Conversión de potencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La conversión de potencia es el proceso de convertir la energía de una forma a otra. Esto podría incluir los procesos electromecánicos o electroquímicos.

En la ingeniería eléctrica, la conversión de potencia tiene un significado más específico, que es la conversión de energía eléctrica de una forma a otra. Esto puede ser tan sencillo como un transformador para cambiar el voltaje de redes de corriente alterna, pero incluye también sistemas mucho más complejos. Los sistemas de conversión de potencia a menudo incorporan la regulación de tensión (voltaje), que es el control de su valor dentro de ciertos límites.

Formas típicas de conversión[editar]

Las formas típicas de conversión incluyen:

Ciertos circuitos especializados, tales como el transformador Flyback para un tubo de rayos catódicos, se puede considerar también como un conversor de potencia.

Teoría[editar]

La energía es el trabajo que produce o puede producir un sistema. En el estudio de circuitos eléctricos sólo tenemos dos variables tensión y corriente. Existe una relación causa efecto. La corriente es consecuencia de que hay una tensión.

La tensión es una variable fácil de medir, la corriente es más difícil de medir. Es usual medir la corriente de forma indirecta a partir de sus efectos. Los dos casos más simples se basan en que una corriente produce una tensión al atravesar una resistencia y que produce un campo magnético que induce una tensión en una bobina.

La tensión es el trabajo por unidad de carga eléctrica V=\frac{W}{q} y la energía o trabajo W=V*q=V*I*t debemos conocer simultáneamente la tensión, la corriente y el tiempo durante el que fluye la corriente.

Si relacionamos la energía con el tiempo obtenemos la potencia P=\frac{W}{t}=V*I debemos saber simultáneamente tensión y corriente. Con la potencia podemos comparar sistemas ya que nos dice la rapidez con que pueden proporcionar trabajo.

Véase también[editar]