Crónica de una muerte anunciada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Crónica de una muerte anunciada
Autor Gabriel García Márquez
Género Narrativo
Idioma Español
Editorial La Oveja Negra
País Colombia
Formato Impreso
Páginas 106
ISBN ISBN 987-1138-01-6
Todos los cuentos Crónica de una muerte anunciada Textos costeños

Crónica de una muerte anunciada es una novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez, publicada por primera vez en 1981. Fue incluida en la lista de las 100 mejores novelas en español del siglo XX del periódico español El Mundo.[1]

La novela representó un acercamiento entre lo periodístico y lo narrativo, y una aproximación a la novela policíaca. La historia contada se inspira en un suceso real, ocurrido en 1951, del que el autor tomó la acción central (el crimen), los protagonistas, el escenario y las circunstancias, alterándolo narrativamente, pero sin descuidar nunca los datos y las precisiones obligadas en toda crónica periodística.

Los hermanos Vicario –Pedro y Pablo-, obligados por la defensa del honor familiar, anuncian a la mayoría del pueblo que matarían a Santiago Nasar. Nasar no se entera, sino minutos antes de morir. Los hermanos matan a Santiago, después de pensarlo en varias ocasiones, en la puerta de su casa, a la vista de la gente que no hizo o no pudo hacer nada para evitarlo. A los 27 años, el mejor amigo de Santiago (el narrador) reconstruye los hechos de los que él fue testigo.

Años después, Ángela Vicario estaría escribiendo cada día a Bayardo, primero formalmente, después con cartas de joven enamorada y, al final, fingiendo enfermedades. Así, Bayardo vuelve 27 años después, claramente desmejorado y con todas las cartas sin abrir.

De este carácter real viene el nombre de crónica, que no sólo aparece en el título, sino que la orienta estructuralmente, ya que, desde el comienzo, lo que pretende el narrador es la recopilación de datos y testimonios, que de alguna manera puedan ayudar a entender el porqué del asesinato de Santiago Nasar. Lo inevitable de esto, por acción y omisión, tiene algo que ver con el funesto suceso.

Personajes[editar]

Una característica del libro es la extensa cantidad de personajes, debido a que, al ser un pueblo pequeño, todos directa o indirectamente en él tuvieron participación o mención en la historia.

Hay un personaje colectivo que es el pueblo, que conoce de manera anticipada la muerte de Santiago y no hace nada por evitarla.

  • Santiago Nasar. Hombre de 21 años que abandona los estudios de secundaria tras fallecer su padre para dirigir "El Divino Rostro", una hacienda que este le dejó en herencia. Es un personaje de cabellos rizados, soñador, pálido, alegre y que no se mete en líos, asesinado por los hermanos Vicario tras ser señalado por la hermana de estos como el que le quitó la virginidad. Es muy querido por el pueblo.
  • Ángela Vicario. Mujer de Bayardo San Román, quien fue devuelta en su noche de bodas al no llegar virgen al matrimonio, de lo cual culpa a Santiago Nasar.
  • Ibrahim Nasar. Árabe y difunto padre de Santiago Nasar. Se hace notar que él hablaba en árabe con su hijo y él así le contestaba y lo remarca como un hecho extraño, ya que no era normal a partir de la tercera generación (a la que pertenece Santiago). Tuvo un amor secreto con Victoria Guzmán y abusó de ella. Enseñó a su hijo el valor y la prudencia. Estaba interesado en los caballos y aves de presa altas. Compró un depósito que estaba en desuso y lo convirtió en una casa para vivir.
  • Victoria Guzmán. Cocinera de la familia de Santiago Nasar. Antes de ser la cocinera, fue amante de Ibrahim Nasar.
  • Divina Flor. Hija de Victoria Guzmán. Sabe que tarde o temprano será la amante —lo quiera o no— de Santiago Nasar.y que su madre la protege para que no se la lleven a la cama.
  • El obispo. Aborrece el pueblo, al punto de pasar en su buque frente él, sin bajarse.Aparece justo el día en que Santiago muere.
  • Plácida Linero. La madre de Santiago Nasar. Su hijo es asesinado en la puerta principal de su propia casa, tras que su madre la cerrara pensando que éste se encontraba en su interior.
  • Luisa Santiaga. Madre del narrador, y por tanto de Margot, Luis Enrique, una hija monja y Jaime; madrina de bautismo de Santiago Nasar, en honor a quien éste fue nombrado.
  • Pedro Vicario. Hermano de Ángela Vicario, gemelo de Pablo Vicario. Toma la iniciativa de matarlo, aunque no estén muy convencidos. Tiene 24 años.
  • Margot. Hermana del narrador.
  • Jaime. Hermano menor del narrador.
  • Luis Enrique. Hermano del narrador.
  • Padre Carmen Amador. Párroco del pueblo y ex-estudiante de medicina. Le hace una autopsia muy poco exacta al muerto.
  • Cristóbal "Cristo" Bedoya. Amigo de Santiago Nasar. Intentó, sin éxito, evitar su muerte.
  • Lázaro Aponte. Coronel retirado y alcalde del pueblo. Es la única persona del pueblo que se atreve a hacer algo contra el asesinato al decomisarles los cuchillos a los asesinos, aunque ellos fueron por otros.
  • Flora Miguel. Novia de Santiago Nasar desde la escuela, y se iban a casar en el año en que lo mataron.
  • Bayardo San Román. Forastero rico que se casó con Ángela Vicario pero la devolvió con su familia porque no era virgen.
  • Magdalena Oliver. Vecina del pueblo en el que el protagonista vive.
  • Poncio Vicario. Padre de Ángela Vicario. Era orfebre y se había quedado ciego.
  • Purísima del Carmen o Pura Vicario. Madre de los gemelos (Pablo y Pedro) y de Ángela Vicario.
  • Mercedes Barcha. Futura esposa del narrador.
  • María Alejandrina Cervantes. Dueña de un prostíbulo del pueblo. Santiago Nasar estuvo enamorado de ella en la adolescencia pero su padre árabe los separó.
  • Clotilde Armenta. Dueña de la tienda de leche de la plaza.
  • Rogelio de la Flor. Marido de Clotilde Armenta.
  • General Petronio San Román. Padre de Bayardo San Román, héroe de guerrillas civiles.
  • Alberta Simonds. Madre de Bayardo San Román.
  • Faustino Santos. Carnicero del pueblo. Ve a los gemelos Vicario afilar sus cuchillos aunque no hace nada ya que cree que están borrachos.
  • Leandro Pornoy. Agente de policía. Cuando le notifican que los hermanos Vicario estaban decididos a matar a Santiago Nasar, informan de ello a Lázaro Aponte.
  • Doctor Dionisio Iguarán. Doctor del pueblo, primo hermano de Luisa Santiaga.
  • Hortensia Baute. Vecina del pueblo.
  • Prudencia Cotes. Novia de Pablo Vicario.Lo espera hasta que sale de la cárcel.
  • Suseme Abdala. Matriarca de la comunidad de árabes asentados en el pueblo.
  • La monja. Hermana del narrador.
  • Próspera Arango. Retrasa a Cristo Bedoya cuando le pide que haga algo por su padre que estaba agonizando en el sardinel de su casa, inmune a la bendición fugaz del obispo.
  • Meme Loaiza. Atestiguó los hechos.
  • Aura Villeros. Comadrona del pueblo.
  • Polo Carrillo. Dueño de la planta eléctrica. No le agradaba Santiago Nasar.
  • Fausta López. Mujer de Polo Carrillo. Tenía un mal concepto de los turcos.
  • Indalecio Pardo. Amigo de la familia de Santiago Nasar.
  • Escolástica Cisneros. Atestiguó los hechos.
  • Sara Noriega. Dueña de la tienda de zapatos.
  • Celeste Dangond. Vecino del pueblo.
  • Yamil Shaium. Árabe antiguo socio de Ibrahim Nasar y buen amigo de la familia.
  • Viudo de Xius. Viudo de Yolanda de Xius, y dueño original de la casa más bella del pueblo, que es comprada por Bayardo San Román.
  • Wenefrida Márquez. Tía del narrador, vive en frente de Santiago Nasar y fue la última que lo vio con vida.
  • Nahir Miguel. Padre de Flora Miguel, novia de Santiago Nasar. Es de Barba colorada, y el varón sabio de la comunidad.
  • Poncho Lanao. Vecino de Santiago Nasar, vive en la casa contigua a éste.
  • Argénida Lanao. Hija de Poncho Lanao.
  • Juez instructor. Bastante joven. Es su primer caso. Mandado para aclarar el crimen, concluye que Santiago Nasar no fue el que le quitó la virginidad a Ángela Vicario.
  • El narrador.

Temas[editar]

La imposibilidad de acceder al conocimiento de la verdad es uno de los aspectos de la novela que más llaman la atención, ya que deja sin aclarar un aspecto fundamental de la historia: cómo fue posible que el asesinato de Santiago Nasar no pudiese llegar a ser evitado dadas las circunstancias públicas en que se desarrolló. Dado que la novela se presenta como la reconstrucción casi periodística de unos hechos reales a través de una minuciosa investigación, la conclusión de la misma dejando sin resolver aspectos tan esenciales pone de manifiesto la dificultad extrema de alcanzar en ocasiones el conocimiento de la verdad, sobre todo, cuando, como es el caso, se indaga con cierta profundidad en los hechos.

Se presenta un choque entre la casualidad y el destino. La muerte anunciada que nadie creyó y los pocos que la tomaron como cierta no la pudieron detener. La puerta que se cierra segundos antes de que Santiago Nasar pudiera entrar y como ese día había roto la costumbre, decidiendo salir por la puerta principal en vez de por la de la cocina.

La violencia no sólo en lo que se refiere en la ejecución del crimen sino también en otras dimensiones de la historia; se trata de la violencia presente en la vida cotidiana: el machismo, el sentimiento irreprimible de venganza obligado por un cruel código de honor. Además, el lenguaje utilizado potencia esa violencia.

El honor es un implacable mecanismo de venganza al que hay que acudir para restaurar el orden de la moral colectiva; no admite vacilación ni demora para ser restaurado y es obligación inexcusable; además, el honor legitima y sublima cualquier conducta (por ejemplo, el cura Carmen Amador considera que los Vicario han probado su hombría, recuperando su dignidad y el honor de su familia).

La religión y las creencias de los individuos se presenta como una mezcla de fetichismo, superstición, milagrería, credulidad y simplismo; se incluye aquí, también, el tema de la figura del obispo y su visita frustrada, tratado desde un punto de vista crítico e irónico.

Técnica narrativa[editar]

La novela se presenta como la reconstrucción de una historia: un narrador en primera persona y testigo de algunos hechos asume, años después del suceso, la función de investigador para reconstruir la historia mediante informes, cartas, testimonios diversos y su memoria (pues él mismo estuvo en el pueblo el día de la boda). El punto de vista desde el que se narra la historia es cambiante, hay multi-perspectivismo, en tanto que la visión de los hechos se presenta no sólo desde el punto de vista del narrador, sino también de los demás personajes (protagonistas y testigos de los hechos). A veces coinciden, pero en otras ocasiones se contradicen; la historia se presenta, entonces, como ambigua, llena de dudas, sobre todo en lo que se refiere a quién fue quien 'deshonró' a Ángela o, por ejemplo, el clima del día; que varía de ser lluvioso y nublado a ser de un soleado cegador, según los testimonios.

El narrador presenta la historia dividida en cinco partes (cada una de las cuales desarrolla temas concretos y gira alrededor de los diferentes protagonistas) alterando la ordenación de los hechos y su ordenación temporal. El tiempo fluye de forma alineal, circular y caótico, consiguiéndose a través de anticipaciones, retrocesos, reiteraciones, superposiciones, elipsis, etc. El resultado es una especie de 'rompecabezas'. La novela presenta una estructura cerrado-circular: la muerte de Santiago a manos de los Vicario, anunciada súbitamente en las primeras líneas, es el motivo narrativo que, con pormenorizado y macabro tratamiento, cierra también la historia. La novela presenta abundantes diálogos (fragmentarios y breves, y en estilo directo normalmente, con lo que se logra cortar el ritmo narrativo, introduciendo variedad en la narración y en el estilo) y fragmentos descriptivos (de objetos, personajes, escenarios, ambientes). Lo estrictamente narrativo se reduce a pasajes breves, recurrentes, que, en muchas ocasiones, están enmarcados dentro de descripciones.

Estilo narrativo[editar]

Oscila entre el uso de la lengua oral, en un registro coloquial o familiar, y el uso del la lengua escrita, en un registro culto-literario, con fuerte retoricismo y con matices de ironía, humor, fantasía, sensualismo, etc.

Se percibe claramente la influencia del género periodístico, visible ya desde el propio título ("crónica").

Hay un gran número de personajes enmarcados en los hechos, característica renuente en las obras de Gabriel García Márquez. Esto permite a la historia dotarse de las múltiples perspectivas, de los diversos testimonios y de juicios de valor que nutren la trama. La narración manifiesta un claro gusto por el detalle y por la puntualización de todos los pormenores.

El realismo mágico se observa en el gusto por insertar lo extraordinario dentro de la normalidad de lo cotidiano. Se aprecia en la forma en que el olor de Santiago Nasar permaneció en los gemelos Vicario días después de muerto, la aparición de un "pájaro fluorescente", una especie de ánima sobre la iglesia del pueblo; la mención del alma de Yolanda de Xius quien se dice está haciendo todo lo posible para recuperar sus cachivaches y su casa de muerte.

Adaptación al cine[editar]

En 1987 Francesco Rosi llevó esta novela al cine con el título Chronicle of a Death Foretold. Rupert Everett, Ornella Muti, Anthony Delon, Gian Maria Volonté e Irene Papas son los protagonistas. El guionista es el italiano Tonino Guerra. Esta película fue una producción italo-colombo-francesa, que se presentó en el festival de Cannes de 1987, aunque su adaptación no siempre fue fiel a su homónima debido a la gran cantidad de personajes que maneja (todos los habitantes del pueblo), que debieron ser suprimidos de la trama. Ha sido considerada por el propio autor del libro como la peor adaptación de su novela hecho que repercutió en posteriores permisos para sus obras hasta 2007 donde se adaptó El amor en los Tiempos del Cólera.[cita requerida]

Referencias[editar]

Véase también[editar]