Crisis de la mediana edad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Crisis de la mediana edad
Clasificación y recursos externos
CIAP-2 P25
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata ]

El término crisis de la mediana edad o crisis de los 40 se usa para describir un período de cuestionamiento personal, que comúnmente ocurren al alcanzar la mitad de la edad que se tiene como expectativa de vida. La persona siente que ha pasado la etapa de su juventud y la entrada a la madurez. En ocasiones, las transiciones que se experimentan en estos años, como el envejecimiento en general, la menopausia, el fallecimiento de los padres o el abandono del hogar por parte de los hijos pueden, por sí solas, disparar tal crisis. El resultado puede reflejarse en el deseo de hacer cambios significativos en aspectos clave de la vida diaria o situación, tales como la carrera, el matrimonio o las relaciones románticas.

En cualquier caso, no es una enfermedad; sino una fase de transición personal, que se puede vivir con mayor o menor intensidad.

Resultados de investigación[editar]

Las investigaciones académicas realizadas desde la década de 1980 rechazan la noción de la crisis de la mediana edad como una fase que experimenta la mayoría de los adultos. En un estudio, menos del 10% de las personas había presentado crisis psicológicas por causa de su edad o de su envejecimiento.[1] Se cree que el tipo de personalidad y tener un historial de crisis psicológicas anteriores predispone a algunas personas a experimentar esta "tradicional" crisis de la mediana edad.[2]

Muchos adultos de la mediana edad experimentan cambios mayores en su vida que pueden provocar un período de tensión psicológica, tales como el fallecimiento de un ser querido o un revés profesional. Sin embargo, tales eventos pudieron haber ocurrido antes o después en la vida y, aunque hubieran provocado una «crisis», no necesariamente es de la mediana edad. En el mismo estudio, el 15% de los adultos de la mediana edad experimentaron este tipo de cambios.

Otros estudios indican que algunas culturas pueden ser más sensibles a este fenómeno que otras. Un estudio encontró que existen pocas pruebas de que las personas de las culturas japonesa o india suelan pasar por las crisis de mediana edad, por lo que surge la duda de si la crisis de mediana edad es más bien un asunto cultural. Los autores presentan la hipótesis de que el "culto a la juventud" en las sociedades occidentales ha contribuido a la popularidad del concepto de crisis de la mediana edad en la región.[3]

Los investigadores han encontrado que la mediana edad es a menudo un tiempo de reflexión y revaloración, pero no siempre viene acompañada por los trastornos psicológicos que popularmente se relaciona con la "crisis de la mediana edad".[4]

Frecuencia[editar]

Para aproximadamente el 10% de los adultos en esta etapa que pasan por una crisis relacionada con la mediana edad, tal condición se presenta más comúnmente en las personas cuya edad va de los 35 a los 50 años. Un gran estudio realizado en la década de 1990[5] encontró que la edad promedio de activación de lo que se podría autoconsiderar como una "crisis de la mediana edad" es de 46 años. Las crisis de la mediana edad duran entre tres y diez años en los hombres y de dos a cinco años en las mujeres.

Una crisis de la mediana edad puede ser causada por el envejecimiento mismo o por el envejecimiento en combinación con los cambios, problemas o arrepentimientos en cuanto a factores como:

  • relaciones de pareja
  • madurez de los hijos
  • vejez o muerte de los padres

La crisis de la mediana edad parece afectar de manera diferente a los hombres y a las mujeres. Los investigadores han propuesto que los disparadores de las crisis de la mediana edad son diferentes para cada sexo, ya que las crisis masculinas tienen más probabilidad de ser provocadas por asuntos relacionados con el trabajo.[6]

Algunos sostienen la hipótesis de que otra causa de las crisis masculinas es la inminente menopausia de su pareja y, por ende, el final de su capacidad reproductiva.[7] Esto renueva la necesidad del hombre de atraer mujeres más jóvenes.

Características[editar]

Se dice que las personas que experimentan una crisis de la mediana edad presentan una o más de las siguientes tendencias:

  • búsqueda de un sueño o meta indefinido
  • un profundo remordimiento por las metas no alcanzadas
  • deseo de lograr la sensación de juventud
  • necesidad de pasar más tiempo solo o con ciertas compañías

Se ha señalado también que pueden exhibir algunos de estos comportamientos:

  • abuso en el consumo de alcohol
  • consumismo o adquisición de artículos caros o extraños, como prendas de vestir, autos deportivos, joyas, motocicletas, aparatos electrónicos, teléfonos costosos, tatuajes, etc.
  • demasiada atención a su apariencia física

El enfoque que cada persona le de a este período de crisis podrá resultar positivo o no de acuerdo a los cambios que decida realizar sobre sí mismo. El solo hecho de realizar una autoevaluación de todo lo vivido hasta el momento no tiene porqué ser algo preocupante, de hecho, tal vez sería sano realizarlo en las distintas edades y etapas de la vida.

Fundamentos teóricos[editar]

Aunque la crisis de mediana edad ha recibido más atención en la cultura pop que en las investigaciones serias, existen algunas interpretaciones teóricas que apoyan dicho concepto. La teoría jungiana sostiene que la crisis de la mediana edad es clave para la individualización, un proceso de auto-actualización y auto-consciencia que contiene muchas paradojas potenciales.[8] Aunque Carl Jung no describió la crisis de la mediana edad per se, la integración del pensamiento, sensaciones, sentimientos e intuición en la mediana edad que él describe podría, al parecer, llevar a un estado de confusión sobre la forma en la que se ha vivido la vida hasta entonces y las metas que ha tenido. Posteriormente, Erik Erikson sostuvo que en la séptima etapa de la vida, que es la edad adulta media, la gente lucha por encontrar un nuevo significado y propósito para sus vidas. Tal cuestionamiento, consideró, podría llevar a lo que se conoce como crisis de la mediana edad.[9]

Críticas[editar]

Algunos autores han desafiado la existencia de una crisis de la mediana edad. Un estudio reveló que el 23% de los participantes había experimentado lo que llamaron una «crisis de la mediana edad», pero al investigar más a fondo, sólo un tercio de ellos -8% del total- dijo que la crisis había estado relacionada con su comprensión sobre el envejecimiento.[10]

El balance (15% de los participantes en el estudio) había tenido experiencias de vida o transiciones serias, como un divorcio o la pérdida de su trabajo en la mediana edad y las describió como «crisis de la mediana edad». Aunque no hay duda de que estas situaciones pueden ser traumáticas, ya que las reacciones ante éstas pueden ser difícil de distinguirse de una depresión, estos problemas no son exclusivos de la mediana edad y no están relacionados con los años de vida.[11]

Los investigadores Carolyn Alwin y Michael Levenson, de la Universidad de California - Davis, presentaron la siguiente apreciación sobre la crisis de la mediana edad en un artículo publicado en el año 2001:

Costa y McCrae (1980) encontraron pocas evidencias de un incremento en el nivel de neurosis durante la mediana edad. Aunque sí encontraron que algunas personas eran propensas a experimentar dichas crisis, no eran sólo en la mediana edad, sino que también habían tenido crisis a los veintitantos, y a los treinta y tantos años de edad.

Robinson, Rosenberg, y Farrell (1999) entrevistaron repetidamente a 500 hombres. Al hablar sobre su período de la mediana edad, fue evidente que, aunque no necesariamente la consideraron como una época de crisis, sí la calificaron como "un tiempo de reevaluación".[4]

Al hacer su revisión sobre la crisis de la mediana edad en varones, Alwin y Levenson escribieron que

«... Dada la cantidad de datos, es probable que, para la mayoría de los hombres, la mediana edad sea una época de logro y satisfacción. Sin embargo, para una cierta proporción de hombres, el paso de la juventud a la senectud no es del todo tranquilo»

. Ellos encontraron un patrón similar al revisar las investigaciones sobre lo que comúnmente se cree que son los disparadores de las crisis de la mediana edad en las mujeres: menopausia, hijos que dejan el hogar paterno y las obligaciones de cuidar a los padres y a los hijos. La mayoría de las mujeres pasaron por dichos períodos sin una "crisis" psicológica traumática. La persistente popularidad del concepto de crisis de la mediana edad puede explicarse por otro hallazgo de Robinson et al. Como lo resumen Alwin y Levinson:

«... los hombres más jóvenes, ahora "baby boomers" en su mediana edad, aplicaron el término 'crisis de la mediana edad' para describir casi cualquier revés que experimentaban, ya fuera en su carrera o en su vida familiar».

Los hallazgos de Levinson fueron investigación sobre la posible existencia de una crisis de la mediana edad y sus implicaciones. Mientras que Levinson (1978) encontró que el 80% de los participantes de mediana edad había tenido una crisis, y Ciernia (1985) reportó que el 70% de los hombres de mediana edad declararon haber tenido una crisis (Shek, 1996) otros no pudieron confirmar dichos hallazgos, incluyendo Shek (1996), Kruger (1994), y McCrae y Costa (1990). El debate sobre si hay o no una crisis de la mediana edad se está respondiendo a través de investigaciones más recientes que intentan equilibrar dichas nociones como sesgos en las respuestas y efectos de los participantes a fin de establecer una validez interna. La investigación antes mencionada no apoya el modelo de Levinson de una sola edad a mediados de la vida que pueda ser designada como una época de transición y "crisis" potencial.

En su mayor parte, los investigadores sobre el Desarrollo Positivo de los Adultos han encontrado mejoría o estancamiento en el peor de los casos, para la mayoría de la población.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «"Midlife Without A Crisis," Washington Post, Monday, April 19, 1999».
  2. Lachman (2004). «Development in Midlife». Annual Review of Psychology 55. p. 305-331. 
  3. Menon, "Middle Adulthood in Cultural Perspective", in Lachman, "Handbook of Midlife Development", John Wiley, 2001.
  4. a b Aldwin y Levenson, "Stress, Coping, and Health at Midlife: A Developmental Perspective," in Lachman, "Handbook of Midlife Development", John Wiley, 2001.
  5. «More On The Midlife Crisis You May Never Have» (10-07-2006).
  6. «Are Male and Female Midlife Crises Different?» (19-07-2006).
  7. «Ten Politically Incorrect Truths About Human Nature» (06-07-2007).
  8. «The Individuation Process».
  9. «The Developmental Stages of Erik Erikson».
  10. «The (Not) Inevitable Midlife Crisis» (10-07-2006).
  11. «Extending the Bereavement Exclusion for Major Depression to Other Losses - Arch Gen Psychiatry. 2007;64:433-440.».

Bibilografía[editar]

  • Elliott Jaques. "La muerte y la crisis de la mediana edad" (Título original: Death and the Midlife Crisis), International Journal of Psychoanalysis, 1965.
  • Gail Sheehy. "Pasajes: Crisis predecibles de la vida adulta" (Título original: Passages: Predictable Crises of Adult Life), 1976. ISBN 0-553-27106-7.
  • Margie Lachman, ed. "Manual de desarrollo de la mediana edad" (Título original: Handbook of Midlife Development), John Wiley & Sons, 2001. ISBN 0-471-33331-X.
  • Huyck, Margaret H. (1993). "Mediana edad" (Título original: Middle Age). Academic American Encyclopedia, 13, 390-391.
  • "La mediana edad sin crisis" (Título original: "Midlife Without A Crisis", Washington Post, lunes 19 de abril de 1999, página Z20. (en inglés).
  • Kruger, A. (1994). "La transición de la mediana edad: ¿Crisis o quimera?" (Título original: The Mid-life Transition: Crisis or Chimera?), Psychological Reports, 75, 1299-1305.
  • Margie Lachman. "Desarrollo en la mediana edad" (Título original: Development in Midlife), Annual Review of Psychology Vol. 55: 305-331, 2004.
  • Myers, David G. (1998). "Edades y etapas de la adultez", (Título original: Adulthood's Ages and Stages. Psychology, 5, 196-197.
  • Shek, D.T.L. (1996). "Crisis de la mediana edad en mujeres y hombres chinos" ( Título original: Mid-life Crisis in Chinese Men and Women). Journal of Psychology, 130, 109-119.