Cosmopolitismo en la literatura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Desde 1920 hasta 1945 el criollismo había dominado en la literatura hispanoamericana, pero después de la Segunda Guerra Mundial el Cosmopolitismo lo desplazó en casi todos los países; esta corriente sigue existiendo en la actualidad. Los autores cosmopolitas se enfocan en la estética, la psicología y la filosofía, inclusive cuando trataban temas del criollismo. Los cosmopolitas se preocupan más en la fantasía, en el individuo y en la vida humana. En esta corriente se integran además otras “escuelas” con características más definidas: surrealismo, cubismo, realismo mágico y la escuela filosófica del existencialismo. La capital del cosmopolitismo se le atribuye a Buenos Aires, Argentina, gracias a Jorge Luis Borges el cuál es considerado el máximo expositor. Otros autores reconocidos de esta corriente son: Juan Rulfo y Juan José Arreola de México, Arturo Uslar Pietri de Venezuela, María Luisa Bombal de Chile, Ramón Ferreira de Cuba, entre otros.[1]


Características del autor cosmopolita[editar]

La raíz griega kosmo implicaba al principio una idea de orden, organización y hasta se podría decir que armonía. Estos términos no necesariamente encajan con sus actuales derivados “cosmópolis”, “cosmopolitismo” o “cosmopolita”. Por ejemplo, hoy en día por “cosmopolita” se usa para aquel que se considera ciudadano del mundo. Tomando en cuenta lo anterior:

  • Los autores cosmopolitas ven el mundo como un gran país.
  • Viven en grandes centros metropolitanos.
  • Han viajado y conocen muchos lugares.
  • Están al tanto de todos los movimientos literarios.[2]

Características del cosmopolitismo[editar]

El cosmopolitismo literario se puede definir de la siguiente manera:

  1. Conocimiento profundo de las literaturas de todos los países.
  2. Diversas influencias de distintas literaturas en la cultura y en el estilo del escritor.
  3. Apasionamiento por temas literarios universales.[3]

Aunque los temas son muy variados, se pueden observar ciertas particularidades de esta corriente que se encuentran en la mayoría de los escritos:

  • Le da mucha importancia al ser humano.
  • La naturaleza vence al hombre.
  • Se da en grandes ciudades.
  • Especial interés en la individualidad.
  • Todos tienen los mismos problemas existenciales.
  • El personaje principal es el autor mismo.

"Escuelas" del cosmopolitismo[editar]

Surrealismo[editar]

Basados en los trabajos de Freud y otros psicólogos, el surrealismo proclama que la realidad tiene un carácter dualístico, exterior e interior, y trata de captar los dos a la vez Menton, Seymour (1964). El cuento hispanoamericano. México: Fondo de Cultura Económica. 

  • Características generales
    • Los personajes tienen sueños y alucinaciones, se vuelven reales.
    • Combinación de la realidad externa, lo tangible y la realidad interna que es el subconsciente, lo ridículo y los sueños.
    • Trata de captar el mundo real y la fantasía al mismo tiempo.
    • El tema que más se presenta es: la frustración sexual (influencia de Freud)
    • Las mujeres empiezan a jugar un papel importante como escritores.

Su periodo auge se da desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta el comienzo de la Guerra Fría.

Cubismo[editar]

Al cubismo no se le reconoce su influencia en la literatura como lo hizo en la pintura. De esta corriente se desprende la técnica de presentar la realidad desde diversos ángulos o puntos de vista.

  • Características generales
    • Las obras están planteadas con la exactitud matemática de un arquitecto.
    • El tiempo se detiene y cuenta la historia.
    • Distorsión de la realidad.
    • Espacialidad de las palabras.
  • Títulos de esta escuela:

Realismo mágico[editar]

El realismo mágico consiste en la presentación, objetiva, estética y precisa de la realidad cotidiana con algún elemento inesperado o improblabe cuyo conjunto deja al lector desconcertado, aturdido, maravillado

Menton, Seymour (1964). El cuento hispanoamericano. México: Fondo de Cultura Económica. 

El término realismo mágico fue inventado en 1925 por el crítico de arte alemán Franz Roh (1890-1965). Es una tendencia artística a nivel mundial, al igual que el barroco, el romanticismo y el surrealismo.

  • Características generales:
    • No tiene nada que ver con lo fantástico, ya que no crea mundos imaginarios.
    • Habla de la vida cotidiana pero la combina con algo insólito que traumatiza o quebranta a su personaje.
    • La realidad adquiere características de lo mágico y viceversa.
    • Inicia con María Luisa Bombal y el auge se da con Gabriel García Márquez
    • La magia proviene de la religión, las costumbres, etc.[4]
  • Títulos de esta escuela:

Véase también Realismo mágico

Existencialismo[editar]

A diferencia de las otras tres escuelas que encontraron su influencia en la pintura primordialmente, el existencialismo se deriva de la filosofía. Los autores enfocados a esta escuela en particular presenta al hombre moderno de una forma angustiosa, en la que se siente solo e inútil frente a un mundo "mecanizado a punto de destruirse" Menton(1964), pág. 306[1]

  • Característica generales:
    • Valores tradicionales (amor, fe, etc.) no existen.
    • Personajes: no hacen más que existir, nada tiene importancia.
    • Muestran escenas de la vida urbana, generalmente tiene como escenario una cantina.
    • Premisa: El hombre nace solo, vive solo y muere solo.
    • No siempre hay desenlaces dramáticos.
  • Títulos de esta escuela:

Referencias[editar]