Cultura tarasca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Incensario tarasco (ss. XIV-XVI).

La cultura tarasca o purépecha es una cultura precolombina de México que floreció principalmente en la región oriental del estado de Michoacán. La cultura se inició aproximadamente en el año 1200 d.C. y su esplendor terminó hacia el año 1600. Su gobierno era monárquico y teocrático. Como la mayoría de las culturas prehispánicas, eran politeístas. El calificativo "tarasco" es un epónimo considerado despectivo por los modernos descendientes de las poblaciones que conformaron esta cultura, que se autodenominan P'urhépechas.

Antecedentes[editar]

La palabra "tarasco" que los españoles dieron al pueblo purépecha (en su lengua p'urhépecha) así como a su idioma parece tratarse de un término de parentesco usado por los antiguos purépechas para tratar a ciertos españoles con lo que se emparentaron políticamente. Tarasco procede de la voz tarasqué (mi yerno o mi suegro), utilizada por los indígenas para referirse a los primeros españoles.[1]

Por mucho tiempo, este etnónimo predominó sobre todo entre los estudiosos, actualmente el nombre de purépecha ha tendido a prevalecer y deriva de la manera como se llamaba al antiguo estrato social y cultural de los trabajadores y mano de obra guerrera en los dominios de la confederación. Se ubican en el actual estado de Michoacán, nombre que deriva del vocablo náhuatl Michoácan (</mič-oa-kān/ 'Lugar de Pescadores', escrito en documentos coloniales a veces como mechuacan) utilizado por los mexicas para referirse a dicho territorio. Los dominios del imperio p'urhèpecha se extendían al sur hasta el actual territorio del estado de Guerrero, al norte hasta el sur de Jalisco y centro de Guanajuato (del p'urhépecha Cuanashuato: cerro de la rana) y al oriente hasta la región conocida entonces como Taximaroa, hoy Cd. Hidalgo, Michoacán. Actualmente, la cultura p'urhépecha sobrevive, y conserva su idioma, en la región central del estado de Michoacán.

Actividades[editar]

Se dedicaban a la alfarería, escultura, arquitectura, pintura, orfebrería y notablemente la pesca fue y sigue siendo una actividad primordial para los purépechas.También eran los únicos que manejaban el bronce por lo que era uno de sus secretos.

Principales ciudades[editar]

Lago de Pátzcuaro.

Ciudad sagrada: Pátzcuaro, que significa "Donde se tiñe de negro".

Centro de poder: Tzintzuntzan, Pátzcuaro y Ihuatzio.

Cuna mítica: Zacapu

Dioses[editar]

Los tarascos eran politeístas, su dios principal era Curicaveri (el que surge del fuego), sin embargo también era la deidad principal de recolectores, cazadores y de la guerra. También destacan:

  • Curicaueri (el gran fuego): Dios del fuego. Se le considera la deidad más antigua de los tarascos.[2]
  • Cuerauáperi o Kuerajperi: La que desata el viento, es esposa de Curicaueri, representa a la Luna, es a la vez madre y padre de todos los dioses. Deidad relacionada con la tierra y la lluvia, pues se le consideraba como la productora de las nubes, la auxiliaban cuatro deidades más, que eran sus hijas: Nube Roja, Nube Blanca, Nube Amarilla y Nube Negra.[3]
  • Xarátanga: La que aparece en todas y diversas partes, es una advocación de la Luna o Cuerauáperi, señora o madre luna o luna nueva.[4]
  • Pehuame: La parturienta, es otra advocación de Cuerauáperi o de la Luna madre. Es la deidad del parto y esposa del Sol. Su principal centro de culto estaba en Tzacapu.[5]
  • Nana Cutzi: La madre encorvada, actualmente los tarascos o purépechas siguen utilizando el nombre para referirse a la Luna.[6]
  • Tata Jurhiata: El padre sol, nombre que en la actualidad los indígenas michoacanos dan al sol como elemento natural y no deidad.

Grandes autoridades[editar]

A la máxima autoridad se le denominaba "Cazonci" o "Irecha". Destacan algunos gobernantes:

Iretiticátame: decidió que la cultura se establecería en el actual estado de Michoacán, México.

Tariácuri: fundador del reino tarasco.

Zuanga: al enterarse del desarrollo de la Conquista de Tenochtitlan, recibió embajadores de paz enviados por el huey tlatoani Cuitláhuac. Envió a sus propios emisarios para evaluar la situación y prefirió mantenerse al margen, negando a Cuitláhuac la ayuda solicitada.[7] Murió debido a la epidemia de viruela, poco antes de que llegaran los españoles a la Meseta Tarasca.[8]

Tangáxoan Tzíntzicha: hijo de Zuanga, último cazonci Purépecha. Recibió nuevas peticiones de ayuda por parte de Cuauhtémoc, pues Cuitláhuac, al igual que su padre, había muerto a causa de la viruela. La negativa del nuevo cazonci fue contundente pues mando matar a los emisarios mexicas.[7] Emisarios purépechas fueron enviados para negociar la paz con Hernán Cortés en Coyoacán. El conquistador español hizo alarde con la artillería para impresionar a los purépechas. Tangáxoan Tzíntzicha preririó recibir a Cristóbal de Olid de forma pacífica el 25 de junio de 1522. Después de casi ocho años de convivencia con los españoles, la paz fue quebrantada por Nuño de Guzmán, quién en busca de riquezas, asesinó a Tangáxoan provocando la sublevación de los purépechas.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Anónimo (Alcalá), (1540:p.263)
  2. González, 1995: 54
  3. González, 1995: 53
  4. González, 1995: 199
  5. González, 1995: 137
  6. González, 1995: 125
  7. a b Thomas, (1993:p.501-512)
  8. Anónimo (Alcalá), (1540:258-261)
  9. López de Gómara, (1552:p.210-211)

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]