Corrección de suelos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La corrección o rectificación de suelos es un proceso que tiene como finalidad la mejora de las condiciones fisico-químicas adecuadas para mantener un suelo agrícola estable, aireado, absorbente, con alta capacidad de retención de agua y que permita el desarrollo ideal de las raíces.

Acondicionador de suelo[editar]

Un acondicionador de suelos es un material añadido al suelo para mejorar el crecimiento y la salud vegetal. Un acondicionador o una combinación de acondicionadores corrige las deficiencias del suelo en cuanto a la estructura y nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.

Tipos de acondicionadores[editar]

El tipo de acondicionador a agregar depende de la composición del suelo, del clima, y el tipo de cultivo. Algunos suelos carecen de nutrientes necesarios para el crecimiento vegetal, otros retienen demasiado o demasiado poco el agua. Los acondicionadores pueden ser incorporados al suelo o aplicados a la superficie, para corregir estas deficiencias.

Materiales[editar]

La cal se utiliza para reducir la acidez de los suelos. Los fertilizantes como la turba, el estiércol, el aljez o el compost añaden nutrientes a los suelos empobrecidos. La inoculación de microbios que favorecen la fijación de nitrógeno, tal como hacen de forma natural las leguminosas, ayuda a la fertilización de los suelos.

Materiales porosos como la tierra de diatomeas, o la arena permiten reducir la retención de agua en terrenos arcillosos. La vermiculita, el hidrogel, la corteza o la arcilla, por el contrario, harán que el suelo retenga más agua.

El yeso se utiliza para la corrección de suelos alcalinos, salinos y sódicos.

Véase también[editar]