Damaliscus korrigum

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Topi
Topi in Northern Serengeti2.JPG
Topi en el Serengeti
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Bovidae
Subfamilia: Alcelaphinae
Género: Damaliscus
Especie: D. korrigum
Nombre binomial
Damaliscus korrigum
(W. Ogilby, 1837)
Subespecies
Véase el texto

El topi (Damaliscus korrigum) es una especie de mamífero artiodáctilo perteneciente a la familia Bovidae.[2] El nombre vulgar «topi» aplica no solo a la especie sino a las subespecies D. k. jimela y D. k. topi, mientras el nombre «korrigum» o «tiang» se aplica a la subespecie D. k. korrigum.[2] Junto con el tsessebe de Bangweulu (Damaliscus superstes) esta especie se incluía anteriormente dentro de la especie tsessebe común (Damaliscus lunatus). La especie habita en las sabanas, semidesiertos y llanuras aluviales de África Subsahariana.

Descripción[editar]

Detalle de la cabeza de un topi

El topi se asemeja al búbalo común (Alcelaphus buselaphus), pero tiene una coloración más obscura y carece de cuernos claramente angulados; su pelaje es corto y lustroso. Tiene la cabeza alargada, una joroba distintiva en la base de la nuca y una coloración rojizo marrón con parches de color púrpura obscuro en la parte proximal de los miembros. El rostro tiene una coloración obscura que se asemeja a una máscara. Los cuernos son anillados y tienen forma de lira. Su peso corporal va de 75 a 160 kg y mide de 100 a 130 cm a la altura de los hombros. Los machos son más grandes y obscuros que las hembras. Al ser perseguidos se sabe que alcanzan una velocidad de hasta 70 km/h, sin embargo normalmente se desplazan a paso corto.



Subespecies[editar]

Distribución y ecología[editar]

Topis en el Serengeti

La especie tiene un rango de distribución extenso y discontinuo.[3] Esto se debe a la especialización por ciertas planicies en biomas áridos o de sabana.[3] La caza por parte de los humanos y la destrucción de su hábitat han contribuido aún más al aislamiento poblacional.[3] En 2005 los siguientes países albergaban poblaciones de topi: Benín, Burkina Faso, Burundi, Camerún, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Etiopía, Gambia, Ghana, Guinea-Bissau, Kenia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, Ruanda, Senegal, Somalia, Sudán, Tanzania, Togo y Uganda. La especie se encuentra regionalmente extinta en Burundi, Gambia, Guinea-Bissau, Mali, Mauritania y Senegal.[2]

Topis en el Maasai Mara

El topi habita principalmente en las praderas, oscilando entre planicies sin árboles hasta bosques poco densos.[3] Tiene a ser abundante o estar ausente en un área en particular.[4] Las poblaciones dispersas no prosperan por largo tiempo y deben congregarse o desaparecer.[4] El topi también es migratorio y se congrega en manadas de hasta algunos cientos de individuos para encontrar las pasturas predilectas.[5] Sus depredadores son los leones, y las hienas manchadas y chacales que amenazan a los recién nacidos. Las hienas son los atacantes más comunes.[6] Sin embargo, el topi tiende una tasa de predación menor que las especies circundantes.[3]

Estructura social y reproducción[editar]

Topi sobre un montículo en Maasai Mara

Cuando no se hallan en migración, los machos establecen leks.[7] Los machos dominantes ocupan el centro de los leks y los subordinados la periferia de los mismos.[8] Los machos marcan su territorio con montones de estiércol y permanecen en una posición erguida listos a luchar con cualquier otro macho que intente invadirlo.[5] Las hembras en calor entran a los leks solas o en grupos y se aparean con los machos ubicados al centro.[3]

Grupo de topis

La gran mayoría de nacimientos sucede entre octubre y diciembre, la mitad de ellos en octubre.[9] Las crías pueden seguir a sus madres justo después del nacimiento.[5]

Conservación[editar]

A pesar que la especie tiene un área extensa de distribución y posee una población abundante, este ha sido eliminado de áreas grandes a causa de la caza y la degradación del hábitat asociada a la expansión de zonas de pastoreo.[1] Esta amenaza es mayor para el korrigum de África Occidental; del los doce países en los cuales existía anteriormente, ya han desaparecido de cuatro y probablemente solo exista transitoriamente en tres de ellos.[1] Más del 90% de los individuos viven en áreas protegidas, principalmente en el Parque Nacional Virunga en la República Democrática del Congo, El Parque Nacional Queen Elizabeth en Uganda, Parque Nacional Akagera en Ruanda, el Masai Mara en Kenia y el Parque Nacional Serengueti en Tanzania.[1]

Referencias[editar]

  1. a b c d Mallon, D.P., Hoffmann, M. (2008). Damaliscus lunatus. En: UICN 2008. Lista Roja de Especies Amenazadas UICN. Consultado el 29 de diciembre 2010.
  2. a b c Wilson, Don; Reeder, DeeAnn, eds. (2005). Mammal Species of the World (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  3. a b c d e f Estes, R. (1991). The Behavior Guide to African Mammals, Including Hoofed Mammals, Carnivores, Primates. Los Angeles, The University of California Press. pgs. 142-146.
  4. a b Kingdon, J. (1979). East African Mammals: An Atlas of Evolution in Africa, Volume 3, Part. D: Bovids. University Chicago Press, Chicago 485-501
  5. a b c Jarman, P. J. (1974). "The social organisation of antelope in relation to their ecology". Behaviour, 48(3/4): 215-267.
  6. Bro-Jorgensen, J. (2002). "Overt female mate competition and preference for central males in a lekking antelope". Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 99(14), 9290-9293.
  7. Bro-Jorgensen, J. (2003). "No peace for estrous topi cows on leks". Behavioral ecology, 14(4): 521-525.
  8. Bro-Jørgensen, J., Durant, S. (2003). "Mating strategies of topi bulls: getting in the centre of attention". Animal Behaviour, 65(3): 585-593.
  9. Sinclaire, A. R. E., Mduma, Simon A.R., Arcese, M. (2000). "What Determines Phenology and Sychrony of Ungulate Breeding in Serengeti?" Ecology, 81(8), 2100-2111.

Enlaces externos[editar]