Crecida de los lagos Enriquillo y Azuey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Desde el paso en 2007 de las tormentas tropicales Noel y Olga en la que cayeron 700 mm de lluvia (el equivalente a la lluvia de 18 meses en la región),[1] y de cuatro tormentas más en 2008, los lagos Azuey y Enriquillo (el primero entre Haití y la República Dominicana, el segundo sólo en esta última) empezaron a crecer debido a diversos factores entre los cuales se destacan:

  • Aumento notable en la pluviosidad, mayormente debido a los susodichos ciclones.
  • Descenso en la evaporación, causado por una mayor nubosidad y el consecuente descenso en la radiación solar.
  • Aumento importante en el volumen de agua recibido a través de sus afluentes fluviales, incluso de los subterráneos.

Actualmente la carretera internacional que une a Jimaní en la República Dominicana con Mal Paso (Malpasse) en Haití está totalmente inundada, así como la aduana, los puestos de vigilancia fronterizos y la zona del mercado binacional.[2] Los poblados de Boca de Cachón, La Descubierta, Vengan a Ver, Las Clavelinas, Duvergé y Postrer Río se encuentran amenazados por el Lago Enriquillo, mientras que Jimaní, Mal Paso, La Source y los suburbios de Puerto Príncipe lo están por el Lago Azuey.

La superficie original del lago Enriquillo que era de unas 17 200 hectáreas o 172 kilómetros cuadrados,[3] aumentó a 26 569 hectáreas a enero de 2009, un mes después, febrero de 2009, su tamaño aumentó hasta las 28 134 hectáreas; ya en octubre de 2011 su superficie llegó a superar las 37 500 hectáreas, cifra que equivale a 375 kilómetros cuadrados.[4] [actualizar]

Evolución de la situación[editar]

Después del paso de varias tormentas y ciclones tropicales (Fay, Gustav, Hanna, Ike) en la isla de la Hispaniola en el transcurso de tres semanas en los meses de agosto y septiembre de 2008, se empezó a notar un aumento en el tamaño del Lago Enriquillo, crecimiento que ha sido constante en los últimos años y que se ha acelerado en los últimos meses.

En un principio, la Laguna Rincón evacuaba agua hacia el lago a través del canal Trujillo, que lleva agua potable a las áridas zonas de cultivo para la irrigación;[5] debido tanto a las lluvias extremas causadas por los ciclones, como por el río Yaque del Sur, que se desvió de su cauce y parte de sus aguas empezaron a fluir hacia la Laguna Rincón.[6]

Fue en febrero de 2009 cuando la situación empezó a cobrar notoriedad en la República Dominicana, cuando ya habían sido anegados 283 779 tareas (17 845.7 hectáreas) de terreno en casi su totalidad cultivado.[1]


Véase también[editar]


Enlaces externos[editar]

  • Floods in Lago Enriquillo - [1] (en inglés)
  • NASA eyes Dominican Republic lake’s mysterious growth - [2] (en inglés)

Referencias[editar]

  1. a b Peguero, Adriana (21 de febrero de 2009). «Desastre: El lago Enriquillo inunda 283,779 tareas cultivadas». Listín Diario. Consultado el 21 de diciembre de 2011. «

    Las inundaciones provocadas en los últimos meses por el lago Enriquillo en las provincias Independencia y Bahoruco en la región Sur de la República Dominicana, han inundado un promedio de 283 mil 779 tareas sembradas de pasto y rubros agrícola, de acuerdo a un informe preliminar dado a conocer por la Secretaría de Estado de Agricultura.
    Detalla que desde Villa Jaragua hasta Duvergé se han perdido 260 mil tareas cultivadas, situación que ha ocasionado que el 50% de las reses haya tenido que ser vendida por sus dueños para que no se mueran de hambre.
    (...)
    El geólogo Osiris de León dijo que los manantiales que se encuentran al borde de la cuenca del lago Enriquillo han incrementado sus caudales con las precipitaciones que se produjeron a raíz del año 2007.
    (...)
    Recordó que tras el paso de la tormenta Noel en la zona cayeron 700 milímetros de lluvia en una semana, que equivale a la lluvia que cae en la zona del lago Enriquillo en 18 meses.

    » 
  2. Peguero, Adriana (19 de febrero de 2009). «El lago Azuei, de Haití, anega ciudad de Jimaní». Listín Diario. Consultado el 22 de diciembre de 2011. «

    Los habitantes de este municipio apenas se reponen de la riada que provocó el río haitiano Soleil el 24 de mayo del año 2004 y ahora se enfrentan a la posibilidad de que sus casas sean “tragadas” por las inundaciones del lago Azuei, ubicado en el vecino territorio, el cual ha penetrado casi tres kilómetros hacia el pueblo.
    Sin que se estén registrando lluvias de consideración, en los últimos meses sus aguas han sepultado edificaciones oficiales y de capital privado, cubren propiedades agrícolas y tienen ocupada parte de la carretera que une a la República Dominicana con Haití.
    El lago Azuei ya sumergió las instalaciones que alojaban el CEI-RD en Jimaní, así como la Oficina de Sanidad Vegetal y Animal de la Secretaría de Agricultura, el puesto del Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront), las oficinas de Aduanas y otras estructuras de las que apenas se observa parte del techo. El mercado dominico-haitiano que se desarrolla en la misma frontera, ha quedado justo en medio de las aguas del Azuei, que mantiene un aumento continuo hacia la ciudad, según observan los residentes aquí.

    » 
  3. Méndez, Wanda (1 de agosto de 2011). «Desequilibrio hídrico provoca la crecida del lago Enriquillo». Listín Diario. Consultado el 1 de agosto de 2011. «

    (...) Previo a presentar el estudio, el investigador Jorge E. Rodríguez resaltó que han encontrado que el lago Enriquillo ha aumentado en 100%, duplicando su tamaño desde el año 1984, ya que registra una superficie de 350 kilómetros cuadrados, frente a 172 kilómetros cuadrados. (...)

    » 
  4. «UE otorga 200.000 euros a afectados por la crecida Lago Enriquillo». Listín Diario. EFE. 20 de octubre de 2011. Consultado el 19 de julio de 2012. «

    (...) según el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDHRI), su superficie ha alcanzado 37.500 hectáreas. (...)

    » 
  5. Sánchez, Teudy A. (7 de septiembre de 2008). «Dice que daños fueron mínimos en el Suroeste». Hoy. Consultado el 21 de diciembre de 2011. «

    BARAHONA.- El gobernador de esta provincia, Alfredo Dotel Florián, afirmó que las pérdidas en la agropecuaria del Suroeste, como consecuencia de las lluvias que se han registrado en los últimos días en la zona, son mínimas y en cambio muy beneficiosas a la agricultura y la ganadería.
    Dotel Florián dijo que la situación de la región Enriquillo, no ha sido tan difícil como se esperaba por las lluvias que han originado los fenómenos naturales que han pasado por el país.
    Expresó que el daño mayor se ha producido en el canal Trujillo, el cual destruyó el puente construido con alcantarillas, afectando el tránsito vehicular en la carretera Barahona-Neiba, a través de la zona cañera.
    Con relación a la agricultura, el gobernador de esta provincia dijo que algunas áreas de la zona están inundadas, pero que la parte baja no ha sido afectada considerablemente.
    Dijo que la Laguna Rincón está saturada de agua, la cual la está vertiendo al Lago Enriquillo por vía del canal Cristóbal, “y otra parte viene aguas abajo al mar Caribe”. “Las lluvias han hecho un poco de daño, pero mayormente han beneficiado a la agricultura y ganadería, porque estábamos en una época de sequía donde los caudales del río estaban bien limitados”, apuntó. Ratificó que los organismos de socorro no han evacuado a ninguna personas.

    » 
  6. Urbáez, Ramón (26 de septiembre de 2008). «Río cambia de curso y destruye miles de tareas». Listín Diario. Consultado el 21 de diciembre de 2011. «

    Con las últimas lluvias y el desfogue de la presa de Sabana Yegua, el río Yaque del Sur cambió esta semana su curso entre el municipio de Tamayo y el distrito municipal de Uvilla y arrasó con más de 5,000 tareas de plátanos y otros cultivos. Anoche la coriente del río estaba destruyendo el asfalto de la carretera entre ambos pueblos.
    (...)
    La situación es de inminente peligro para los pueblos de los alrededores de la Laguna de Rincón, porque las aguas ahora van directamente hasta este embalse natural, siguiendo el curso del canal Trujillo, construido hace 65 años. La riada rompió el gran dique que controlaba las aguas que entraban a la laguna a través del canal, el cual es ahora un río tan ancho como el viejo cauce del Yaque. La situación es nueva, según el ingeniero Pérez, porque las inundaciones que casi todos los años se producían en menor o mayor escala en Canoa, Jaquimeyes, Palo Alto y otras áreas cercanas no se han presentado, debido a que las aguas tienen un nuevo cauce. El río destruyó la carretera entre Mena y Batey 6, que une a Barahona con Neyba y otros municipios de la provincia Barahona, convirtiendo el canal Trujillo en el nuevo Yaque del Sur.
    Las aguas, además, destruyeron las vías férreas de los trenes de carga del Ingenio Barahona, las tuberías del acueducto de Mena Abajo y Mena Arriba, haciendo que la comunicación entre esos pueblos se realice por Vicente Noble o la carretetra Cabral-Duvergé, en una vuelta de más de 35 kilómetros por ambos lados. Las aguas de la Laguna de Cabral suben aceleradamente, puesto que en ella vierte el río todas sus aguas.

    »