Crispín de Viterbo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Crispín de Viterbo
Fioretti2.jpg
Franciscano Capuchino
Nacimiento 13 de noviembre de 1668
Viterbo
Fallecimiento 19 de mayo de 1750
Roma
Venerado en Iglesia Católica
Beatificación 7 de septiembre de 1806
por el Papa Pío VII
Canonización 20 de junio de 1982
por el Papa Juan Pablo II
Festividad 23 de mayo

Crispín de Viterbo - (1668-1750) - Franciscano Capuchino.


Su vida[editar]

Pietro Fioretti (en religión Crispín) nació el 13 de noviembre de 1668, en Viterbo, Italia. Hijo de padres obreros. Su madre, en su juventud, le inspira una gran devoción a la Virgen María. Cada vez que ella llevaba a su hijo a la iglesia, se detenían delante del altar de la Virgen y le decía « He aquí tu verdadera Madre »

En su infancia, fue llevado a casa de su tío quien era zapatero. Con el poco dinero que ganaba, Cripín compraba flores para llevárselas a la Virgen.

A la edad de 25 años, veían alrededor de él a los Padres Capuchinos, tuvo el deseo de unírseles aun con su mala salud. Se integra a la Comunidad donde donde hace todas las tareas que le piden: cavar en el jardín, pedir limosna, tareas de cocinero, sanar a los enfermos, etc... en alegría y en un buen humor constantes. El hermano enfermero decía de él: « El Hermano Crispín no es un novicio, es un ángel. ».

Fue cocinero en el convento de Tolfa ; «  Una cocina pobre en una cocina limpia » era su lema.

Durante 40 años, fue religioso limosnero para el convento de Orvieto; a quien pedía pan, le hablaba de Dios y de la Virgen María por la cual siempre tuvo una profunda devoción. Cabe mencionar que cuando se sometía a casos dolorosos o difíciles, respondía : « Déjenme hablar con mi Señora Madre (la mia Signora Madre), después regresa a verme... ».

Muere en Roma el 19 de mayo de 1750 dejando a sus contemporáneos el recuerdo de un santo hombre alegre, quien compartió su buen humor y testimonio de su fé sin límite ante sus hermanos, en cumplimiento de los más humildes designios.

Anécdotas de su vida (tradición)[editar]

  • Su madre le había enseñado a poner toda su confianza en la Virgen María y de recurrir a Ella en toda circunstancia. Un día cuando está trepando un árbol con tres compañeros, una rama se rompe, y caen sobre las piedras. el pequeño Crispín lloró inmediatamente : « Santa Virgen María, ven en mi ayuda ! ». Sus amigos fueron gravemente heridos y Crispín se levanta sin un rasguño..
  • En todos los conventos a donde le enviaban, Crispín adornaba para su uso un pequeño altar a María. Un día, había puesto dos bellas flores en él, las cuales fueron robadas por dos malandrines. Al día siguiente un religioso le da dos velas, Crispín las enciende y sale para ir a recolectar algunas verduras del jardín; el religioso que le había dado las velas las toma nuevamente y se esconde para ver como reaccionará Crispín. A su regreso, Crispín, no vio las velas y sollozando a María: « Como! Ayer las flores y hoy las velas! Oh mi Madre, Eres tan buena; pronto tomaremos a tu Hijo y Tu no dirás nada! ».
  • Cuando se le reprendía por su exceso de trabajo, sonreía diciendo las palabras de San Felipe Neri: « El paraíso no se hizo para los cobardes ! ».
  • Un día, una enfermedad contagiosa se extendío por el convento. Su superior le pide: « Quiere poner en riesgo su vida y sanar a sus hermanos » Crispín le respondió : «  Querer ? Dejé a mi voluntad Viterbo cuando entre en los Capuchinos ». Se encargó de curar a sus hermanos y no fue alcanzado por la epidemia.
  • Amaba ir a pedir limosna para la Comunidad y se llamaba a sí mismo El asno de los Capuchinos. Si, para demostrarlo, le insultaban él exclamaba: « Alabado sea Dios! Me tratan aquí como lo merezco »

A la Gloria de los Altares[editar]

  • Beatificado el 7 de septiembre de 1806 por el Papa Pío VII
  • Canonizado el 20 de junio de 1982 por el Papa Juan Pablo II.

Su cuerpo perfectamente bien conservado reposa en Roma.

Fiesta[editar]

El 23 de mayo

Fuentes[editar]

  • P. Pie de Langogne, Le Saint joyeux ou la vie du Bienheureux Crispin de Viterbe, Éditions Charles Poussielgue - 1901
  • Abbé L. Jaud, Vie des Saints pour tous les jours de l'année - Tours - Mame- 1950.