Crisis de Timor Oriental de 1999

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Timor Oriental.

La Crisis de Timor Oriental de 1999 empezó cuando las fuerzas contrarias a la independencia de este país atacaron a civiles y crearon una situación de violencia generalizada en toda la región, especialmente en la capital Dili. La violencia estalló después de que la mayoría de habitantes de Timor Oriental votaran a favor de la independencia de Indonesia en el referéndum de 1999. En los incidentes murieron unas 1,400 personas, y se tuvo que desplegar una fuerza de la ONU (la InterFET, formada principalmente por efectivos del ejército australiano) para pacificar la situación y mantener la paz.

Detalles[editar]

Antecedentes: el referéndum[editar]

La independencia de Timor Oriental, o incluso la autonomía regional limitada, nunca iba a ser permitido bajo la Nueva Orden de Suharto. A pesar de la opinión pública de Indonesia en la década de 1990 en ocasiones muestran agradecimiento a regañadientes de la posición de Timor, se temía que un Timor Oriental independiente desestabilizaría la unidad de Indonesia. los esfuerzos de mediación renovados auspiciado por las Naciones Unidas entre Indonesia y Portugal comenzaron a principios de 1997, La crisis financiera asiática de 1997, sin embargo, causó una tremenda conmoción en Indonesia y llevó a la renuncia de Suharto en mayo de 1998, poniendo fin a su presidencia de treinta años. Prabowo Subianto, por entonces al mando de la poderosa Reserva Estratégica de Indonesia, se exilió en Jordania y las operaciones militares en Timor Oriental estaban costando al gobierno de Indonesia a la quiebra de un millón de dólares al día. El período subsiguiente "reformasi" de relativa apertura política y la transición, incluido un debate sin precedentes sobre la relación de Indonesia con Timor Oriental. Para el resto de 1998, los foros de discusión se llevó a cabo a lo largo de Dili trabajando hacia un referéndum. El ministro de Relaciones Exteriores Ali Alatas, describió los planes de autonomía por fases que conducen a una posible independencia como "todo dolor, no hay ganancia" para Indonesia. El 8 de junio de 1998, tres semanas después de asumir el cargo, el sucesor de Suharto Jusuf Habibie anuncia que Indonesia pronto ofrecerá Timor Oriental un plan especial para la autonomía.

A finales de 1998, el Gobierno australiano de John Howard redactó una carta a Indonesia asesoramiento de un cambio en la política australiana, y abogar por la celebración del referéndum sobre la independencia en el plazo de una década. Presidente Habibie vio tal disposición en el sentido de "dominio colonial" por Indonesia y decidió llamar a un referéndum a presión sobre el tema.

Indonesia y Portugal anunciaron el 5 de mayo de 1999 que había acordado la celebración de una votación que permite al pueblo de Timor Oriental para elegir entre el plan de autonomía o la independencia. La votación, que sería administrado por la Misión de las Naciones Unidas en Timor Oriental (UNAMET), estaba programado originalmente para el 8 de agosto, pero más tarde aplazado hasta el 30 de agosto. Indonesia también se hizo cargo de la seguridad; este acuerdo causó preocupación en Timor Oriental, pero muchos observadores creen que Indonesia hubiera negado a permitir que las fuerzas de paz extranjeras durante la votación

El referéndum se hizo el 30 de agosto, y mostró que una clara mayoría de la población (un 78,5%) estaba a favor de la independencia, y que no aceptaba ni siquiera la oferta alternativa de ser una provincia autónoma dentro de Indonesia, que se tenía que conocer con el nombre de Región Autónoma Especial de Timor Oriental (SARET, en las siglas en inglés).

Violencia[editar]

Inmediatamente después de las votaciones, las fuerzas paramilitares proindonesias, que tenían el apoyo del ejército de este país, y los mismos soldados indonesios empezaron una campaña de violencia y terrorismo en represalia por los resultados. Los militares y paramilitares asesinaron a unas 1,400 personas y forzaron a unas 300,000 a desplazarse como refugiadas a Timor Occidental. Además, destruyeron la mayoría de las infraestructuras del país (casas, sistemas de irrigación, sistemas de abastecimiento de agua, escuelas y casi toda la red eléctrica). Según Noam Chomsky, «En un mes, esta gran operación militar asesinó a unas 2,000 personas, violó centenares de mujeres y chicas, desplazó tres cuartas partes de la población y destruyó el 75 por ciento de las infraestructuras del país».[1]

InterFET[editar]

El 20 de septiembre de 1999 se desplegaron las tropas de paz de la Fuerza Internacional para Timor Oriental (InterFET), bajo mando australiano, que pacificaron la situación rápidamente. Por todo el mundo, y especialmente en Portugal, Australia y Estados Unidos, diversos activistas presionaron a sus gobiernos para que intervinieran, y el presidente norteamericano Bill Clinton llegó a amenazar a Indonesia, que pasaba una difícil situación económica, de retirarle los préstamos del Fondo Monetario Internacional. El gobierno de Indonesia aceptó retirar sus fuerzas y cedió el control de Timor a una fuerza multinacional. Las Naciones Unidas no tenían bastantes recursos para combatir los paramilitares directamente, y por eso, mediante la Resolución 1.264 de su Consejo de Seguridad,[2] autorizaron la creación de una fuerza especial nombrada InterFET (Fuerza Internacional para Timor Oriental). En esta fuerza participaron unos 9.900 soldados de 17 países; 4.400 eran australianos, y del resto la mayoría venían de países del sureste asiático.[3] El responsable de la InterFET era el general de división Peter Cosgrove. Las Tropas desembarcaron en Timor Oriental el Septiembre 20, 1999.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Radical Priorities, p. 72
  2. «Ods Home Page».
  3. «Transcripts».