Corriente del Niño

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este es un artículo sobre la corriente marina, para el fenómeno climático véase: Fenómeno de El Niño.

La corriente del Niño o de El Niño, es una corriente marina cálida, estacional y ecuatorial propia del Pacífico sudamericano que va en dirección de norte a sur y que llega a las costas ecuatorianas y peruanas entre el 18 y 25 de diciembre de cada año.[1] Su nombre fue acuñado por pescadores del norte peruano, pues "El Niño" es una referencia a la época de Navidad.

A la derecha, confluencia de la corriente del Niño con la corriente de Humboldt durante el verano austral.

Es necesario diferenciar la corriente del Niño, la cual es una corriente periódica que produce un claro cambio de estación en la costa, con el fenómeno climático extraordinario de El Niño,[2] el cual puede llegar a tener un alcance global. La llegada de la corriente del Niño es considerada beneficiosa porque anuncia la temporada anual de lluvias, necesaria para la agricultura y el ciclo biológico del bosque seco ecuatorial. Sin embargo una corriente demasiado cálida ha sido relacionada con el llamado fenómeno de El Niño, con una proporción de lluvias y calor mucho mayor de lo usual que deviene en inundaciones y catástrofes propias de un cambio climático radical.[3]

Convergencia con la corriente de Humboldt[editar]

La fría corriente peruana o de Humboldt baña las costas de Chile, Perú y Ecuador en direccción de sur a norte a la par de los vientos alisios. Cuando llega cerca del ecuador terrestre se desvía hacia el oeste bañando las islas Galápagos. La corriente cálida ecuatorial del Niño irrumpe en la zona junto con los vientos alisios del norte, anunciando el inicio del verano austral y empuja a la corriente de Humboldt hacia el sur. Esto implica un cambio climático debido a que la corriente de Humboldt, rica en plancton y especies marinas, está relacionada con el clima subtropical árido, mientras que la del Niño trae el clima tropical húmedo y un ecosistema marino muy diferente.

Un indicador de la llegada de la corriente del Niño, es la presencia del molusco bivalvo Spondylus (mullu en quechua), el cual ha tenido importancia cultural y económica en los pueblos indígenas desde hace miles de años. Este molusco tiene gran sensibilidad térmica y rápida capacidad de desplazamiento, por lo que sigue fácilmente los vaivenes de esta móvil corriente del Niño.[4] En la costa norte del Perú, la llegada del fuerte calor anuncia el verano en diciembre, en cambio en las costas de Ecuador se le llama período "invernal" porque invierno se relaciona coloquialmente con las lluvias.[5]

Origen[editar]

La contracorriente de Cromwell recorre el Pacífico ecuatorial de oeste a este hasta llegar a Sudamérica, en donde aflora a la superficie y se dirige al golfo de Panamá, dando luego un giro hacia el sur en dirección a Colombia. En este trayecto se le conoce como corriente de Panamá.[6] Una vez que llega a las costas ecuatorianas se le llama corriente del Niño, cruza la línea ecuatorial en una migración relacionada con el desplazamiento de la zona de convergencia intertropical y trae la estación lluviosa que es más notoria entre enero y abril.[7]

Variabilidad[editar]

La mediciones de esta corriente durante 61 años consecutivos, ha permitido concluir que hay un ciclo de 18 años dividido en cuatro fases de 5-4-5-4 años, los primeros 5 son de máximo acercamiento de la corriente de Humboldt (110 millas) llamado máximo seco, 4 años de seco lluvioso, 5 años de máximo alejamiento de la corriente de Humboldt (200 millas) hacen un máximo lluvioso, y 4 años de lluvioso seco. Al inicio de este ciclo, el acercamiento de la corriente de Humboldt implica que la corriente del Niño baja 80 millas, avanzando más cada año hasta alcanzar su máximo descenso sobre las costas peruanas, 720 millas de la línea equinoccial, desplazando a la corriente de Humboldt 200 millas y trayendo las lluvias al Perú y Ecuador.[1]

Historia[editar]

Una nota de 1891 de la Sociedad Geográfica de Lima, daba cuenta de la existencia de una contracorriente cálida en el norte peruano como un hecho conocido, la cual marineros de pequeñas naves de Paita llamaban "corriente del Niño" y que se relacionaba con la llegada de las lluvias.[8] El historiador peruano Víctor Eguiguren escribió en 1894 sobre la "contracorriente del Niño", describiéndola como una corriente marina de aguas cálidas que llega al Perú después de Navidad proveniente del golfo de Guayaquil, interponiéndose entre el continente y las aguas frías de la corriente de Humboldt, acompañada por los vientos del norte y trayendo consigo calor y lluvias.[9]

La corriente del Niño y el fenómeno de El Niño[editar]

Desde fines del siglo 19 se ha intentado establecer una relación entre corriente del Niño y fenómeno de El Niño. El Niño de 1891 implicó lluvias inusuales muy por sobre lo normal a lo largo de Ecuador y Perú que llegaron hasta Moquegua. Esta anomalía se atribuyó al excesivo caudal de la corriente cálida del Niño, que arrastró troncos de árboles y cocodrilos de Tumbes tan al sur como Pacasmayo en La Libertad.[8] Sin embargo, El Niño de 1891, a pesar de haber tenido gran intensidad, no tiene una relación significativa con la denominada Oscilación del Sur, es decir, aquel marzo y abril de 1891 representó en la costa norperuana un cambio violento y transitorio del clima, pero no se manifestó significativamente en otras partes del mundo.[10]

El meteorólogo Jacob Bjerknes reveló en 1969 que de acuerdo con el estudio oceanográfico de El Niño de mediana intensidad del verano austral de 1957-58, hay una relación física entre la fase de alta presión anómala en el Pacífico occidental (Oscilación del Sur), con la fase de calentamiento anómalo del Pacífico oriental, acompañados con un debilitamiento de los vientos alisios del este. Para definir este fenómeno, Bjerknes introduce el término "El Niño", de tal modo que a partir de entonces, este término ya no se asociará al período de abundancia que trae la corriente sino al mal tiempo y a los desastres naturales que sobrevienen con el fenómeno.[11]

Referencias[editar]

  1. a b Fenómeno climático de El Niño. 2.1 Corriente cálida de El Niño. Comunidad Andina/IICA. Colombia 1998
  2. Fenómeno climático de El Niño. 1.1 Importancia relativa. Comunidad Andina/IICA. Colombia 1998
  3. El Niño en el Perú Ministerio de Ambiente, Perú
  4. Luis Lumbreras 2005. Arqueología y sociedad. Museo Nacional de Arqueología y Antropología - Perú
  5. Christiana Borchart y Segundo Moreno 1997. Crónica indiana del Ecuador antiguo. Ed. Abya-Yal, Ecuador
  6. Christophe Grenier 2007. Conservación contra natura: las islas Galápagos. Ed. Abya-Yal, Ecuador
  7. Luis Cañadas 1983. El mapa bioclimático y ecológico del Ecuador. Banco Central del Ecuador.
  8. a b CARRANZA Luis. Contra-corriente marítima observada en Paita y Pacasmayo. Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima Nº 1, 1892
  9. EGUIGUREN ESCUDERO, Víctor "Las lluvias en Piura" en Boletín de la Sociedad Geográfica de Lima, t. IV, año IV, nn.7, 8 y 9, diciembre, Lima, 1894
  10. Arturo Rocha 2014LOS ALUVIONES DE 1891 Y LA INICIACIÓN DE LAS INVESTIGACIONES SOBRE EL FENÓMENO “EL NIÑO" (ENSO) EN EL PERÚ UNI-Perú
  11. S. George Philander 1990. El Niño, La Niña, and the Southern Oscillation. Academic Press, Inc. USA