Dama (ajedrez)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Dama en el modelo Staunton
Piezas de ajedrez
Chess klt45.svg Rey (R) Chess kdt45.svg
Chess qlt45.svg Dama / Reina (D) Chess qdt45.svg
Chess rlt45.svg Torre (T) Chess rdt45.svg
Chess blt45.svg Alfil (A) Chess bdt45.svg
Chess nlt45.svg Caballo (C) Chess ndt45.svg
Chess plt45.svg Peón Chess pdt45.svg

La Dama, también conocida popularmente como reina (♕ ♛), es una pieza mayor del juego de ajedrez, representada en los países de habla hispana y portuguesa por la letra D en la notación algebraica. Es la pieza de mayor valor relativo del juego, por lo general valorada entre nueve y diez puntos. Al igual que la torre, es capaz de, con la ayuda de su rey, ganar una partida contra un rey solitario. Por su movilidad es la pieza preferida de los principiantes de ajedrez.

En el Chaturanga y Shatranj, antecesores más antiguos de ajedrez, el lugar de la dama era ocupado por la firzan o firz, equivalente al visir o consejero real. En Europa, durante la Edad Media, la Dama sustituyó poco a poco su antecesor, a pesar de que movimientos sean los mismos, y ya en el final del siglo XIII estuvo presente en todo el continente. A finales del siglo XV, su movimiento se expandió alcanzando la norma actual, aunque todavía se restringían las condiciones de promoción de un peón a una nueva Dama.

Normalmente no se utiliza en la fase de apertura del juego, por estar sujeta a ataques de las piezas menores en posiciones cerradas, aunque haya aperturas clasificadas en The Encyclopaedia of Chess Openings (La Enciclopedia de Aperturas de Ajedrez) con su prematura utilización. En las fases de medio juego y final, se vuelve extremadamente útil, ya que se utiliza con facilidad en tácticas como el tenedor y el pincho.

La Dama se mueve en línea recta por las filas, columnas y diagonales en el tablero. No puede saltar a sus propias piezas o las adversarias y captura tomando el escaque ocupado por por el escaque adversario. Debido a su valor, generalmente se cambia sólo por la Dama adversaria y su sacrificio, en función de otras piezas, son posiciones que normalmente determinan el resultado de la partida.

Arqueología[editar]

Escultura de marfil, que data del siglo XII.[1]

Las dos figuras más antiguas pertenecientes al conjunto de piezas de Carlomagno y fueron encontradas en el sureste de Italia, cerca de la ciudad de Salerno y fechadas entre 1080 y 1100. Son figuras femeninas de marfil, encerradas en un pabellón con pequeñas cortesanas al lado. Ambas usan coronas como signo de su autoridad, y llevan un globo en una de sus manos y la otra tiene una de las manos sobre un cinturón abrochado. Se cree que estas piezas eran elementos decorativos, no siendo utilizadas para la práctica del ajedrez, debido a su tamaño de unos trece centímetros y masa de un kilo. Otra figura, que data del siglo XII, es en marfil de la Dama, sentada en un gran trono, con una mano sobre el pecho y la otra en el regazo, repitiendo un gesto de autoridad.[1]

Una pieza de origen español que data del siglo XII, tiene un dibujo de una figura sentada en un pequeño trono, semejante a un autorama siendo una de las primeras evidencias en el país.[2] Aunque existan evidencias arqueológicas en España, Alemania e Italia, en Francia e Inglaterra estas son más raras, por lo que es difícil de rastrear cuando la pieza fue intruducida en estos países.[3]

Las piezas de Lewis tienen la figura de la Dama similar al rey, sentada en un trono adornado utilizando una corona, pero con una de las manos en la mejilla y con una mirada atónita expresando preocupación. Los diseños de los adornos en el trono indican que las piezas son de origen escandinavo.[4] Cuando el juego fue introducido en la región, la figura de la Dama estaba considerada bajo el tablero , existiendo piezas sustanciales de evidencias arqueológicas de piezas excavadas en Suecia, Noruega y Dinamarca, que superan en número a los artefactos encontrados en el resto de países europeos.[5]

Etimología[editar]

Queen lewis chessmen fragment.JPG
Queen lewis chessmen fragment 2.JPG
Dama en el conjunto de piezas de Lewis.[4]

El chaturanga, predecesor indio del ajedrez, carecía de una figura femenina en el tablero, tampoco juego con movimientos similares a la Dama en el ajedrez moderno. En el Chaturanga, el lugar ocupado por la Dama era una pieza llamada mantri, lo que significa consejero real o visir. Al llegar a Persia esta pieza fue llamada farzin y más tarde firz.[6] [7]

En el siglo X, el ajedrez llegó a Europa traído por los árabes y en el Poema Versus de Scachis (c.997) se hace la primera mención de la Dama, descrita en latín como Regina (reina), aunque su movimiento es idéntico al del firz.[8] El libro de los juegos (1283) contiene una descripción detallada del firz, que en España fue transliterado como Alfferza. Esta pieza procede del árabe Al-Firzan, que significa visir siendo alfferza conceptualizado como un abanderado (Alfferz), por eso la figura fue pasada a la forma femenina. Este cambio de sexo causado causó cierta confusión debido a la presencia del firz, una pieza abstracta y masculina, empleada en conjuntos de piezas árabes.[9]

En Italia, la pieza fue nombrada ferzia o fercia y en Francia fierce o fierge donde se cambió de sexo debido a la homofonía entre fierge y la palabra francesa vierge, que significa doncella o virgen. Su posición junto al rey en el tablero elevó su estatus a la realeza, especialmente en los países en los que había una fuerte presencia de las reinas en la monarquía.[10] El culto a Nuestra Señora y el amor cortés coincidieron con la ampliación de los movimientos de la pieza, consolidados del siglo XV. Como consecuencia, ciertos países católicos como Italia, Francia y España utilizaron el vernáculo correspondiente de domina que evocan a «Nuestra Señora», mientras que los países transformadas por la reforma protestante, como Alemania y Gran Bretaña, se negaron a utilizar esta derivación que podría sugerir un culto a la Virgen María, optando por utilizar el término secular «reina».[11] La pieza pasó a ser llamada reina en Francia (dame), Alemania (dame), Italia (donna) y España (Dama), y reina en Inglaterra (queen). En Rusia todavía se llama ferz (koroleva, o reina, es un término coloquial y no utilizado por jugadores de ajedrez profesionales), y en polaco es conocida también como hetman - el título de un comandante militar nacional. En Turquía y otros países que recibieron el juego directamente de los árabes, la figura masculina de firz permaneció aunque sus movimientos se hayan vuelto idénticos a los de la Dama posteriormente.[12]

Evolución[editar]

Imagen de Isabel de Castilla en la pintura conquistato de Granada, 1482, por Pedro Marcuello.

El poema Verses on the Game of Chess (Versos a la Partida de Ajedrez) escrito por el rabino español Abraham ibn Ezra a finales del siglo XI no incluía a la Dama en el juego, pero después de un poema del mismo autor ya hace esta declaración (shegal, en hebreo). Estos registros muestran el origen europeo de la inclusión de la Dama en el juego, ya que la versión en árabe de ajedrez practicado en España coexistió la figura de al-firzan hasta el siglo XIII. Ezra convivió tanto con los españoles como los árabe, y probablemente recibió de los primeros la figura femenina de la pieza.[13]

En el libro Liber de Moribus Hominum et Officiis Nobilium Sive Super Ludo Scacchorum de Cessolis la pieza tiene la primera ampliación de su movimiento, siéndole permitido saltar hasta tres escaques en su primer movimiento, desde que está junto al rey. Esto fue un intento de mantener la sumisión de la Dama en relación al rey, que determinaba sus movimientos «conjúgales». También se describe la restricción de la promoción de un peón a Dama, mientras que el original se sigue sin capturar, así como símbolo de la monogamia de la pareja real.[14] Ya en Alemania, uno de los poemas de Carmina Burana escritos en el siglo XIII afirmaba categóricamente que cuando la Dama era capturada, la partida estaba virtualmente perdida, pero no indicaba cuáles son sus movimientos.[15]

En el mismo período, el trabajo italiano Bonus Socius describe el movimiento de firz mejorado, permitiéndole saltar dos escaques en diagonal, semejante al movimiento del alfil en la época.[16] Algún tiempo después, también fue permitido saltar piezas adversarias, así como el caballo, una vez por partida, de forma análoga al enroque realizado por el rey siendo que esta regla fue utilizada en Turquía y Rusia hasta el siglo XVIII.[17]

Ascensión de la Dama[editar]

A finales de la Edad Media, el movimiento de la Dama fue ampliado llegando a la regla actual. La primera evidencia de esta nueva regla se puede encontrar en el poema catalán Scachs d'amor escrito entre 1470 y 1480. El poema describe una partida con las reglas de movimiento actuales entre Marte cortejando Venus, observados por Mercurio y reitera la unicidad de la Dama como única y que cuando esta es capturada la partida está virtualmente perdida.[18]

Además de este manuscrito, otros dos libros de finales del siglo XV describen el nuevo movimiento de la Dama, el Libre Del jochs partits dels schachs em nombre de 100 de Francisco Vicente y el Repetición de amores e arte Del axedres com CL iuegos de partido de Luiz Ramiriz de Lucena. El cambio fue tan dramático que el juego fue llamado por Lucena de la Dama y la versión antigua del del viejo.[19]

Las nuevas reglas se propagaron rápidamente por toda Europa y ya en la mitad del siglo XVI eran practicadas en todo el continente. En Italia y en Francia, la nueva variante fue recibida de modo reticente frente a los nuevos poderes de una figura femenina y fue nombrada como scacchi de la donna o alla rabiosa e eschés de la Dama o de la dame enragée. En Alemania recibió el nombre de welsches Schachspiel (Ajedrez italiano), indicando que las reglas fueron recibidas desde Italia.[20]

Uno de los factores que facilitaron la rápida expansión de las nuevas normas en Europa fue la invención de la prensa de tipos móviles que condujo a la popularización del libro de Lucena, permitiendo que circulase entre las principales ciudades europeas. Otro factor que tal vez haya influido fue la expulsión de aproximadamente dos mil familias de Judíos de España. A finales del siglo XV por el Decreto de la Alhambra, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón expulsaron a los Judíos no convertidos de España, que se extendieron por los principales centros comerciales, acelerando la difusión de las nuevas reglas de movimiento del juego.[20]

La ascensión de la Dama como la pieza de mayor valor relativo de ajedrez coincidió con el reinado influyente de Isabel I de Castilla, sin embargo, es probable que otras reinas como Leonor de Aquitania, Blanca de Castilla, Teófano Skleraina y Matilde de Canossa hayan influido en la inclusión de figura femenina de la Dama en el tablero. El culto a la Virgen María en Francia del siglo XIII también podría haber influido el juego. El poema Les Miracles Nostre Dame (Los Milagros de Nuestra Dama) figura una partida entre Adán enfrentando al Diablo. La Reina está representada en este poema por María, que a pesar de los movimientos limitado del firz, tiene tal importancia que consigue derrotar (aplicar el jaque mate) al Diablo.[21]

Movimiento y valor relativo[editar]

Chess zhor 22.png
Chess zver 22.png a8 xo b8 c8 d8 e8 xo f8 g8 h8 Chess zver 22.png
a7 b7 xo c7 d7 e7 xo f7 g7 h7 xo
a6 b6 c6 xo d6 e6 xo f6 g6 xo h6
a5 b5 c5 d5 xo e5 xo f5 xo g5 h5
a4 xo b4 xo c4 xo d4 xo e4 qd f4 xo g4 xo h4 xo
a3 b3 c3 d3 xo e3 xo f3 xo g3 h3
a2 b2 c2 xo d2 e2 xo f2 g2 xo h2
a1 b1 xo c1 d1 e1 xo f1 g1 h1 xo
Chess zhor 22.png
Movimiento de la Dama, el movimiento está permitido en las columnas, filas y diagonales.[22]

Cada ajedrecista comienza el juego con una Dama, situada en el centro de la primera fila al lado del rey. La Dama blanca inicia el juego en una escaque claro, y la negra en un escaque oscuro,, de ahí la regla de «la Dama en su color». En notación algebraica, la Dama blanca comienza el juego en d1 y la negra en d8.[23]

La Dama posee el movimiento combinado de la Torre y del Alfil, moviéndose en línea recta en las filas, columnas y diagonales. El número de escaques que puede atacar a un tablero vacío varía del 21 al 27 escaques siendo más efectivo en el centro del tablero. No puede saltar piezas de un mismo color o del adversario a su movimiento de captura consiste en ocupar el escaque de la pieza adversaria.[22] Según lo establece la FIDE, la Dama debe estar representada por la letra D en los países de habla portuguesa y española en la notación algebraica del ajedrez, que deben ser utilizadas en los torneos oficiales. En periódicos y en la literatura se recomienda la utilización de figuras o diagramas (Chess qlt45.svg y Chess qdt45.svg).[24]

Debido a la importancia que la Dama adquirió en el ajedrez, fue difundida una expresión en francés Gardez la Dame que significa «Proteja a la Dama» anunciada cuando el ajedrecista atacaba la pieza adversaria. No obstante, esta expresión cayó en desuso a finales del siglo XIX, y al igual que el jaque, ya no se utiliza más en las competiciones oficiales.[25]

Usualmente, el valor relativo de la Dama se estima entre 7,9 y 15,5 puntos en relación al valor de referencia de un peón, aunque el valor más citado en la literatura es de entre nueve y diez puntos.[nota 1] Este valor es calculado en función de la movilidad de la Dama y la cantidad de piezas adversarias en el tablero. Su capacidad para moverse en una dirección y atacar en otra, permite que ejecute con facilidad tácticas como el pincho y el tenedor.[32]

A medida que existen menos adversarias, la pieza se vuelve más valiosa. Una Dama tiene el mismo valor que dos torres, especialmente si otras piezas en el tablero, pero las torres se tornan más valiosas cuando el tablero se vacía, ya que pueden defenderse. Una torre con un peón y una pieza menor tiene un valor aproximado de Dama, sin embargo la condición de igualdad sólo si es establecida si el lado sin la Dama posee el par de alfiles. En finales con tres piezas menores, estas son un poco más valiosas que la Dama, sobre todo si se trata de un par de alfiles y un caballo, cuya combinación no sufre de la debilidad del color cuando hay sólo un alfil.[33]

Estrategia[editar]

Los ajedrecistas principiantes desarrollan la Dama tan pronto como sea posible, con la esperanza de saquear las posiciones adversas o aplicar un jaque mate como el mate pastor. Sin embargo, esta estrategia es desfavorable contra adversarios experimentados, ya que, en el inicio del juego, cualquier pieza adversaria puede repeler fácilmente un ataque de la Dama solitaria.[34] Por otra parte, debido al alto valor de la Dama, el defensor puede ganar tiempo y espacio al amenazar a la Dama atacante, obligándola a retroceder.[35] Sin embargo, la defensa escandinava, que cuenta con la línea principal el desarrollo de la Dama en el segundo y tercer movimiento es razonable siendo inclusive jugada en campeonatos mundiales.[35] El cambio de damas muchas veces marca el inicio de la fase final del torneo, aunque no existan finales con la Dama. Los finales con la Dama son notoriamente difíciles de vencer, debido a la multiplicidad de movimientos posibles de la Dama y la posibilidad de jaque perpetuo.

En el final de la partida la superioridad de la pieza se hace evidente en la cantidad de mates básicos que pueden ganar el juego. Contra un Rey solitario consigue ganar en un mínimo de 10 lances.[36] En finales sin peones, una Dama es capaz de derrotar a un adversario con una sola torre o una pieza menor y debido a la multiplicidad de movimientos consigue forzar tablas por repetición de la misma posición en el tablero o por la regla de los 50 movimientos, aunque a nivel profesional la partida se considera en tablas antes. Dos torres contra una Dama consiguen forzar una tabla y, en algunos finales, la Dama es capaz de derrotar dos piezas menores, como un alfil y un caballo, aunque en algunos casos dos alfiles pueden crear una fortaleza. Tres piezas menores o una torre y dos piezas menores pueden forzar una tabla.[37]

En finales con peones, las chances de empatar al adversario que no posee la Dama aumentan en función de la posición de los peones y de su propio Rey. Los peones conectados y pasados tienen más posibilidades de forzar tablas, sobre todo si el Rey consigue mantener a sus peones, lo que impide la oposición que el adversario lo haga. En general, a medida que el valor de piezas adversarias se equipara al valor de Dama, mayores son las posibilidad de tablas.[37]

Sacrificio de la Dama[editar]

Chess zhor 22.png
Chess zver 22.png a8 rd b8 c8 d8 e8 rd f8 g8 kd h8 Chess zver 22.png
a7 pd b7 pd c7 d7 e7 f7 pd g7 bd h7 pd
a6 b6 qd c6 pd d6 e6 bd f6 g6 pd h6
a5 b5 c5 bl d5 e5 f5 g5 h5
a4 b4 c4 bl d4 pl e4 f4 g4 h4
a3 ql b3 c3 nd d3 e3 f3 nl g3 h3
a2 pl b2 c2 d2 e2 f2 pl g2 pl h2 pl
a1 b1 c1 d1 rl e1 f1 kl g1 h1 rl
Chess zhor 22.png
Después del 17. Rf1 Be6!!.

A pesar de que la pérdida de la Dama sea decisiva en el resultado de una partida, hay una buena cantidad de partidas que implican su sacrificio.[20] Partidas como la Immortal de Anderssen[38] , Siempreviva[39] y de la Ópera[40] son ejemplos notables que implican esta combinación. Otra famosa partida de la historia del ajedrez, conocida como la Partida del Siglo, implica la responsabilidad el sacrificio pasivo de la Dama Negra en el movimiento diecisiete. Esta partida fue disputada por Bobby Fischer, con trece años y jugando con las negras, que enfrentaba a Donald Byrne durante un torneo en Nueva York en 1956.[41]

Nota: Las notaciones en negrita indican los movimientos de la partida
1. Cf3 Cf6 2. c4 g6 3. Cc3 Bg7 4. d4 O-O 5. Bf4 d5 6. Db3 dxc4 7. Dxc4 c6 8. e4 Cbd7 9. Td1 Cb6 10. Dc5 Bg4 11. Bg5 Ca4 12. Da3 Cxc3 13. bxc3 Cxe4 14. Bxe7 Db6 15. Bc4 Cxc3 16. Bc5 Tfe8+ 17. Rf1 Be6!! Robert Wade dice que si esta es la partida del siglo, este es el trato del siglo. Negar la oferta de la Dama no es tan simple pues 18. Axe6 lleva a un Mate de la coz con 18. Db5+ 19. Rg1 Ce2+ 20. Rf1 Cg3+ 21. Rg1 Df1+ 22. Txf1 Ce2#. El juego continuó con 18. Bxb6 Bxc4+ 19. Rg1 Ce2+ Esta serie de jaques descubiertos es una combinación conocida como el molino de viento 20. Rf1 Cxd4+ 21.Rg1 Ce2+ 22.Rf1 Cc3+ 23.Rg1 axb6 24.Db4 Ta4 25.Dxb6 Cxd1 26. h3 Txa2 27.Rh2 Cxf2 28.Te1 Txe1 29.Dd8+ Bf8 30.Cxe1 Bd5 31.Cf3 Ce4 32.Db8 b5 33.h4 h5 34.Ce5 Rg7 35.Rg1 Bc5+ 36.Rf1 Cg3+ 37.Re1 Bb4+ 38.Rd1 Bb3+ 39.Rc1 Ce2+ 40.Rb1 Cc3+ 41.Rc1 Tc2# 0-1[41]

Véase también[editar]

Nota[editar]

  1. Staunton, Lasker y Euwe y otros estiman el valor de la Dama entre nueve y diez puntos.[26] [27] [28] Sin embargo, Bilguer y Brace y Soltis estiman valores diferentes.[29] [30] [31]

Referencias[editar]

  1. a b Yalom (2004), p.31-37
  2. Yalom (2004), p.56
  3. Yalom (2004), p.67
  4. a b Yalom (2004), p.152-153
  5. Yalom (2004), p.158
  6. Fergus Duniho; Hans Bodlaender. «Piececlopedia:Ferz» (en inglés). Consultado el 3 de diciembre de 2009.
  7. (en inglés) The Saturday Magazine. 27.  pp. 78. http://books.google.it/books?id=SFwAAAAAYAAJ&pg=PA8&dq=#v=onepage&q=&f=false. Consultado el 3 de diciembre. 
  8. Yalom (2004), p.17
  9. Yalom (2004), p.63
  10. Brace (1979), p.231
  11. Yalom (2004), p.120-122
  12. «Name of pieces» (en inglés). Consultado el 3 de diciembre de 2009.
  13. Yalom (2004), p.53-54
  14. Yalom (2004), p.69-71
  15. Yalom (2004), p.192
  16. Yalom (2004), p.72-73
  17. Davidson (1981), p.13-14, 28-30
  18. Yalom (2004), p.193-194
  19. Yalom (2004), p.195
  20. a b c Yalom (2004), p213-217
  21. Yalom (2004), p.111-113
  22. a b FIDE. «Laws of Chess» (en inglés). Consultado el 3 de diciembre de 2009.
  23. Hooper (1992), p. 328
  24. «Appendix:Laws of Chess» (en inglés). Consultado el 19 de enero de 2010.
  25. Hooper (1992), p. 74
  26. Staunton, Howard (1864) (en inglés). The Chess-Player's Handbook (2ª edición). Londres. pp. 34. http://books.google.com.br/books?id=fd8CAAAAYAAJ&printsec=frontcover&dq=The+Chess-Player%27s+Handbook&hl=pt-BR&ei=9h9kTMaNB4T7lwe12N3MCw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CCsQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false. Consultado el 12 de agosto. 
  27. Lasker, Emanuel (1934) (en inglés). Billings. ISBN 0713462418. 
  28. Euwe, Max; Kramer, Hans (1944). The Middlegame. 1 (1994 edición). Hays. ISBN 9781880673959. 
  29. Bilguer, Paul;Lasa, Tassilo (1843). Handbuch des Schachspiels. 
  30. Brace, Edward (1977) (en inglés). An Illustrated Dictionary of Chess. Craftwell. pp. 236. ISBN 1555213944. 
  31. Soltis, Andy (2004). Rethinking the Chess Pieces. Batsford. pp. 6. ISBN 0713489049. 
  32. Seirawan (2006), p.29
  33. Kaufman, Larry (marzo de 1999). . Chess Live.
  34. Seirawan (2008), p.19
  35. a b «Chessgames.com» (en inglés). Consultado el 5 de diciembre de 2009.
  36. Golombek (1977), p.94
  37. a b Hooper (1992), p.30-32
  38. «Adolf Anderssen vs Lionel Adalbert Bagration Felix Kieseritsky» (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2010.
  39. «Evergreen game» (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2010.
  40. «Paul Morphy vs the Duke and Count» (en inglés). Consultado el 24 de junio de 2010.
  41. a b «Donald Byrne vs Robert James Fischer» (en inglés). Consultado el 23 de julio de 2010.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • BRACE, Edward R. (1979) (en inglés). An Illustrated Dictionary of Chess (1ª edición). Inglaterra: The Hamlyn Publishing Group. pp. 230, 231. ISBN 0600329208. 
  • DAVIDSON, Henry (1981). A Short History of Chess (1949). McKay. ISBN 0-679-14550-8. 
  • GOLOMBEK, Harry (1977) (en inglés). Golombek's Encyclopedia of chess (1ª edición). São Paulo: Trewin Copplestone Publishing. ISBN 0-517-53146-1. 
  • HOOPER, David e WHYLD, Kenneth (1992) (en inglés). The Oxford Companion to Chess (2ª edición). Inglaterra: Oxford University Press. ISBN 0198661649. 
  • «Laws of Chess» (en inglés). Consultado el 1 de diciembre de 2009.
  • «Chess», Encyclopedia Britannica, Encyclopædia Britannica, 2007, http://www.britannica.com/eb/article-80432/chess, consultado el 1 de diciembre de 2009 
  • SEIRAWAN, Yasser & SILMAN, Jeremy (2006). Xadrez Vitorioso: Táticas (1ª edición). São Paulo: Artmed. ISBN 8536306645. 
  • SEIRAWAN, Yasser & SILMAN, Jeremy (2008). Xadrez Vitorioso: Aberturas (1ª edición). São Paulo. ISBN 9788536313634. 
  • YALOM, Marilyn (2004) (en inglés). Birth of the Chess Queen. ISBN 0060090642.