Convención de Aguascalientes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La fotografía de Francisco Villa sentado en la silla presidencial, junto a Emiliano Zapata –quien se dice, se negó a tomarse la foto sentado en esa silla– es un símbolo del imaginario revolucionario.[1]

La Soberana Convención de Aguascalientes fue una reunión que tuvo lugar durante el proceso de la Revolución mexicana, se celebró desde el 10 de octubre hasta el 9 de noviembre de 1914. Fue convocada el 1º de octubre de 1914 por Venustiano Carranza, primer jefe del Ejército Constitucionalista, bajo la denominación de Gran Convención de Jefes militares con mando de fuerzas y gobernadores de los Estados, y cuyas sesiones iniciales tuvieron lugar en la Cámara de Diputados de la Ciudad de México, aunque con posterioridad fueron trasladadas al Teatro Morelos en Aguascalientes, que nombró a la Convención.

Antecedentes[editar]

El general Victoriano Huerta ante el empuje del movimiento revolucionario, presentó su dimisión como presidente de la nación, en julio de 1914, y salió del país.

Venustiano Carranza pretendía discutir con los demás jefes revolucionarios el programa político y los asuntos de gobierno y, como había prometido, presentó su renuncia a la jefatura del Ejército y se retiró de la reunión. Ante la inasistencia de los representantes de Emiliano Zapata, que no reconocían la autoridad de Carranza, y la negativa de Francisco Villa a presentarse en la ciudad de México, se acordó por los asistentes trasladar las sesiones a la ciudad de Aguascalientes, lo que fue aceptado.

Desde los inicios de la Convención, la asamblea estuvo dominada por los elementos villistas, que impusieron sus puntos de vista sobre los demás delegados. Se declaró Soberana, eligió al general Eulalio Gutiérrez Ortiz como Presidente de la República y nombró a Francisco Villa jefe del Ejército convencionista, que se enfrentó por las armas con los constitucionalistas de Venustiano Carranza.

A lo largo del la Revolución Mexicana, Aguascalientes se había mantenido al margen de cualquier actividad relacionada con la misma. Durante la estancia de las fuerzas revolucionarias la ciudad se llenó con la visita de grandes personalidades. El movimiento de la convención estuvo conformado por los carrancistas.

Asistentes[editar]

Francisco Villa y Emiliano Zapata no acudieron al primer llamado a la Convención (donde se reunirían los principales jefes revolucionarios), hasta que la misma se trasladó a Aguascalientes hubo representantes de estos dos generales. Los zapatistas entraron el 26 de octubre, cuando protagonizaron el afamado Incidente de La Bandera, que casi le cuesta la vida a uno de sus delegados.

La representación por corriente política y/o ejército es difícil de delimitar, por las condiciones de la reunión, sin embargo, los datos que se tienen son: Representación Carrancista: 79 (según dato enunciado en la sesión del 1º de octubre), Representación Independiente: 15 (se trata de los agrupados en torno a la comisión Permanente de Pacificación), Representación Villista: 37, Representación Zapatista: 25 (Según Manifiesto de la Nación).[2]

Entre varios generales que asistieron fueron Eugenio Aguirre Benavides, Felipe Angeles, Fidel Avila, Rafael Buelna ("Granito de oro"), Juan Cabral, Calixto Contreras, Manuel Chao, Rosalio Hernández, Raúl Madero, Eduardo Hay, Francisco Mariel, Julian Medina, Pánfilo Natera, Álvaro Obregon, Orestes Pereyra y Martín Triana.

Consecuencias[editar]

Uno de los objetivos principales de la Convención era unificar a las facciones revolucionarias antagónicas, lo cual no se cumplió en su cabalidad; otro fue precisar los fines y alcances de la Revolución y con ello, construir las bases de una convivencia social progresista. [3]

La Convención se declaró soberana, eligió al general Eulalio Gutiérrez Ortiz como Presidente de la República, y nombró a Villa comandante del ejército de convencionalista, que pronto se enfrentaría al ejército constitucionalista de Carranza.

Villa y Zapata, entraron a la Ciudad de México el 6 de diciembre, con un ejército de 60,000 hombres, mientras Carranza y sus seguidores se trasladaban a Veracruz.[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Texto de vínculo, tomado de www.SinEmbargo.mx.
  2. Reyes Sahagún Carlos (1990). Gobierno del Estado de Aguascalientes, Instituto Cultural de Aguascalientes, ed. La Soberana Convención Revolucionaria en Aguascalientes. pp. 193–194. 
  3. Amaya Luis Fernando (1989). Gobierno del Estado de Aguascalientes, ed. La Soberana Convención Revolucionaria. 1914-1916. 
  4. Emilio Portes Gil. «Carta de Emiliano Zapata a Francisco Villa, enero 11 de 1915, Tlaltizapán, Morelos.». Consultado el 31 de octubre de 2014.

Bibliografía[editar]

  • Barrera Fuentes, Florencio (1964). Crónicas y debates de las sesiones de la soberana Convención Revolucionaria (Tomos I, II y III). 
  • Alessio Robles, Vito (1950). «La Convención Revolucionaria de Aguascalientes.». Revista Todo. Serie de artículos. 
  • Sánchez Lamego, Miguel A. (1983). Historia militar de la revolución en la época de la Convención. México, D.F., Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. ISBN 978-968-805-234-1. 
  • Reyes Heroles, Federico (1985). "De la junta a la Convención Soberana”, en Así fue la Revolución Mexicana. El triunfo de la Revolución. México, D.F., Secretaría de Educación Pública. 
  • Ramírez Hurtado, Luciano (2004). "Aguascalientes en la encrucijada de la Revolución Mexicana. David G. Berlanga y la Soberana Convención". Aguascalientes, Aguascalientes. Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Enlaces externos[editar]