Cuento infantil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Niños en una actividad infantil en la Biblioteca Municipal Infantil y Juvenil de
La Coruña, España (2009)
Barba Azul, cuento de Charles Perrault, en una litografía de Gustave Doré.
Barba Azul, ilustración de Edmund Evans, probablemente hacia 1888.
Ilustración para el cuento Hansel y Gretel, de los Hermanos Grimm.

El cuento infantil es el que se refiere o que va dirigido para los niños. Siempre ha sido importante bien establecer los conceptos vinculados con los términos que corrientemente son de aplicación.[1]

Actualmente puede utilizarse la expresión cuento infantil para señalar o para referirse a los cuentos escritos por niños.[2] [3]

Los términos cuento infantil y cuento para niños con cierta frecuencia se suelen utilizar como sinónimos, pero hoy día se constata :

  • a) una alta alfabetización de los niños en el correr del siglo XX y en lo que va del siglo XXI ;
  • b) una gran promoción de la creatividad en el sistema escolar, en sus diversas formas, y ya desde edades tempranas;[4]
  • c) el establecimiento de concursos literarios para niños con relativa frecuencia en las últimas décadas.[5] [6]

Por tanto, bien puede decirse que la literatura escrita por niños[7] [8] obtuvo ya carácter propio, y que netamente ella se diferencia de la literatura escrita para niños (el término más preciso para referirse a un cuento escrito para un público infantil, tal vez es "cuento para niños").

La literatura para niños favorece su imaginación y les permite integrarse a su mundo socialmente hablando, pues les ofrece un panorama de su entorno inmediato y los ayuda a solucionar problemas.

Los cuentos para niños están fuertemente asociados a los cuentos de hadas, aunque no todos los cuentos de hadas son para niños, ni todos los cuentos para niños son de hadas.[9] [10]

Los cuentos han sido parte del crecimiento de muchos, si no es que de todos los seres humanos desde tiempos muy antiguos, permiten jugar con la imaginación, fantasear y crear nuevos mundos, personajes, paisajes, seres irreales. Estos les ayudan también en el habla y en el desarrollo de cómo expresarse y tener interacción con otros tipos de comunicación. Esta es una forma clara de abrir nuestra mente a cosas nuevas, la creatividad y la enseñanza son parte fundamental de estos ya que el leerlos no solo te divierte o entretiene, si no te aporta conocimiento o aprendizaje para la vida diaria. Es importante impulsar la lectura de estos ya que así estas tradiciones no se perderán, existen cuentos mexicanos que resaltan la belleza de nuestras costumbres, de esta forma alimentamos el habito familiar de leer, revivir tradiciones culturales y tener niños con la capacidad de imaginar. Algunos de los ejemplos de cuentos mexicanos son:

  • Marble quiere volar
  • Hada de las aves
  • El último Dragón
  • Ángeles guardianes

Los cuentos infantiles también han sido muy usados para reforzar valores en los niños.[11]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]