Cumanos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cumano»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Cumanos
Radzivill Chronicle Cumans.jpg
Miniatura de la Crónica de Radzivil mostrando a los cumanos.
Otros nombres Pólovtsy o Pólovtsi
Ubicación Estepa Eurasiática
Idioma Cumano
[editar datos en Wikidata ]
El campo de batalla de Ígor Sviatoslávich contra los pólovtsy por Víktor Vasnetsov.
Mapa de Besarabia.

Los cumanos, conocidos en Rusia en lengua eslava como pólovtsy o polovtsianos (húngaro: kunok, ruso: Пóловцы, pólovtsy, ucraniano: Половцi, pólovtsi), son un exónimo en Europa Occidental para los cupchacos o kupchakos occidentales, una tribu nómada del grupo túrquico occidental que habitó el norte del mar Negro y el río Volga y se asentó en diversas partes de Europa central y oriental como en Hungría y Rumanía durante el siglo XIV.

Hablaban el cumano, hoy una lengua muerta documentada en el Codex Cumanicus, un manual lingüístico usado por los misioneros católicos.

Historia[editar]

Los cumanos entraron en las tierras que hoy en día conforman el sur de Ucrania, Moldavia, Valaquia y Transilvania aproximadamente en el siglo XI. Una vez conquistada esta área, continuaron sus razias y rapiñas al Imperio bizantino, el Reino de Hungría y el Rus de Kiev.

Los cumanos en Bulgaria[editar]

En 1089 fueron derrotados por Ladislao I de Hungría. Tras aliarse con los valacos y los búlgaros durante la rebelión valaco-búlgara llevada a cabo por los hermanos Asén y Teodoro de Veliko Tárnovo, se cree que los cumanos desempeñaron un importante papel en la victoria final de dicho levantamiento contra Bizancio y en la restauración de la independencia de Bulgaria 1185.

Se considera que los hermanos, fundadores de la Dinastía Asen, pudieron haber sido completa o parcialmente de ascendencia cumana. Dos dinastías posteriores del Segundo Imperio Búlgaro, la dinastía Terter y la dinastía Shishman, fueron también parcialmente cumanas.

Los cumanos en Hungría[editar]

Los cumanos fueron derrotados en muchas ocasiones durante la primera mitad del siglo XI luego de sus incursiones en el reino de Hungría. El rey Salomón de Hungría y Ladislao I de Hungría fueron los principales comandantes de las campañas anticumanas y los derrotaron en 1068 en la Batalla de Cserhalom, en 1085 en la Batalla de Kisvárda y en 1091 en la Batalla junto al río Temes.

Los cumanos sufrieron una gran derrota a manos del Gran Príncipe Vladímir II Monómaco de Kiev en el siglo XII y fueron destrozados por los tártaros en 1238, tras lo cual la mayoría huyó de Valaquia y Moldavia para buscar refugio en Hungría, Bulgaria y el Imperio bizantino. Después de muchos enfrentamientos con los húngaros, fueron finalmente expulsados de su país y se unieron a sus parientes de Bulgaria. Sin embargo, algún tiempo después un gran número de cumanos fue reinvitado a vivir en Hungría. Los que quedaron se dispersaron en la estepa de lo que hoy en día es Rusia y se unieron al kanato de la Horda de Oro.

Tras estas derrotas comenzaron finalmente a asentarse en el territorio húngaro y a adoptar el estilo de vida húngara cristiana.

El rey Béla IV de Hungría (1202-1270) permitió su asimilación cultural, haciéndolos adoptar la fe cristiana y el idioma húngaro, a cambio de autorizarles a vivir en Hungría y defenderla ante agresores. De esta manera, en el siglo XIII, los cumanos occidentales adoptaron el Catolicismo Romano de los húngaros, mientras que los cumanos orientales se convirtieron al Islam de los mongoles.

La diócesis católica de los cumanos se fundó en Milcov en 1227 e incluía la actual Rumanía y Moldavia. Mantuvo este título hasta 1523. La descendencia de los cumanos islámicos del este actualmente se encuentra entre los pueblos kazajo, kirguís, baskirio, karachái, balkario, karakalpak, nogay, tártaro de Kazán y del Volga, tártaros de Crimea, cumuco y keraim.

A mediados del siglo XIII, el rey Ladislao IV de Hungría (1262-1290) fue apodado "Ladislao el cumano", puesto que su padre, el rey Esteban V, había tomado por esposa a una princesa cumana. Ladislao IV pasó gran parte de su tiempo rodeado de cumanos e inclusive adoptando parte de su vestimenta y costumbres, pues era mitad húngaro mitad cumano. Con su muerte, terminaría la importancia acuñada a los cumanos en Hungría y posiblemente se disolvieron totalmente entre la población húngara.

Los cumanos en la actual Rumanía[editar]

La influencia cumana en la región de Valaquia y Moldavia fue tan grande que sus primeros gobernantes llevaban nombres cumanos: algunos piensan que el hecho de que fueran o no etnias valaco-rumanas o cumanas es históricamente irrelevante y difícil de probar. Sin embargo, teniendo en cuenta que dos de ellos gobernaron territorios que antiguamente pertenecían a los líderes rumanos mencionados en el Diploma de los Caballeros Hospitalarios desde 1247 y, más aún, teniendo presente que no hay evidencia arqueológica alguna que demuestre la presencia continuada de población cumana (solamente documentos húngaros en los que aparece población valaca que pagaba sus impuestos), algunos historiadores han determinado que Bassarab I y Tihomir fueron tan rumanos como la población a la que gobernaban. El primero, hijo del Príncipe Tihomir de Valaquia, logró la independencia de Hungría a principios del siglo XIV. El nombre Bassarab o Basarabo se considera de origen cumano y significa "Rey Padre".

También la zona comprendida del actual país de Moldavia y Odesa recibe el nombre de Besarabia, seguramente por la misma causa. Entonces, teniendo en cuenta que ambos nombres son de origen cumano y que cuando Basarab gobernó varios claustros e iglesias recibieron nombre cumano, la teoría más aceptada es que él y su padre eran de origen cumano (Tihomir tomó como esposa a María, hija del Voivoda valaco Bărbat, heredando de esta manera el trono).

Legado[editar]

Si bien los cumanos fueron gradualmente asimilados en los poblados europeos orientales, sus nombres pueden verse aún hoy día en topónimos tan lejanos entre sí como Kumanovo, en el noreste de la República de Macedonia, Comăneşti en Rumanía y Comana en Dobruja. Los cumanos también se establecieron en Hungría y se les permitió autogobernarse. En este país, la palabra aplicada a los cumanos (kún) aún se conserva en los nombres de provincias, como Bács-Kiskun y Jász-Nagykun-Szolnok, y de ciudades como Kiskunhalas, Kiskuknszentmiklós, etc. En las provincias donde fueron asimilados, muchos apellidos derivan de las palabras que se usaban para designar a este pueblo (como coman, Kuman o kun). Topónimos de origen cumano pueden encontrase especialmente en los condados rumanos de Condado Vaslui y Condado Galaţi, entre ellos los nombres de ambos condados.

En Bulgaria, nombres de lugares referidos a los cumanos pueden encontrarse en varias villas, por ejemplo Kumanite en Provincia Gabrovo y Kumanovo en la Provincia de Varna.

Hay personas famosas que lleven estos apellidos, como la gimnasta Nadia Comăneci, la poetisa Otilia Coman (Ana Blandiana) y el futbolista Gigel Coman, todos rumanos. Se pueden ver también estas huellas en los apellidos búlgaros Kumanov (Kumanova en femenino), en la variante macedonia Kumanovski (Kumanovska en femenino) y en el húngaro Kun/Kún.

Para saber más sobre la relación entre los rusos y los cumanos (pólovtsy en ruso), véase la Batalla del río Stugna, la Batalla del río Kalka y el Cantar de las huestes de Ígor. Algunas Danzas Polovtsianas figuran en El príncipe Ígor, la ópera de Aleksandr Borodín.

Cultura[editar]

A pesar de su estatus histórico, los orígenes étnicos de los cumanos son inciertos, aunque sus características antropológicas sugieren que su origen geográfico pudo haber sido Asia central, al sur de Siberia.[1] [2] Robert de Clari, historiador medieval francés, describió a los cumanos como guerreros nómadas que no habitaban casas ni granjas sino que vivían en tiendas y comían leche, queso y carne. Los caballos llevaban un saco con el alimento atado a las bridas, y en un día y una noche podían cabalgar siete mansio (días de viaje), se iban de campaña sin llevar ningún equipaje, y cuando regresaban traían todo lo que podían cargar, llevaban pieles de oveja y se armaban con arcos compuestos y flechas. Rezaban al primer animal que veían por la mañana.[3] [4] Los cumanos, como los búlgaros, eran conocidos por beber la sangre de sus caballos (cortando una vena) cuando se quedaban sin agua y estaban lejos de cualquier fuente disponible. Otra interesante característica de los cumanos eran las elaboradas máscaras que portaban en batalla, a las que daban forma para llevarlas sobre el rostro.

Una característica típica eran los bigotes. El traje tradicional cumano consistía en pantalones y un caftán, ceñidos con un cinturón. Los hombres se afeitaban la coronilla, mientras que el resto del pelo lo trenzaban. Los cumanos solían llevar sombreros y cascos puntiagudos.

La actividad principal de los cumanos era la ganadería. Criaban caballos, ovejas, cabras, camellos y otro tipo de ganado. En verano se desplazaban al norte con sus rebaños y en invierno, al sur. Algunos cumanos llevaban una vida semi-sedentaria y tomaban parte en el comercio y la agricultura. Principalmente vendían y exportaban animales, sobre todo caballos y productos animales. Los cumanos también desempeñaron el papel de intermediarios en el comercio entre Bizancio y Oriente, que pasaba a través de los puertos de Surozh, Oziv y Saksyn. Muchas rutas terrestres entre Europa y Oriente Próximo atravesaban territorios cumanos: el Zaloznyi, el Solianyi y el Varangian. Las ciudades cumanas —Sharukan, Suhrov y Balin— aparecieron en la cuenca del río Donets y en ellas solamente habitaban cumanos. Al estar cerca de las principalidades Kyivan Rus’, los kan cumanos y otras importantes familias comenzaron a hacer sus nombres más eslavos, por ejemplo: Yaroslav Tomzakovych, Hlib Tyriievych, Yurii Konchakovych y Danylo Kobiakovych. Las familias principescas ucranianas a menudo emparentaban mediante el matrimonio con los kanes cumanos, lo que disminuía las guerras y los conflictos. Algunas veces, los príncipes y kanes libraron campañas conjuntas, por ejemplo, en 1221 atacaron la ciudad comercial de Sudak en el Mar Negro, dirigida por la dinastía selyúcida y que interfería en las actividades comerciales Rus’-cumanas.[5]

Nicetas Choniates, al describir una batalla en Beroe a finales del siglo XII, aportó una interesante descripción de las técnicas de batalla nómadas de los cumanos:

Ellos [los cumanos] luchaban a su manera tradicional, aprendida de sus padres. Atacaban, disparaban sus flechas y comenzaban a luchar con lanzas. Después de poco tiempo su ataque se convertía en huída para obligar al enemigo a perseguirlos. Entonces, ellos daban la cara en vez de la espalda, como aves atravesando el aire, y luchaban cara a cara con sus asaltantes con aún mayor valentía. Hacían esto varias veces, y cuando se impusieron sobre los romanos [bizantinos], dejaron de darse la vuelta nunca más. Tomaron sus espadas, soltaron un rugido espantoso y cayeron sobre los romanos más rápido que un pensamiento. Se apoderaban y masacraban a aquellos que luchaban con valor y también a aquellos que se comportaban de forma cobarde.[6]

Lecturas adicionales[editar]

Referencias[editar]

  1. Paloczi Horvath 1998, 2001.
  2. http://doktori.bibl.u-szeged.hu/430/2/tz_en3387.pdf
  3. As mentioned in Robert de Clari's chronicle.
  4. Ovidiu Pecican Troia Venetia Roma
  5. Internet Encyclopedia of Ukraine, "Kyivan Rus' 1015-1132: From Yaroslav the Wise to Mstyslav the Great". http://encyclopediaofukraine.com/History.asp#Topic_6
  6. István Vásáry, Cumans and Tatars Oriental Military in the Pre-Ottoman Balkans 1185-1365, Cambridge University Press, 2005, 55-56.
  • István Vásáry (2005) "Cumans and Tatars", Cambridge University Press.
  • Gyárfás István: A Jászkunok Története: [1] http://vfek.vfmk.hu/00000097/toc/index.html
  • Györffy György: A Codex Cumanicus mai kérdései
  • Györffy György: A magyarság keleti elemei
  • Hunfalvy: Etnographia
  • Perfecky (translator): Galician-Volhynian Chronicle

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]