Cultura de Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La cultura de Argentina es diversa, debido a que es un país multicultural, como consecuencia de la variedad geográfica y la presencia y combinación de las muchas identidades étnicas de los grupos que fueron contribuyendo a su población, principalmente de Europa. Sin embargo sobre esta multiculturalidad el conjunto del pueblo argentino ha sabido realizar espontáneamente un conjunto de rasgos culturales que permiten hablar legítimamente de una Argentinidad es decir: un importante conjunto de rasgos culturales tipifican al ser nacional argentino en todo su País e incluso en la Diáspora Argentina.


El escritor y físico argentino (de orígenes ítaloalbaneses) Ernesto Sabato ha reflexionado sobre la naturaleza de la cultura argentina del siguiente modo:

Fracturada la primitiva realidad hispanoamericana en esta cuenca del Plata por la inmigración, sus habitantes venimos a ser algo dual, con todos los peligros pero asimismo con todas las ventajas de esa condición: por nuestras raíces europeas vinculamos de modo entrañable el interior de la nación con los perdurables valores del Viejo Mundo; por nuestra condición de americanos, a través del folclore interior y el viejo castellano que nos unifica, nos vinculamos al resto del continente, sintiendo de algún modo la vocación de aquella Patria grande que imaginaron San Martín y Bolívar.

Ernesto Sabato.[1]

La cultura argentina tiene como origen la síntesis de culturas preponderantemente europeas que se encontraron durante los años de las inmigraciones. Lo que le hizo decir al escritor mexicano Carlos Fuentes:

"Los mexicanos descendemos de los aztecas, los peruanos descienden de los incas y los argentinos descienden... de los barcos![2] "


Existe en el país una gran diversidad de actividades culturales y una importante actividad artística, de renombre internacional, en el teatro, la pintura, la escultura, la música, la literatura. Se ofrecen en todas las ciudades más importantes del país y fundamentalmente en Buenos Aires, diariamente, conferencias, conciertos, exposiciones, museos, cursos, funciones de teatro y ballet. Las salas de cinematografía y espectáculos abundan en todas las ciudades más grandes. La música popular como el tango, el folclore (inicialmente el tango era puro folclore urbano de las ciudades de Buenos Aires, Montevideo y Rosario pero con el fin de la "Guardia vieja" y el inicio de los tangos canción de Pascual Contursi y Carlos Gardel dejó de ser estrictamente parte del folclore argentino al dejar de ser folclore en stricto sensu al ya tener autores y protagonistas conocidos, en todo caso el tango siempre se ha mantenido y se mantendrá, pese a su difusión internacional, como una de las músicas típicas de Argentina junto con las otras músicas folclóricas argentinas) sin embargo el tango cayó en una suerte de desprestigio tras la llamada "Revolución Libertadora" de 1955 dejando de ser música y canción de gusto juvenil argentino, tras los 1955 (pese a los intentos revitalizadores del tango realizados por Astor Piazzolla, Osvaldo Pugliese y Osmar Maderna el tango quedó relegado estúpidamente por influjo de los mass media a algo que era "cosa de viejos" (a este baldón contribuyó mucho la actitud pasatista recalcitrante de muchos que se consideraron "guardianes del tango" [n. 1] ) siendo substituido en el gusto juvenil el tango por el rock y en los 1960 por buena suerte fue transformado en el rock nacional argentino o nueva música urbana argentina, es decir un rock nacional nada extranjerizante... y el rock nacional argentino (denominado entre los 1960 y 1980 «Música progresiva» y «Nueva Música Urbana Argentina») es interpretado y bailado en ámbitos especializados y en lugares de asistencia masiva de público. En cuanto al tango argentino, aunque aún no pudo recuperarse en su popularidad tras la insidiosa campaña en su contra, pese a las geniales innovaciones de Piazzolla, Pugliese, Maderna entre otros, desde fines de los 1980 logró un aggionamiento que le hizo música y baile de exquisito culto, en la actualidad la variedad más moderna del tango en 2014 se denomina neotango y se caracteriza por su desestructuración y el incluir la fusión de otros estilos musicales.


Este artículo es de la serie:
Cultura de América del Sur.

Cultura de América del Sur

América precolombina
Colonización de América

Cultura de la Argentina
Cultura de Bolivia
Cultura de Brasil
Cultura de Chile
Cultura de Colombia
Cultura de Ecuador
Cultura de la Guayana Francesa
Cultura de Guyana
Cultura del Paraguay
Cultura del Perú
Cultura de Surinam
Cultura de Uruguay
Cultura de Venezuela

Índice

Fiestas Nacionales[editar]

Entre las fiestas se destacan los desfiles y actos por las fechas patrias como el 25 de mayo (el día de la Revolución), el 9 de julio (el día de la independencia) y el 20 de junio Día de la Bandera.

Otras fiestas que comparte con el resto del mundo son Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre, Día del Padre, Día del Amigo, y otras más.

Día Feriado Tipo Comentarios
1 de enero Año Nuevo Feriado civil, inamovible. Se festeja el comienzo de un nuevo año
Lunes y martes de Carnaval Carnaval Feriado civil, inamovible. Se festejan los clásicos festejos de Carnaval (inmediatamente al periodo católico de la Cuaresma, los cuarenta días antes de Pascua), que habían sido derogados en 1976 por la última Dictadura militar
24 de marzo Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia Feriado civil, inamovible. Se conmemora a las 30 000 víctimas políticas de la última dictadura militar en Argentina (24 de marzo de 1976 - 1983).
2 de abril Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas Feriado civil, inamovible. Se conmemora a veteranos y caídos en la guerra de las Malvinas (1982).
Jueves Santo Día no laborable religioso (católico), inamovible, lunar. Es un feriado religioso que se celebra el jueves anterior al Domingo de Resurrección; fecha que depende del calendario lunar.
Viernes Santo Feriado religioso (católico), inamovible, lunar. Es un feriado religioso que se celebra el viernes anterior al Domingo de Resurrección; fecha que depende del calendario lunar.
1 de mayo Día del Trabajador Feriado civil, inamovible. Conmemoración clásica del movimiento obrero: en Chicago, en 1886, el Gobierno estadounidense asesinó a los supuestos instigadores de una importante huelga. Se conmemora en todo el mundo, excepto en EE. UU.
25 de mayo Primer Gobierno Patrio Feriado civil, inamovible. Se conmemora el primer gobierno Nacional tras la Revolución de Mayo (1810).
20 de junio Día de la Bandera Feriado civil, trasladable. Se conmemora la muerte del general Manuel Belgrano (1770-1820).
9 de julio Día de la Independencia Feriado civil, inamovible. Se conmemora la Declaración de independencia (1816).
17 de agosto Día del Libertador José de San Martín Feriado civil, trasladable. Se conmemora el la muerte del general José de San Martín (1778-1850).
12 de octubre Día del Respeto a la Diversidad Cultural Feriado civil, trasladable. Se conmemora la diversidad étnica y cultural de todos los pueblos.[3]
20 de noviembre Día de la Soberanía Nacional Feriado civil, trasladable. Se conmemora la Batalla de la Vuelta de Obligado (1845). Se traslada al cuarto lunes del mes.[4]
8 de diciembre Día de la Inmaculada Concepción Feriado religioso (católico), inamovible. Se festeja la fecha (convencional) religiosa de la concepción de la Virgen María.
25 de diciembre Navidad Feriado religioso (católico), inamovible. Se celebra la fecha convencional) del nacimiento de Jesucristo en Belén (Judea).

Idioma[editar]

La Academia Argentina de Letras regula el uso del lenguaje en Argentina estando asociada y, siendo por esto constituyente, de la RAE.

El español rioplatense o castellano rioplatense es una variedad dialectal del español hablada en Argentina y en Uruguay. Su uso se extiende en la zona de la cuenca del Río de la Plata, en Argentina y Uruguay, y otras regiones aledañas. Centrado en las aglomeraciones de Gran Buenos Aires, Montevideo, Gran Santa Fe, Gran Córdoba, Gran Rosario, Mar del Plata y Gran La Plata , los focos poblacionales más importantes de la región, extiende su influencia cultural a regiones geográficamente distantes, sobre todo a través de los medios audiovisuales, en los que es el dialecto estándar para Argentina.

El idioma castellano es entendido y hablado como primera o segunda lengua por prácticamente la totalidad de la población argentina. El guaraní y el quechua tienen más de un millón de hablantes [cita requerida]. De todos los países del mundo donde el español o castellano tiene estatus predominante, Argentina es el de mayor extensión territorial. El idioma español es el único idioma de uso en la administración pública a nivel nacional, sin que ninguna norma legal lo haya declarado como oficial. Sin embargo, la provincia de Corrientes declaró en 2004 la cooficialidad del guaraní para la enseñanza y los actos de gobierno, aunque no se encuentra reglamentada.
Tener presente que en general se utiliza como sinónimos de idioma castellano y español, y esto es un error, porque son diferentes, en toda Latinoamérica se habla castellano y no español.

Una jerga típica de Argentina es el lunfardo surgido principalmente en la ciudad de Buenos Aires a fines de siglo XIX; aunque el lunfardo suele variar lexicalmente bastante en su diacronía, ha hecho préstamos al habla de todos los argentinos.

Pensamiento[editar]

Tras una primera etapa de búsqueda y profundización en las raíces, el pensamiento argentino intentó descubrir la esencia del ser nacional a partir de las diversas influencias de procedencia europea y de las raíces americanas, tal cual lo dice Ernesto Sabato citado en el introito de este presente artículo.

Filosofía[editar]

En lo concerniente a la Filosofía, inicialmente en Argentina se encontraron varias corrientes:
En el siglo XVII los pensadores jesuitas de la Universidad de Córdoba se dedicaron a recoger y desarrollar las ideas de Francisco Suárez y la escolástica, que habrían de tener una línea de continuidad en la historia de la filosofía argentina a través del pensamiento cristiano y neotomista, el escolasticismo fue propugnado hace dos siglos por los docentes que eran curas de la Iglesia Católica Apostólica Romana (iglesia oficial en España y en los estados italianos de esa época). En el siglo XVIII se fueron difundiendo las ideas de la Ilustración europea y los planteamientos de Montesquieu, Rousseau, Locke, Leibniz, David Hume, Feijoo, etc., encontraron eco en autores como Cayetano Rodríguez y Elías del Carmen Pereira. La influencia francesa se acentuó después de la independencia; desde el s.XVIII los iluministas de la Ilustración de cuño francés de la cual (con aportes originales de él mismo); Manuel Belgrano fue uno de los máximos exponentes tanto en España como en el Cono Sur de la Ilustración.
Luego en la primera mitad del s. XIX la Filosofía en la Argentina independiente inicialmente se confunde con intelectuales principalmente literarios: Desde el utopismo y romanticismo de Esteban Echeverría exponente de la Generación de 1837, el naturalismo de Domingo Faustino Sarmiento, el empirismo de Juan Bautista Alberdi, el materialismo dialéctico de Carlos Astrada, el tradicionalismo de Leonardo Castellani, el historicismo de Rodolfo Mondolfo, el evolucionismo de José Ingenieros o la filosofía personalista de Emilio Estiú, el pensamiento argentino siguió una línea de reflexión e indagación que no se limitó a reproducir y desarrollar los grandes sistemas de la filosofía europea sino que intentó aportar un sello original a la herencia cultural occidental y tradicional.
Para Alejandro Korn (1940), la explicitación racional de un conjunto de sentimientos, intereses e ideales comunes, desarrollada por un colectivo, con la ayuda de la tradición filosófica occidental, constituiría lo que se puede llamar filosofía argentina. Rodolfo Kusch fue un antropólogo y filósofo que se dedicó a indagar las raíces y proyecciones culturales de la Argentina. A fines de los 1950 y hasta fines de los 1960 se puso de moda en Argentina (y en casi todo el mundo urbano) el existencialismo de cuño sartreano ante tal existencialismo, que en Argentina (como en gran parte del mundo) fue más que nada una moda aunque con efectos rupturistas ante lo "ya pensado" reaccionaron algunos católicos conservadores como Ismael Quiles y Eugenio Pucciarelli. Durante el siglo el s.XX y aún en lo que va del presente siglo ha tenido y tiene mucha influencia el psicoanálisis en gran medida introducido en Argentina por el español que tradujo las obras de Sigmund Freud: el español radicado en Argentina Ángel Garma; el psicoanálisis de cuño freudiano y luego lacaniano ha tenido gran importancia e influjo en las clases urbanas argentinas (recordar que en Argentina más del 80% de la población es urbana), entre los pensadores influidos por el psicoanálisis se han destacado Oscar Masotta y Juan David Nasio (este último ameritado en Francia con la Legión de Honor). Muy conocido es el epistemólogo que puede ser calificado de ultrapositivista (ya que es propenso a calificar de pseudociencia incluso a la teoría cuántica) Mario Bunge.

Composición étnica[editar]

Al igual que Australia, Canadá , Estados Unidos y Brasil , Argentina es considerada como un país de inmigración,[5] es decir una sociedad que ha sido influida decisivamente por uno o más fenómenos inmigratorios masivos.

La actual población argentina es el resultado directo de una mezcla de la gran ola de trabajadores inmigrantes que ingresaron entre 1850-1950, mayoritariamente italianos y en segundo lugar españoles con las poblaciones indígenas originarias, afroargentinas y con los gauchos, provenientes del período colonial. Algunas fuentes estiman que alrededor del 90% de la población desciende de europeos,[6] [7] principalmente, italianos y españoles. Los distintos grupos que integran su población han establecido intensos mestizajes interétnicos. Como ya se ha expresado: se estima que un 90% de la población argentina tiene por lo menos (por lo general mucho más de uno) algún antepasado europeo,[6] [8] sobre todo italianos y españoles, un 56% tiene algún antepasado indígena,[9] y alrededor del 3% algún antepasado africano.[10] Es de notar que el porcentaje del 3% con orígenes africanos está (excepto pequeñas migraciones irregulares recientes) hace casi un siglo practicamente 100% mixogenizado en sus genes con "blancos" y con indoamericanos (la mixogénesis entre "indios" y "negros" es comunmente llamada "zambo", gran parte de las personas "negras" (principalmente varones) tuvo descendencia con mujeres "indias" (originarias indoamericanas) y los descendientes de "africanos" e "indoamericanas" luego han tenido generaciones de descendencia con "blancos". Contrastando con el criterio racista que ha sido hasta hace muy común y oficial en países de origen anglo (como Estado Unidos) en Argentina no ha sido considerada la normativa racistamente clasificatoria de hipolinaje ( linaje racistamente considerado ´´inferior´´), mientras que aún en pleno s.XXI en los Estados Unidos y otros países se suele usar en las estadísticas oficiales el hipócrita eufemismo people of colour ( "gente de color"...negro, nada menos que en pleno s. XXI el presidente de Estados Unidos Barak Obama aparece como un ejemplo de "people of color...nigger" asimilado, pese a que su madre es blanca) para los melanodermos (africanos "negros" , aborígenes australianos, andamanenses etc. y sus descendientes aún cuando sean mestizos con "blancos"), por lo contrario en Argentina desde tiempos coloniales muchas personas de variados orígenes en cuanto clina han sido consideradas "blancas" (si predominaba absolutamente el fisiotipo de "blancas") o sino trigueñas (si evidenciaban en su fisiotipo genes de "raza" blanca e indígena y/o melanoafricana), ejemplos de "trigueños" famosos en el siglo XIX fueron el tucumano americanista Bernardo de Monteagudo y el porteño ultraeuropeizante Bernardino Rivadavia.

Entiéndase bien: desde el siglo XVI ha predominado una mixogénesis de grado (consentida) o por fuerza en la cual han predominado los genes europeos (especialmente españoles aunque no únicamente europeos españoles) con mujeres de estirpe indígena mal llamada "india" y luego el añadido de la estirpe africana subsahariana o "negra", esto significó que ya a fines del siglo XVIII (como ocurría en la Provincia del Paraguay cuya capital era ya desde el S. XVI "El Paraíso de Mahoma debido a la poliginia o poligamia con varias mujeres indígenas e incluso "negras" que un español u otro europeo aceptado en las zonas de conquista española solía tener) gran parte de los argentinos y otros conosurenses tuviera un predominio de genes "blancos" ya que un europeo solía tener hijos e hijas con varias mujeres de "castas", de este modo se entiende que el fisiotipo predominante entre los mancebos de la tierra y luego el de gran parte de los gauchos (tal cual lo documentan las pinturas de la época y luego los daguerrotipos) fuera el "blanco". El "blanqueamiento" se reforzó durante las guerras de Independencia, las Guerras civiles y la Guerra del Paraguay al ser gran parte de los soldados reclutados entre los mestizos, "mulatos", "zambos" y "negros" y poco después en la segunda mitad del siglo XIX la gran inmigración europea (según varias fuentes fidedignas a la Argentina llegaron tras 1880 más europeos que los habitantes que en Argentina precedentemente ya vivían, y ha de considerarse que la mayoría de los argentinos preexistentes a la gran inmigración europea en gran medida tenían linajes europeos). Desde la segunda mitad del siglo XIX llegaron millones de inmigrantes europeos, especialmente agricultores italianos y españoles, seguidos de franceses, europeos orientales, "ingleses" (irlandeses, escoceses etc.) e incluso aunque no europeos, caucásicos procedentes del Cercano Oriente.
De este modo si en Argentina predomina el deme (variante de la clina) europeo, del mismo modo culturalmente también predominan los memes de origen europeo aunque transformados en gran medida en criollos al recibir influjos indígenas, e incluso melanoafricanos e incluso cercanoorientales etc (la palabra "criollo" en el área cultural de Argentina inicialmente significó a los sujetos y rasgos culturales procedentes de España, luego a lo largo del s. XIX y s. XX a las personas y rasgos culturales de origen europeo y cercanooriental ya nativos de Argentina, a esto se han sumado y se suman poblaciones o colectivos de otros orígenes que se integran al conjunto sociocultural de Argentina).

Educación[editar]

La República Argentina ha sido merecedora y persiste, pese a todo, en ser considerada jústamente como uno de los países con mayor tasa de alfabetización del mundo (el color azul indica la tasa elevada de alfabetización a nivel mundial y, consecuentemente sugiere un regular a elevado índice promedio cultural (acceso popular a las ciencias verdaderas etc.).

La educación en Argentina fue considerada desde los 1860 y hasta los 1990 una de las más avanzadas y progresistas de América Latina junto a Cuba y Uruguay que actualmente ha perdido mucho del valor la educación, debido a la herencia privativa de las políticas en la década de 1990, como las crisis económicas del 2001 y 2002 que dejó a mucha gente en la pobreza.[11] Sin embargo, los últimos estudios demuestran una lenta, pero constante recuperación con las nuevas políticas de inclusión social del gobierno argentino.

La educación (en las escuelas primarias) popular estatal, gratuita y obligatoria para todos los niños y niñas en Argentina fue establecida durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento en los 1860, por tal motivo se festeja el día del Maestro, aunque esto se cumplimentó legalmente bajo la presidencia del laicista tucumano Julio A. Roca durante su presidencia nacional al establecerse el 8 de julio de 1884 la Ley 1420 que estableció la educación primaria gratuita, obligatoria y laica. La 1420 fue un pilar de la cultura nacional argentina, igualando el acceso a la educación y teniendo como algunos de sus valores esenciales la educación, la identidad y cultura de los argentinos y argentinas.

Desde entonces la educación preescolar (jardín de infantes o parvulario ) no es obligatoria aunque sí muy difundida, aparte de lo anterior téngase en cuenta que es muy dudoso calificar de educación a los parvularios en que se ubican a niñas y niños muy pequeños (incluso bebés) tales como los establecimientos empresariales llamados en Argentina frecuentemente guarderías.

En Argentina, la mal llamada educación primaria (la que se imparte entre la preescolar y lo estudios medios, esto es entre educandos y educandas desde los 5 a 6 años y hasta los 12 a 14 años de edad es (en escuelas estatales) gratuita y obligatoria y esta educación primaria de 6 a 7 años de duración ha sido de excelencia hasta inicios de los 1970, siendo su currícula acorde a cada etapa etarea (= cada conjunto de edad): las y los niños son alfabetizados entre el primer y segundo grado de la primaria (aunque esto, si no se prosigue, puede crear analfabetos funcionales a los cuales le puede faltar la cabal lectura y comprensión de textos o comprensión lectora e incluso la lectura crítica, en pocas palabras: Argentina desde los 1990 ha sufrido y sufre un deterioro de la educación pública.

Los estudios medios o secundarios (aquellos que se realizan tras haber superado el ciclo obligatorio de la escuela primaria (entre los 6 a 12 a 14 años de edad), no son obligatorios aunque sí muy difundidos, ya existían en el s XVIII en la ciudad argentina de Córdoba y desde inicios del siglo XIX en el Colegio de San Carlos en la ciudad de Bueno Aires. En 1849 se fundaron los colegios preuniversitarios como el entrerriano Colegio del Uruguay que recibe ese nombre por tener su sede en la ciudad de Concepción del Uruguay, luego de los 1860 Bartolomé Mitre y su grupo crearon colegios nacionales que en gran medida fueron su propaganda de cuño mal llamado unitaria (en lo concreto centralista-elitista porteño o aporteñado).

En la aciaga década de los 1990 fue eliminado el Consejo Nacional de Educación que coordinaba federalmente a los sistemas de educación de todas las provincias y de la Capital Federal provocándose con tal medida de desaparición de tal ente que coordinaba federalmente a la educación en toda la Argentina un caos educativo en el cual desaparecieron grados de educación básica y colegios especializados como las escuelas secundarias es decir de nivel medio denominadas en sigla ENET (de: Escuela Nacional de Educación Técnica) etc, la mal llamada ¨provincialización¨ de los 1990 ha significado que las provincias y distritos más ricos tuvieran un sistema educativo muy superior que el de las provincias más empobrecidas ; transformándose muchas veces las escuelas públicas en meros comedores en donde se da de comer una alimentación mínima y básica a los y las niños y niñas carenciado/as mientras que a partir de la primera década del presente siglo XXI gran parte de los padres de clase media se ha visto obligada a enviar a sus hijas e hijos a escuelas privadas ante el ostensible deterioro de la hace pocos años ( desde hacía más de un siglo) excelente Educación Pública Estatal y Gratuita.
Sin embargo de ser estatales y gratuitas las principales universidades argentinas, desde la segunda mitad de los 1970 y esto luego acendrado a partir de los 1990, solo el 5% de los argentinos y argentinas que han podido concretar la escuela primaria llega a graduarse o "recibirse" en las universidades argentinas ya que la pobreza a la que ha sido llevada la mayor parte de la población argentina impide cursar los estudios medios o la "secundaria"' y, paradojalmente, solo los individuos de estratos altos pueden estudiar sin mayores problemas en las universidades públicas y gratuitas argentinas merced al tiempo libre que poseen (ya que mientras "estudian" no se encuentran forzados a trabajar) y a la posibilidad de pagar el encarecido material de estudio universitario, de este modo se da en el 2014 la paradoja siguiente: le es más fácil a un extranjero recibirse gratuitamente en una universidad estatal y pública argentina (solventada por todo el pueblo argentino) que a la inmensa mayoría de los argentinos y argentinas.[12]
En cuanto a las universidades hasta fines de los 1950 todas las universidades argentinas fueron estatales y hasta hace poco muchas de ellas llegaron a obtener merecido renombre internacional con institutos de investigación que han sido y son anexos de tales universidades nacionales argentinas, tales institutos han cobrado relevancia mundial -hasta ahora- principalmente en bioquímica, medicina, biología, veterinaria, física, física nuclear (incluyendo desarrollos extranucleares como los que se hacen en torno a la teoría de las cuerdas), matemáticas, medicina, paleontología (entre los varios internacionalmente reconocidos palentólogos se ha venido destacando el rosarino mucho buen tiempo afincado en Tucumán José Bonaparte), aeronáutica, astrofísica, exploración espacial etc ; las universidades estatales argentinas son públicas, gratuitas (aunque uno de los "filtros" legales y leales suele ser el intelecto en idoneidad del alumnado ingresante y cursante hasta poder recibir su título de grado) y libres existiendo paralelamente al conjunto de universidades convencionales el conjunto cada vez más reducido de universidades populares que, inicialmente, y a lo largo de todo el s. XX, como la Sociedad Luz y sus bibliotecas populares se basaban en el cooperativismo pero desde la segunda mitad de los 1970 y más acendrádamente desde los 1990 las principales instituciones cooperativas fueron atacadas hasta casi ser aniquiladas tal como ha ocurrido con la Universidad Popular de la Boca que actualmente esta regenteada por privados. Al casi desaparecido conjunto de Universidades (Cooperativas) Populares se añadió el de las valiosas UTNs también estatales y gratuitas, aunque en Argentina desde fines de los 1950 existen universidades privadas que eufemística y capciosamente fueron llamadas "libres", desde los 1990 han proliferado las universidades privadas aranceladas.

Literatura[editar]

Los escritores y literatos en general de Argentina suelen agremiarse desde 1928 en la SADE fundada por el cordobés Leopoldo Lugones.

La historia de la literatura ha conocido en la Argentina un proceso de desarrollo que partió de las raíces hispanas, buscó formas de expresión nacional y popular y llegó a la consolidación de grandes personalidades literarias de categoría internacional.

Leopoldo Lugones.

Aunque actualmente su lugar de nacimiento no esté dentro del territorio del Estado Argentino corresponde mencionar al asunceno Ruy Díaz de Guzmán, nacido en el siglo XVI, al ser el primer cronista y poeta que llama a su territorio natal Argentina. En las mismas épocas se destaca el cordobés argentino Luis José de Tejeda y Guzmán (emparentado con el anterior) como el primer poeta en stricto sensu del actual territorio argentino.
En el siglo XVIII se hace importante la obra del dramaturgo porteño Manuel José de Lavardén.

Juan Baltazar Maciel y los autores anónimos de sainetes (como El amor de la estanciera) y Cielitos, prefiguraron el costumbrismo y nacionalismo de la literatura gauchesca que florecería en la segunda mitad del siglo XIX. Esta evolución hacia la expresión de un estilo nacional se apreciaba también en la poesía patriota y revolucionaria y constructivo a sus seguidores. En cuanto a las élites a la fuerza (por tráfico de influencia y por violencia) que se autodenominaron adsciptas al partido unitario abundaron los parnasianos de prosa rebuscadamente culterana o rebuscadamente pedante como para demostrar su supuesta alta cultura, entre estos se cuentan a Rivera Indarte y al porteño Bartolomé Mitre. En cuanto al polémico sanjuanino Domingo Faustino Sarmiento éste por su estilo original naturalista avant la lettre y por la profundidad aunque muy contradictoria ideología de sus obras y de su vida (por ejemplo elogiaba en ciertas obras a sus paisanos gauchos -como lo fue su padre- y en otras reclamaba la matanza de gauchos) tiene un lugar indudablemente valioso en cuanto a sus escrituras (por ejemplo el Facundo) pero deleznable en cuanto a lo humanístico pese a las buenas intenciones sarmientinas de Progreso (de un progresismo decimononónico)), nada menos que en su alienación (era apodado El Loco) promovía el genocidio de gauchos (a los que llamaba en una mezcla de admiración y aparente desprecio: bárbaros... gauchos como su padre).

Segunda mitad del siglo XIX[editar]

Poesía[editar]

La Generación del 37 (1837) tiene por principal representante a Esteban Echeverría. De la segunda mitad del siglo XIX data una de las obras capitales de la literatura Argentina y gauchesca: el Martín Fierro debido a José Hernández, también ha resultado importante Carlos Guido Spano.

Género narrativo[editar]

La narrativa argentina se desarrolla a través del realismo y el naturalismo , con evidentes influencias francesas en muchos casos. Entre los novelistas de este período ―conocido como «la generación del ochenta», se destacaron Eugenio Cambaceres, Carlos María Ocantos y Julián Martel o el muerto en un desigual duelo en 1894 Lucio Vicente López. Paul Groussac y Eduardo Wilde prepararon el camino de las vanguardias literarias a finales del siglo XIX y comienzos del XX, con Leopoldo Lugones y Enrique Larreta, entre el relato y la poesía han descollado y descollan el oriental argentino Horacio Quiroga y Macedonio Fernández.

Género poético[editar]

Siglo XX[editar]

En este siglo floreció la poesía y la narrativa argentina, una vez superada la herencia costumbrista y realista del siglo anterior. La poesía, que en el siglo XIX solo había contado con algunos nombres de relieve como Carlos Guido Spano, a inicios del siglo XX llegó a tener gran importancia el modernismo representado por Leopoldo Lugones y Alfonsina Storni, la literatura argentina alcanza un alto grado de originalidad y renovación creativa de la literatura universal con la obra de Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Leopoldo Marechal, el costumbrista gauchesco Ricardo Güiraldes, los ensayistas intelectuales principales referentes de FORJA: Arturo Jauretche o Raúl Scalabrini Ortiz, en cuanto a Victoria Ocampo a ella se debió la creación de la importantísima revista literaria «Sur», en cuanto a la actual Fundación Proa recibe su nombre de la revista Proa (revista) uno de cuyos fundadores fue Borges. En la literatura son insoslayables los narradores y novelistas Ernesto Sabato, Abelardo Castillo, Marco Denevi (por ejemplo con su novela de suspenso llamada Rosaura a las diez), Rodolfo Walsh, Francisco Urondo, Haroldo Conti, Julio Cortázar, Juan Gelman, Manuel Mujica Láinez, el mendocino Antonio Di Benedetto (especialmente en su novelas Sama y Aballay, el hombre sin miedo), otro mendocino: Juan Draghi Lucero (destacado en su extensa obra gauchesca llamada Las mil y una noches argentinas), los tucumanos Julio Ardiles Gray , Elvira Orphée y Tomás Eloy Martínez; el jujeño y realista mágico Héctor Tizón (con novelas de gran valor como Sota de bastos, caballo de espadas o El cantar del profeta y del bandido); Daniel Moyano (El vuelo del tigre entre otras novelas), Victoria Ocampo, César Aira, Osvaldo Soriano, los santafesinos Angélica Gorodischer y Juan José Saer , el chaqueño Mempo Giardinelli... A estos se deben sumar y recordar desde inicios del siglo XX una plétora de excepcionales poetas como el popularista Raúl González Tuñón, los lunfardezcos Carlos de la Púa, Iván Diez o Dante A. Linyera, el vanguardista Oliverio Girondo, los entrerrianos Evaristo Carriego, Juan L. Ortiz, el ítaloargentino Antonio Porchia (célebre por la recopilación de sus breves poemas semejantes a los haiku llamado «Voces»), la postvanguardista Alejandra Pizarnik , el tradicionalista cordobés Arturo Capdevila, el montevideano nacionalizado argentino Augusto Mario Delfino, José Luis Lanuza y el español nacionalizado argentino Eduardo González Lanuza; el realista mágico[n. 2] de estilo singular y típicamente argentino (iniciado por Lugones en Las fuerzas ocultas), Luis Alberto Ballester quien parece haberse guiado por la máxima de Hölderlin que se traduce como la infancia es la patria del poeta; la extraordinaria pampeana Olga Orozco y los no menos extraordinarios aunque, pese a realizar su obra a mediados de siglo XX, aún poco conocidos Alberto Girri y Enrique Molina entre muchos otros; en la crítica literaria y semiótica merecen ser recordados el rosarino Nicolás Rosa y Eliseo Verón.

Ferias del libro[editar]

Desde la segunda mitad del s.XX en la ciudad de Buenos Aires se realiza la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, pero el defecto de tal feria es que suele resultar una propaganda de best sellers de moda. También es importante la Feria del Libro Córdoba entre otros eventos similares.

Estratificación social[editar]

A partir del año 2011 y en 2012, Argentina tenía el mejor estándar de vida de Latinoamérica, siendo la mayoría de la población de dicho país perteneciente a la clase media, la cual a su vez está subdividida en tres subgrupos.

Acorde a cifras oficiales hacia 2012 el monto requerido para estar por encima de la línea de pobreza para una familia de tres hijos era de AR$ 1.586,35, necesarios para cubrir la canasta alimentaria.[13]

En 2012 el 79% de la población argentina pertenecía a la clase media, subdividida en tres grupos. La clase media-baja o D1, era el segmento social de mayor tamaño con un 32% de la población, con un rango de sueldos de entre AR$1.900 - AR$4.100 e ingresos promedio de AR$3100. La clase media típica o C3 ocupaba un 30% de la población argentina con un rango de sueldos de entre AR$4.100 - AR$7.900 e ingresos promedio de $6.625. Mientras que la clase media alta o C2 ocupaba el 17% de la población con un rango de sueldos de entre AR$7.900 - AR$22.200 e ingresos promedio de AR$13.800.[14]

Estos valores van cambiando según como avance la cotización de la moneda o los cambios que se presenten de acuerdo a la suba de precios, inflación (principal problema de la economía argentina hacia 2012, con cifras que superan un 12%), etc.[15]

Durante los primeros meses de 2012 la tasa de Desempleo en Argentina era de 7,1%.

Religión[editar]

En la Argentina existe una amplia libertad de cultos garantizada por el artículo 14 de la Constitución Nacional, aunque el Estado reconoce, dada su popularidad, un carácter preeminente a la Iglesia Católica, que cuenta con un estatus jurídico diferenciado respecto al del resto de iglesias y confesiones: según la Constitución argentina (artículo 2), el Estado Nacional debe sostenerla y según el Código Civil, es jurídicamente asimilable a un ente de derecho público no estatal. Se trata, con todo, de un régimen diferenciado que no conlleva su oficialidad como religión de la República. El Vaticano y Argentina tienen firmado un concordato que regula las relaciones entre el Estado Argentino y la Iglesia Católica.

Para 2008 el CONICET realizó un estudio[16] en el que se refleja los credos de las principales religiones:

Esta encuesta comparada con una estimación para el año 2005[17] muestra que el catolicismo tiene el 76,5%, los evangélicos el 9% variado según las regiones.

Según estudios encargados por la Conferencia Episcopal Argentina, un 88% de los argentinos fueron bautizados cuando eran bebés como católicos romanos.[18] [19] Sin embargo, el porcentaje de habitantes del país que se consideraron adeptos se ubicaba entre el 69% y el 78%.[20] Sin embargo, solo un 23% de la población total asiste frecuentemente a lugares de culto.[21]

Como en otras partes de América Latina, la Iglesia católica en la Argentina ha desarrollado fuertes creencias y multitudinarias procesiones alrededor de las apariciones marianas, como en el caso de la Virgen de Luján[22] en la provincia de Buenos Aires, la Virgen de Itatí[23] en Corrientes y la Virgen del Valle[24] en Catamarca.

Existen, asimismo, creencias populares de carácter religioso muy difundidas, como el culto a la Difunta Correa, a la Madre María, a Pancho Sierra, al Gauchito Gil o a Ceferino Namuncurá. Este último fue beatificado por la Iglesia Católica en 2007.

Ritos funerarios[editar]

Los ritos y liturgia que rodean las prácticas funerarias en el país son el tratamiento del cuerpo del fallecido con un velatorio, hasta aproximadamente los años 1960 los velatorios eran practicados en el seno del hogar del difunto con asistencia de familiares, amigos y vecinos, luego paulatinamente tal costumbre casi ha desaparecido al comercializarse todo incluso los velatorios que en la actualidad se suelen efectuar en alguna empresa de "pompas fúnebres". Entre los fieles a la iglesia católica o iglesias cristianas afines, la iglesia cumple un rol en la hora mortis con la extrema unción y misas de cuerpo presente (misas oficiadas ante los restos del difunto en su ataúd). Además de enterrar el cuerpo del difunto se puede optar también (cada vez más frecuentemente dados los costos de mantener un sepulcro aún en los cementerios públicos) por la cremación. Para recordar y homenajear las fechas de defunción, se visitan el cementerio y se colocan avisos en diarios (noticias "necrológicas" u "obituarios") , se realizan misas (casi siempre basta la sola mención del nombre y apellido del difunto durante una misa común dominical) , y se colocan flores en las tumbas.

Bellas artes (incluidas las artes plásticas y visuales)[editar]

Para el aprendizaje profesional de pintura, escultura et. existen diversas instituciones estatales nacionales, provinciales, municipales argentinas; por ejemplo la Academia Nacional de Bellas Artes o ANBA fundada en la ciudad de Buenos Aires en el año 1946, el Instituto Universitario Nacional del Arte (IUNA), la Escuela Nacional de Bellas Artes Lola Mora,[25] la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto De La Cárcova cita en la ciudad de Buenos Aires; la porteña Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano.[26]

Pintura[editar]

A partir de la segunda década del siglo XX teniendo como antecedentes en el s. XIX a Prilidiano Pueyrredon y Cándido López, la pintura argentina desarrolló escuelas y pintores de relevancia internacional, con exponentes como Benito Quinquela Martín, Tito Cittadini, Antonio Berni, Lino Enea Spilimbergo, Raúl Soldi, Raquel Forner, Fernando Fader, Roberto Aizenberg, Thibon de Libian, Emilio Pettoruti, Xul Solar y el "psicógrafo" Benjamín Solari Parravicini así como Carlos Alonso entre otros descollantes.

Prehistoria[editar]

Cueva de las Manos, río Pinturas, Santa Cruz, 7300 a. C. El arte más antiguo de Sudamérica.

En Argentina, se encuentra la Cueva de las Manos, una de las obras maestras de la pintura en el Paleolítico en el río Pinturas, en la Provincia de Santa Cruz. Han sido declaradas por la Unesco como parte del Patrimonio de la Humanidad.

Otro importante registro pictórico de la prehistoria, se localiza en el norte de Córdoba y constituye uno de los testimonios pictográficos con mayor densidad de imágenes del mundo, con más de 35.000 pictografías ubicadas en los cerros Colorado, Veladero, Intihuasi y el Desmonte.

Pintura precolombina[editar]

Guerrero felino, Cultura de la Aguada (650-950).

Diversos registros pictóricos se registran entre las culturas prehispánicas que habitaron en el actual territorio argentino.

En el noroeste andino, las civilizaciones agroalfareras que allí se desarrollaron, desde la Cultura Condorhuasi (400 a. C.-700 d. C.) hasta la de La Aguada (650-950) y Santa María (1200-1470), presentan un amplio desarrollo de la pintura en cerámicas y piezas de piedra, entre las que se destacó la imagen felina.

Período colonial[editar]

Bajando miel (1749-1767), Florián Paucke.

Durante la dominación colonial española, la pintura se desarrolló principalmente como arte religioso en las iglesias, destinado a cristianizar a los pueblos indígenas. La pintura religiosa colonial, fue muchas veces realizada por indígenas encomendados o reducidos y esclavos afroamericanos, bajo el poder de las órdenes religiosas.

Otra fuente de la pintura colonial son los libros y manuscritos realizados por colonizadores, sacerdotes, científicos y visitantes. Entre estos se destacan los dibujos y acuarelas del jesuita alemán Florián Paucke (1719-1789).

En el actual noroeste argentino y sobre todo en Jujuy, se desarrolló en la iglesias, la escuela cuzqueña, con sus imágenes de ángeles arcabuceros (relacionados con los conquistadores) y vírgenes triangulares (sincretismo del culto a la virgen María y la Pachamama).[27]

Los ángeles arcabuceros integran un estilo pictórico estrictamente americano que se desarrolló en el Marquesado de Yavi en la puna de Jujuy, por entonces perteneciente a la provincia del Tucumán, siendo su maestro Mateo Pisarro. Se trata de ángeles asexuados se encuentran vestidos con ropas de soldado y armado de un arcabuz. Hoy solo hay dos colecciones: en Uquía (escuela cuzqueña) y en Casabindo (maestro de CTC).

Siglo XIX[editar]

En los primeros años del siglo XIX, ya en tiempos de la independencia y de la apertura del país, varios artistas extranjeros visitaron y residieron, y dejaron sus obras. Entre ellos el marino inglés Emeric Essex Vidal (1791-1861), un acuarelista que ha dejado importantes testimonios gráficos del pasado argentino; Carlos E. Pellegrini (1800-1875), ingeniero francés que se dedicó a la pintura por necesidad y que sería padre del presidente Carlos Pellegrini; el marino Adolfo D'Hastrel (1805-1875), que publicó sus dibujos y acuarelas en el libro Colección de vistas y costumbres del Río de la Plata (1875); el litógrafo César Hipólito Bacle (1790-1838); entre otros.

En la tercera década aparece Carlos Morel (1813-1894) quien ha sido considerado el primer pintor estrictamente argentino. Poco después le siguen Prilidiano Pueyrredón (1823-1870) y Cándido López (1840-1902), registraron en la pintura la vida de los gauchos y las guerras de la Argentina premoderna.

Desde mediados del siglo XIX se comenzaron a organizar las primeras instituciones artísticas del país: fundamentalmente la Sociedad Estímulo de Bellas Artes y el Museo Nacional de Bellas Artes, cuyo primer director fue el pintor Eduardo Schiaffino. La gran ola de inmigración europea (1870-1930), estableció una fuerte relación con la pintura europea, a través prncipalmente de pintores italianos o hijos de italianos. Eduardo Sívori (1847-1918), introdujo el naturalismo, con obras clásicas como El despertar de la criada, seguido por pintores como Reynaldo Giudici (1853-1927) y Ernesto de la Cárcova (1866-1927), éste último destacado con Sin pan y sin trabajo. Ángel della Valle (1852-1903), desarrolló una corriente de pintura costumbrista del campo, con obras como La vuelta del malón.

Siglo XX[editar]

Al comenzar el siglo XX, Martín Malharro (1865-1911) introduce el impresionismo con una exposición realizada en 1902. Lo siguieron pintores como Faustino Brughetti (1877-1956), Walter de Navazio (1887-1919) y Ramón Silva (1890-1919). En cuanto a pinturas históricas sobresalió el hispanoargentino Francisco Fortuny.

Poco después, Fernando Fader (1882-1935) y los artistas del grupo Nexus, comenzaron a presionar por el desarrollo de corrientes artísticas que, sin ignorar ni desconocer la pintura de moda en París, fueran capaces de expresar visiones autónomas de la pintura.

Primera vanguardia[editar]

Los primeros grandes movimientos pictóricos en la Argentina, con características propias de una pintura latinoamericana que comenzaba a desarrollarse en todo el continente, coinciden con las primeras manifestaciones de libertad política en el país, con la sanción del voto secreto y universal para varones en 1912 y la llegada al gobierno del primer presidente elegido por voto popular, Hipólito Yrigoyen en 1916 y la revolución cultural que implicó la Reforma Universitaria de 1918.

En ese contexto, registrando más o menos influencia de la Escuela de París (Modigliani, Chagall, Soutine, y Paul Klee), se desarrollan tres grandes grupos:

Benito Quinquela Martín (1890-1977), del Grupo de La Boca. Expresó una corriente que pintó un barrio.
Raúl Soldi (1905-1994), exponente de la pintura sensible. El techo del Teatro Colón es obra suya.


Segunda vanguardia[editar]

La segunda vanguardia, en la pintura argentina desarrolladas de la década del 30, en la que muchos de los pintores de la primera vanguardia evolucionan y cambian de ubicación artística. Entre los principales agrupamientos pictóricos se encuentran:

Escuela de Muralistas Tucumanos[editar]

A partir de 1946 se produce un giro en la política académica de las escuelas de Bellas Artes de Argentina, al son de los apartamientos políticos de maestros argentinos expulsados de otras escuelas de bellas artes como Mendoza o Buenos Aires. En 1948 se organizó el Taller de Pintura del Instituto Superior de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán bajo la conducción de Lino Enéas Spilimbergo y la dirección de Guido Parpagnoli, donde se formó un polo de la plástica argentina de gran interés con los más destacados artistas: la Escuela de Muralistas Tucumanos, inspirada en las enseñanzas de Lothe y los principios armónicos de Matila Ghyka.
Al proyecto del Instituto Superior de Artes se sumaron en distintas disciplinas: Lorenzo Domínguez para la sección de escultura, Víctor Rebuffo en grabado y Pedro Zurro de la Fuente en matalistería. Ramón Gómez Cornet y los dibujantes Lajos Szalay y Aurelio Salas participaron también de este emprendimiento junto a Carlos Alonso, Juan Carlos de la Motta, Eduardo Audivert, Leonor Vassena, Alfredo Portillos, Medardo Pantoja, Luis Lobo de la Vega, Mercedes Romero, Nieto Palacios y otros.

Los pintores «Modernos»[editar]

Los llamados «Pintores Modernos» de Argentina, constituyen un grupo difícil de encasillar, que desarrollar un estilo constructivista no figurativo, pero sin ser realmente abstractos. En este grupo se encuentran artistas como Julio Barragán, Luis Seoane, Carlos Torrallardona, Luis Aquino, Atilio Malinverno, los argentinos de origen japonés Kasuya Sakai y Seiko Yagi y el de origen criollo español Alfredo Gramajo Gutiérrez.

Arte abstracto[editar]

La pintura abstracta en la Argentina, tuvo como precursor a Juan Del Prete (luego creador del futucubismo), pero comienza a desarrollarse como escuela en la década del 1940, a partir del arte concreto. Entre los artistas más destacados se encuentran Tomás Maldonado.

El Movimiento Madí[editar]

En 1946, derivado del arte abstracto, apareció en Buenos Aires el Movimiento Madi, «único movimiento cultural de repercusión internacional creado desde Buenos Aires».[28] Fundado por Gyula Kosice y Carmelo Arden Quin, incluyó a artistas como Rhod Rothfuss, Martín Blaszko, Waldo Longo, Diyi Laañ.

Tendencias recientes[editar]
1965: Marta Minujín y su «arte efímero». Transformar el obelisco en un helado para que la gente lo consuma. En el marco de las experiencias culturales del Instituto Di Tella, dirigido por Jorge Romero Brest.

En las tendencias más recientes de la pintura argentina se encuentran la Nueva Figuración, el Pop Art, el Neosurrealismo, el Hiperrealismo como el de Helmut Ditsch, el Arte de Sistemas, la Nueva Abstracción, el Cinetismo y el Arte Efímero.

La Nueva Figuración, reunió en la década del 60, varios artistas que adoptaron el nombre de «Otra Figuración», que recuperan la figura humana, pero con el fin de darle formas libres, muchas veces monstruosas y cadavéricas. Los artistas más destacados de esta corriente son Jorge de la Vega, Rómulo Macció, Remo Bianchedi, Luis Felipe Noé, Antonio Seguí, Miguel Á. Dávila, Juan Carlos Distéfano, Alberto Cicchetti.

El Neosurrealismo argentino, reúne pintores como Guillermo Roux y Roberto Aizenberg, que encuentran en los mecanismos surrealistas, una posibilidad de expresar la angustia humana, en tiempos de alta conflictividad social y política.

El Grupo Espartaco, integrado por Ricardo Carpani, Juan Manuel Sánchez y Mario Mollari, entre otros, vinculó la pintura al compromiso activo con las luchas sociales y en especial los sindicatos, desarrollando líneas estéticas insertas en las tradiciones latinoamericanas.


A partir de la noción de «sistema», derivada de la ciencia cibernética, desde comienzos de la década del 70, varios artistas y especialistas en Comunicación, desarrollaron una corriente denominada «Arte de Sistema», expresándose de maneras diversas bajo denominaciones como «arte conceptual», «arte ecológico de la tierra», «arte pobre», «arte de proposiciones» y «arte cibernético». Algunos de los artistas argentinos de esta corriente son Luis Fernando Benedit, Nicolás Dermisache y Lea Lublin.

Derivado del movimiento Happening, Marta Minujín, desde los 1960 cuando se encontraba en el Instituto Di Tella, ha desarrollado una corriente llamada «Arte efímero».

En las últimas décadas se ha destacado la pintura de León Ferrari, quien recibiera el León de Oro en la Bienal de Venecia 2007 y fue considerado uno de los cinco pintores y escultores más importantes del mundo en su momento de vida.[29]

Escultura[editar]

Durante el periodo de 1800 a 1930 muchos escultores europeos llegaron a la Argentina, gran parte de ellos inicialmente contratados por empleadores o empresas estatales y privados, muchos de ellos se "aquerenciaron" es decir se radicaron y nacionalizaron en Argentina : italianos; españoles; rusos, alemanes, uruguayos, franceses, checoslovacos, entre otros. De los cuales se especializaban en moldear el barro, tallar en piedra, madera u otros materiales.

La escultura en Argentina tiene varias fases notoriamente diferenciadas: la precolombina, que se reducía a la coroplastia de diversas etnias indígenas o en la Cultura Tafí a grandes esculturas que lo que los españoles llamaron mochaderos y luego los criollos desde el siglo XIX "menhires" es decir monumentos monolíticos itifálicos, o más que itifálicos al parecer considerados propiciadores de la fertilidad, como los que se encuentran en el Valle de Tafí especialmente en la zona llamada El Mollar y a las bellas, por su síntesis abstracta, esculturas de la cultura El Alamito hoy llamadas suplicantes (eran ¿acaso ídolos? estatuillas que suplicaban la lluvia en tiempos de sequía). Tras la conquista española se desarrollaron esculturas "mestizas" con una fuerte impronta europea ya sea como frisos y bajorrelieves en los principales edificios ecleciales o en las esculturas articuladas que representan a la Virgen María y, sintomáticamente, al sufriente Eccehomo o al Cristo portando la cruz hacia el montículo Calvario. Tras los 1850 y hasta los 1930 fue muy importante la doble influencia escultórica traída por italianos y franceses (esto quiere decir que en casi un siglo, encabalgado entre el s. XIX y el XX se sumaron elementos esculturales de cuño y etilo renacentista y neoclasicistas contrastados, tras 1900, con los vanguardismos de ese tiempo).

A pesar de que la escultura tiene su origen desde hace muchos siglos en el actual territorio de Argentina, solo deja de tener destacables autores fuera del anonimato a partir de la segunda mitad del siglo XIX con Lucio Correa Morales (una de sus obras más conocidas es la delicada neoclasicista Ondina del Plata esculpida en mármol blanco[30] que exorna la Fuente Primavera en el acceso norte del Jardín Botánico de Buenos Aires) aunque es recién a partir de la genial tucumanosalteña Lola Mora que a lo largo de todo el s. XX se han sucedido grandes escultores como , Rogelio Yrurtia (con su capolavoro llamado Canto al trabajo gran obra fundida en bronce), Lucía Pacenza, Lucio Fontana, Pablo Curatella Manes, Sesostris Vitullo, el mendocino Julio Le Parc, el cordobés argentino Antonio Seguí, Rogelio Polesello, Julio Eduardo Goya entre muchos y muchas valiosxs escultora/es de Argentina.

Museos y exposiciones de arte[editar]

En las ciudades de Buenos Aires y Neuquén se encuentran las dos (al menos en la primera mitad del año 2014) sedes oficiales del Museo Nacional de Bellas Artes (Argentina) o MNBA, ha quedado postergado el hacer una sede del mismo en la importantísima ciudad de Córdoba (Argentina), aunque en la ciudad argentina de Córdoba tiene su merecida prosapia, entre otros museos de arte allí ubicados, el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa. En cuanto a la ciudad de Buenos Aires merece mencionarse al Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

En los 1960 en la Ciudad de Córdoba (Argentina) cobraron merecido renombre las Bienales de Córdoba en los parques cercanos a la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) ya que allí exhibieron sus principales obras los artistas de vanguardia del continente americano. A inicios del siglo XXI en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se desarrolla el arteBA.[31]

Urbanización[editar]

La urbanización en Argentina es el reflejo en Argentina del proceso de aglomeración de población que se pronunció en el mundo a comienzos del siglo XIX donde la concentración de la población mundial en sistemas urbanos con una población mayor a 20 000 habitantes pasó del 2,4% en 1800 a 9,2% en 1900.[32]

Entre los factores principales del rápido crecimiento en las zonas urbanas, es el de la inmigración principalmente europea forzada a establecerse indecorosamente en los principales centros urbanos; en particular, los de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Rosario: en efecto, mientras que presidencias como las del sanjuanino Domingo Faustino Sarmiento y la del tucumano Nicolás Avellaneda intentaron propiciar la inmigración masiva de agricultores y agricultoras europeos del norte y centro de Europa (en esto siguiendo al modelo exitoso en los Estados Unidos) para poblar los extensos y fértiles campos de Argentina, lo concreto fue que los “intereses creados” se repartieron las mejores tierras y solo permitieron en las zonas más ricas el establecimiento de pobres arrendatarios europeos que debían pagarles con gran parte del rédito de su producción a los megalatifundistas supuestamente “argentinos” como los Martínez de Hoz y otros autodenominados “patricios”, esta especie de neofeudalismo en un país que desde 1810 (y esto ratificado en 1853) se había declarado libre y democrático hizo que los chacareros dieran muestra de la injusticia que sufrían con el llamado Grito de Alcorta en 1912.
De modo que a diferencia de lo que ocurrió en EUA y Canadá la mayor parte de las tierras productivas quedaron bajo el poder de terratenientes absentistas lo cual forzó a que gran parte de los trabajadores en la agricultura intensiva (muchos de ellos italianos y españoles) debieran luego de algunas cosechas o volver a sus empobrecidos países de origen o emigrar a otros países o reconcentrarse (con mucha inanidad y en anomia) en la ciudad de Buenos Aires, o en las ciudades de Rosario y Córdoba, o en las ciudades de San Miguel de Tucumán y de Mendoza y, luego más difusamente en otras ciudades o en zonas como ciertas áreas rurales de Entre Ríos, Misiones, Río Negro etc. Esto provocó en muchos de los argentinos y argentinas de primera y más generaciones un cierto desapego respecto a su País (Argentina) al en gran medida desconocerle...no se puede amar lo que se desconoce (... aún es frecuente que un porteño tenga más vistas agradables y “amigables” — y esto potenciado mediante mass media como la Tv o la Internet— de cualquier lugar de los EUA o de Europa Occidental que de su propio País [Argentina] ) y que muchas veces no se sienta (junto a los otros argentinos) con-dueño de su Patria. [33]

En todo caso el elevado índice de urbanización, mayormente con población de origen europeo, que desde la primera mitad del s. XX caracteriza a la Argentina le hace un país étnicamente y culturalmente muy síngular en toda América: durante décadas (y con mucho de cierto entre los 1870 y, por lo menos hasta mediados de los 1990, se dice que «Argentina es una gran ínsula europea en Iberoamérica», esto quiere decir que predomina una cultura europea o de origen europeo en la inmensa mayoría de sus rasgos culturales: desde cuestiones tan estructurales como el idioma, las religiones, las creencias, la gastronomía, las costumbres, la arquitectura popular, la narrativa, y en general casi todo tipo de arte y rasgo cultural etc.

Un detalle conspicuo de la urbanización en Argentina fue la ciudad de Buenos Aires la cual aproximadamente a partir de los 1860 se fue destacando una arquitectura de tipo parisina en sus barrios elegantes, esto se reforzó tras la peste del cólera en los 1870, tras tal tragedia gran parte de la clase alta se mudó a los barrios de la «Zona Norte» de la ciudad de Buenos Aires y su conurbano: Recoleta, Palermo, El Retiro, Barrio Norte, Belgrano, los suburbios elegantes de San Isidro, Olivos o Adrogué etc. En tales barrios prosperó en esa época una arquitectura bellepoquiana eclécticista en la cual predominaron los influjos franceses con petits hôtels (muchos de ellos estaban techados con mansardas) , chalets normandos con tracería a la vista y techados a dos aguas de tejas (muchas veces las tejas eran de pizarra) , o edificios modern stile y art-nouveau, seguidos por los influjos ingleses estilos Reina Ana y Tudor; los interiores de las viviendas de clase alta y media alta de los barrios citados solían estar exornados con mayólicas, azulejos, escalones de mármol de Carrara, boiseries, pisos de marquetería o parquet), vitrales, lamparas del tipo tulipa o del tipo araña con caireles (estas últimas aunque fueran modestas y solo se instalaran pendiendo de los sófitos o cielorrasos de la sala principal [que luego derivó a ser el living]). Por este motivo la ciudad de Buenos Aires recibió el apodo de «La París del Sur» , pero este riquísimo patrimonio cultural fue malbaratado a partir de los 1960, y sobre todo a partir de la segunda mitad de los 1970 (y tal proceso persiste en barrios como Caballito o Núñez), substituyéndose la rica arquitectura «europeizante» por una masiva construcción de edificios de departamentos o PH con prácticamente nulo valor arquitectónico ya que lo que cuenta en su construcción (tras la demolición de los palacetes, mansiones, caserones y casonas bellepoquianos) es sacar el mayor rédito posible por al menor costo para las empresas inmobiliarias, destruyéndose de este modo un rico patrimonio cultural argentino hacinando a la población argentina en unos pocos cientos de km² (esto apenas se ve levemente compensado por la construcción de countries y barrios privados para gente de elevado poder adquisitivo en zonas alejadas de los centros urbanos [siguiendo el modelo de latinoamericanización cultural] ).

En 2001, la urbanización del país alcanza al 89,3 por ciento de la población total.[34]

Arquitectura[editar]

Algo de lo que queda de la París del Sur: El teatro Colón (en la ciudad de Buenos Aires).

En el país argentino hubieron pocas urbanizaciones antes de la llegada de los europeos en el s . XVI, por lo cual lo poco que dejaron los indígenas auténticos, nativos del territorio que luego será Argentina: (atacameños y paziocas por ejemplo) y luego, los vestigios que brevemente dejaron los invasores quechuas del Tahuantisuyo (extranjeros invasores procedentes del Perú) son pocas cosas: pueden hallarse algunas construcciones precolombinas en el Noroeste, entre las cuales destacan: Tastil, el Pucará de Tilcara, el Shincal, las ruinas de Tolombón y de la antigua Quilmes, en los Valles Calchaquíes.

De la época de la colonia española han quedado algunos pocos valiosos edificios; la Manzana Jesuítica en la ciudad de Córdoba; la Manzana de las Luces en la Ciudad de Buenos Aires; Los Cabildos de ciudades como el Cabildo de la ciudad de Córdoba, Luján (Buenos Aires), el Cabildo de la Ciudad de Buenos Aires; la Casa de Tucumán (o Casa de la Independencia); iglesias de los siglos XVI, XVII y XVIII en distintas partes del país (para dar un ejemplo: la pequeña sencilla y elegante antigua Capilla de San Francisco en Yavi); casas en los cascos antiguos citadinos como el caserón del marqués Rafael de Sobremonte en el casco antiguo de la ciudad de Códoba, etc.

Luego de la reunificación argentina, y apaciguadas las luchas fratricidas, comenzó a mirarse con aprecio a la arquitectura europea no española, especialmente la italiana y la francesa. Desde 1853 a 1880 se destacó un estilo particular de Argentina, denominado italianizante que fusionaba la antigua arquitectura colonial con estilos clásicos, de ella quedan centenares de exponentes a lo largo y ancho del país. A partir de 1880 comienzan a prosperar los movimientos academicistas, eclécticos e historicistas. Paralelamente en ese mismo período el estilo art nouveau se desarrolló en distintas ciudades del país, encontrándose hoy en casi todas las grandes ciudades como Buenos Aires, Rosario, ciudad de Córdoba, Tucumán, Mendoza entre otras ciudades grandes, medianas y pequeñas; miles de obras; siendo este estilo uno de los más abundantes. De fines del siglo XIX data la construcción de la Avenida de Mayo en la Capital Federal, la cual comenzó a abrirse en 1889 y fue inaugurada en 1894, la Avenida de Mayo -cuyos edificios originales indudablemente poseían grandes valores arquitectónicos bellepoquianos- tuvo sin embargo ciertos hechos contradictorios en su construcción: se demolió gran parte del Cabildo de Buenos Aires y totalmente la Recova de la Plaza de Mayo porque según las opiniones de entonces, tales edificios de tal valor histórico recordaban a la época de la colonia española (la arquitectura en Argentina ha sufrido y sufre las destrucciones de edificios valiosos en "aras del progreso" que muchas veces es un mero pretexto para la especulación inmobiliaria como ocurrió en los 1990 con la demolición del histórico Teatro Odeón y aún se prosigue en gran parte de la ciudad de Buenos Aires).

La arquitectura de la Argentina se puede decir que empezó a inicios de la colonización española en el s. XVI (siglo 16) , a pesar de que fue en el siglo XVIII (siglo 18) que las ciudades del país alcanzaron su esplendor. Ciudades como Córdoba , Salta , Mendoza , y también Buenos Aires conservan parte de su histórica arquitectura colonial española a pesar de su crecimiento urbano.

La simplicidad del estilo barroco rioplatense se aprecia claramente en Buenos Aires, en las obras de los arquitectos italianos como Andrea Blanqui, Juan Bautista Prímoli y Antonio Masella, en las iglesias de San Ignacio , la basílica de Nuestra Señora del Pilar , la Catedral y el Cabildo de la misma ciudad. En cambio en las ciudades del Interior, especialmente en Córdoba y Salta se nota un barroco más elaborado , lo mismo que el singular barroco jesuíticomisionero que aún se puede admirar en las ruinas de San Ignacio Miní, Corpus, Loreto etc. en la provincia de Misiones.

Las influencias italianas y francesas aumentaron después de la Guerra de Independencia Argentina a principios del siglo XIX, aunque el estilo académico se mantuvo hasta las primeras décadas del siglo XX. Los intentos de renovación se llevaron a cabo durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, cuando las tendencias europeas no españolas penetraron en el país, tal como se refleja en numerosos edificios importantes de Buenos Aires, tal es el caso en el singular neogótico alemán de la Iglesia de Santa Felicitas en el barrio porteño de Barracas[35] diseñada por Ernesto Bunge; la Oficina Central de Correos y el Palacio de Justicia de Argentina en la ciudad de Buenos Aires obras de Norbert Maillart ; y el Congreso Nacional y la segunda y actual sede del Teatro Colón obras debidas principalmente a Vittorio Meano, o las obras debidas al noruegoargentino Alejandro Christophersen.

La arquitectura de la primera mitad del siglo XX aunque presentó algunos interesantes ejemplos de estilo neocolonial español como el edificio del Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco diseñado por de Martín Noel, continuó la adaptación francesa de arquitectura neoclásica y del eclecticismo , como la sede principal del Banco de la Nación Argentina en el microcentro de la ciudad de Buenos Aires , y el Gran Hotel Provincial de la ciudad de Mar del Plata , construido por Alejandro Bustillo (la ciudad de Mar del Plata hasta mediados de siglo XX estaba exornada por una majestuosa rambla de estilo art nouveau, pero ésta como el Pabellón de las Industrias (construido en 1871) en la ciudad de Córdoba o el Pabellón Argentino (1890) han sido destruidos como otras muchas valiosas edificaciones argentinas de la Belle Époque.

Numerosos arquitectos argentinos han enriquecido paisajes urbanos de su propio país, y en las últimas décadas, los de todo el mundo. Juan Antonio Buschiazzo ayudó a popularizar la arquitectura Beaux-Arts , y Francisco Gianotti ha combinado el art nouveau con detalles del estilo italianizante añadiendo un toque especial a las ciudades argentinas durante las primeras décadas del siglo XX. Francisco Salamone y Viktor Sulcic dejaron un valioso legado de art déco, mientras -casi coetáneo a ellos- Alejandro Bustillo creó una prolífica arquitectura racionalista; desde aproximadamente los 1960 predomina apabulladoramente el estilo internacional.

Tanto en Buenos Aires como en la casi totalidad del territorio argentino (si se exceptúa por ahora al Sector Antártico Argentino) pueden encontrarse edificios de notable belleza, como el Palacio de las Aguas Corrientes, la Catedral de Salta, la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, el Palacio Barolo, el Monumento a la Bandera (Rosario), la Casa de Gobierno de Tucumán en San Miguel de Tucumán, el Hotel Llao-Llao (San Carlos de Bariloche), la Catedral de Córdoba, la Iglesia de San Francisco en la ciudad de Salta, entre otros.
Entre los más célebres arquitectos del s.XX corresponde mencionar a los tucumanos César Pelli, Patricio Pouchulu y Alberto Prebisch, así como a Mario José Buschiazzo, Amancio Williams , y Clorindo Testa.

En el urbanismo y especialmente paisajismo se destaca señeramente la obra del francés nacionalizado argentino Carlos Thays quien hizo sus grandes aportes a su patria adoptiva desde fines del s. XIX.

Cultura popular[editar]

Para favorecer la cultura argentina existe desde 1958 un ente nacional federal: el Fondo Nacional de las Artes, y en varias provincias argentinas instituciones provinciales con funciones similares a la federal.

Cine[editar]

El antecedente del actual cine (si obviamos a la linterna mágica) procede de la fotografía y las primeras fotografías fueron daguerrotipos, la daguerrotipia fue inventada en la Francia de 1839...En octubre de 1839, apenas tres meses después de hacerse público el invento, partió de Europa la corbeta francesa L'Orientale fletada por un grupo de padres franceses y belgas para que sus hijos dieran una vuelta al mundo en plan de estudio, en 1840 varios personajes argentinos fueron retratados en Montevideo por los daguerrotipistas franceses de L'Orientale aunque los primeros daguerrotipos en Argentina realizados por argentinos fueron producidos en 1848 (véase El daguerrotipo en Argentina).

La primera película cinematográfica y al mismo tiempo el primer cine documental de Argentina fue realizada en 1897 y dirigida por el occitano nacido con ciudadanía francesa Eugèni Py y naturalizado en Argentina con el nombre de Eugenio Py o, su nombre escrito en francés estándar : Eugène Py, este primer film argentino, realizado poco después de la creación del cine en el mundo se denomina: La bandera Argentina. Se trataría de la primera película filmada en Argentina aunque otras versiones indican que el alemán Friedrich Figner habría hecho una filmación anterior con vistas de Buenos Aires, pero tal obra de Figner habría sido una obra extranjera retratando postalmente algunas zonas de la ciudad de Buenos Aires de entonces (circa 1890).

La primer película argentina “argumental” data de 1909 y fue El fusilamiento de Dorrego dirigida por el ítaloargentino Mario Gallo.
En mayo de 1910 fue estrenada película La Revolución de Mayo dirigida por el ítaloargentino Mario Gallo.
En 1914 se estrenó el primer largometraje: Amalia.
Al italiano nacionalizado argentino Quirino Cristiani se deben los dos primeros largometrajes de animación y del primer largometraje de animación sonoro del mundo. La tradición de dibujos animados fue proseguida por otros directores y dibujantes entre los que se destaca el español nacionalizado argentino Manuel García Ferré con sus cortometrajes de la saga llamada Hijitus y con varios largometrajes para niños entre los cuales destaca Manuelita película candidateada para recibir un premio Óscar en el año 2000.

El cine argentino ha logrado alta calidad en el género cómico filmado con verdaderas genialidades como la -valga el pleonasmo- genial actriz humorista Niní Marshall y el equiparable actor cómico formado en el circo llamado popularmente Pepe Biondi, ambos antecitados lograron un humor popular o para “el gran público” de alto nivel y esto al hacer humor fílmico y teatral e incluso televisivo sin caer en la chocarrería, el humor de éstas luminarias no ha necesitado caer en chistes primarios o infantiles del tipo “verde” ( chavacanería con alusiones primarias a la sexualidad) porque han logrado el verdadero arte del humor al destacarse en la imitación de tipo caricaturezco, la ironía, la parodia, la ridiculización y otras sublimadas artes (por definición toda arte auténtica es sublime, esto es: procede del intelecto y promueve al intelecto).

El cine argentino ha alcanzado proyección internacional gracias a películas como Nueve reinas, o Metegol o El secreto de sus ojos entre otras muchas, se han destacado valiosos directores y directoras como, mencionando en la siguiente lista solo a algunos de ellos, Leopoldo Torre Nilsson (especialmente destacable es su obra llamada La casa del ángel), Alejandro Agresti, Rodolfo Kuhn, Nicolás Sarquis, Jorge Polaco, María Luisa Bemberg, Oscar Barney Finn, el mendocino Leonardo Favio, la salteña Lucrecia Martel (destacable de esta gran directora es su obra casi prima llamada La ciénaga que ha sido merecedora del primer premio del mundialmente pretigioso y exigente Festival de Cine de Berlín), o el cordobés ganador de un Óscar Eugenio Zanetti, los documentalistas como el santafesino Fernando Birri (uno de los más reconocidos de la Escuela de Cine del Litoral centrada inicialmente en la Universidad del Litoral cuya inicial sede central fue la Universidad del Litoral centrada en los 1960 en las ciudades santafesinas de Santa Fe y la ciudad de Rosario)[36] y Jorge Preloran entre muchos otros.

Más recientemente, a través de la exitosa obra del director Juan José Campanella, El secreto de sus ojos obtuvo en marzo de 2010 el premio Óscar a mejor película de habla no inglesa, siendo éste el segundo premio de la Academia para la Argentina después de La historia oficial, de 1985.
En el país del sur, por otra parte, se realiza todos los abriles desde 1999 el BAFICI, probablemente el festival de cine de mayor interés en Latinoamérica. El cine argentino además cuenta con películas de bajo presupuesto que fueron premiadas en el mundialmente reconocido Festival Internacional de Cine de Cannes.

La producción de cine argentino es promocionada y muchas veces producida total o parcialmente por el instituto estatal nacional federal llamado INCAA.

En Argentina también se celebra todos los años el internacional Festival de Cine de Mar del Plata, en la ciudad costera del mismo nombre. La película argentina ganadora en la edición del 2010 fue TL-2 La felicidad es una leyenda urbana (rodada en el 2009), renovado aporte al cine mudo. A fines de 2013 se destacó la película de cineanimación Metegol (película) dirigida por Juan José Campanella la cual fue postulada para los premios Óscar de 2014.

Dignas de mencionar son la Escuela de Cine de Avellaneda , Cievyc y la EPCAV ésta última dirigida por Eliseo Subiela quien observa a inicios de s.XXI una gran cantidad de estudiantes de cine y cineastas pero a partir de los 1990 con una decadencia cultural alarmante.

El llamado propiamente cine arte (es decir el cine con objetivos artísticos antes que de "taquilla" o comerciales) descolló entre los 1960 y 1980, en los 1990 cerraron gran cantidad de excelentes salas de cine las cuales en gran parte fueron transformadas en "templos evangelísticos" en gran parte pseudocristianos o en locales de aturdidora "bailanta". Ejemplos de tal decadencia cultural a partir de los 1990 se "ejemplifican" en el Cine Cosmos que fue en los 1990 transformado en una disco promiscua y luego en una "bailanta tropical" siendo apenas rescatado por sectores afines a la UBA un pequeño sector de la otrora gran sala con pantalla panorámica para las proyecciones (con malas perspectivas visuales al estar los espectadores sentados ante una pequeña pantalla en lo que fuera la "pullman" del original Cine Cosmos) en una famosa sala porteña, otro de los muchos ejemplos de tal decadencia cultural se puede observar en la sala cinematrográfica llamada precísamente Cine Arte que de pasar excelentes obras de arte fue transformada, cambio de nombre mediante, en una sala de exhibición de mera pornografía ( o prostitución filmada), una sala cinematográfica porteña que pudo mantener gran parte de sus cualidades fue el Cine Gaumont ubicado frente a la Plaza Congreso, el cine Gaumont inicialmente se dedicaba a proyectar películas de origen francés, en cuanto al Cine Teatro Opera de la avenida Corrientes porteña fue tras la decadencia iniciada en los 1990 transformado casi exclusivamente en una sala de teatro de público masivo y recitales, desapareciendo incluso su característico techo que muy bien simulaba a un cielo nocturno estrellado. Desde fines de los 1950 y especialmente en los 1960 hasta los 1990 en Argentina prosperaron los cineclubs en los cuales se exhibían casi siempre (en muchos casos a pedido de los socios) películas de todo el mundo de grandes méritos estéticos[n. 3] , de tales cineclubs o clubs de cine corresponde mencionar al Cine Sombras y a El Ángel Azul de la ciudad argentina de Córdoba, en gran medida seguidores de la crítica francesa de los Cahiers du Cinema o a los clubes de cine porteños como el CineClub Buenos Aires, Cine Club Núcleo y el Club de Cine. En parte la decadencia del cine de sala (pese a las diferencias de espectación que los distintos medios producen , ya que no es lo mismo, tal cual lo ha observado Christian Metz entre otros, como Víctor Iturralde, ver realmente cine en una sala ad hoc que distraído en una pantalla de Tv o en un monitor de ordenadora o computadora o medium semejante), la decadencia en gran parte se debió al uso de soportes y mediums que pretenden, sin lograrlo, substituir al cine espectado en sala; tales soportes y mediums deficientes han sido el video y el DVD.

Dramaturgia y teatro[editar]

Las primeras obras teatrales conocidas en territorio de Argentina tuvieron su puesta en escena a fines del siglo XVIII, especialmente en el hoy desaparecido Teatro de la Ranchería ubicado en lo que hoy es el microcentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, entre las vernáculas se destacó Siripo de Manuel José de Lavardén (1786). Es famosa la anécdota según la cual el virrey Rafael de Sobremonte estaba observando en el citado teatro la obra "El sí de las niñas" del español peninsular Leandro Fernández de Moratín cuando en 1806 se le anunció la primera Invasión Inglesa y tal virrey desdeñó la noticia ya que estaba confiado en que los bancos de lodo y arena del Río de la Plata harían imposible una invasión inglesa a gran escala. En 1804 se inauguró el Coliseo Provisional de Comedias de Buenos Aires (teatro que luego asumió las denominaciones «Coliseo Argentino», «Teatro Argentino» [de Buenos Aires], hoy simplemente «Teatro Coliseo»).

A mediados de s. XIX descollaron los actores Juan Casacuberta y Trinidad Guevara. En la dramaturgia se pueden considerar a mediados del siglo XIX a Martín Coronado, José Mármol y Esteban Echeverría.

A fines de s. XIX (y esto hasta casi 1950) se hizo popular el teatro rural basado en temas de la literatura gauchesca, concatenado a esto también se hicieron populares los sainetes , en los cuales fue pionero el músico, cantor y actor españolargentino Santiago Ramos con su obra “El gaucho de Buenos Aires” (fecit: 1857) o luego con temas como la vida y muerte de Juan Moreira, o el circo criollo de los Hermanos Podestá o las obras realizadas por Enrique García Velloso o, ya igualmente a inicios del siglo XX, El conventillo de la Paloma de Alberto Vacarezza y luego en las décadas de los 1940 y 1950 las obras de Armando Discépolo como la tragedia llamada Stéfano entre muchas otras. En 1930, ya en plena década infame es que Leónidas Barletta funda el Teatro del Pueblo; el Teatro Del Pueblo, es reconocido como el primer teatro independiente en Argentina y en América latina.[37] Durante la primera mitad del siglo XX fue destacable el aporte de actores oriundos de España como Antonio Cunill Cabanellas, Margarita Xirgu, María Guerrero a quienes se sumó en la promoción del teatro argentino la hija de italiano y madre española Regina Pacini quien favoreció la creación de la Casa del Teatro.

Siendo Argentina un país pionero en la radiodifusión con las emisiones de L.O.R. Radio Argentina a inicios de los 1920, entre los 1930 y 1960 fueron de escucha multitudinaria los radioteatros como Chispazos de tradición , luego de L.O.R. Radio Argentina, se posicionó en calidad y merecida audiencia la estatal federal Radio Nacional que se ha caracterizado y caracteriza por emitir programas de música clásica, y diversas músicas típicas argentinas, aunque cabe destacar el decano siclo de radioteatro llamado Las dos carátulas que se ha caracterizado y caracteriza por ser protagonizada locutoriamente por grandes actores y por propalar versiones de los clásicos universales ( de Shakespeare, Cervantes, Eurípides, etc.) o nacionales, entre las obras pioneras argentinas radioemitidas se puede mencionar "Joven, viuda y estanciera" del entrerriano Claudio Martínez Paiva.

Como se observa, a partir del comienzo del siglo XX la actividad teatral en Argentina fue intensa, por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires diferentes compañías estrenaron numerosas obras inaugurándose de este modo la aún llamada "época de oro" entre sus dramaturgos se cuentan Florencio Sánchez, Gregorio de Laferrere y Roberto J. Payró y entre sus actores a "Flop" (Florencio Parravicini) también en la primera mitad del s. XX se destacaron Enrique Muiño, Elías Alippi, Lola Membrives, Libertad Lamarque, Milagros de la Vega y Pepita Serrador.
En 1950 Leopoldo Marechal dió a conocer su Antigona Vélez excelente recreación acorde a la historia argentina de la milenaria y clásica tragedia debida a Sófocles, otros destacados dramaturgos son Alejandro Casona, Carlos Gorostiza y Griselda Gambaro, Carlos Somigliana, Germán Rozenmacher; en cuanto a las actrices a partir de 1960 tomó renombre internacional Marilú Marini. A nivel más popular en los 1960 y los 1970 llegaron a tener merecidamente relevancia el Teatro como en el teatro dirigido por el Tano Dario Vittori (que se emitía muchas veces por TV) y la efímera, tanguera y peronista Carpa del Pueblo en la que se destacaron Tita Merello y Hugo del Carril. Los prolegómenos de inicios de siglo y las obras de comedios de siglo XX dieron a la actividad una creatividad poco común que ya en los 1960 fue proseguida por actores y directores como Roberto "Tito" Cossa éste junto a Alejandra Boero fue una de las personas creadoras del MATe o M.A.T.E (al parecer la sigla o el acrónimo además de significar Movimiento de apoyo al Teatro, en parte aluden a la infusión nacional argentina: el mate)..., en los 1960 se pudo apreciar el teatro para niños de Roberto Aulés e igualmente se destacó el titiritero mendocino Ariel Búfano que integrando el cuerpo del Teatro General San Martín se ha hecho célebre con equipos como el de Los Volantineros y el burlesco oriundo de España José María Vilches también conocido como "El Bululú" . Entre los principales actores del teatro argentino del s.XX y primeros años del presente siglo se destacó Alfredo Alcón.

A mediados de los 1980, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, logró merecido renombre el conjunto teatral llamado El Clu del Claun o Clú del Claun la grafía del nombre de este conjunto es incierta ya que de suyo y desde el principio era bastante informal y en el nombre, solo en el nombre, recordaba al Club del Clan un conjunto de cantores pop argentinos de inicios de los 1960. El "Clu del Claun" de comedia ha tenido su principal puesta en el Centro Cultural Ricardo Rojas en la zona off o under de la avenida Corrientes, casi al lado del cine Cosmos y dependiente de la Universidad de Buenos Aires, uno de los más recordados actores del Clu del Claun[38] fue Batato Barea. También, a fines de los 1980, en el Centro Cultural Ricardo Rojas se conocieron las primeras actuaciones del conjunto teatral-humorístico llamado Los Macocos.[39]

Entre los 1970 y 1990 tuvo muchos espectadores la obra llamada La lección de anatomía de medianos valores artísticos aunque llamativa por sobrepasar las censuras de moralina de esa época al mostrar completos desnudos bajo el pretexto de ser expresiones artísticas. A inicios de los 1980 se destacó la "movida" llamada Teatro Abierto cuya sala principal fue el Teatro del Picadero, paralelamente se ha venido desarrollando El Parakultural con la participación estelar del argentino oriental Alejandro Urdapilleta; luego les han seguido singulares grandes conjuntos de teatro-circense en donde abundan la acrobacia y las maquinarias de coreografía como los mundialmente célebres De la Guarda y Fuerza Bruta.

Junto a las obras pretendidamente contestatarias siempre, desde prácticamente inicios del siglo XX ha existido un teatro de varieté y especialmente un teatro de revista dirigido a un público masivo de clase media que busca el "humor verde" (basado en temas sexuales) la exhibición cada vez más destapada de vedettes y toda forma de la picardía sexual.

A inicios de la segunda década del s. XXI es destacable la singular obra Stravaganza dirigida por Flavio Mendoza, obra que aunque reúne mucho del varieté y del teatro de revistas e incluso del vodevil tiene una propuesta culturalmente superadora ya que su objetivo es más artístico que comercial.

En cuanto a la comedia en vivo[n. 4] llamada como corresponde comunmente en Argentina por el nombre inglés de stand up y sus practicantes como "estandaperos", la misma se ha desarrollado desde los 1960 con el auge de los café-concerts y luego a través de la Tv y teatros "under" con pago "a la gorra" (el espectador abona a la salida la cantidad de dinero que considera vale la actuación o la obra, generalmente tal dinero es depositado en una o varias gorras de un modo que recuerda al uso que hacían los pordioseros de sus sombreros), el "stand up" argentino ha sido y es eminentemente de un humor satírico o bufo que incluye a la crítica social, algunos de los actores más notables de este estilo en Argentina han sido o son Tato Bores, Alejandro Dolina (quien ha sido llamado y respetuosamente caricaturizado como un Clemente vestido de túnica y laureado con el apodo de "Dolinades" por Caloi debido a sus expresiones filosóficas), aunque Dolina hace su humor propalado por radioemisoras casi siempre sentado, su estilo pletórico de "repentizaciones" y de "guiños" de alta cultura es el de un estandapero...antes que en Argentina se generalizara la palabra "stand up") es el del típico estandapero argentino Enrique Pinti, Antonio Gasalla, Natalia Carulias, Malena Pichot, Guarnerio (éste con su "show" llamado muchas veces :Haciéndose la del monólogo), Juan Barraza, Guillermo Celsi, Hernán Traverso, Dalia Gutmann y Vinchu Rivera entre muchos otros, el stand up en estado puro suele ser una actuación unipersonal en la cual el actor solitariamente improvisa, o simula improvisar, monólogos en los cuales abundan las parodias y ocurrencias, el chiste e incluso la mímica y la pantomima.

Desde inicios del presente siglo XXI hasta al menos el 2014 el teatro cumple un rol muy importante en la cultura argentina y en sus artistas, siendo la ciudad autónoma de Buenos Aires una de las urbes con más actividad teatral en el mundo. También desde el s. XXI existe la ONG patrocinada por Pepe Soriano que complemente a la Casa del teatro, ONG llamada SAGAI para promover y ayudar a los y las actores en dificultades económicas.

Buenos Aires es una de las grandes capitales del mundo del teatro, entre sus muchas salas se destaca el mundialmente célebre Teatro Colón el cual es un punto de referencia nacional para la ópera y conciertos de música clásica; construido a finales del siglo XIX, su acústica es considerada entre las mejores del mundo, por su parte, también en la ciudad de Buenos Aires la avenida Corrientes es sinónimo del arte. Está pensada como "la calle que nunca duerme" , y, a veces es referida como la Broadway de Buenos Aires. El Teatro General San Martín es uno de los más prestigiosos, a lo largo de la avenida Corrientes, fuera de la avenida Corrientes tienen merecido renombre el Teatro Nacional Cervantes y el Teatro Coliseo; de gran valor son el Teatro Roma de la ciudad de Avellaneda; el Teatro Argentino de La Plata , El Círculo de Rosario , El Independencia en Mendoza, el Libertador en Córdoba , el San Martín de San Miguel de Tucumán, el Auditorio Juan Victoria de la ciudad de San Juan, el Teatro 1º de Mayo de la ciudad de Santa Fe (Argentina), el Teatro 3 de Febrero en la ciudad de Paraná y el Teatro Vera en la ciudad de Corrientes , también ocupan un lugar destacado. En cuanto a instituciones destaca el elenco teatral de la Comedia Cordobesa.[40]

El Colón ha sido y es una fuente de grandes figuras del ballet: Iris Scaccheri, Paloma Herrera, Marianela Núñez, Maximiliano Guerra, Iñaki Urlezaga, Julio Bocca , Jorge Donn , José Neglia y Norma Fontenla , son algunos de los grandes bailarines de ballet de la era moderna.

Televisión[editar]

La primera emisión televisiva en Argentina tuvo lugar el miércoles 17 de octubre de 1951, dando origen al por entonces privado Canal 7.

Ante el pésimo nivel general alcanzado por la Tv al aire en Argentina desde los 1980 y peor aún desde los 1990, es importante el desarrollo de la televisión por cable, el País concentra casi la mitad de la audiencia de televisión paga en Latinoamérica. Los argentinos dedican el 45% del tiempo destinado a la TV para ver cable.[41]

Argentina es el cuarto país a nivel mundial en materia de exportación de formatos televisivos, solo superada por Estados Unidos, Países Bajos y Reino Unido.[42]

En los 1960 y los 1970 la Tv argentina logró interesantes producciones como el "programa ómnibus" titulado Sábados Circulares animado por Pipo Mancera, o valiosos programas cómicos como Viendo a Biondi, La Tuerca, Los Campanelli etc. en los cuales se destacan los guiones y sketchs de Pepe Biondi, Jorge Basurto, Aldo Cammarota, Carlos Garaycochea, el cordobés Juan Carlos Mesa entre otros.

Desde los 1990 la rebuscadamente denominada "autorreferencialidad" (basada en la inanidad y anonimato de la masa poblacional cuyos individuos buscan al menos un "minuto de fama"...muchas veces a toda costa... para tratar de evitar caer en el olvido absoluto) con que se nutre a diario a partir de la disposición inmediata de materiales de archivo, el encubrimiento del carácter ficcional del reality presentado como “verdad” y basado ―entre otras cosas― en el uso de múltiples cámaras o micrófonos, la supuesta interacción con el público a través de telefonía celular o Internet y hasta la delegación de aspectos de producción a bajo costo, depositados en usuarios ansiosos de protagonismo.

Sin embargo, cabe señalar que la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, augura mejores tiempos para el medio.

Durante la Dictadura militar argentina hubo muchos programas de televisión que dejaron de emitirse. Unos de los pocos programas que se emitieron antes, durante y después de la dictadura y de más repercusión por su contenido fue el programa Almorzando con Mirtha Legrand, de la actriz santafesina Rosa María Juana Martínez más conocida por su pseudónimo: Mirtha Legrand, caracterizado por su conformismo y efecto mostración de riquezas para ser imitadas (y consumidas) por los estratos inferiores.

En la primera década del siglo XX y en lo que va de inicios del siglo XIX los programas televisivos de aire de más raiting han sido en el país el inicialmente interesante en cuanto sus características de show que incluía momentos o friquis (casi siempre mostrando rarezas o capacidades especiales de personas o actos de magia e ilusionismo como los de Leonardo Tusam) en esto se destacó el programa Showmatch producido por el empresario de Marcelo Tinelli, pero (al parecer tras un estudio de mercadeo o "marketing) a partir de 2010 Showmatch viró cada vez más a un sensacionalismo primario con escenas casi prostibularias totalmente vulgares y el programa Susana Giménez aunque más moderadamente siguió la misma línea de idiotización del pueblo argentino.

Historieta[editar]

Héctor Germán Oesterheld, autor de la historieta El Eternauta, asesinado por la dictadura militar.

La Argentina tuvo una importante producción en el campo de las historietas, siendo su época de mayor éxito entre los años 1940 y 1980. Del país surgieron numerosos artistas de proyección o reconocimiento internacional, como Héctor Germán Oesterheld, Alberto Breccia, Juan Giménez, José Luis Salinas, Ricardo Villagrán, Walther Taborda, Carlos Casalla, Alberto Contreras, Mandrafina, Francisco Solano López, Ciruelo, Osvaldo Walter Viola más conocido como Oswal autor entre otras historietas, de Sónoman, Horacio Altuna y el genial chilenoargentino Arturo Pérez del Castillo, con guionistas de gran nivel: Carlos Trillo, Guillermo Saccomanno etc.; así como el italiano Hugo Pratt ganó notoriedad durante su estancia en el país. Excelentes ejemplos de la historieta o "comic" argentino a nivel mundial se encuentran en las revistas Hora Cero, Misterix a fines de los 1950 y a inicios de los 1960. En los 1960 y 1970 se destacó la Editorial Columba y, mientras Columba mantenía su popularidad, entre los 1970 y 1990 la Editorial Record caracterizada por la elevada calidad artística de muchas de sus series de historietas (en algunos casos reediciones de historietas argentinas realizadas en décadas anteriores), la Editorial Record llegó a tener a partir de los 1980 una especie de sucursal en Italia en donde se reproducían por ejemplo las obras de la revista Skorpio con el mismo nombre de tapa que en Argentina, en los 1980 y gran parte de los 1990, pese al adverso clima económico, se destacaron las Ediciones de la Urraca destacándose la revista de historietas Fierro con sus artísticas portadas (verdaderos cuadros) realizadas por Marcelo Ciccone. A inicios de siglo XXI se pueden mencionar dibujantes como Edu Molina y Nicolás Peña.

La historieta argentina fue disminuyendo a partir de los 1990. El público, especialmente el infantil y adolescente, fue trasladando "sus" gustos (según la masiva moda global facilitada por Internet y otros mass media) hacia géneros como los superhéroes estadounidenses o el manga de origen japonés, y la producción local disminuyó, así como también la mayor parte de los artistas emigraron a trabajar a otros países, en su mayoría a Europa.

Las obras más aclamadas por la crítica son El Eternauta y Mort Cinder, de Oesterheld, y una de las más conocidas internacionalmente es Mafalda, de Quino, traducida a más de treinta idiomas.

Humor gráfico[editar]

Cubierta de la revista Fray Mocho número 122, año 1914. La caricatura de la tapa simboliza a la Primera Guerra Mundial considerada por Ignacio Lucas Albarracín en algunos de los animales que alegorizaban a algunas de las potencias en pugna: el águila negra es Alemania, el águila bicéfala al Imperio de Austria-Hungría, el gallo a Francia, el león al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, el oso polar a Rusia y el tigre a Japón. Esta caricatura es obra de Cao (padre).

Argentina ha sido y es, pese a la decadencia cultural que sufre desde los 1990, un país señero y muy destacado en el humor gráfico que incluye a la caricatura con autores y dibujantes de renombre mundial como Mordillo, Quino, Copi (Raúl Damonte Botana), Horacio Altuna, Caloi, Oski, Landrú, Lang, Langer, Crist o el oriental argentino Hermenegildo Sabat.

Teniendo uno de sus antecedentes a inicios del s. XIX con el Padre Francisco de Paula Castañeda quien en sus funciones de humorista y satírico se hace llamar El Gauchipolítico, Castañeda se caracteriza en los 1820 por sus sátiras contra Bernardino Rivadavia y otros personajes poderosos de la Argentina de entonces.
Ya desde esa tan temprana época y teniendo como antecedentes los panfletos realizados durante la Guerra de Independencia Argentina a partir de 1810 comienza a hacerse notorio el uso de la caricatura casi siempre con objetivos políticos. Tras breves ediciones como La Cencerrada, se afianza y toma merecida notoriedad en 1860 la revista El Mosquito con excelentes ilustraciones debidas al español argentinizado Cao y a su colega Manuel Mayol "Heráclito". A partir de plena Crisis del 90 (crisis económica especulativa en gran medida bursatil que entre otras derivaciones tendrá como respuesta popular la creación de la Unión Cívica luego transformada en la UCR) surge la también satírica y políticamente crítica revista Don Quijote caracterizada especialmente por la caricaturas realizadas por Eduardo Sojo ("Demócrito").

En 1898 surge la celebérrima revista dirigida por Eustaquio Pellicer llamada Caras y Caretas que no debe confundirse con la publicación del mismo nombre editada a inicios del siglo XXI bajo la dirección de Felipe Pigna, en la primera Caras y Caretas apareció en 1912 la primera historieta secuencial con perdurables personajes como Viruta y Chicharrón debidos a Manuel Redondo y a Juan Sanuy inspirados en "SpareRibs and Gravy" obras del estadounidense George McManus. Apenas un año después (es decir en 1913) en "Caras y Caretas" aparece el primer personaje de la historieta argentina Don Goyo de Sarrasqueta o más comunmente llamado Sarrasqueta debido a Manuel Redondo (en los 1970 se estableció el Premio Sarrasqueta para historietas y caricaturas). A Pellicer también se debe la revista de historietas y caricaturas P.B.T. inaugurada en 1904.
Contemporaneaneamente a Caras y Caretas se editó la revista satírica y de humor gráfico Fray Mocho con la dirección del escritor entrerriano Fray Mocho.
En 1913 el oriental Natalio Botana fundó en la ciudad de Buenos Aires aunque con tirada de difusión nacional el Diario Crítica de formato "sábana" que incluía bastantes caricaturas políticas y una sección de historietas en su contratapa.
Entre mediados de los 1940 y 1960, durante un período de bonanza económica para Argentina en relación a las otras naciones del orbe es que aparecieron o tuvieron su máximo éxito las simpáticamente conformistas publicaciones de Dante Quinterno (por ejemplo Patoruzú e Isidoro Cañones), de Lino Palacio Calandrelli una serie de entrañables historietas (Avivato, Ramona, Don Fulgencio etc.) y de José Antonio Guillermo Divito o sencillamente Divito con su revista Rico Tipo fundada en 1944 y exornada ya a inicios de los 1950 con las sensuales Chicas de Divito preanunciadoras de la revolución sexual o nueva moral sexual, tras pasar por la poco conocida revista Pobre Diablo recaló en Rico Tipo el humorista gráfico, Alejandro del Prado más conocido por su seudónimo: Calé también en Rico Tipo hacen su aparición las primeras viñetas del mendocino Quino. Mientras que en la revista Patoruzú se destacó Ferro con sus graciosos personajes Langostino y Tara Service.

Tras previas experiencias en 1947 mientras aún trabajaba en la revista Don Fulgencio editada por Lino Palacio; Landrú comenzó a editar su propia revista humorística llamada Cascabel con sátiras contra el partido populista llamado peronismo. Así el humor gráfico argentino revolucionó con formatos menos recargados y más modernos al aparecer en 1957 Tía Vicenta dirigida y en gran medida ilustrada por Landrú, excepcional humorista porteño de estirpe tucumana y con las primeras participaciones del mendocino Quino, Lorenzo López (Viuti), Siulnas y Jorge Palacio más conocido como Faruk hijo del ya mencionado Lino Palacio, también hicieron su presentación pública en este Tía Vicenta el humorista gráfico Limura entre otros.

A fines de los 1950 e inicios de los 1960 resaltó la revista cultural Leoplán, aunque Leoplán no era estrictamente una revista humorística sino de "interés general" poseyó un staff de valiosos historietistas y humoristas gráficos argentinos, por ejemplo en Leoplán se documenta la aparición de las primeras obras de Quino, aún antes que en Tía Vicenta.

En Tía Vicenta y Primera Plana etc a inicios de los 1960 surgieron públicamente humoristas gráficos argentinos aclamados mundialmente merced a sus innegables talentos: Mordillo, Oski, el mendocino Quino y en Hortensia a fines de los 1960 el rosarino Roberto Fontanarrosa.

En la segunda mitad de los 1960 la revista Adán tuvo como uno de sus humoristas al destacado santafesino Miguel Brascó.

Tras el forzado cierre por censura de Tía Vicenta en 1968 aparecieron en la importante ciudad argentina de Córdoba varias revistas como Jerónimo, Tía Vizca y, especialmente -en los 1970- la célebre Hortensia dirigida por el cordobés Cognigni y en donde surgieron el rosarino Roberto Fontanarrosa (en Hortensia se realizaron las primeras ediciones de Inodoro Pereyra y Boogie, el aceitoso) y los cordobeses Chamartín, Crist y Peiró.

En 1972 hizo su aparición en la ciudad de Buenos Aires la hoy casi mítica Satiricón que llegó a reunir a casi todo lo más granado del humorismo gráfico y literario argentino de su época comenzando por sus creadores Oskar Blotta y Carlos Blotta, junto a Andrés Cascioli a los que se sumaron el cordobés Horacio Altuna, Landrú, Crist, Fontanarrosa, Carlos Garaycochea, Jorge Sanzol, Carlos Nine, Napoleón, Dobal, el salteño Caloi, Jorge Guinzburg (especialmente como redactor de chistes), Carlos Abrevaya, Alejandro Dolina, Carlos Trillo, el oriental Tabaré (al cual por ser sus dibujos iniciales bastante parecidos a los de Guillermo Mordillo, en la misma revista le hacen el comentario jocoso según el cual "Tabaré fue muerto por Mordillo al descubrirle copiándolo"), el redactor Mario Mactas, el rosarino Alfredo Grondona White y Sergio Izquierdo Brown entre otros. Tras su breve existencia, al ser clausurada Satiricón, en un periodo de gran declive económico surgieron pese a todo Mengano dirigida por Carlos Marcucci y que en su staff incluía a muchos de los mayores exponentes del humor gráfico y escrito de Argentina: el cordobés Lorenzo Lolo Amengual, Alejandro Dolina, Broccoli, Geno Díaz, Fati, Limura, Oski, el mendocino Quino, Roberto Fontanarrosa, Caloi, Serguei, Jorge Halperín, Sanyu, Carlos Trillo, Osvaldo Soriano (quien solía firmar sus notas con el seudónimo Parrotta), Aquiles Fabregat, Carlos Killian, Viuti, el sanjuanino Aldo Rivero entre otros.
También cabe recordar el humor gráfico en forma de tira diaria de José Miguel Heredia quien dibujaba y redactaba los "globos" de Perro Mundo, "tira" de un irónico humor que "salía" en la contratapa del diario La Nación.
En el interín y con muy poco presupuesto cabe mencionar a la revista rosarina Tinta la cual pese a todas las dificultades que tuvo que afrontar se destacó por su originalidad e interesantes méritos artísticos.
Entre fines de los 1970 y fines de los 1990 se editó otra célebre revista debida a Ediciones de la Urraca dirigida por Andrés Cascioli, tal revista es Hum®; Hum® reunía a gran parte de los humoristas que habían participado en Hortensia, Satiricón , Chaupinela y Mengano incluyéndose también a Meiji y Blopa.
De un formato y estilo singular fue la revista El Péndulo ("El Péndulo entre la realidad y la ficción") que contó con valiosos colaboradores como el oriental Alberto Breccia y su hijo Enrique Breccia, aunque en El Péndulo predominaban las narraciones e historietas de exquisita elaboración varios de los dibujantes también incurrieron en un humor gráfico casi siempre sarcástico.
En la segunda mitad de los 1990 se nota una decadencia en la historieta y el humor gráfico argentinos, un baluarte de los mismos ha resultado ser la revista Barcelona en la cual se han destacado ilustradores como Miguel Rep, también corresponde mencionar a las breves aventuras editoriales realizadas en los 1990 llamadas La Parda (publicación realizada en la ciudad de Rosario) y La Murga, la última dirigida por César Guzzo (tal revista policroma ha tenido como antecedente a un programa radial y a una publicación monocromática con formato de diario tabloide llamados ambos Naftalina) en "La Murga" además de Miguel Repiso (Rep) hicieron sus aportes Alfredo Grondona White y Julio Parissi entre otros .
En la actualidad el humor gráfico argentino en Argentina tiene como personajes destacados a Liniers, Maitena y Cristian Dzwonik más conocido por su nombre artístico Nik.
A inicios del presente s. XXI gran parte de los humoristas gráficos argentinos activos o residentes en el país argentino trabajan para el humor gráfico que se edita en los periódicos diarios: Marcelo Daniel Rudaeff (Rudy) y Daniel Paz y Rep para Página 12, los orientales Hermenegildo Sabat, Tabaré, Sendra (reconocido por su "tira" Yo, Matías) y Ian junto a los cordobeses Crist y Altuna para Clarín (hasta inicios la primera década del s. XXI también trabajaban para Clarín : Dobal, Landrú, Quino y Fontanarrosa pero los dos primeros se han retirado y Fontanarrosa ha fallecido tempranamente), para La Nación Nik (con su reconocida "tira" llamada Gaturro), Liniers, Maitena, Tute (hijo de Caloi) etc, corresponde señalar que tras los 1990 el humor gráfico argentino (como que es víctima de una depresión) pierde mucho de su excelencia al hacerse gráficamente más desgarbado e incluso más simplote y primario en diseño e incluso en lo textual (basta comparar los dibujos y las "historias" de Caloi con los de su hijo Tute o las simplificadas formas de Rep contrapuestas a las de Lolo Amengual, Quino, Brascó, Oski, Mordillo, Fontanarrosa etc).

Música[editar]

Espectáculo de tango.

Las y los cantautores argentinos se encuentran generalmente agremiados en la SADAIC.

Entre las instituciones estatales de música culta destacan el Conservatorio Nacional López Buchardo[43] integrado al IUNA, el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla,[44] [45] el Conservatorio de Música Alberto Ginastera,[46] el Conservatorio Juan José Castro; el Conservatorio de San Martín entre muchos otros. Paralelamente existen rancias instituciones privadas o semiprivadas como el Mozarteum Argentino, los Collegium Musicum porteño y el de la ciudad argentina de Córdoba[47] etc.

Una de las expresiones musicales de la Argentina más reconocidas internacionalmente es el tango. El tango casi sin dudas ha tenido orígenes a partir de los esclavizados deportados a América desde el África Subsahariana, aunque el musicólogo Juan Carlos Paz demuestra también un origen español -y más precísamente andaluz- en todo tango: ya en 1857 el español radicado en Argentina Santiago Ramos es reconocido como uno de los autores de los primeros tangos argentinos con su obra "¡Tomá mate che!" (que se traduce al español normativo como "Bebe mate tú" y que en lunfardo significa despavílate o entra en lo real. Así el tango se desarrolló principalmente en la ciudad de Buenos Aires, surgiendo a finales del siglo XIX. Su principal instrumento desde el s. XX es el bandoneón, y posee también su propio baile característico. Algunos exponentes notables, entre otros muchos, del tango son sumando letristas, compositores, cantores y músicos: Carlos Gardel, Julio Sosa, Pascual Contursi, Enrique Santos Discépolo, Osvaldo Pugliese, Astor Piazzolla, Anibal Troilo "Pichuco", Eduardo Arolas (al parecer su apellido original era Arola pero le puso un plural para hacer "chusco" su apellido) , Juan de Dios Filiberto, Enrique Saborido, Alberto Marino (apellido real: Marinaro), Osmar Maderna, Floreal Ruiz, el santiagueño con linajes italianos Homero Manzi, Carlos Marcucci, Sebastián Piana, Cátulo Castillo, Homero Espósito, Tita Merello, Hugo del Carril, Azucena Maizani, Nelly Omar, Virginia Luque, Francisca "Paquita" Bernardo (en 1920 la primera bandoneonista), Ruth Durante, Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, Susana Rinaldi, Leopoldo Federico, Rodolfo Mederos, la santafesina Rosanna Falasca, los cordobeses Ciriaco Ortiz y Rubén Juárez y la hija de Ruben Juárez: Lucila Juárez entre muchos y muchas grandes artistas . Existe una división fundamental de épocas el el tango: la Guardia Vieja originada en el s. XIX con tangos prostibularios como "El queco [El prostíbulo]" (circa 1870) y la ya citada "¡Tomá mate che!" (obra realizada al parecer en 1857 aunque reconocida en los 1880 cuando el tango toma vuelo en en las ciudades inmediatas o cercanas al Río de la Plata), los tangos prostibularios solían carecer de letra (o al menos de letra estable) aunque sus nombres solían ser formas lunfardas o en todo caso figuradas de expresiones obscenas como "El choclo" o "Dame la lata" etc. El tango de la Guardia Vieja, originado en ambientes prostibularios, era de un tono bastante alegre acompañado por guitarras y frecuentemente por flautas y organillos; era tal la sensualidad del primer tango que sus practicantes corrieron el riesgo de excomunión sin embargo el tango -que tiene orígenes andaluces y del África subsahariana por intermedio de la milonga- fue divulgado internacionalmente por los marineros y los rastacuers quienes hacia el 1910 le hicieron ya triunfar en París que era llamada la Ciudad Luz por ser el epicentro de la cultura global recién entonces el tango fue admitido en su propia patria por las élites como las que bailaban en El Armenonville, el Pabellón de las Rosas casi a orillas de la desembocadura del arroyo Manso en el Río de la Plata, lo de Hansen cerca de los Portones del parque de Palermo o el antiguo Chanteclaire, aunque paulatinamente derivó a tonos melancólicos y nostalgiosos en los cuales eran frecuentes los temas con recuerdos de la madre o del barrio "desaparecido" de tan cambiado por el supuesto "progreso" edilicio como sucedía en el teatro La Etoile. El bandoneón ayudó con sus tesituras lastimeras a reforzar la idea de un tango triste en 2×4. En 1917, con Mi noche triste obra de Samuel Castriota y Pascual Contursi cantada por Carlos Gardel comienza el tango canción y esto practicamente significa el fin de la Guardia Vieja. En los 1930 el Trio Argentino constituido por Agustín Irusta, Roberto Fugazot y Lucio Demare -acompañando a Gardel- difundió el tango canción en Europa y América. El tango fue muy bien plasmado en la pintura del artista José Fraindenraij de ascendencia alemana, que con maestría y arte plasmó en varias obras el tema del tango argentino. Como la mayor parte de las músicas típicas argentinas el tango aunque puede escucharse con deleite también es casi siempre bailable en baile de parejas, a inicios del s XXI el tango posee una nueva etapa pletórica de fusion a partir de la segunda mitad de los 1980 cuando se puso de moda nuevamente en el Primer Mundo el Tango Argentino (espectáculo) y ya a en este siglo XXI: el neotango que tiene entre sus exponentes al Gotan Project o las coreografías (comparables a las del ballet clásico pese a los gustos de Julián Centeya) de Juan Carlos Copes y María Nieves que han antecedido a las de Mora Godoy.
Desde 1964, y cada año con más relevancia, se viene celebrando el Festival Nacional de Tango en la ciudad serrana cordobesa de La Falda[48] al cual se adjunta el Rosario Festival Tango que se realiza en la gran ciudad de Rosario.[49]

En las provincias del Interior del país, en cambio, es más fuerte la Música folclórica (aunque el tango inicialmente también fue folclore argentino hasta que sus autores, cantores etc dejaron de ser anónimos) de Argentina. El mismo posee numerosos intérpretes, estilos y variantes, y uno de sus festivales más importantes es el Festival de Cosquín y el de Jesús María (Argentina) situados en la provincia de Córdoba (Argentina).

Hay muchos tipos de bailes y ritmos folclóricos en el país como por ejemplo el gato, el chamamé, la zamba (no confundir con el samba brasileño), la chacarera, el malambo, el pericón, la chamarrita, la vidalita, la milonga, el candombe (el candombe es una música afrorioplatense que en Argentina tuvo gran importancia hasta que Juan Manuel de Rosas fue depuesto manteniéndose sin embargo importante en la vecina orilla del Río de la Plata, más exactamente en ciertos barrios de Montevideo) etc. Si se aparta ilegítimamente el tango del folclore argentino, en el folclore argentino sin contar al tango se destacan varios cantautores (es lo mejor ver la lista de autores y cantautore/as en el anexo Música folclórica argentina, entre cuyos nombres sobresalientes aparecen Dn. Sixto Palavecino, Dn. Andrés Chazarreta, Dn. Antonio Tormo, Atahualpa Yupanqui, Los Visconti, Mercedes Sosa, Los Fronterizos, Los Chalchaleros, Soledad Pastorutti entre mucho/as otro/as. Pero desde los 1980 se hizo notoria la crítica al folclore argentino (que en verdad corresponde a la música de proyección folclórica argentina) acentuada más que nada en la vestimenta de gauchos que solían vestir Los Chalchaleros y Los Fronterizos, ante tales críticas por falta de innovación aparecieron productos comerciales de regular a pésima calidad para "innovar", por ejemplo usando baterías de rock y "adornando el show" con petardos, o letras melosas y primarias que recuerdan a los peores boleros mesocentroamericanos y otras chabacanerías de pobre nivel intelectual para una población estultizada por la baja ingesta de proteínas en la niñez, la ínfima estimulación precoz y el bombardeo estupidizante masmediático.

A partir de los años 1960, el rock and roll se instaló en el país, y contó con muy valiosos exponentes de la mayor parte de los estilos más particulares del género. El principal artista que introdujo el rock and roll en el país fue Sandro, sin embargo ha de tenerse en cuenta que Sandro (quien durante mucho tiempo fue considerado el Elvis Presley en idioma español más bien se dedicó a una música pop caracterizada por un estilo muy personal basado principalmente en temas amorosos), en cambio el auge de la Nueva Música Urbana o Rock Nacional Argentino se produce desde la segunda mitad de los 1960 con bandas y conjuntos como Manal, Vivencia, Pastoral, Arco Iris, Vox Dei, Almendra conjuntos de rock argentino que se caracterizaron por su muy elaborada composición musical y sus letras de intensa poesía, desde inicios de los 1970 y hasta casi los 1980 se destacó Sui Generis, y se destacaron los cantautores como Charly García, Luis Alberto Spinetta, Nito Mestre, Lalo de los Santos, Lito Nebbia, Emilio del Guercio, Alejandro De Raco (Raco además del rock ha realizado desde los 1980 importantes "fusiones" de diversas músicas); durante los 1980 y hasta mediados de los 1990 el rock argentino prosiguió siendo uno de los más destacados del mundo con Sumo, Virus, Los abuelos de la nada, Soda Stereo, los Redonditos de ricota (o "Patricio Rey y sus Redonditos de ricota", apodados popularmente simplemente como "Los Redondos") con cantautores de gran valía como Federico Moura, Luca Prodan, Miguel Abuelo, Gustavo Cerati o el entrerriano Carlos "Indio" Solari. La mayor parte de los mismos son intérpretes de rock en castellano, habiendo muy contados artistas que hagan dicha música en el idioma inglés. El principal festival permanente de rock en Latinoamérica es el Cosquín Rock que lleva ese nombre porque inicialmente se celebró en la ciudad cordobesa de La Falda pero luego pasó a tener sede en la ciudad cordobesa de Cosquín y, definitivamente en Santa María de Punilla que es una pequeña ciudad conurbada con la, también cordobesa, de Cosquín.

En cuanto al jazz éste género musical de origen afroestadounidense logró instalarse en Argentina luego de la Segunda Guerra Mundial especialmente entre ciertos sectores de estratos de clase media alta urbana, motivo por el cual el jazz argentino es el más prominente de América fuera de los propios Estados Unidos, entre los jazzistas argentinos se destacan: Oscar Alemán, Leandro “Gato” Barbieri, Lalo Schiffrin, Roberto Fats Fernández, Sergio Mihanovich, Jorge González, Jorge Anders, Enrique el Mono Villegas, Walter Malosetti entre otros; cabe señalar que el jazz argentino obtuvo especial impulso por las ciertas afinidades de origen con el tango hasta el grado que autores como el tanguero Piazzolla llegaron a realizar momentos de fusion con notas de jazz, en el canto del jazz argentino se destacan las voces femeninas de Blackie, Lona Warren y Lois Blue, luego Egle Martin, Dona Caroll, Marta Bellomo y Eleonora Eubel, y ya emergentes a inicios de siglo XXI: Barbie Martínez, Ligia Piro (hija de los tangueros Osvaldo Piro y Susana Rinaldi por lo que es también frecuente escucharla cantando tangos), Delfina Oliver, Mariana Oubiña y Dolores Ortiz de Rozas.

Música culta[editar]

En Argentina se suele llamar Música Culta a la música clásica y más exactamente a la música realizada por quienes han estudiado en conservatorios y universidades; el primer exponente conocido de música culta en Argentina es el italiano radicado en Argentina (más exactamente en la ciudad de Córdoba (Argentina) del s. XVII Domenico Zipoli un cultor de la primera música barroca, a inicios del siglo XIX surge el Himno Nacional Argentino con música de Blas Parera, en la música del Himno Nacional Argentino se pueden notar algunos detalles tonales procedentes de las últimas obras de Mozart y las primeras de Beethoven, tras los arreglos debidos a Juan Pedro Esnaola la forma original y oficial del Himno Nacional Argentino ha mantenido el sublime y épico estilo original (solo a fines de los 1990 se han hecho versiones del Himno Nacional Argentino que precísamente nada tienen de composición hímnica).

A mediados del siglo XIX son meritorias algunas breves composiciones debidas al tucumano Juan Bautista Alberdi quien se mantenía en el clasicismo musical, mientras que en el s. XX surge, poniendo debidamente aparte al gran compositor español radicado en Argentina: Manuel de Falla) una especie de síntesis de vanguardismo y nacionalismo musical en la que destacan : Alberto Williams, Alberto Ginastera, Julián Aguirre, Carlos López Buchardo, Juan José Castro, Juan Carlos Paz, Washington Castro, Carlos Guastavino, la cordobesa Alicia Terzian (especializada en música aleatoria), hasta se puede incluir al marplatense Ástor Piazzolla como uno de los autores de "música culta argentina" ya que en su genialidad supo fusionar elementos clásicos, tangueros e incluso jazzísticos; sin embargo pese a las intenciones de muchos de sus autores la "música culta argentina" no ha logrado demasiada aceptación ni difusión cultural, quizás por haberse apegado demasiado a las modas globales de "música culta" (atonalismo, dodecafonismo, música incidental, música concreta o la ya citada música aleatoria) llenas de disonancias, síncopas y desarmonias. Un intento bastante exitoso, pero truncado por el suicidio del mismo, de popularizar a la música culta fue el de Waldo de los Ríos.

En los años 1830 el gobernador tucumano Alejandro Heredia inauguró en su provincia orfeones y orquestas. Hoy en Argentina existen varias orquestas sinfónicas como la (fundada en 1932) Orquesta Sinfónica de la Provincia de Córdoba[50] y en la misma provincia la Orquesta Académica Juvenil de la Provincia de Córdoba,[51] de igual modo son de buena a elevada categoría las orquestas sinfónicas de las provincias de Santa Fe,[52] de Tucumán (surgida en 1948),[53] de la provincia de Corrientes,[54] de la provincia del Chaco[55] entre otras. No se puede por ahora decir lo mismo de la Orquesta Estable del Teatro Colón de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ya que pese a pertenecer a una institución internacionalmente egregia, los muchos cambios y las muchas emigraciones no le han estabilizado como a priori debiera serlo: una de las principales orquestas de música culta del mundo, por los mismos motivos por el momento (año 2014) es más deslucida la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Otras instituciones relevantes corresponden a la Provincia (argentina) de Córdoba: como el Festival Internacional de Música Contemporánea Córdoba (Argentina), el Ballet Oficial de la Provincia de Córdoba;[56] el Coro Polifónico de la Provincia de Córdoba[57] o a la importantísima ciudad santafesina de Rosario con su Orquesta de Cámara Municipal de Rosario.[58] También son de importancia el Festival Internacional de Ushuaia precísamente en Ushuaia de Tierra del Fuego[59] y el Festival llamado Iguazú en Concierto frente a las cataratas del Iguazú en la provincia de Misiones.[60]


Dentro de la música culta cabe mencionar al original conjunto argentino Música Ficta existente desde fines de los 1960 y establecido en 1975 recreando a la música ficta medieval, esto es: muy anterior al conjunto español que luego tomó el mismo nombre. Y al conjunto argentino dedicado a la música celta y especialmente a la música gallega-argentina denominado Xeito Novo en los 1980.

Entre uno de los más destacados difusores de la música culta corresponde hacer mención de Marcelo Arce quien viene desarrollando su obra desde la segunda mitad de los 1980.

La música culta de Argentina se destaca por tener durante el s.XX y el S.XXI a excelentes pianistas de renombre mundial, muchos de ellos formados en la escuela del ítaloargentino Vicente Scaramuzza: Marta Argerich, Daniel Barenboim, Adrián Iaies, Bruno Gelber, Horacio Lavandera, Juan Esteban Cuacci, la mendocina Cecilia Pillado y el tucumano Miguel Ángel Estrella, así como el organista salteño Mario Videla. También se han destacado los violinistas: Ljerko Spiller, Terig Tucci, el tucumano Tomás Tichauer y Alberto Lysy (este último creador de la Camerata Bariloche) así como la violinista cordobesa Lucía Luque y la violonchelista, también cordobesa, Sol Gabetta.

En guitarra se ha destacado por su virtuosismo Cacho Tirao quien intentó llevar popularmente el folclore argentino al grado de música culta, también es actualmente uno de los grandes guitarristas Luis Salinas.

Por otra parte, aunque debido a su predominante faceta humorística pocas veces es considerado parte de la música culta argentina, es destacable el conjunto Les Luthiers.

Lírica, ópera, coros[editar]

Argentina también es relevante mundialmente por sus cantantes líricos/as como los integrantes del Coro Estable del Teatro Colón,[61] o cantantes lírico/as como los tenores Darío Volonté (veterano de la Guerra del Atlántico Sur), Marcelo Álvarez , Hernán Iturralde, las sopranos Paula Almerares, Florencia Fabris, Fabiana Bravo, Graciela von Gyndelfelt, la mezzosoprano Bernarda Fink entre otras de gran valía.

Entre las instituciones de coreutas semiprivadas es de relevancia el Coro Kennedy o el, posterior en fundación, fueguino Coro del Fin del Mundo (llamado así porque desde la novela de Jules Verne llamada El faro del fin del mundo la Tierra del Fuego Argentina suele recibir el apodo de «El Fin del Mundo»).[62]

Moda[editar]

Buenos Aires estaba muy ligada a España, desde donde llegaban todo tipo de noticias, incluidas las de moda, sin embargo tras la Revolución de Mayo entre la reducida burguesía o protoburguesía de las principales ciudades de las Provincias Unidas del Río de la Plata cundieron las modas provenientes de Francia (especialmente entre las mujeres) y de Inglaterra (especialmente entre lo varones), sin embargo hasta los 1820 algunos viajeros europeos se sorprendían al encontrar en las principales ciudades y en los estratos de la élite rioplatense aún mujeres vestidas "con las anticuadas modas españolas" y varones de la "élite" que vestían con algunos detalles "anticuados" por ejemplo "botas al estilo Wurtemberg".[63] En 1837 apareció el periódico La Moda, que divulgaba las distintas usanzas en el país y en el cual escribía el docto tucumano Juan Bautista Alberdi. Tiempo después, comenzaron a llegar modistas y sastres de España y Francia, y hacia mediados del siglo XIX ya se podían conseguir en estas tierras revistas como la española La Moda Elegante, que incluía moldes detallados e indicaciones precisas para confeccionar distintos tipos de prendas, bordados y manualidades.
Desde 1816 la moda en las principales ciudades argentinas hubo por referentes a las modas parisinas adoptadas principalmente por las mujeres (o damas) "patricias" y en mucho menor grado a las modas inglesas predominantes en Londres usadas principalmente por los varones de los estratos económicos altos y medio altos (traje sastre muchas veces con el tejido llamado "príncipe de Gales"). En los 1830 fue común que las mujeres de la "élite" rioplatense usaran grandes peinetones tallados en carey para adornar sus cabelleras, tales grandes "peinetones" fuero graficados caricaturezcamente por ilustradores como César Hipólito Bacle.
Más de un siglo después, ya en los 1950, los varones de clase alta y media alta llegaron a usar la moda petitera , la preeminencia de las modas "elegantes" y a la page con influjos franceses e ingleses se fue dejando, tras la Segunda Guerra Mundial y especialmente desde fines de los 1950 y todos los 1960 (por ejemplo muy a inicios de los 1960 los varones argentinos -excepto en áreas rurales- dejaron de usar sombreros) dando lugar a las modas trendy o tendencias estadounidenses (usos de pantalones yins o vaqueros, camperas, t-shirts es decir camisetas o remeras (las sensualmente femeninas remeras muy ceñidas que muestran el ombligo sobre un "yin de tiro bajo" han sido típicas de las mujeres urbanas argentinas desde los 1970). En los meses frescos del otoño (que inicia el 21 de abril) y en los fríos del invierno, que dura desde el 21 de junio hasta -aproximadamente- el 21 de septiembre- es común el uso de camperas y botas, botines o borceguíes en los dos sexos por eso se ha hablado de una moda "unisex" aunque en los hechos casi todas las mujeres usan tales prendas con detalles que les distinguen nétamente de las de los varones, por otra parte las mujeres argentinas durante los meses fríos tienden a usar tapados y en los meses veraniegos en zonas balnearias trajes de baño como las bikinis adoptadas masivamente por las mujeres argentinas como traje de baño o "malla" desde los 1960 etc), los yins o vaqueros fueron adoptados, con diseños ajustados que resaltan las curvas femeninas, masivamente por las mujeres argentinas a inicios de los 1970.
Tras los 1990 la moda en Argentina más popular responde a lo que desde los diseñadores correspondería a un mal gusto derivado de los estratos más pobres de Estados Unidos y la pauperización de la población en Argentina (gran parte de los portadores de estas modas no son argentinos): en los varones de clase baja uso de bermudas, remeras y gorros de beisbol. Desde los 1970/80 existe una tendencia a crear un estilo argentino de modas en el cual se realizan síntesis de influjos europeos, indígenas y estadounidenses etc.

Actualmente se basa en conceptos de diseño propio pero las tendencias extranjeras también siguen siendo muy usadas.

Gastronomía[editar]

La cocina argentina se basa en los grandes aportes de los inmigrantes españoles e italianos y la previa cocina criolla (basada principalmente en influjos españoles e indígenas), ofrece al visitante la posibilidad de saborear platos típicos teniendo como ingrediente principal la carne que goza de una sólida reputación en todo el mundo por su calidad, el asado es un plato aparentemente universal aunque en el Cono Sur adquiere características de preparación gourmet entre otras cosas porque no se reduce a ser solo carne asada. Aparte del ya mencionado asado argentino (que es muy diferente de cualquier otro asado excepto del de Uruguay) en Argentina, dentro de la culinaria criolla, destacan estas comidas y este postre típicos y esta infusión: las empanadas, el locro, el dulce de leche y el mate; procedentes de los influjos españoles son los guisos y pucheros y procedentes de los influjos italianos una abundante variedad de pastas y afines: tallarines con tuco, ñoquis, ravioles también con tuco y al uso nostro , pizzas, baña caudas etc. Los restaurantes típicos, llamados parrillas, ofrecen las más diversas posibilidades de probar la típica carne asada, además de ofrecer al público platos de todas las colectividades, como así también los platos clásicos del resto del país.
La gastronomía argentina se destaca fundamentalmente por la carne vacuna y los vinos, así como por una amplia disposición de alimentos de todo tipo a precios relativamente bajos. Puede considerarse básicamente configurada sobre las culturas alimentarias de las civilizaciones precolombinas andinas y guaraníes, y luego colonial, aunque la principal característica de la cocina argentina son los muy fuertes influjos de las gastronomías italiana y española.

Un factor determinante es que Argentina resulta ser uno de los mayores productores agrícolas del planeta. Es gran productor de trigo, poroto, choclo o maíz, carne (en especial vacuna), leche y, desde los años 1970, gran productor de soja aunque esta leguminosa no ha logrado la aceptación popular.

La gran producción de carne vacuna hace que sea la de mayor consumo (en muchos períodos el consumo anual per cápita ha superado los 100 kg, y durante el siglo XIX rondaba los 180 kg per cápita/año).

De modo semejante, las enormes producciones trigueras hacen que el pan más común sea el pan blanco de harina de trigo, y explican en gran medida el éxito de ciertas comidas de origen italiano que la utilizan y que las pizzas argentinas tengan más masa que las italianas.

Deportes[editar]

Para promover la actividad deportiva el Estado nacional Argentino poseé el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD).

Una de las más grandes aficiones deportivas de los argentinos es el fútbol con algunos estadios importantes con una capacidad para más de 60 000 personas. El deporte autóctono es el pato, en el que se demuestra la habilidad y el coraje del jinete. El polo argentino goza de nivel internacional, tanto por la excelencia de sus jugadores como por la calidad de los excelentes caballos argentinos que montan. Los deportes como el tenis, el basket, hockey, el vóley y rugby o son muy populares (por caso el basket que es uno de los deportes más populares en Argentina luego del fútbol) también gozan de un buen prestigio mundial merced a sus buenos cultores. El paddle, el remo (o rowing), el wind surf son actividades requeridas por la gente. La práctica del ski en sus diversas modalidades se ofrecen en todo su esplendor en la época invernal, que va desde junio hasta septiembre a lo largo de la extensa cordillera de los Andes e incluso en algunos sitios de las Sierras pampeanas. Deportes acuáticos, navegación a vela y motor, windsurf, esquí acuático que se practican en ríos, lagos, y en todo el litoral marítimo. Para la práctica de la caza y el deporte de la pesca. Además de la posibilidad de practicar equitación, salto, trekking, andinismo (variedad extrema del montañismo), mountain bike, aladeltismo, rafting, canotaje, buceo (especialmente en las aguas costeras patagónicas del Mar Argentino), etc., a lo largo de todo el país. Existen más canchas de golf que en el resto de América Latina en conjunto.

El deporte en Argentina se caracteriza por una relevancia extraordinaria del fútbol masculino. La difusión masiva del deporte se produjo en las tres primeras décadas del siglo XX sobre la base de la pasión popular por tres actividades: el fútbol, el boxeo y el automovilismo.[64] Aparte de los mencionados en Argentina se han desarrollado deportes que han alcanzado la primera línea mundial como el básquetbol, el cestoball, el ciclismo, el golf, el hockey sobre césped, el hockey sobre patines, el polo, el pádel, la pelota paleta (una variante de la pelota vasca), el remo, el rugby, el tenis, el voleibol y el yachting.

Otros deportes de desarrollo considerable son el montañismo, la halterofilia, el handball, la natación, el patín, el taekwondo, el judo, etc. En la zona andina del sur del país se practican de forma muy extendida los deportes de invierno, en especial esquí y snowboard. El deporte nacional es el pato.

El pato se juega montado a caballo con una pelota con manijas que debe ser tomada del piso o pasarse entre jugadores para convertir gol en la valla contraria.

Fútbol[editar]

Por su parte, el fútbol superó a todas las disciplinas en el gusto de los argentinos. Integrante de la AFA, miembro de la FIFA, la Selección Argentina de Fútbol participó en 15 de las 19 fases finales de los Campeonatos Mundiales, logrando ser campeona dos veces, en 1978 en Argentina y en 1986 en México, además de llegar a ser subcampeona también dos veces en 1930 en Uruguay y en 1990 en Italia. También obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, además de 14 campeonatos en la Copa América.

Los futbolistas Alfredo Di Stéfano (muerto en España), Diego Armando Maradona y Lionel Messi son considerados entre los pocos máximos exponentes en la historia mundial de este deporte, tanto por aficionados como por colegas, directores técnicos, directivos o periodistas deportivos. Maradona marcó el llamado «Gol del Siglo [XX]» en 1986. En fútbol para invidentes también se destaca Argentina con su Selección de fútbol para ciegos de Argentina conocida como Los murciélagos teniendo como uno de sus máximos exponentes al crack Silvio Velo.

Lamentablemente el fútbol, calificado por alguno como "pasión de multitudes" supuestamente argentinas, ha resultado un espectáculo masivo-masificado en el cual se da el siguiente fenómeno sociológico: la gente básica ha tenido instantes de aparente patriotismo o -mejor dicho- de patrioterismo que ha durado lo que ha durado un éxito en el fútbol como si el genuino patriotismo fuera alegrarse por el triunfo en un partido de fútbol y si la Selección Argentina de Fútbol era derrotada ya la Argentinidad de estos "hinchas" se "desinflaba" y vituperaba o vitupera al Ser Argentino.

Boxeo o pugilato[editar]

En boxeo la Argentina se ha destacado con más de 30 boxeadores que lograron títulos mundiales. Entre ellos cabe mencionar a : Luis Ángel Firpo "El Toro de las Pampas" quien en 1926 casi noqueó (arrojándolo del ring) al famoso estadounidense Jack Dempsey en los Estados Unidos pero según un jurado amañado "perdió" la pelea; en la primera mitad del siglo XX se hizo merecidamente célebre Justo Suárez apodado "El Torito de Mataderos" y recordado por Julio Cortázar en uno de sus textos. En los 1950 cobró renombre internacional el sanluiseño José "El Mono" Gatica, luego en los 1960 el cordobés Goyo Peralta y su rival Oscar Natalio "Ringo" Bonavena en los 1960 e inicios de los 1970 fue uno de los campeones mundiales entre los "pesos-pesados" del mundo, famosa fue la pelea de Bonavena contra Cassius Clay cuando el estadounidense estaba en su mejor estado físico, confrontación ocurrida igualmente en Estados Unidos, en la cual el argentino Bonavena perdió tan solo por puntos, luego Bonavena sería asesinado en el state estadounidense de Nevada; el santafesino Carlos Monzón fue campeón mundial mediano entre 1970 y 1977; por su parte el mendocino Nicolino Locche se destacó mundialmente por su agilidad y habilidad para esquivar golpes en su cabeza y contraatacar exitosamente ante contendientes que parecían más poderosos; Víctor Emilo Galíndez obtuvo dos veces el título mundial de peso semicompleto pero su exitosa carrera fue trágicamente truncada en 1980 al ser atropellado por un automóvil; a inicios del presente siglo XXI se destaca como campeón mundial en su categoría de pugilato Sergio "Maravilla" Martínez, pero, teniendo casi 40 años de edad al perder por nocaut técnico en Estados Unidos sufrió las befas del exitismo que suele caraterizar a los argentinos. Los boxeadores argentinos también obtuvieron en los Juegos Olímpicos 7 medallas de oro, 7 de plata y 10 de bronce.

Básquet[editar]

El básquet tiene un rico pasado y presente en el País: Argentina fue campeón mundial en 1950. Sin embargo, en las décadas de 1960 y 1970 fue perdiendo importancia. Con la creación de la Liga Nacional en 1984, recuperó y ganó en popularidad. La irrupción de Emanuel Ginóbili en la NBA, y las grandes actuaciones de la Selección Argentina a nivel internacional, contribuyeron a un mayor seguimiento por parte del público. En 2002, la Selección dirigida por Rubén Magnano alcanzó la final del Campeonato Mundial en Indianápolis, el cuarto lugar en el Campeonato Mundial Japón 2006, y obtuvo la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el título más importante de su historia. También es memorable el santafesino Hugo Ariel Sconochini.

Emanuel Ginóbili, el mejor jugador de basquetbol del país.

Tenis[editar]

Como gran parte de los deportes, llamados a fines de siglo XIX y a inicios de siglo XX sports el tennis o tenis fue difundido en Argentina a partir de las élites (estúpidamente criticadas en casos como este de “europeizantes”). El tenis nació en Escocia, pero sus primeros pasos en Argentina se remontan a 1892 cuando se creó el Buenos Aires Lawn Tennis Club, 22 años más tarde se fundó la Lawn Tennis League, primera entidad dedicada a organizar el deporte en el País. En 1921 tomó el actual nombre de Asociación Argentina de Tenis.

La primera persona tenista destacada internacionalmente fue una mujer, la argentina Mary Terán de Weiss, por eso se consideró en Argentina entre el populacho casi hasta los 1970 al tenis como «cosa de minas [mujeres] paquetas [de clase alta]» .

Los tenistas argentinos han ganado muchos lauros desde la irrupción en el tenis masculino de Guillermo Vilas y José Luis Clerc en la década de 1970 y de Gabriela Sabatini en el femenino, en las décadas de 1980 y de 1990. Contemporáneamente, algunos tenistas argentinos han tenido logros destacados como David Nalbandián, que se consagró campeón del Masters 2005; Juan Martín Del Potro que fue campeón del US Open en 2009; Gastón Gaudio, que fue campeón de Roland Garros en 2004, en una final argentina contra Guillermo Coria; y Paola Suárez, que obtuvo medalla de bronce en dobles femenino en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, así como 4 torneos de dobles de Roland Garros. En la Copa Mundial por Equipos la Argentina obtuvo el título tres veces, la última en el 2007, también es relevante Gisela Dulko. En el 2014 entre otros grandes tenistas argentinos tienen renombre Paula Ormaechea y Juan Pico Mónaco.

Hockey[editar]

El hockey femenino con la Selección Nacional de Hockey llamada Las Leonas también ha registrado grandes logros como la obtención la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, el Champions Trophy en 2001, el 10º Campeonato Mundial jugado en Perth en 2002, y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Medalla de Bronce en el Mundial de Hockey Madrid 2006, y Medalla de Plata en la Champions Trophy Quilmes 2007. Caben entre sus más célebres jugadoras a destacar Cecilia Rognoni y Magdalena Aicega o a Luciana Aymar, considerada por muchos la mejor jugadora de hockey del mundo en la actualidad de este deporte. Más recientemente viene logrando lauros la Selección masculina de hockey sobre césped de Argentina llamada Los Leones.

Rugby[editar]

El rugby en Argentina es aficionado, con más de setenta mil practicantes registrados. El seleccionado argentino, conocido como Los Pumas con jugadores de nivel mundial como Agustín Pichot o Felipe Contepomi, el Seleccionado Argentino de Rugby o Los Pumas se encuentra entre los seis mejores equipos del mundo. Su mejor colocación después del quinto puesto en el Campeonato Mundial de 1999 es la actual, ya que se encuentra entre los 3 mejores del mundo al llegar a la semifinal de la Copa Mundial de Rugby Francia 2007, tras vencer al país anfitrión por el tercer puesto y galardonándose con el bronce.

Natación[editar]

En natación han merecido y merecen renombre mundial el santafesino Pedro Candioti apodado “El Tiburón del Quillá´´, y los cordobeses Georgina Bardach y José Meolans.

Polo[editar]

El deporte ecuestre polo tiene en Argentina los mejores equipos del mundo, entre ellos ha cobrado merecido renombre el polista Javier Novillo Astrada.

Remo[editar]

En remo se destaca Alberto Demiddi (su apellido en Argentina frecuentemente es escrito como Demidi).

Yachting y otros deportes náuticos[editar]

Es hoy casi mítico el célebre Vito Dumas primer navegante solitario en recibir The Slocum Award por cuatro fantásticos viajes solitarios en un pequeño yate velero guiado con todo instrumental por antigua brújula y un sextante; el argentino Vito Dumas se destaca por su solitaria vuelta al mundo en los 40º de latitud sur (tormentosa y helada zona de los Cuarenta bramadores). En cuanto a Germán Frers se destacó y destaca por el diseño de naves deportivas.

Carrera a pie[editar]

En carrera a pie es memorable el santafesino Delfo Cabrera campeón olímpico en su disciplina.

Vóley o, voleibol[editar]

Aunque hasta junio de 014 Argentina no ha logrado trofeos de primera línea, siempre aparece promisoria incluso en los Juegos Olímpicos (o: JJOO) tanto en el voleibol tradicional o tanto en el voleibol de playa.

Golf[editar]

En golf se destacan internacionalmente el bonaerense Roberto De Vicenzo y los cordobeses Eduardo Romero y Ángel Cabrera.

Artes marciales[editar]

En artes marciales entre los muchos y muchas practicantes que las mismas tienen en Argentina desde los 1960 es de señalar la muy digna participación olímpica de la judoka Daniela Krukower, también ha pasado a la celebridad el taekwondista ganador de la medalla de oro olímpica el correntino Sebastián Crismanich.

Automovilismo[editar]

El automovilismo también ocupa un lugar importante en las preferencias de los argentinos, siendo Juan Manuel Fangio el mayor deportista en este rubro, quien logró en la década de 1950 cinco títulos mundiales, quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 solo fue superado (ya fallecido Fangio) décadas después, con ayuda de los grandes avances tecnológicos por el alemán Michael Schumacher en sus records automovilísticos. Carlos Alberto Pairetti, Jorge Cupeiro, Oscar Cabalén, Oscar Alfredo Gálvez y Juan Gálvez, Marcos Di Palma y en general la Familia Di Palma o los hermanos Patronelli son personajes destacados internacionalmente en el automovilismo de diversas categorías.
Argentina es uno de los países pioneros en fabricación de automóviles: entre 1903 y 1904 el hispanoargentino Manuel Iglesias radicado en la ciudad de Campana de un modo casi artesanal construyó el primer automóvil 100% argentino, aunque en tal mérito compite Horacio Anasagasti quien fábrico la primera línea de automóviles en Argentina ya completa en 1904. En el diseño y la fabricación de automóviles de carrera (y también modelos no deportivos) son merecidamente afamados los santafesinos Oreste Berta (apodado "El mago de Alta Gracia") y Horacio Pagani, también ha de recordarse a Juan Gaffoglio (más conocido tras 1975 como Jhon) y sus hijos ( por ejemplo Jorge Gaffoglio) diseñadores no solo de automóviles comunes sino también de automóviles voladores[65] [66] [67] como el Terrafugia.

Ciencia y tecnología[editar]

Lanzamiento del satélite argentino Delta II, con el SAC-D/Aquarius, moderno satélite de observación climática y oceanográfica lanzado el 10 de junio de 2011.

Institucionalmente Argentina desde hace décadas posee entes estatales nacionales dedicados a la ciencia e investigación en general, tales como el CONICET, el INTI, la CNEA, la CONAE, el INTA y el CITEDEF entre otros.
Hasta el 2014 seis argentinos han sido galardonados con Premios Nobel, tres de ellos están vinculados con la ciencia, habiendo gran cantidad de argentinos e instituciones argentinas propuestas a recibir el premio Nobel como Luis Agote pionero a inicios del 1900 en las transfusiones sanguineas; o Eduardo de Robertis (propuesto internacionalmente para el Nobel de Medicina), Ana Mon (propuesta para el Nobel de la Paz) o Jorge Luis Borges (propuesto varias veces para recibir el premio Nobel de Literatura) entre varios otros Argentinos postulados.

Estrictamente relacionados a la ciencia recibieron el Premio Nobel los siguientes argentinos:
Bernardo Alberto Houssay, fue el primer latinoamericano en obtener un Nobel científico, en 1947, cuando fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina, gracias a su trabajo, la fisiología fue la disciplina médica que mayor vigor y desarrollo tuvo en la Argentina. El mismo galardón fue recibido por César Milstein, por su trabajo en el desarrollo de anticuerpos monoclonales. A pesar de que lo hubiera hecho enormemente rico, Milstein no registró ninguna patente por su laureado descubrimiento, pues pensaba que era propiedad intelectual de la humanidad y como tal lo legó. De acuerdo a sus convicciones, su trabajo carecía de interés económico y solo poseía interés científico.
El Premio Nobel de Química fue otorgado a Luis Federico Leloir, convirtiéndose en el primer latinoamericano en ganar dicho premio, su investigación más relevante, y por la cual obtuvo la distinción que le otorgó fama internacional, se centra en los nucleótidos de azúcar, y el rol que cumplen en la fabricación de los hidratos de carbono. Tras su hallazgo se lograron entender de forma acabada los pormenores de la enfermedad congénita galactosemia. Debemos sumarle la bióloga Sandra Myrna Díaz quien recibiera el Premio Nóbel de la Paz como miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en 2007.[68]

Sin embargo, a pesar de la alta capacidad de los recursos humanos argentinos y la ejecución de una política de estado sostenida desde 1997 al presente, la ciencia y la tecnología afrontan dos principales problemas en el país. En primer lugar, la baja inversión en ellas con respecto al nivel internacional, según datos del 2005, la ciencia y la tecnología verifican una fuerte dependencia del financiamiento público que aporta el 65% de la inversión distribuido en un 43% en el sector gobierno y un 22% las universidades públicas. Y en segundo lugar, la fuga de cerebros debido a que los profesionales formados en el país encuentran mejores oportunidades laborales en el exterior. Sin embargo, esta última tendencia ha estado revirtiéndose en los últimos años.

Ciencias[editar]

Dentro de la actividad intelectual cabe destacar también la importante labor investigadora efectuada por argentinos en todos los campos de la ciencia, y especialmente en los de las matemáticas Julio Rey Pastor, la medicina; Bernardo Houssay (ganador del premio Nobel de medicina en 1947) y Enrique Finochietto, Gregorio Aráoz Alfaro, en química; Luis Leloir (ganador del premio Nobel en 1947), César Milstein premio Nobel en Medicina 1984, también es destacado el epístemologo dedicado a la filosofía de la ciencia Mario Bunge. En el siglo XX se han destacado Juan Vucetich nacido en Croacia cuando Croacia estaba desde hacía siglos dominada por Austria, Vucetich tomó voluntariamente la nacionalidad argentina y con nacionalidad argentina (hasta su muerte) fue prácticamente el inventor de uno de los primeros y más difundidos métodos biométricos: la dactiloscopía. El ya mencionado Enrique Finocchietto creador de una célebre escuela de cirugía que por cuestiones de desafinidades "políticas" fue desmantelada paulatinamente tras 1955. De igual manera corresponde mencionar a Salvador Mazza como uno de los principales investigadores y luchadores contra el Mal de Chagas-Mazza, o a los cardiólogos Domingo Liotta (uno de los pioneros [desde los 1960] en la invención del corazón artificial) y René Favaloro (quien entre muchos aportes a la medicina inventó el ´´by pass´´ cardiáco y arterial) . También el matemático Miguel Ángel Virasoro y el físico matemático -especializado en física cuántica y teoría de las cuerdas- Juan Maldacena, entre otros muchos científicos argentinos que en gran medida , siendo capital humano, se vieron compelidos a abandonar su país en el fenómeno sociológico llamado fuga de cerebros tras haber sido solventados sus estudios por todo el pueblo argentino (vía impuestos) en el hasta hace pocos años muy completo sistema educativo estatal público y gratuito argentino que incluye a universidades gratuitas que llegaron a tener gran prestigio global como la Universidad Nacional de Córdoba ( con cuatro siglos de existencia es la primera universidad del territorio argentino y una de las primeras universidades de América), la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de Tucumán, La Universidad Nacional de La Plata, la Universidad del Litoral etc; entre las muchas instituciones nacionales argentinas estatales gratuitas postuniversitarias CONICET, INTI, INTA, también en Argentina tiene desde hace más de medio siglo merecido renombre el Instituto Balseiro, entre otras empresas e instituciones científicas argentinas (muchas de las cuales son extensiones de universidades estatales nacionales públicas argentinas) se menciona al INVAP y otras instituciones pioneras en América en cuanto al uso pacífico de la energía nuclear.

Derivados de la investigación científica argentina[editar]

El INTI, el CONICET, el INTA, la CNEA y otros (por ejemplo institutos universitarios argentinos) constantemente aportan conocimientos de uso mundial, por ejemplo vacunas, terapias anticancerígenas, aportes en genética, potabilización del agua como el SODIS o Sodis, descubrimientos referentes a la fotosíntesis,[69] o la motocicleta ecológica-eléctrica Sudaca.[70] O la invención de biocombustibles como el biodiesel debido en gran medida a un inventor de la zona de Bahía Blanca, los biocombustibles argentinos se inventaron inicialmente para producir etanol y otros biocombustibles a partir de los rastrojos de cereales aunque actualmente se estudia la promisoria producción de biodieseles argentinos a partir de algas marinas.

En los 1950 en la Isla Huemul se intentó crear un reactor de fusión nuclear controlada para producir electridad industrial y de uso hogareño y luego, por ejemplo desde los 1960 (Atucha I), Argentina es el primer país iberoamericano en tener, con desarrollo científico propio, centrales nucleares de uso pacífico para proveer de electricidad económica a las poblaciones civiles, ha desarrollando su propio modelo de central nuclear compacta Carem del INVAP de cuarta generación y provee de pequeños reactores nucleares de investigación a diversos países.

Siempre fuera del plan nuclear argentino, ya que Argentina es un país eminentemente pacifista y por esto firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear, se han desarrollado, especialmente a partir de la Guerra del Atlántico Sur entre el Reino Unido y Argentina algunos de los avances en materia de desarrollo armamentístico para la defensa argentina entre estos: se cuenta el misil AS-25K, uno de los primeros desarrollos en el presente siglo XXI del CITEFA (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas de las FFAA).

Actividad aerospacial de Argentina[editar]

Actividad aeronáutica[editar]

Ala volante FMA I.Ae. 37 avión argentino fabricado en 1954 en la FAdeA.

Pocos años luego de fabricarse los primeros aviones exitosos del mundo (1903) Argentina merced a Jorge Newbery y otros pioneros como el tucumano Benjamín Matienzo, Manuel Félix Origone o M.D. López y Enrique Mosconi crearon el Aero Club Argentina (el primero de Latinoamérica) que en 1912 dio lugar a la Escuela Militar de Aviones la cual se transformó luego en la Fuerza Aérea Argentina, paralelamente y en los 1920 Francisco de Arteaga fue el principal creador de la Fábrica Argentina de Aviones (también la primera de Iberoamérica), FAA actualmente llamada FAdeA ubicada en las afueras de la ciudad argentina de Córdoba ha sido prolífica en la calidad, cantidad y variedad de sus aviones, aunque Argentina nunca pudo competir a gran escala en la producción de sus ingenios ya que gran parte del mercado internacional de aviones para su oferta ya estaba ocupado por las primeras potencias del planeta.
Particularmente Virgilio Mira inventó privadamente en 1920 el avión Golondrina I. De las decenas de modelos diseñados y fabricados en Argentina se pueden mencionar el AeMB 2 "Bombi" primer bombardero del mundo iberoamericano, sin embargo dado que fortuitamente Argentina careció de guerras en la época del "Bombi" tal avión fue usado como carguero civil. Entre otros de los muchos modelos de aviones argentinos corresponde mencionar a los Pulqui (primeros aviones a reacción fabricados en Iberoamérica), los I.A. 50 GII, los I.Ae.35 Huanquero, los Ñancu, los FMA IA-58 Pucará, los IA-63 Pampa etc. Por el lado civil ya a inicios del s.XX el argentino Raúl Pateras Pescara fue uno de los inventores del concepto de los actuales helicópteros, entre otros muchos también se destacan los aviones de despegue y aterrizaje en espacio mínimo como el Golondrina V debido a Ariel Ciro Rietti y Virgilio Mira (Rietti en los 1950, a poco de ser utilizados de un modo práctico los helicópteros en todo el mundo, fundó la Compañía Argentina de Helicópteros en los 1960 también fue un pionero en la fabricación de automóviles impulsados por energía solar como el Solar Ra), Rietti en los 1960 fundó junto a Teófilo Tabanera la Sociedad Argentina Interplanetaria dedicada a la astronáutica y la investigación del Cosmos y también fue miembro fundador de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales de la Fuerza Aérea Argentina . Por otra parte corresponde considerar a los helicópteros de perfiles aerodinamicamente facetados aparte de sus innovadores motores Cicaré CH-14 o el Cicare CH-12 etc debidos a Augusto Cicaré y los de Taurasi también con innovadores motores etc.

Actividad espacial[editar]

La principal institución nacional argentina dedicada a la investigación espacial se denomina CONAE.
En 1947 Argentina diseñó y fabricó su motor de cohete a propergol llamado AN-1 para propulsar al cohete llamado Tábano , en 1958 se creó la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales que desarrolló una serie de cohetes, los más avanzados (al menos los declarados oficialmente en esos años junto a los del Reino Unido, China y Francia) del mundo en esa época tras los de la URSS y los EUA, entre esos cohetes argentinos que descollaron a inicios de los 1960 se destacan las series de cohetes como el Orion I, el Canopus II, el Rigel, el Castor A entre otros cohetes exitosos (los cohetes argentinos de esa época no tenían la magnitud ni grado de know how de los soviéticos ni de los estadounidenses entre otros motivos porque la cohetería soviética y estadounidense se basaba en los científicos alemanes (como Werner von Braun) capturados por los Aliados al finalizar la Segunda Guerra Mundial, en cambio la industria aerospacial argentina aunque pudiera haber tenido algunos datos del know how precedente se basaba en la pura investigación ingenieril argentina. Por otra parte aunque Argentina hasta mediados de los 1960 era un país que mantenía gran parte de la prosperidad que en el 1900 la había puesto entre las principales economías del mundo ya tras la segunda mitad de los 1960 las pésimas gestiones económicas iban aceleradamente alejando a la Argentina del potencial de las grandes economías del planeta. Tras una época de gran decadencia, por ejemplo gran parte de los más eminentes técnicos y científicos argentinos se encontraron forzados a abandonar su País desde la segunda mitad de los 1960 y, siempre debido a las crisis económicas reflejadas en crisis políticas, Argentina ha venido perdiendo gran parte de su capital humano en una fuga de cerebros; esto explica que tan tardíamente como en el 2014 (con un retraso de dos años según la fecha inicial de lanzamiento) Argentina ha probado lanzar un cohete vector de satélites llamado Tronador II. En los inicios de la historia de la astronáutica argentina se destacaron y destacan los ingenieros Teófilo Tabanera, Aldo Zeoli, Juan Ignacio San Martín y Miguel San Martín (los ingenieros aerospaciales argentinos de apellido San Martín para cumplimentar su vocación de científicos y huir de las penurias económicas en su País debieron trabajar para la NASA estadounidense).

Pese a todos los inconvenientes y a la competencia extranjera, la Argentina ha construido y construye desde fines de los 1950, tal cual se observa, un plan espacial que incluye satélites.

Familia[editar]

Estructura familiar[editar]

La formación de parentescos en Argentina siempre ha sido a priori (en este caso milenios antes de ser formulada teóricamente) normalmente correspondiente al átomo del parentesco que develara Lévi-Strauss en el siglo XX.

Hasta bien entrado el siglo XIX el matrimonio solía requerir del pedido de mano de la futura esposa que el novio le hacía al padre o al jefe de familia de la mujer a ser desposada. Las parejas matrimoniales solían ser bastante dispares en edad: la mujer solía ser bastantes años menor que su marido. A la muerte del marido la esposa guardaba un año de luto vistiendo ropas negras.

Hasta fines del siglo XIX se reconocían como de plena validez legal solo a los matrimonios religiosos contraídos por cultos reconocidos por el Estado nacional; durante la llamada Generación del 80, más precísamente durante la primera presidencia de Julio Argentino Roca y más exactamente en 1888, los matrimonios religiosos perdieron su validez en cuanto a contrato legal y para ratificarlos oficialmente se deben realizar por Registro Civil; esto no ha supuesto una desaparición de los matrimonios por servicio religioso: en el presente la enorme mayoría de los matrimonios efectuados por rito religioso luego son efectuados por Registro Civil (y en algunos casos viceversa).

Aún hoy cada uno de los futuros cónyuges suele recibir una "despedida de soltero/a" por parte de sus amigo/as y tras la "noche de bodas" la pareja recién casada suele hacer un viaje de "luna de miel".

Hasta hace medio siglo atrás (aprox.) estaba muy claramente definida una división del trabajo en el matrimonio: la mujer era ama de casa y el varón era el proveedor para toda la familia trabajando fuera del ámbito hogareño.

Sin embargo de que hasta inicios de s XX en las principales áreas urbanas y hasta mucho más adelante de los 1950 en Argentina solían predominar las familias extensas que en muchos casos funcionaban como verdaderas pymes, la estructura de parentesco tradicional argentina al ser generalmente cristiana se ha basado en la monogamia en la cual una pareja constituida por un sujeto de sexo masculino y una sujeto de sexo femenino contraían matrimonio, el matrimonio inicialmente era establecido sacramentalmente de un modo religioso para poder tener coito o concubito cumpliendo el débito conyugal y poder procrear de este modo hijos e hijas legítimo/as a los cuales correspondería de un modo jurídicamente indubitable la herencia. Aunque hoy se observe aberrante hasta hace pocas décadas en casi todo el mundo llamado «Occidental» se daba una absoluta inequidad entre los y las hijo/as habidos en un matrimonio legalizado que entre los habidos extramatrimonialmente o extramaritalmente y de modo más grave entre los hijos considerados adulterinos o producto de incesto: los hijos extramatrimoniales llegaban solo a tener el derecho de saber su filiación (excepto la de su madre si ésta ya estaba casada) y si lograban el reconocimiento paterno solo podían solicitar 1/4 de la herencia. Los y las hijos/as adulterinos/as carecían de todo derecho en cuanto a sus (pro)genitores (estos “bastardos” no heredaban nada, no podían reclamar reconocimiento de filiación etc.), sin embargo entre las clases más humildes e incluso los estratos medios del Interior frecuentemente recibían un trato equiparable al de los “hijos/hijas [llamados/as] legítimos/as” el conflicto podía suscitarse al momento de la herencia en donde el hijo o la hijas no reconocidos no solo eran (según una falaz interpretación que se hacía de la Biblia) “producto del pecado” si no que prácticamente carecían de todo derecho legal en ser reconocidos/as en su filiación, la celebérrima Eva Duarte ( Evita ) sufrió y padeció de tal injusta arbitrariedad y al parecer a ella se deben, en la segunda mitad de los 1940, los primordios legales para eliminar tal aberración que se sustentaba bajo un sistema judicial mal llamado justicia. Y solo en 1983 durante el gobierno democrático de Raúl Alfonsín se equipararon plenamente los derechos de todos los hijos e hijas y esto en gran medida coadyuvado por la posibilidad de establecer el parentesco genético con pruebas de ADN.[71]

Hasta aproximadamente los 1960 la pérdida de la virginidad por parte de la mujer antes del matrimonio era muy mal vista (incluso estaba mal visto que las mujeres tomaran una ostensible iniciativa en la seducción o el inicio de un noviazgo, en tales casos la mujer de clase media era homologada a una prostituta o “puta”) esto porque antes de las pruebas de ADN (recién fiablemente aceptables en los 1990) que una mujer no casada fuera madre soltera ponía en duda el linaje de su prole según la tradicional norma, recién hace pocas décadas obsoleta merced a los avances de la ciencia genética, que en latín se expresa como: Mater certa est... pater incertus semper est (la madre es cierta, verificable [pero] el padre no es verificable), todo lo contrario ocurría en este caso con los casi púberes varones quienes de grado o por presión social debían debutar coital y heterosexualmente lo más tempranamente posible (muchas veces con mujeres prostituidas). También (como hacía milenios en todas las culturas del mundo) poco antes era mal vista (como en casi todo el mundo) la soltería tanto de varones como de mujeres adultos/as y de un modo más acentuado la soltería de las mujeres luego de su edad fértil (las mujeres que no podían casarse antes de la menopausia eran descalificadas con el mote de solteronas y las mismas mujeres fértiles solían descalificar a sus congéneres sin prole con el mote despectivo de “machorras” y se decía de ellas que «habían quedado para vestir santos», tal fenómeno que pareciera haber sido un capricho arbitrario derivado de la religiosidad, en su transfondo ha obedecido a factores económicos infraestructurales (y por ello inconscientes) del tipo emic: no tener hijos resultaba antieconómico para el sistema social global y la práctica de la sexualidad fuera del matrimonio implicaba (y aún implica) los riesgos que conlleva toda promiscuidad: mayor proclividad a contraer (entonces muy graves e incurables y costosas para el sistema social) ETS. Recién a mediados del s. XX, debido a avances médicos como el descubrimiento de la penicilina (que, por ejemplo, con otros antibióticos permitían curar la sífilis y el invento de la píldora anticonceptiva [que atenuaba los riesgos de embarazo no deseado], y esto concatenadamente favoreciendo a la revolución sexual) [existía, es cierto, el condón desde hace siglos, pero hecho con una tripa no era muy higiénico ya que, entre otras cosas, no impedía el contagio de enfermedades venéreas y no era ni del agrado de los varones ni menos de las mujeres]), de modo que las prácticas sexuales se vieron muy facilitadas a partir de la segunda mitad del s. XX en todo el Occidente incluyendo en el Occidente a la entonces muy aggiornada Argentina. Esta liberación sexual, en parte al parecer sustentada por los descubrimientos del psicoanálisis freudiano, ha facilitado la existencia de parejas permanentes u ocasionales fuera del matrimonio...así como un pronunciado descenso de la natalidad entre los estratos medios argentinos.

Hasta la primera mitad del reciente s XX era común que las familias fueran numerosas una pareja estable llegaba a tener 10 o más hijos ó hijas pero esta prolificidad era contrastada por la alta morbilidad y mortalidad debida en general a la en todo el mundo) ausencia de vacunas, antibióticos (inexistentes como fármacos comprobádamente científicos hasta los 1940) o la presencia generalizada (en todo el planeta) de parasitosis y enfermedades infectocontagiosas (como las hoy casi inexistentes pero antes generalizadas y mortales tuberculosis, lepra, sífilis etc.), otra institución casi desaparecida es la del padrinazgo por el cual (generalmente un tío u otra persona capacitada cercana a la familia) muchas veces se comprometía a mantener a la prole (a los ahijados) si los padres perecían o caían en la indigencia. Por lo general las familias argentinas de clase media desde aproximadamente la segunda década del s. XX fueron propensas (pese a los mandatos religiosos) a tener pocos hijos e hijas para mantenerse en el nivel de vida que no les hiciera recaer en la pobreza. En cuanto a las parejas pobres éstas mantuvieron el criterio «cada hijo viene con un pan bajo el brazo» aunque era preferido tener hijos varones (por ejemplo el tener hijas -llamadas vulgarmente chancletas es decir: carentes de "taco"- hacía y hace correr a una familia pobre el riesgo de mantener nietos o nietas debido a maternidades precoces). De un modo similar (por motivos emic económicos) también las familias adineradas han tendido ha ser prolíficas (obviamente que sin por esto ser proletarias). Desde la segunda mitad del s. XX se ha hecho frecuente la ‘promiscuidad’ desde la más temprana adolescencia; tras la formación de parejas precoces en edad o las dificultades ecónomicas etc. han aumentado los divorcios y los concubinatos ( parejas no formalizadas) y, casi consecuentemente, las familias ensambladas y las familias monoparentales en las que generalmente la mujer resulta de hecho ser la jefa del hogar al ser la que poseedora de la tenencia de “sus” hijos a contracorriente de lo que devela la teoría freudiana-lacaniana la cual devela que los hijos y las hijas requieren complementariamente del deseo de la madre o función materna contrastado por el nombre del padre y la función paterna para ser psíquicamente sanos/as y libres.

Actualmente la esperanza de vida casi se ha duplicado en muchos países. Este hecho de lo real también modificó el concepto de familia como unidad doméstica ya que, en la actualidad, no todos conviven bajo el mismo techo.

La tendencia de crecimiento demográfico vegetativo en Argentina (como si fuera uno de los países centrales) desde fines de s XX ha ido en caída especialmente entre la clase media; por ejemplo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pese a ser la capital de un riquísimo país que de potencia promisoria ha sido mantenido en el subdesarrollo, en la ciudad de Buenos Aires es notorio el envejecimiento demográfico debido a la emigración de gente joven de clase media y a la bajísima natalidad de la clase media.

Las estructuras de parentesco no solo han variado en muy poco tiempo desde fines de los 1950 (y esto en casi todo el mundo) por motivos infraestructurales emic que llegan a ser percibidos a nivel consciente como amor-desamor etc . Hasta aproximadamente inicios de los 1960 (como ocurría en casi todo el Occidente) en la familia (hasta entonces además de frecuentemente extensa y basada en la monogamia parental) se reproducía el modelo social del autoritarismo explícito (mal llamado "patriarcado" ya que el mismo autoritarismo podía y puede ser efectuado directa o indirectamente por una matriarca ), paulatinamente este modelo cambió al diluirse el prestigio de los padres y de las madres (especialmente el de los padres) y esto debido a la labilidad de las familias permanentes, luego -como epifenómeno importante- si antes quienes eran víctimas concretas en muchos casos eran tachados de "tonto/as" y "sometido/as" por falta de carácter, a inicios de siglo XXI se percibe una actuación o manipulación en el victimismo de quienes se presentan "como víctimas" adrede para, actuando, sacar beneficios sociales o dentro de la constelación familiar. Actualmente en gran parte de las relaciones de parentesco (no se habla de familia porque la familia está en crisis al ritmo de las crisis económicas y esto se nota en la devaluación del varón y posterior devaluación de la mujer pese a ser presentada como "jefa de hogar"...mientras ella cae en ser objeto (sexual y reproductivo) del mercado) parece haber desaparecido el autoritarismo, pero lo cierto es que el autoritarismo ha sido metamorfoseado en aspectos más liberales.


Debido a la proliferación de mujeres jóvenes que deben trabajar y la también abundancia de madres solteras los abuelos, por ejemplo, se hacen cargo de sus nietos como si fueran hijos propios, lo que trae problemas de identificación personal y familiar. Anteriormente los padres rara vez llegaban a conocer sus nietos y además cumplían un rol más estricto que el que se observa hoy en día.[72]

Matrimonio y divorcio[editar]

La igualdad política de hombres y mujeres, se complementó con la igualdad jurídica de los cónyuges y la patria potestad compartida que garantizó el artículo 37 (II.1) de la Constitución de 1949. El texto fue directamente escrito por Eva Perón. En 1955 la Constitución fue derogada, y con ella la garantía de igualdad jurídica entre el hombre y la mujer en el matrimonio y frente a la patria potestad, reapareciendo la prioridad del hombre sobre la mujer. La reforma constitucional de 1957 tampoco reincorporó esta garantía constitucional, y la mujer argentina permaneció discriminada legalmente hasta que se sancionó la ley de patria potestad compartida en 1985, durante el gobierno de Raúl Alfonsín.

Hacia el tercer lustro (más exactamente en junio de 2014) del S XXI según algunas encuestadoras, la necesidad de trabajar de ambos cónyuges hace que las parejas solo se vean en su hogar un promedio de 5 horas al día, pero según los "opinadores" en tal encuesta, esto facilita la "libertad" de los miembros de la pareja.[73] , lo concreto es que la cantidad de separaciones de hecho y divorcios ha aumentado enormemente desde fines de s XX y sobre todo a inicios de s XXI habiendo un transfondo económico para este fenómeno.

Desde el día el 15 de julio de 2010, las parejas homosexuales gozan de los mismos privilegios conyugales que los heterosexuales. De esta forma, el país se convirtió en el primero de América Latina en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo su territorio nacional. Además, se convirtió en el décimo país en legalizar este tipo de unión a nivel mundial.[74]

Sufragio femenino[editar]

Algo hoy que parece increíble haya sucedido durante miles de años en todo el mundo, incluido el «Occidente» las mujeres, mientras eran llamadas alternativamente «el sexo débil» y el «bello sexo» (en todo el mundo: bello sexo para el goce) padecieron (y padecen porque aún ocurre frecuentemente hasta en los países más avanzados) sufrieron (valga el reiterarlo) las mujeres en todo el mundo, tal como ocurría y llega a ocurrir hoy en Europa, una postergación generalizada en salarios y ni que decir (si no es con la ayuda del tráfico de influencias legales [ya la sola inclusión dentro de una monarquía es parte de un tráfico de influencias] o si no ...mediante prestaciones eróticas) en acceder democráticamente a gobiernos o jerarquías políticas .

Fue en la Provincia de San Juan, donde las mujeres lograron sus primeros derechos cívicos. En 1862 habían logrado que esa Provincia se las incluyera en la votación, aunque el voto fuera calificado, en las elecciones municipales. Aún así fue un enorme adelanto en un mundo en el cual casi el 99, 9 % de las mujeres en esos años aún era considerada legalmente en un grado correspondiente a la minoría de edad por lo cual la joven mujer tras ser dominada por el padre (o la madre o todo jefe de familia) pasaba a ser dominada por el esposo (muchas veces en matrimonio de conveniencia impuesto por los padres) ... Recordar que estos hechos hoy jústamente considerados aberrantes eran comunes en esa época en casi todo el mundo, incluso en Europa.

Aún a inicios del siglo XX las mujeres sufragistas eran consideradas delictivas en gran parte del mundo llamado «Occidental», y a mujeres argentinas les corresponde el gran mérito de contarse entre las pioneras en ser protagonistas de una genuina liberación femenina: Elvira Dellepiane de Rawson[n. 5] , Cecilia Grierson, Alicia Moreau de Justo y , especialmente Julieta Lanteri, siguiendo el ejemplo de sus pares europeas, comenzaron a fundar, entre el 1900 y 1910, una serie de agrupaciones en defensa de los derechos cívicos de la mujer. Al haber un vacío legal (no existía ninguna ley que explícitamente prohibiera el voto a las mujeres ya que el “sentido común consideraba obvio que las mujeres no votaban”) Julieta Lanteri fue, en 1911 la primera mujer que votó en Latinoamérica.

Pareciera que ante el hecho inédito de Julieta Lanteri pocos meses después en el año 1912 se legisló nacionalmente una ley que ha conllevado muchos beneficios pero que en su redacción significó una postergación para más de la mitad de la población (es decir una postergación para las mujeres): se sancionó la Ley Sáenz Peña estableciendo el sufragio secreto, obligatorio y universal para votantes masculinos.
Pese a que Rogelio Araya perteneciente a la Unión Cívica Radical y Alfredo Palacios intentaron establecer el voto femenino en igualdad al viril en la primera década del siglo XIX (siglo 19) sus propuestas legislativas no logaron quorum, ya que triunfaba la oposición hegemónica conservadora.

Ha pasado a la historia argentina por haber sido el primero en presentar un proyecto de ley reconociendo el derecho a voto de la mujer, componente esencial del sufragio universal, el 17 de julio de 1919....Hubo de esperarse hasta el año 1947 para que quedara bien en claro la igualdad entre mujeres y hombres cuando se sancionó la ley reconociendo a todas las mujeres mayores de 18 años el derecho a votar y ser votadas (sufragio femenino), existiendo recién entonces sufragio universal en la Argentina. El derecho ya había sido reconocido en San Juan por la reforma constitucional de 1927. A nivel nacional, el derecho al voto venía siendo reclamado por las mujeres desde 1907, cuando Alicia Moreau y otras mujeres fundaron el Comité Pro Sufragio Femenino . Sin embargo ni la Unión Cívica Radical ni los conservadores apoyaron institucionalmente el reclamo y los proyectos presentados fueron sistemáticamente rechazados.

Luego de las elecciones de 1946, Evita Perón comenzó a hacer abierta campaña por el voto femenino, a través de mítines de mujeres y discursos radiales, al mismo tiempo que su influencia dentro del peronismo crecía. El proyecto de ley fue presentado inmediatamente después de asumido el gobierno constitucional (1 de mayo de 1946). A pesar de que era un texto brevísimo en tres artículos, que prácticamente no podía dar lugar a discusiones, el Senado recién dio media sanción al proyecto el 21 de agosto de 1946, y hubo que esperar más de un año para que la Cámara de Diputados sancionara el 9 de septiembre de 1947 la Ley 13.010, estableciendo la igualdad de derechos políticos entre hombres y mujeres.[75]

Alcohol, drogas y tabaquismo[editar]

En la Argentina, cada vez más personas beben en exceso. En diez años, el número de personas que abusan del alcohol aumentó un 19% y ya suman 2 500 000. Y también las mujeres y los ancianos beben más que antes.[76]

En Argentina se considera droga a toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía, produce una modificación de su natural funcionamiento. Una gran variedad de elementos contribuyen al consumo en el país: la pobreza, la exclusión social, la inseguridad, la distorsión de valores, las carencias afectivas y las presiones en el ámbito laboral. El más grave problema son las drogas estupefacientes: la morfina, la heroina y luego la cocaina fueron difundidas como "remedios energizantes" a inicios del pasado siglo XX entre algunos sujetos de clases altas, luego en los 1960 (con la moda Hippie con su "voz de orden" presentada para la juventud como un -falso pero llamativo- “grito de rebeldía”: sex drugs & Rock & Roll, así el consumo idiotizante de estupefacientes se difundió también en estratos "inferiores" especialmente entre los adolescentes y adultescentes inmaduros de clase media alta y sus imitadores "chetoides"[n. 6] , la situación se ha agravado a partir de los 1990 con un alto consumo de cocaína y mariguana procedentes de "países hermanos" lo cual entre uno de sus resultados tiene el incremento de la delincuencia por parte de adolescentes que son clientes de delincuentes adinerados con el narcotráfico de bases foráneas.[77]

En Argentina no existe una ley nacional antitabaco. Solo hay sancionadas leyes en distintas provincias, que buscan combatir la enfermedad del tabaquismo, desde el aspecto educativo hasta la prohibición de fumar en lugares cerrados tanto públicos como privados.

Armas[editar]

En la República Argentina rige la Ley Nacional de Armas y Explosivos, las normas que la modifican y sus decretos reglamentarios.[78] La autoridad de aplicación es Registro Nacional de Armas, dependiente del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

El artículo 21 de la Constitución Nacional afirma: "Todo ciudadano argentino está obligado a armarse en defensa de la Patria y de esta Constitución, conforme a las leyes que al efecto dicte el Congreso y a los decretos del Ejecutivo Nacional. Los ciudadanos por naturalización, son libres de prestar o no este servicio por el término de diez años contados desde el día en que obtengan su carta de ciudadanía".

Véase también[editar]

Referencias y bibliografía[editar]

Bruno, Paula, Pioneros culturales de la Argentina. Biografías de una época, 1860-1910, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2011.

  1. Ernesto Sábato: La cultura en la encrucijada nacional (págs. 17-18). Buenos Aires: Sudamericana, 1975.
  2. [1]
  3. Decreto 1584 PEN
  4. «El Gobierno modificó el esquema y sumó cinco feriados nacionales», artículo en el diario Clarín (Buenos Aires).
  5. Enrique Oteiza y Susana Novick sostienen que «la Argentina desde el siglo XIX, al igual que Brasil, Australia, Canadá o Estados Unidos, se convierte en un país de inmigración, entendiendo por esto una sociedad que ha sido conformada por un fenómeno inmigratorio masivo, a partir de una población local muy pequeña.» (Oteiza, Enrique; Novick, Susana. Inmigración y derechos humanos. Política y discursos en el tramo final del menemismo. [en línea]. Buenos Aires: Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires,2000 [Citado FECHA]. (IIGG Documentos de Trabajo, Nº 14). Disponible en la World Wide Web:http://www.iigg.fsoc.uba.ar/docs/dt/dt14.pdf); El antropólogo brasileño Darcy Ribeiro incluye a la Argentina dentro de los «pueblos trasplantados» de América, junto con [[Brasil], Uruguay, Chile Canadá y Estados Unidos (Ribeiro, Darcy. Las Américas y la Civilización (1985). Buenos Aires:EUDEBA, pp. 449 ss.); El historiador argentino José Luis Romero define a Argentina como un «país aluvial» (Romero, José Luis. «Indicación sobre la situación de las masas en Argentina (1951)», en La experiencia argentina y otros ensayos, Buenos Aires: Universidad de Belgrano,1980, p. 64).
  6. a b Argentina
  7. CIA World Factbook 2008
  8. CIA World Factbook 2008
  9. «Aproximadamente el 56% de los argentinos tiene antepasados indígenas», artículo en el diario Clarín del 16 de enero de 2005.
  10. «Influencia negra-africana en Argentina», artículo en el diario Página/12 (Buenos Aires) del 1 de julio de 2005.
  11. «Human development index 2007 and its components: Education Index» (en inglés) págs. Excel. UNDP (2007). Consultado el 28-07-10. «Archivo Excel».
  12. [2]
  13. http://www.prensa.argentina.ar/2012/04/13/29748-indec-la-canasta-basica-alimentaria-se-incremento-16-en-marzo.php
  14. http://marketing.iprofesional.com/notas/128955-Piramide-social-revelan-que-es-ser-hoy-un-clase-media-y-cuanto-se-debe-ganar-para-formar-parte
  15. http://www.foros.net/viewtopic.php?t=1076&mforum=WWII
  16. «Primera encuesta sobre creencias y actitudes religiosas en Argentina», artículo en el diario Clarín (Buenos Aires), del 28 de agosto de 2008.
  17. International Religious Freedom Report 2007
  18. Artículo en el diario Clarín del 4 de enero de 2001.
  19. «Annual Report for International Religious Freedom: Argentina», artículo en el sitio web del U. S. Department of State, 2004.
  20. Clarín.com (20-11-2001), Marita Carballo. Valores culturales al cambio del milenio (ISBN 950-794-064-2). Citado en La Nación, 05-08-2005
  21. «Primera encuesta sobre creencias y actitudes religiosas en Argentina», artículo en el diario Clarín (Buenos Aires) del 27 de agosto de 2008.
  22. La Virgen de Luján, patrona de la Argentina
  23. «La fiesta de Itatí», artículo en el diario Clarín (Buenos Aires), del 31 de julio de 2005.
  24. La Virgen del Valle de Catamarca
  25. E.B.A. Lola Mora
  26. [3]
  27. El arte colonial argentino, Fundación Recrear
  28. Se inauguró en la Fundación Klemm «Madí: Proyecto 0660», la segunda exposición por el 60º Aniversario del movimiento Madí, Bureau de Prensa, 25 de agosto de 2006.
  29. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas ref_duplicada_1
  30. Ondina del Plata en el Jardín Botánico, existe una réplica que es propiedad privada
  31. http://www.arteba.com.ar/
  32. The Origin and Growth of Urbanization in the World. Kingsley Davis. American Journal of Sociology. Vol LX, marzo 1959
  33. El proceso de urbanización en Argentina: distribución, crecimiento y algunas características de la población urbana Zulma Recchini de Lattes Desarrollo Económico Vol XII Nº 48 1973.
  34. Situación general de la población Argentina
  35. Santa Felicitas
  36. [4]
  37. Cossa, Roberto (15 de febrero de 2013). «Tito Cossa: "Como fenómeno, el teatro sigue siendo político"» (en español). Revista Ñ. http://www.revistaenie.clarin.com/escenarios/teatro/Roberto-Tito-Cossa-Danios-colaterales_0_866313566.html. Consultado el 16 de febrero de 2013. 
  38. [5]
  39. Los Macocos
  40. [6]
  41. Sindicato Argentino de Televisión (junio de 2012). «En Argentina cada vez se ve más cable».
  42. Televisión argentina de exportación
  43. [7]
  44. [8]
  45. [9]
  46. [10]
  47. [11]
  48. La Falda Ciudad tango
  49. Rosario Tango Festival
  50. Orquesta Sinfónica de la Provincia de Córdoba Argentina
  51. Orquesta Académica Juvenil de Córdoba Argentina
  52. [12]
  53. [13]
  54. [14]
  55. [15]
  56. [16]
  57. [17]]
  58. Orquesta de Cámara Municipal de Rosario
  59. [18]
  60. http://www.iguazuenconcierto.com/
  61. Coro estable del Teatro Colón
  62. [19]
  63. Juan Parish Robertson: Letters of South America
  64. Archetti, Eduardo P. (2001). El potrero, la pista y el ring. Las patrias del deporte argentino, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica.
  65. John Gaffoglio, el constructor amigo de los Emiliozzi y amante del TC
  66. [20]
  67. Diseño argentino: el auto volador de la familia Gaffoglio
  68. «Sandra Díaz comparte el premio Nobel de la Paz como miembro activo del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático.». La Voz. Consultado el 3 de octubre de 2013.
  69. Hallazgo argentino en fotosíntesis cambiaría a la Biología
  70. [21]
  71. [22]
  72. Artículo en el diario La Nación (Buenos Aires).
  73. [23]
  74. «El derecho a la igualdad llegó al matrimonio», artículo de Soledad Vallejos en el diario Página/12 del 15 de junio de 2010; consultado el 15 de junio de 2010.
  75. La Ley 13.010 dice: Artículo 1º: Las mujeres argentinas tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones argentinos. Artículo 2º: Las mujeres extranjeras residentes en el país tendrán los mismos derechos políticos y estarán sujetas a las mismas obligaciones que les acuerdan o imponen las leyes a los varones extranjeros, en caso de que éstos tuvieren tales derechos políticos. Artículo 3º: Para la mujer regirá la misma ley electoral que para el hombre, debiéndosele dar su libreta cívica correspondiente como un documento de identidad indispensable para todos los actos civiles y electorales.
  76. Estadísticas del consumo de alcohol en Argentina.
  77. http://www.argentina.gov.ar/argentina/portal/paginas.dhtml?pagina=155
  78. Legislación disponible en el sitio del Renar.

Notas[editar]

  1. Entre ellos a una de las entonces consideradas autoridades del tango: Julián Centeya quien vituperaba en los 1960 bastante inopemente a Piazzolla con denuestos como: «Piazzola ni siquiera es una piazza [en italiano: plaza]] sino una plazoleta [en italiano piazzola]» y repugnaba de las innovaciones en el tango como las que hacía Piazzolla al decir peyorativamente que «no se puede llamar tango a la música que se baila como si fuera un ballet»
  2. El Realismo mágico tiene sus exponentes más conocidos en la Latinoamérica intertropical, por ejemplo el genial colombiano Gabriel García Márquez, sin embargo ha de recordarse que las primeras ediciones de Cien años de soledad fueron realizadas en Argentina y esto muy probablemente por el realismo mágico de estirpe europea que no era aún llamado realismo mágico realizado por grandes autores argentinos como Leopoldo Lugones (Las fuerzas ocultas), Jorge Luis Borges (por ejemplo su recopilación llamada El Aleph y Las ruinas circulares) , Manuel Mujica Láinez (Misteriosa Buenos Aires, El escarabajo), Adolfo Bioy Cásares (La invención de Morel, El sueño de los héroes), Julio Cortázar (Circe, Casa tomada) entre los más conocidos; el realismo mágico argentino es, en temática y estilo muy europeo y luego muy argentino a diferencia del resto del "realismo mágico" latinoamericano que recurre generalmente a la mítica indoamericana y criolla. El gran autor argentino más similar al realismo mágico latinoamericano es el cuentista y novelista Héctor Tizón.
  3. A fines de los 1950 y hasta mediados de los 1970 se dice que el publico argentino intelectualmente cualificado era cuantitativa y cualitativamente tal que se considera que en Argentina fueron por primera vez reconocidas taquilleramente las películas de Ingmar Bergman.
  4. En rigor el largo nombre "purista" que le dan los españoles a este género de ningún modo connota a lo que es un -pese a los que queremos usar el español más puro- a lo que la palabra compuesta en inglés significa con precisión, ya que "comedia en vivo" si nos atenemos al verdadero español puede significar a cualquier forma de comedia que sea representada en vivo para los espectadores, por ejemplo una actuación compleja teatral con varios actores, por eso, pese a ser un extranjerismo, es para este género unipersonal preferible la palabra compuesta inglesa (como ocurre con muchas artes notorias del siglo XX y de lo que va del siglo XXI) stand-up.
  5. El segundo apellido tras el apellido de linaje paterno tras la preposición “de” es el apellido de paterno del marido, esto fue aceptado y suele ser aceptado por las mujeres argentinas como una demostración de amor hacia su conyuge, aunque desde inicios del presente siglo legalmente se aceptan indistintamente ambos apellidos.
  6. Chetoide o careta: en lunfardo significa a quien aparenta o simula o imita el ser "cheto" es decir imita, casi siempre tardíamente, a individuos de la élite de la clase alta.

Enlaces externos[editar]