Cordia alliodora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 

Laurel blanco:

Cordia alliodora
Cordia alliodora.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Lamiales
Familia: Boraginaceae
Subfamilia: Cordioideae
Género: Cordia
Especie: C. alliodora
(Ruiz & Pav.) Oken 1841

Cordia alliodora es una especie botánica de planta con flor de la familia de las Boraginaceae

Descripción[editar]

Es un árbol de 8 a 30 m de altura. Hojas simples, alternas, de 8 a 18 cm de largo por 3 a 8 cm de ancho, ovado-lanceoladas o elípticas. Inflorescencias panículadas axilares o terminales, de 5 a 15 y hasta 30 cm de largo. Flores blancas tornándose pardo-obscuras, cuando secas. Frutos nueces cilíndricas de 5 mm de largo, con la corola persistente con una sola semilla.

Presenta ramitas verticiladas con nudos engrosados donde habitan hormigas (formicarios). Además es la única especie del género en el país que tiene una pubescencia con tricomas estrellados más densos por el envés.

Propiedades[editar]

En Michoacán y Quintana Roo a esta especie se le usa en el tratamiento de enfermedades de los pulmones.

Las hojas son la parte de la planta más empleada. En Michoacán su cocimiento se usa para curar enfermedades pulmonares. En Oaxaca se usan calentadas y puestas como emplasto en las rodillas en caso de tindayo. Su cocción se administra por vía oral como antipalúdico y para el latido. Tostadas y molidas, se aplican de forma externa como antiséptico. En Yucatán se toma la miel dos o tres veces por semana, para los nervios. Aunque también se usa la planta como cicatrizante de heridas (Yucatán). En Quintana Roo se usan las semillas molidas para las afecciones cutáneas. En Guerrero para el ombligo salido, se hacen con el látex dos o tres curaciones.[1]

Historia

En el siglo XVI, Francisco Hernández de Toledo relata: el polvo alivia las úlceras pútridas y aprovecha extraordinariamente a los enfermos de tos.

En el siglo XX, Maximino Martínez reporta los usos siguientes: estimulante y para enfermedades del sistema respiratorio.

Química

En el duramen del tallo de Cordia alliodora, se han detectado los componentes quinoideos cordiaacromos A, B y C; policíclicos alioquinol C, cordiaaquinol C y cordiol A; bencenoides aliodorol y cordallinol; el monoterpeno aliodorín, y el componente heterocíclico de oxígeno cordiacromeno A. De las hojas se han aislado varios derivados oxo-hidroxilados del ácido oleanenoico.[1]

Taxonomía[editar]

Cordia alliodora fue descrita por (Ruiz & Pav.) Oken y publicado en Allgemeine Naturgeschichte 3(2): 1098. 1841[2]

Etimología

Cordia: nombre genérico otorgado en honor del botánico alemán Valerius Cordus (1515-1544).[3]

alliodora: epíteto latino que significa "con olor a ajo"[4]

Sinonimia
  • Cerdana alliodora Ruiz & Pav.
  • Cordia alliodora (Ruiz & Pav.) Cham. ex A.DC.
  • Cordia andina Chodat
  • Cordia gerascanthus Jacq.
  • Lithocardium alliodorum Kuntze
  • Cerdana cujabensis Silva Manso ex A.DC.
  • Cordia cerdana Roem. & Schult.
  • Cordia cujabensis Silva Manso & Lhotsky ex Cham.
  • Cordia goudotii Chodat
  • Cordia velutina Mart.
  • Gerascanthus alliodorus (Ruiz & Pav.) M.Kuhlm. & Mattos
  • Gerascanthus cujabensis (Silva Manso & Lhotzky ex Cham.) Borhidi
  • Gerascanthus velutinus Fresen.
  • Lithocardium cujabense Kuntze[5]

Nombre común[editar]

  • Español:Laurel blanco, pardillo (VE), alatrique, capá, laurel blanco, laurel negro, ajo ajo (Bolivia y Perú), canalete, (Colombia),[6] urua,
  • Francés: cypre, bois de Chypre, pardillo
  • Portugués: louro-amarelo, falso-louro, freijó-branco, louro-alho, louro-branco, louro-negro, uruá, uruazeiro.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  1. Alverson, W.S., D.K. Moskovits & J.S. Shopland 2000. Bolivia: Pando, Río Tahauamanú. Rapid Biol. Inv. 1: 1–79.
  2. Arrázola, S., W. Ferreira, M. Mercado & N. de la Barra 2000. Caracterización de las unidades ambientales y evaluación de la degradación de la vegetación en la zona petrolera de Carrasco–Cochabamba, Bolivia. Revista Boliviana Ecol. Cons. Amb. 7: 93–114.
  3. Balick, M. J., M. H. Nee & D. E. Atha 2000. Checklist of the vascular plants of Belize. Mem. New York Bot. Gard. 85: i–ix, 1-246.
  4. Brako, L. & J. L. Zarucchi 1993. Catalogue of the Flowering Plants and Gymnosperms of Peru. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 45: i–xl, 1–1286.
  5. Breedlove, D. E. 1986. Flora de Chiapas. Listados Floríst. México 4: i–v, 1–246.
  6. Correa A., M. D., C. Galdames & M. S. de Stapf 2004. Catálogo de las Plantas Vasculares de Panamá. Cat. Pl. Vasc. Panamá 1.
  7. Cowan, C. P. 1983. Flora de Tabasco. Listados Floríst. México 1: 1–123.
  8. Gibson, D. N. 1970. Boraginaceae. In Standley, P. C. & L. O. Williams (eds.), Flora of Guatemala - Part IX, Numbers 1 and 2. Fieldiana, Bot. 24(9/1–2): 111–167.
  9. Hokche, O., P.E. Berry & O. Huber 2008. Nuev. Cat. Fl. Vas. Venezuela 1–860.
  10. Ibarra-Manriquez, Guillermo & S. Sinaca Colin 1995. Lista floristica comentada de la Estación de Biologia Tropical "Los Tuxtlas", Veracruz, Mexico.. Revista Biol. Trop. 43(1–3): 75–115.
  11. Jardim, A., T. J. Killeen & A. Fuentes 2003. Guia Árb. Arb. Bosq. Seco Chiquitano i–x, 1–324.
  12. Jørgensen, P. M. & S. León-Yánez 1999. Catalogue of the vascular plants of Ecuador. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 75: iviii,.
  13. Killeen, T. J. & T. S. Schulenberg 1998. A biological assessment of Parque Nacional Noel Kempff Mercado, Bolivia. RAP Working Papers 10: 1–372.
  14. Killeen, T. J., E. García Estigarribia & S. G. Beck (eds.) 1993. Guia Arb. Bolivia 1–958.
  15. Reference article Linares, J. L. 2003 [2005]. Listado comentado de los árboles nativos y cultivados en la república de El Salvador. Ceiba 44(2): 105–268.
  16. Macbride, J. F. 1960. Boraginaceae, Flora of Peru. Field Mus. Nat. Hist., Bot. Ser. 13(5/2): 539–609.
  17. Martínez, E., M. Sousa S. & C. H. Ramos Álvarez 2001. Región de Calakmul, Campeche. Listados Floríst. México 22: 1–55.
  18. Miller, J. S. 1988. A revised treatment of Boraginaceae for Panama. Ann. Missouri Bot. Gard. 75(2): 456–521. View in BotanicusView in Biodiversity Heritage Library
  19. Molina R., A. 1975. Enumeración de las plantas de Honduras. Ceiba 19(1): 1–118.
  20. Parker, T. & B. Bailey 1991. A biological assessment of the Alto Madidi region and adjacent areas of Northwest Bolivia. RAP Working Papers 1: 1–108.
  21. Peréz, A., M. S. S., A. M. Hanan, F. Chiang & P. Tenorio 2005. Vegetación terrestre. Biodiver. Tabasco 65–110.
  22. Reference article Reyes-García, A. & M. Sousa S. 1997. Depresión central de Chiapas. La Selva baja caducifolia. Listados Floríst. México 17: 1–41.
  23. Schulenberg, T. S. & K. Awbrey 1997. A rapid assessment of the humid forests of South Central Chusquisaca, Bolivia. RAP Working Papers 8: 1–84.
  24. Serrano, M. & J. Terán 2000. Identific. Esp. Veg. Chuquisaca 1–129.
  25. Sousa S., M. & E. F. Cabrera C. 1983. Flora de Quintana Roo. Listados Floríst. México 2: 1–100.
  26. Stevens, W. D., C. Ulloa U., A. Pool & O. M. Montiel 2001. Flora de Nicaragua. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 85: i–xlii, 1–2666.
  27. Steyermark, J. et al. 1995. Flora of the Venezuelan Guayana Project.
  28. Vásquez M., R. 1997. Flórula de las Reservas Biológicas de Iquitos, Perú: Allpahuayo-Mishana, Explornapo Camp, Explorama Lodge. Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 63: i-xii, 1–1046.

Enlaces externos[editar]