánicos. Sidious dejó a Maul los fondos y los esquemas necesarios, además de darle a su aprendiz un lugar secreto en Coruscant en donde trabajar. Allí Maul construyó su Moto deslizadora Aleta Sangrienta y el droide buscador Sith. Sidious también le dio un poderoso Infiltrador Sith llamado Cimitarra, que incluía un generador de escudos. Este vehículo fue desarrollado por Raith Sienar, el hombre cuya compañía desarrollaría más tarde los Cazas TIE para el Imperio. Usando el poder de la Fuerza Mechu-deru, Maul modifico al androide de Protocolo C-3PX convirtiéndolo en un androide asesino para vigilar su nave.

Maul fue enviado en incontables misiones sangrientas para su maestro, asesinatos políticos, jefes del crimen, comerciantes y señores de la guerra. Maul concibió su aspecto para infundir miedo en el corazón de sus enemigos e incluso de sus aliados. A pesar de sus victorias, Maul deseaba enfrentarse a un Jedi. Entre sus víctimas estaba el neimodiano Hath Monchar, quien trataba de vender información sobre los planes secretos de su Maestro para con la Federación de Comercio, y en su camino termina asesinando a el maestro Jedi Anoon Bondara y a la padawan Darsha Assant como unas de sus primeras víctimas de la Orden Jedi. También acabó el líder del Sol Negro Alexi Garyn y su guardaespaldas Hermana de la Noche, Mighella, además de con todos los Vigos del Sol Negro y sus guardaespaldas profesionales, del 33 ABY. Una de las primeras misiones de Maul fue el asesinato de Siolo'urmanka.

La Invasión de Naboo[editar]

En el 32 ABY, Darth Sidious contactó al virrey de la Federación de Comercio Nute Gunray, e hizo un trato con él, el cual consistía en que, si Sidious hacía a Gunray el único dirigente de la Federación, el virrey tendría que invadir Naboo. Gunray terminó aceptando, y finalmente éste bloqueó Naboo.

Poco después de la Invasión de Naboo, Maul recibió la tarea de eliminar a los Jedi que envió la República Galáctica para arreglar el conflicto. Después de seguir su rastro hasta Tatooine, usando la Fuerza—y matando a Aneesa Dym, una contrabandista pa'lowick que encontró en su camino—envió a sus droides sondas DRK-1 Ojo Oscuro para encontrar la localización de la nave de los Jedi y la Reina Padmé Amidala de Naboo.[10][11]

Después de que un droide informase a Maul del lugar de sus enemigos en el Mar de las Dunas, se montó en el Sangraleta y fue a su destino; al llegar, saltó de su speeder y luchó contra uno de los protectores de la Reina, el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn. Después de un breve, pero intenso duelo, Jinn escapó, pero con temor de en que se convertiría la venganza final de los Sith. Maul, al haber fallado en su tarea de prevenir que la Reina y El Elegido llegasen a Coruscant, estaba más ansioso aún por vengarse de los Jedi

Finalmente Sidious, bajo la identidad de Palpatine, destituyó al Canciller Supremo Finis Valorum y le relevó en el cargo. No mucho después, Amidala se alió con los Gungans para recuperar Naboo de la Federación, y con ayuda de Qui-Gon Jinn y su Padawan Obi-Wan Kenobi, asaltaron el palacio real. Sidious envió a Darth Maul a luchar contra los dos Jedi, quienes se separaron de la Reina en el hangar para enfrentarse a él.

Se dio lugar a un intenso duelo, con Maul repetidamente defendiéndose de los ataques de los Jedi, pero en realidad, él intentaba llevar el duelo al lugar que prefiriese. Llevando a los Jedi fuera del hangar, dentro de la sala del reactor, los combatió en uno de los pasillos superiores. Tras tirar a Kenobi fuera de la plataforma a uno de los pasillos inferiores, se tornó hacia Jinn, solo para ser noqueado. Mientras que el Maestro Jedi saltó para dar el golpe final, Maul le golpeó en la cara y se levantó.

No obstante, el Maestro Jedi desató una serie de ataques y condujo a Maul a lo largo de la pasarela a una de las salas de los ejes de escape, protegida con escudos láser. Inmediatamente, las paredes se activaron, separando a Maul, Jinn y Kenobi. Con la batalla momentáneamente parada, los tres se tomaron un momento para descansar.

Cuando se desactivó el muro, Jinn atacó inmediatamente al Lord Sith, lo que llevó a Maul al borde del eje. Sin embargo, Maul pudo defenderse. En el espacio confinado alrededor del tubo, Jinn fue incapaz de contraatacar adecuadamente, y Maul terminó golpeando al Maestro Jedi en la cara con su arma, aturdiendo a Jinn; una vez terminó éste acto, Maul rápidamente le atravesó el estómago.

Dirigiéndose a Kenobi, Maul esperó de nuevo que se desactivasen las paredes láser. Tan pronto como lo hicieron, el Padawan atacó a Maul, momentáneamente pillando a Maul fuera de guardia, llegando a partir su sable de luz en dos. Descartando la parte rota de su arma, Maul desencadenó un torrente de ataques, haciendo retroceder a Kenobi. Finalmente, Maul empujó a Obi-Wan al tubo del reactor. Mientras que Kenobi se agarró a una boquilla de entrada, Maul tiró el sable de luz del Padawan al tubo del reactor.

A la vez que Maul intentó cortar la boquilla con su sable, Kenobi fue capaz de calmarse. Aunque Maul le desposó de su sable de luz, el Padawan vio que el arma de Jinn aún estaba al lado de su maestro. Usando la Fuerza, Kenobi saltó del tubo de reactor y agarró con la Fuerza el sable de luz. El Padawan cayó ejecutando un rápido tajo horizontal que partió a la mitad a Maul, y luego empujó al Lord Sith dentro del tubo. Con un grito de dolor, Maul cayó silenciosamente hacia atrás, separando sus dos mitades. Irónicamente, su muerte se llevó a cabo en el mismo momento que Darth Sidious había matado a su propio maestro, Darth Plagueis, en su apartamento del República 500 en Coruscant.

La derrota del Lord Sith Darth Maul fue una desventaja para Darth Sidious. Años después, Maul fue reemplazado por el antiguo Maestro de Qui-Gon Jinn, Darth Tyranus, quien no fue solo un entrenado Jedi, sino un idealista político, que era exactamente lo que Sidious buscó para instigar las Guerras Clon.

La guerra de los clones[editar]

Maul se le aparecería más tarde al Padawan Jedi Anakin Skywalker en una cueva de cristales de Ilum, unos pocos años después de su derrota. Cuando Skywalker entró en un estado de trance dentro de una cueva, Darth Maul apareció, e inmediatamente fue atacado por Anakin. Después de un duelo con sables de luz en el cual Maul se burló de Skywalker sobre la muerte de Qui-Gon Jinn y su entrenamiento con el sable de luz, Darth Maul perdió, aunque esto fuese solo una creación del lado oscuro.

La Madre Talzin, líder de las Hermanas de la Noche, tenía razones para creer que Darth Maul estaba vivo y exiliado en alguna parte del Borde Exterior. Alrededor del 21 ABY, más de diez años después de la muerte de Maul, ella le dio un colgante especial al hermano de Maul, Savage Opress, para que encontrase de nuevo a su hermano. Opress se fue, prometiendo a Talzin que volvería. En cierto modo, Maul sobrevivió a su duelo en Naboo y volvió a la prominencia en las Guerras Clon, viviendo en el planeta Lotho Menor en un estado de demencia, y perdió sus memorias. No obstante, adquirió un aparato cibernético de seis piernas que reemplazó su mitad inferior perdida. Eventualmente, Opress encontró a Maul, y el antiguo Lord Sith fue llevado de vuelta a Dathomir para ser tratado por la Madre Talzin. Poco tiempo después, Maul invadió una pequeña aldea en Raydonia, asesinando a los civiles. Obi-Wan fue tentado por Maul para encontrarse en Raydonia. Sintiendo que era su responsabilidad detener a Maul, Kenobi se dirigió a Raydonia, pero fue capturado por Savage y Maul, siendo fuertemente herido. Para estos momentos, Asajj Ventress se infiltró en la nave ya que se le prometía una jugosa recompensa a cualquiera que aniquilara a Opress. Como sea, Asajj no era rival para los hermanos, así que se unió a Kenobi para enfrentarlos. Sin embargo, los hermanos Sith eran demasiado poderosos, causando en que Asajj y Kenobi escaparán. Maul decide planear, pacientemente, otro ataque a los Jedi, junto con su hermano Savage.

Poco tiempo después asaltaron una estación espacial robando todo el dinero y una nave de carga, en la que fueron al planeta Florrum, dominado por los piratas. Maul propuso una alianza con algunos de ellos para derrocar a su líder, Hondo Ohnaka.

Obi-Wan Kenobi y la Maestra Adi Gallia los rastrearon hasta Florrum, donde los Jedi se enfrentaron a Maul y Savage en un fiero duelo de sables de luz en el que Adi fue asesinada. Obi-Wan fue forzado a refugiarse, y tras una alianza con Hondo, idearon un plan para separar a los Sith de los piratas traidores. Al tiempo que Hondo derrotaba a los desertores, Obi-Wan se enfrentó a Maul con su sable y el de Adi, cortándole un brazo a Savage Opress.

Maul y su hermano herido salieron de la base, para enterarse de que sus aliados volvieron a reconciliarse con Hondo. Los Sith corrieron hacia la nave de cargo, pero Hondo consiguió amputar una de sus piernas mecánicas con disparos bláster. Maul se vio forzado a huir en una cápsula de escape para evitar ser destruido junto con la nave.

Los dos moribundos hermanos fueron encontrados inconscientes por mercenarios de la Guardia de la Muerte, un grupo de rebeldes guerreros mandalorianos quienes los llevaron a la luna Zanbar. A Savage le implantaron un brazo mecánico, y a Maul le repusieron un nuevo par de piernas.

Los Sith y los mandalorianos, dirigidos por Pre-Vizsla y Bo-Katan, aceptaron una alianza. Ambos tenían como enemigo a Obi-Wan, y una de sus amigas más íntimas, Satine Kryze, era la duquesa de Mandalore, planeta que quería reconquistar la Guardia de la Muerte.

A la causa se unieron el Sol Negro, el Sindicato Pyke y el Cartel Hutt, formando la Sombra Colectiva. Con ayuda de los criminales, pudieron tomar Mandalore, ganarse la confianza del pueblo, y encarcelar a la duquesa.

Vizsla tomó el control de todo y mandó encarcelar a Maul, ya que no le servía de nada más. Pero el Sith y su hermano consiguieron escapar de prisión y con la ayuda del ex-primer ministro del planeta, Almec, Maul ideó un plan para deshacerse de Vizsla y hacerse con el mando de la Guardia de la Muerte.

Darth Maul mató a Vizsla en un duelo de sables de luz, y tras apropiarse de la espada de Vizsla (símbolo del liderazgo mandaloriano), se proclamó Mandalore de acuerdo a la tradición. Bo-Katan y algunos otros no lo aceptaron, y huyeron.

Los partidarios del pacifismo y los familiares de Satine, incluidos Bo-Katan, se unieron para liberarla, pero la misión fracasó, y la duquesa fue re-encarcelada. Sin embargo, ella consiguió enviar un mensaje a Obi-Wan Kenobi, su amigo del alma.

Obi-Wan se vio forzado a ir sin el apoyo del Consejo Jedi ni el Senado Galáctico, debido a la neutralidad de Mandalore y el hecho de que no se sabía que Maul estaba allí. Tomando prestada la vieja nave de Anakin Skywalker, el Crepúsculo, Obi-Wan llegó a Mandalore, infiltrado como un soldado mandaloriano, y liberó a Satine.

Maul y Savage se hicieron cargo en persona y ordenaron disparar contra el Crepúsculo. Satine y Obi-Wan consiguieron saltar a tiempo de la nave en llamas, sólo para ser capturados una vez más.

Obi-Wan no podía creer la participación de Maul dentro del drama. El Lord Sith quería su venganza, pero no matar de inmediato al Jedi. Ansiaba verlo sufrir, por lo que mató a Satine delante de él, dejándolo desconsolado.

Bo-Katan y los mandalorianos desertores liberaron a Obi-Wan, pero el conflicto entre ellos y los soldados de Maul provocó una gran batalla campal en el planeta.

Por su parte, su antiguo maestro, Darth Sidious, se enteró de la presencia de Darth Maul con vida, por lo que solicitó un transporte a Mandalore. Luego de deshacerse de los soldados, se presentó ante Maul, pero viendo que éste había tomado a Savage como su propio aprendiz, quebrantando la Regla de Dos de los Sith, se enfrentó a ellos en un potente duelo. Savage murió, y Maul fue torturado por los Rayos de la Fuerza de Sidious. Se desconoce su destino final.