Día de los gamones

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gamones blancos floreciendo en primavera.

En Ubrique, pueblo de la provincia de Cádiz (España), se celebra en la noche del 3 de mayo la "fiesta de las Cruces", conocida popularmente entre los lugareños como el día de los gamones. La Fiesta de las Cruces también es un acontecimiento que se celebra el mismo 3 de mayo en muchas ciudades españolas sobre todo en Granada.

Historia[editar]

El origen de la Fiesta de los Gamones se pierde en la memoria de los ubriqueños, que cuentan que la crujida de gamones era una ocurrencia de los pastores para ahuyentar a los lobos. Sin embargo, otra hipótesis es la que sostiene que cuando en el siglo XIX un destacamento francés ocupó la zona y parte de la población huyó a la sierra, se explotaban con fiereza los gamones contra las piedras a fin de que el enemigo creyera que los del lugar estaban fuertemente armados.

Gamones en la fiesta[editar]

Crujida de gamones comunes.

El gamón blanco es una planta liliácea silvestre, similar a un espárrago gigante, que brota en los alrededores y que los ubriqueños recogen en la sierra días antes de la celebración. Esa noche se engalanan cruces con flores y se encienden candelas en todas las barriadas, siendo el lugar más concurrido, por pintoresco, la “Plaza de la Verdura”, enclavada en el casco histórico del pueblo.

Se aprovechan poyetes en los que se colocan grandes piedras donde “crujir” estos singulares tallos. El ritual de esta tradición centenaria es el siguiente: se colocan los gamones en la base de la hoguera el tiempo suficiente como para que la savia de su raíz bulbosa se caliente.

Sin embargo, aún queda la parte más difícil, que requiere una destreza especial. El experto saca el gamón del fuego, comprueba que humea por la base del tallo y se acerca ésta al oído: si el sonido evoca a un globo desinflándose por una minúscula abertura, está listo para “ser explotado”.

Al tiempo que saca el gamón de la candela, dedica jubilosamente el “crujío” a la salud de alguna persona, mientras se gira buscando la superficie más cercana contra la cual fustigar furiosamente la planta. Si todo sale bien, la base del tallo del gamón reventará a la primera, provocando un intenso ruido sordo. La gente entonces lo aclama, aunque si por el contrario el gamón pierde su vigor y el reventón es imperceptible, las risas y metáforas chanceras por parte de los asistentes están aseguradas.

De manera informal, se realizan concursos que otorgan premios al gamón más grade, al igual que todos los años se intenta establecer en cada candela cuál ha sido la “crujía” más fuerte.




Los columpios[editar]

Junto a la candela, normalmente entre ventana y ventana de las estrechas calles, se ataba una soga que servía de columpio colocando un cojín como sentadero. Las jóvenes casaderas, aquí llamadas mocitas, se columpiaban al son de canciones populares que generalmente hablaban de pretendientes y de amoríos. Los muchachos guardaban cola para columpiar a las mocitas. Muchas son las letras de las cancioncillas de columpio, siempre de contenido jovial y alrededor del cortejo entre chicos y chicas. En su estructura, se trata de cuartetas de ocho sílabas que se encadenan unas a otras acompañando al vaivén del columpio.

...el mocito que está en la esquina
mirando hacia el columpio
ha venido a columpiar
a la chica de su gusto...
y le ha dicho en el oído
que se le han visto las piernas
-¿Que se me han visto las piernas?
a ti no te importa nada,
que la carne de las piernas
es igual que de la cara.

Cancioncilla de columpio


Una pulga saltando,

rompió un lebrillo.

La tinaja del agua

y el cantarillo.

hecho por:anita

Las candelas[editar]

Para crujir los gamones son necesarias las candelas. Las numerosas hogueras que iluminarán la noche ubriqueña del día los gamones requiere una preparación previa. Los niños en sus barriadas se reúnen con semanas de antelación para hacer acopio de leña. Antiguamente iban al campo a recoger lentiscos y completaban sus provisiones de combustible con sillas, muebles o cualquier enser viejo. Para custodiar las pilas de leña y evitar así que zagales de otras barriadas robaran el preciado botín, se establecían guardias desde la salida de la escuela hasta entrada la noche.

Como se puede observar en la imagen, junto a la candela donde se calientan los gamones se coloca una o varias piedras grandes que sirven para golpearlos y provocar la sonora explosión.

Fuego, canciones de columpio, comida y bebida, baile, gamones reventando y jolgorio en plazas y callejuelas de las barriadas: es la noche del 3 de mayo en Ubrique.

Enlaces externos[editar]