Culo sucio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El culo sucio o poto sucio es un juego de naipes en el que el objetivo es descartarse de todas los naipes.

Instrucciones[editar]

En cada ronda un jugador distinto esconde una carta al azar bajo sus glúteos (se supone que se encuentra sentado y de ahí el nombre del juego) sin que nadie la vea (ni siquiera él mismo). Luego se reparten 12 cartas, de las cuales cada jugador debe formar parejas de números (por ejemplo: 2 de corazón y 2 de trébol) la pinta da lo mismo, sólo el número debe ser igual, eso sólo con las 12 cartas que tiene en su mano. Después, cada jugador debe sacar una carta del mazo (o pozo) por turno y con esas cartas se siguen formando las parejas. Una vez que se acaban las cartas del pozo, entre los jugadores deben quitarse una carta por turno (sin que las vea el oponente, o sea el que está sacando la carta) y así seguir formando parejas. El jugador que se queda sin poder hacer la última pareja (porque esa es la carta que se ha escondido) es el culo sucio, y los demás jugadores deberán darle un puntapié en las nalgas.[cita requerida]

Culo Sucio en Argentina[editar]

Se quita una carta del mazo y se reserva (ese es el culo sucio, generalmente el "as de oro"). Se reparten todas las cartas entre los jugadores en partes iguales. Cada jugador descarta los pares de numeros y los deja sobre la mesa, no importa si se ven o no. En ronda, cada jugador toma una carta del jugador que tiene a la derecha. Si consigue un par de numero igual, descarta el par y la ronda continua. El culo sucio será aquel que se quede con una carta sin par.

En Alemania: Schwarzer Peter[editar]

En Alemania, el juego se juega tradicionalmente con una baraja de naipes particulares, compuestas de varios pares y una carta única, el Schwarze Peter.

El distribuidor reparte todas las cartas a los jugadores. No hay problema si algunos jugadores tengan más cartas que otros. Los jugadores miran sus cartas y descartan los pares que tengan, poniendolos boca arriba en la mesa. El distribuidor ofrece a continuación su mano la persona a su izquierda sin que esa vea el valor de las cartas. Esa persona elige una carta y la añade a su mano. Si la carta elegida hace un par con una de sus cartas, descarta el par. Luego ofrece su mano a la persona a su izquierda y así sucesivamente. Cada jugador puede barajar su mano antes de ofrecerla al jugador de su izquierda.

El objetivo del juego es seguir tomando cartas, descartando pares, hasta que todos los jugadores excepto uno, se quedan sin cartas. El jugador que se queda con la última carta que no tiene pareja ha perdido y se le pinta un punto negro en la nariz, frente o mejilla.