Blattodea

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Cucaracha»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Cucarachas
Rango temporal: Carbonífero - actualidad
Snodgrass common household roaches.png
Cucarachas comunes del hogar'
A) Blattella germanica
B) Periplaneta americana
C) Periplaneta australasiae
D&E) Blatta orientalis (♀ & ♂)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Superclase: Hexapoda
Clase: Insecta
Subclase: Pterygota
Infraclase: Neoptera
Orden: Blattodea
Familias

Los blatodeos (Blattodea, del latín Blatta, «cucaracha» y del griego eidés, «que tiene aspecto de»), conocidos también como cucarachas, son un orden de insectos heterometábolos paurometábolos de cuerpo aplanado, que miden del orden de 3 cm a 7,5 cm. Se conocen más de 4.500 especies.[1]

Historia evolutiva y relaciones filogenéticas[editar]

Los primeros fósiles parecidos a blatodeos datan del periodo Carbonífero, hace 354–295 millones de años. Aun así, estos fósiles difieren de los blatodeos modernos en que disponen de un largo oviscapto y son los ancestros de los mantodeos así como de las cucarachas actuales. Los primeros fósiles de blatodeos modernos con oviscapto interno aparecen al comienzo del Cretácico. Los entomólogos agrupan a los Mantodea, Isoptera y Blattodea en un superorden llamado Dictyoptera. Evidencias actuales sugieren que las termitas evolucionaron desde las cucarachas auténticas. Si esto fuese así, entonces Blattodea excluyendo los isópteros no serían un grupo monofilético y los isópteros serían actualmente una familia de cucarachas.[2]

Características[editar]

La cucaracha común, Blatta orientalis.

Su cuerpo es ovalado y aplanado. La cabeza pequeña suele estar protegida por un pronoto en forma de escudo. Sus antenas son filiformes, sus ojos compuestos son pequeños, las patas largas, aplanadas y espinosas, y las piezas bucales masticadoras. Tiene dos pares de alas, de ellos las alas del par posterior que son grandes y membranosas están cubiertas y protegidas por las alas anteriores que son más pequeñas y están esclerotizadas. Presentan un par de cercos laterales en el extremo del abdomen.:[3]

La cucaracha común (Blatta orientalis), también conocida como cucaracha negra u oriental, llega a medir 3,5 cm de largo. El macho tiene alas cortas y no vuela; la hembra carece de alas. Se nutre de gran variedad de alimentos.

Alimentación[editar]

Las cucarachas son generalmente omnívoras. Una excepción es la cucaracha xilófaga del género Cryptocercus, con diversas especies encontradas en Rusia, China, Corea y los Estados Unidos Aunque son incapaces de digerir la celulosa por ellas mismas, mantienen una relación de simbiosis con protozoos que sí lo hacen, lo que les permite extraer nutrientes. En este aspecto se parecen a las termitas, e investigaciones actuales sugieren que el género Cryptocercus está más estrechamente relacionado a las termitas que otros blatodeos. Las cucarachas son más comunes en climas tropicales y subtropicales. Algunas especies están estrechamente relacionadas con las viviendas y se localizan en estos casos cerca de cubos de basuras o en la cocina.

Respiración[editar]

Las cucarachas, como todos los insectos, respiran a través de un sistema de tubos llamados tráqueas. Las tráqueas de insectos se abren al exterior a través de los espiráculos, excepto la cabeza. Así, todos los insectos, incluyendo las cucarachas, pueden respirar sin la cabeza. Las válvulas se abren cuando el CO2 en el insecto llega a un nivel alto; entonces el CO2 se difunde fuera de las tráqueas en el exterior y entra aire fresco oxigenado. El sistema traqueal lleva el aire directamente a las células bifurcándose continuamente como un árbol hasta que sus traqueolas de cutícula más finas estén asociados con cada célula, permitiendo que el oxígeno gaseoso se disuelva en el citoplasma al otro lado de la cutícula fina de la traqueola. El CO2 se difunde desde las células hacia la traqueola.

En algunos insectos muy grandes el proceso de difusión pasiva es insuficiente para proporcionar oxígeno con el flujo idóneo y la musculatura del cuerpo se puede contraer rítmicamente para forzar la entrada de aire en los espiráculos.[4]

Reproducción[editar]

Hembra de Blatella germanica con ooteca de huevecillos.

La hembra realiza la puesta de huevecillos externamente en una ooteca oblongada, aunque hay una especie, Diploptera punctata, que es vivípara.[5] Las cucarachas hembras a menudo llevan estuches, llamados ootecas, donde están los huevos al extremo del abdomen. La ooteca de la cucaracha germánica contiene entre 30–40 huevos, largos y delgados, empaquetados como salchichas. Las ninfas surgen de los huevos por la presión combinada de las ninfas que tragan aire, y son inicialmente de color blanco brillante, se endurecen y oscurecen en aproximadamente cuatro horas. Su etapa blanca es transitoria mientras salen y la posterior muda ha llevado a muchas personas a afirmar haber visto cucarachas albinas.

B. germanica lleva una ooteca que contiene en torno a 40 huevos. Deja caer la cápsula antes de que salgan las ninfas. El desarrollo desde huevos hasta adultos dura entre 3 y 4 meses. Las cucarachas pueden llegar a vivir un año. La hembra puede producir hasta ocho ootecas a lo largo de su ciclo reproductor; en condiciones favorables, puede producir entre 300 y 400 descendientes. Otras especies de cucarachas, sin embargo, pueden producir un número extremadamente alto de huevos en su vida y necesitar nada más que una sola cópula.

La cucaracha más grande descrita hasta ahora proviene de Australia, la cucaracha rinoceronte, que puede crecer hasta 9 cm de largo y pesar más de 30 gramos. Comparable en tamaño es la cucaracha gigante Blaberus giganteus que tiene una longitud similar, pero no es tan pesada.

Las cucarachas se encuentran entre los animales más resistentes del planeta, algunas especies son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida o siendo capaces de sobrevivir con recursos limitados, por ejemplo ingiriendo únicamente cola de sellos. [6] Algunas pueden vivir sin aire durante 45 minutos o ralentizar los latidos del corazón.

Ooteca de Periplaneta americana; Florianòpolis, SC, Brasil.

Existe la creencia popular o leyenda urbana de que las cucarachas repoblarán la Tierra si la humanidad se autodestruyera a causa de una guerra nuclear. Las cucarachas tienen una mayor resistencia a las radiaciones que los vertebrados, con una dosis letal entre 6 y 15 veces mayor que los humanos. Aun así, no son excepcionalmente resistentes a las radiaciones en comparación a otros insectos como la mosca de la fruta.[7]

La capacidad de soportar mejor las radiaciones que los humanos se puede explicar en términos de ciclo celular. Las células son más vulnerables a los efectos de la radiación cuando se están dividiendo. Las células de la cucaracha se dividen sólo una vez cuando se encuentran en cada ciclo de muda, lo cual pasa semanalmente en cucarachas jóvenes. Las células del animal tardan 48 horas para completar un ciclo, lo que dejaría bastante tiempo a la radiación para afectarlas, pero no todas las cucarachas lo harían al mismo tiempo. Eso significa que habría no afectadas por la radiación y que por lo tanto sobrevivirían, al menos inicialmente.[8]

Etología[editar]

cucaracha oriental o negra (Blatta orientalis). a) hembra. b) macho. c) visión lateral de una hembra. d) estadio juvenil..

Las cucarachas han mostrado conductas emergentes.[9]

Un estudio de la Universidad de Florida muestra que las cucarachas dejan rastros químicos en su excremento. Otras cucarachas siguen estos rastros para descubrir fuentes de comida y de agua, y también para descubrir dónde están escondidas. La investigación ha mostrado que la toma de decisiones basada en el grupo es responsable de más comportamientos complejos como la asignación de recursos. En un estudio donde 50 individuos se ponían en un plato con tres refugios con capacidad para 40 insectos en cada uno, los insectos se agrupaban en dos refugios con 25 insectos, dejando vacío el tercero. Si la capacidad de los refugios se aumentaba hasta más de 50 cucarachas por refugio, todas se metían en el mismo refugio. Los investigadores encontraron un equilibrio entre cooperación y competencia en el comportamiento de toma de decisión colectiva de las cucarachas. Los modelos utilizados en esta investigación también pueden explicar la dinámica de grupo de otros insectos y animales.[9]

Otro estudio probaba la hipótesis de que las cucarachas utilizan sólo dos informaciones para decidir dónde esconderse: qué oscuro está y cuántos de sus amigos están allí. El estudio dirigido por José Halloy y colegas en la Universidad Libre de Bruselas y otras instituciones europeas creó un conjunto de pequeños robots que eran reconocidos como congéneres por las cucarachas y así manipular su percepción de masa crítica.[10]

Aparte, investigadores de la Universidad de Tohoku hicieron un experimento de condicionamiento con cucarachas y descubrieron que los insectos asociaban el olor de la vainilla y la menta con el azúcar.[11]

Las cucarachas son eminentemente nocturnas y normalmente fotofóbicas, por lo que corren cuando se exponen a la luz. De forma excepcional la cucaracha oriental es atraída por la luz.

Hábitat[editar]

Una cucaracha arbustiva.

Las cucarachas viven en una amplia diversidad de ambientes. Las especies de plagas de cucarachas se adaptan inmediatamente a una variedad de ambientes, pero prefieren las condiciones cálidas dentro de los edificios. Muchas especies tropicales prefieren ambientes incluso más cálidos y húmedos y no infestan la mayoría de casas. Se calcula que aproximadamente sólo 20 especies de cucarachas de entre las 3.500 especies descritas pueden molestar al hombre.

Entomología aplicada[editar]

Riesgos sanitarios[editar]

Un estudio nacional en los EE. UU. (2005) en factores que predisponen al asma en estudios infantiles en el interior de las ciudades demostraba que los alergógenos provenientes de cucarachas parecen empeorar los síntomas de asma más que otros factores conocidos. Este estudio, financiado por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Medioambientales (NIEHS) y el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Contagiosas (NIAID), es el primer estudio a gran escala para clasificar factores de asma según la severidad.

Adicionalmente, un estudio de búsqueda de 2005, patrocinado por la Asociación de Gestión de Plagas Nacional (NPMA), muestra una disparidad en el conocimiento de propietarios de domicilios sobre este vínculo. Sólo un 10% de los propietarios encuestados en los EE. UU. perciben que las cucarachas son una amenaza para la salud de su familia.

Controles de plagas[editar]

Preventivo y biorracional[editar]

Hay diversos parásitos y depredadores de las cucarachas, pero pocos de éstos han resultado altamente efectivos con las cucarachas para el control biológico. Las avispas parasíticas de la familia Evaniidae son insectos depredadores que atacan a las ootecas. Las avispas de la familia Ampulicidae son depredadores de cucarachas adultas y ninfas (por ejemplo Ampulex compressa). La lagartija, el gorrión común y el ciempiés son probablemente depredadores efectivos de cucarachas, pero en el caso de este último en domicilios las personas encuentran inaceptable la presencia de otros artrópodos.

Las medidas preventivas incluyen mantener los alimentos almacenados en contenedores estancos, cubos de la basura que tengan una tapa hermética, la limpieza frecuente y escrupulosa de la cocina y aspiraciones regulares. También se tendrían que reparar potenciales escapes de agua, como grifos que gotean. Es también necesario sellar cualquier posible punto de entrada: los zócalos, así también agujeros entre armarios de la cocina, tubos, las ventanas y las puertas con un poco de lana de acero o red de cobre y un poco de cemento, masilla o silicona.

Químico[editar]

Sólo en aquellos casos en que no se ha cumplido alguna de estas medidas preventivas se puede producir la infestación. Una vez que se instaura una infestación de cucarachas, se puede aliviar el problema con el control químico. No obstante el análisis de las causas y la adopción de medidas correctoras pueden reducir el riesgo de re-infestación. Insecticidas (imiprotrina), las estaciones de cebos que contienen hielos en base de hidrametilnona o fipronil o de otros biocidas, así como las pólvoras de ácido bórico, son tóxicas para las cucarachas.

Los cebos con ovicidas son también bastante eficaces para el control de una población de cucarachas. Adicionalmente composiciones de deltametrina son muy efectivas.

Disminuir la temperatura del hábitat cerca del punto de congelación puede esterilizar la mayoría de los huevos. Este método puede ser práctico en casas rurales, pero es altamente impracticable en ciudades.

En Asia, los propietarios de coches usan hojas de pandanus como repelente natural para cucarachas en sus vehículos.[12]

La lavanda en ramas o saquitos en los sitios por donde salen las cucarachas, suele alejar a estos insectos.[13]

El laurel, suelen no resistir su olor.[13]

Las cucarachas P. americana pueden estar cerca de tres meses sin comida y un mes sin agua. Viven frecuentemente al aire libre; prefieren climas cálidos y se considera que son mesófilos estrictos. Sin embargo son lo bastante adaptables como para sobrevivir a temperaturas próximas a la congelación[14]

Las cucarachas tienen un estómago ácido, para la erradicación se debe realizar una mezcla de azúcar con bicarbonato de sodio y ubicálo en los lugares donde se presume que estos insectos circulan, de ese modo al ingerir dicha mezcla el ácido del bicarbonato hará efecto inmediato en el organismo.[13]

Especies[editar]

Una Blattodea en Alcobaça, Bahia.

Algunas especies de cucaracha son:

Algunas características notables[editar]

  • Las cucarachas pueden sobrevivir a la disección quirúrgica estéril de la cabeza durante un periodo muy largo, especialmente si últimamente se han alimentado, pero naturalmente son incapaces de alimentarse y mueren al cabo de unas pocas semanas por inanición.[15] [16]
  • Son capaces de soportar dosis de radiactividad[17] de 6 a 15 veces superiores a las de los seres humanos, aunque no son insectos tan resistentes a la radiación como Drosophila, la mosca de la fruta, o la avispa parasitoide Habrobracon. Esta resistencia se entiende en términos de división celular: la radiación afecta a las células en división y por ello son más sensibles cuando se produce el ciclo de muda. Sin embargo, sucumben con facilidad ante el calor excesivo ya que carecen de mecanismo regulador de temperatura.[cita requerida]
  • Una cucaracha es capaz de sobrevivir durante más de un mes sin agua. En caso de necesidad, puede absorber la humedad ambiental a través de su cuerpo.[18]
  • Las cucarachas han cambiado muy poco desde su aparición en el Carbonífero, hace unos 300 millones de años.
  • Prefieren alimentos con gran contenido en almidón, grasas y azúcares, y pueden comer desde cuero hasta pegamento.
  • Desarrollan su actividad durante la noche y pasan el 75% de su vida en una grieta, junta, o pequeña cavidad.
  • Son prácticamente ciegas, utilizando sus antenas en contacto continuo con las superficies para detectar vibraciones, cambios de temperatura y humedad, etc.
  • Producen secreciones olorosas que llegan a afectar al sabor de la comida.
  • Sus excrementos, así como partes de su cuerpo, pueden contener un elevado número de alérgenos que en personas sensibles pueden provocar urticarias, estornudos o lagrimeo severo.
  • Se las considera uno de los principales vectores de transmisión de enfermedades en el ser humano a través de la contaminación de alimentos y de utensilios de cocina por simple contacto.
  • La mayoría de las veces las cucarachas mueren boca arriba, debido a que el rigor mortis hace que se contraigan sus patas, de forma que se desequilibran y finalmente vuelcan; o debido a espasmos causados por insecticidas. También es una postura que suelen adoptar como mecanismo de defensa, simulando su muerte para escapar de algún peligro que las aceche.[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Catálogo mundial de Blattodea (en inglés)
  2. BBC News - Science/Nature
  3. McGavin, George C. (2000). Insectos arañas y otros artrópodos terrestres. Barcelona: Omega. pp. 74–76. ISBN 84-282-1201-5. 
  4. http://www.bio.umass.edu/biology/kunkel/cockroach_faq.html#Q21
  5. Dr. Stephen Tobe's Virtual Laboratory
  6. Mullen, Gary; Lance Durden. Medical and Veterinary Entomology (2002 edición). p. 32. ISBN 0-12510-451-0. 
  7. «Cockroaches & Radiation».
  8. Joseph G. Kunkel. «Are cockroaches resistant tono radiation?».
  9. a b Jennifer Viegas. «Cockroaches Fan Canal de». Discovery de Decisions de Grup.
  10. Lemonick, Michael D. (15-11-2007). «Robotic Roaches Do the Trick». Time Magazine.
  11. Wynne Parry. «Pavlovian Cockroaches Learn Like Dogs (and Humanos)». Discover Magazine.
  12. Li J. and Lo S.H. Pandan leaves (Pandanus amaryllifolius Roxb.) As En Natural Cockroach Repellent. Proceedings of the 9th National Undergraduate Research Opportunites Programme (2003-09-13).
  13. a b c «¿Cucarachas? Recetas caseras para eliminarlas». Manual para el control de cucarachas de la UNL Universidad de Nebraska - Lincoln, Estados Unidos. Consultado el 18 de marzo de 2013.
  14. .-Brittanica 2007
  15. Choi, Charles (15-03-2007). «Fact or Fiction?: A Cockroach Can Live without Its Head». Scientific American. http://www.sciam.com/article.cfm?articleID=5244F57C-E7F2-99DF-3E40BA295C3DCC0A&sc=I100322. 
  16. Fact or Fiction?: A Cockroach Can Live without Its Head
  17. Cockroaches & Radiation
  18. Site of Water Vapor Absorption in the Desert Cockroach, Arenivaga investigata
  19. ¿Por qué las cucarachas mueren boca arriba? Sabercurioso.com, 27 de septiembre de 2008

Bibliografía[editar]

  • Cockroaches: Ecology, Behavior, and Natural History, by William J. bell, Louis M. Roth, and Christine A. Nalepa, ISBN 0-8018-8616-3, 2007
  • Firefly Encyclopedia of Insects and Spiders, edited by Christopher O'Toole, ISBN 1-55297-612-2, 2002
  • Insects: Their Biology and Cultural History, Bernhard Klausnitzer, ISBN 0-87663-666-0, 1987

Enlaces externos[editar]