Convención Nacional Bautista de México, A.R.

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Logo CNBM.png
Contexto histórico

Cristianismo
Protestantismo
Iglesias bautistas

Fundación

Fundadores Juan S. Cheavens, Alejandro Treviño Osuna y James Garvin Chastaín 
• 13 de septiembre de 1903  
México, D. F.

Organización

Convención Nacional Bautista de México 
Presidente Pr José T. Bonilla Morales 
Sede México, D. F. 
Iglesias congregacionales

Estadísticas

1,800 iglesias  • 70,000 miembros  

Teología

Santa Biblia • Santísima Trinidad •
Pecado original • Salvación •Regeneración •
Arrepentimiento • Fe •Justificación •Gracia •
Santificación •Predestinación •Ley •Evangelio •
Iglesia •Bautismo en agua •Santa Cena •
El Día del Señor •Gobierno civil •Juicio Final •
Segunda Venida de Cristo •
Cielo •Infierno •Diezmos •

La Convención Nacional Bautista de México,[1] abreviado CNBM, es una institución que agrupa aproximadamente 1,800 iglesias bautistas y 70,000 miembros en la República Mexicana (hasta 2011)[2] con el fin de llevar a cabo, de manera conjunta, proyectos y programas misioneros. La CNBM agrega al nombre dado por la Secretaria de Gobernación las palabras abreviadas Asociación Religiosa quedando de la siguiente manera: Convención Nacional Bautista de México, A.R. nombre que utilizan en todos sus documentos oficiales.[3]

La principal labor de la CNBM es la coordinación de la labor misionera dentro y fuera del país mediante el apoyo logístico y económico a través de las iglesias asociadas y gestionado por una Junta de Misiones que es un departamento interno del organismo. La dirección de la CNBM se logra mediante proyectos establecidos en programas y presupuestos anuales proyectados por la Mesa Directiva y presentados ante una asamblea en una reunión anual cuya sede se determina en las mismas asambleas.[3]

La CNBM es miembro integrante de la Unión Bautista Latinoamericana, y a través de ella, de la Alianza Bautista Mundial.[2]

Creencias[editar]

La CNBM considera a las Sagradas Escrituras como su norma de fe y práctica, mantienen el mismo lema que las iglesias bautistas a nivel internacional y tienen una Declaración de Fe así como unos Principios Bíblicos que fortalecen sus declaraciones:[4] [5]

Lema de la CNBM

Un Señor, una fe,
un bautismo. Efesios 4:5

Declaración de Fe[editar]

  • Las Sagradas Escrituras. Creen que la Biblia es la palabra de Dios, que es infalible y que fue inspirada por el Espíritu Santo.
  • El verdadero Dios. Creen en la Santísima Trinidad de Dios revelada en el Padre, a quien conocen como Jehová, en el Hijo Jesucristo y en el Espíritu Santo.
  • El hombre. Creen que el hombre fue creado por Dios en estado de inocencia, pero a consecuencia de la desobediencia en el Edén adquirió una naturaleza pecaminosa y quedó sujeto a la condenación eterna. Su única fuente de redención es aceptando y reconociendo a Jesucristo como su Salvador obteniendo así vida eterna y la esperanza de la resurrección de vida.
  • La salvación por gracia. Creen que la salvación se obtiene cuando el hombre se arrepiente de sus pecados y acepta por la fe el perdón de Dios ofrecido a través de Jesucristo. A partir de este momento el hombre salvo debe vivir una nueva vida, recta y santa.
  • La regeneración. Creen que la regeneración es un nuevo nacimiento y es obra del Espíritu Santo, se efectúa de modo que es incomprensible; consigue que se pueda obedecer el Evangelio y se evidencia en los frutos de arrepentimiento y la fe.
  • El arrepentimiento y la fe. Creen que son indispensables para la salvación. Consideran que el arrepentimiento es hacia Dios y la fe es hacia Cristo Jesús. Por medio de estos el pecador puede tener un arrepentimiento genuino y reconocer a Jesús como su único Salvador, Mediador y Rey.
  • La justificación. Creen que justifica el perdón de sus pecados a través de la justicia de Cristo mediante la fe en Él, no tomando en cuenta ninguna injusticia que hubieran hecho.
  • El propósito de la gracia divina. Dios tiene el propósito eterno de regenerar, santificar y salvar a los pecadores gratuitamente y están en armonía con el libre albedrío del hombre.
  • La santificación. Es un estado de gracia al cual entra el creyente al aceptar a Cristo (regeneración), e implica separarse de lo que ellos entienden por mundanalidad y consagrarse a Dios, procurando vivir en un estado de pureza moral a través del poder y la presencia del Espíritu Santo, es progresiva e incluye un examen personal, abnegación, vigilancia, oración y todo deber piadoso.
  • La perseverancia de los santos. Creen que todos los verdaderos creyentes perseverarán hasta el fin, aquellos quienes Dios ha aceptando en Cristo Jesús y santificado por su Espíritu Santo y que por lo tanto jamás caerán del estado de gracia. A pesar de un creyente por negligencia o tentación hayan pecado generan reproches para la causa de Cristo y contristan al Espíritu Santo, teniendo juicios temporales adversos a ellos, sin embargo, serán guardados por el poder Dios mediante la fe que produce salvación. Otras corrientes cristianas conocen esta doctrina como “una vez salvo, siempre salvo”.
Antiguo logo bautista alemán con la consigna bíblica que caracteriza a los bautistas del mundo: Un Señor, Una Fe, Un Bautismo.
  • La Ley y el Evangelio. Creen que la Ley de Dios es una norma eterna, santa, justa y buena. Los principios propuestos en el Evangelio es restituir a los pecadores mediante Cristo a la obediencia de Ley.
  • Una iglesia verdadera. Creen que existe solo una iglesia verdadera de Cristo y que esta se identifica por haber una congregación de creyentes en Cristo, bautizados después de haber hecho una profesión de fe, unidos por el Evangelio y manteniendo las ordenanzas de la Biblia. La iglesia verdadera reconoce a Cristo como cabeza de la iglesia y las Sagradas Escrituras son las reglas de fe y práctica cuyos oficiales son pastores y diáconos.
  • El bautismo cristiano. Creen que el bautismo es la primera ordenanza de Jesús, practicada por inmersión efectuado por un administrador idóneo, realizado en el nombre del Padre, Hijo y del Espíritu Santo, siendo un requisito para ingresar a la iglesia y gozar de privilegios y responsabilidades.
  • La Cena del Señor. Creen que es la segunda ordenanza de Jesús que consiste en pan sin levadura y vino, fruto de la vida y solo participan los creyentes bautizados pero que tengan la misma doctrina y prácticas.
  • El Día del Señor. Creen que el primer día de la semana es el día de reposo de los cristianos, debe ser consagrado y no se debe hacer trabajo secular.
  • El gobierno civil. Creen que el gobierno civil existe por mandato divino para el buen orden de la sociedad humana. Se debe obedecer con conciencia pues cuando esté en contra de las enseñanzas de Dios se deben realizar excepciones. Debe haber independencia entre el Estado y la Iglesia.
  • La Segunda Venida de Cristo. Creen que la segunda venida de Cristo será cuando regrese a la tierra para establecer su reinado físico y visible por mil años. Este reino milenial traerá paz universal y el cumplimiento de las promesas hechas a Israel en el Antiguo Testamento.
  • El Juicio Final. Creen que el juicio final será para toda la humanidad, donde Cristo juzgará a creyentes y no creyentes y dará a cada quien según sus hechos en vida.
  • El cielo y el infierno. Creen que solo hay dos lugares donde los hombres habrán de morar al morir, el cielo para todos los redimidos junto con Cristo y el infierno preparado para el diablo, sus ángeles y los perdidos.
  • Mayordomía. Creen que los creyentes deben servir a Dios con sus talentos, tiempo y posesiones materiales deben contribuir para la extensión del Evangelio en la Tierra.

Principios Bíblicos[editar]

  • Principio Cristológico. Los bautistas creen en el señorío de Cristo, demostrado a lo largo de las Sagradas Escrituras tanto en el Nuevo Testamento como el Antiguo Testamento. En este principio están involucrados el discipulado, la iglesia como el cuerpo de Cristo, la ética cristiana, la economía cristiana y la ecología cristiana.[5]
  • Principio Bíblico. Creen que la Biblia fue otorgada por Dios y dándole mayor importancia al Nuevo Testamento, debido a que interpreta teológicamente el Antiguo Testamento. Esto involucra ser una iglesia ideal (una iglesia en donde los rasgos culturales y las tradiciones del Antiguo Testamento no influyan en la iglesia actual), la predicación bíblica y la capacitación hermenéutica para los laicos.[5]
  • Principio Eclesiástico. Este es un principio muy importante para los bautistas ya que implica creer que la iglesia es una congregación de creyentes regenerados y que muestran su fe a través del bautismo y buscan cumplir con la Gran Comisión. Involucra lo siguiente: El bautismo es solo para los creyentes (no practican el bautismo infantil), en una iglesia local-universal (universal porque la conforman todos los creyentes sin importar denominación, época o formas; y local porque creen que Jesús lo estableció así para la expansión de su reino), el pacto de los creyentes bautizados y lucha contra el cristianismo nominal.[5]
  • Principio Sociológico. Para los bautistas la iglesia espiritual tiene un gobierno monárquico ya que es Jesús quien gobierna y es el único Rey, sin embargo en los asuntos prácticos es democrático teniendo cada miembro responsabilidades y privilegios para dar su opinión y voto. Lo que involucra a este principio son: La autonomía de la iglesia loca, es decir creen que cada iglesia local es independiente la una de la otra y no hay jerarquías ni liderazgos, sin embargo con el fin de unir esfuerzos y fraternizar están en todo su derecho de formar parte de la organización bautista. Creen en la igualdad de los creyentes, es decir que todos los creyentes son sacerdotes de Dios. Y por último la autoridad pastoral basada en el hecho de que el pastor sirve a la iglesia local y delegada por la misma.[5]
Los bautistas consideran las Sagradas Escrituras como su norma de fe y conducta.
  • Principio Espiritual. Los bautistas creen en la libertad religiosa y de conciencia sin que Dios imponga la verdad en el ser humano, sino dejándolo escoger por medio de las consecuencias de sus actos y siendo predicado en el Nuevo Testamento por Jesucristo. Sin embargo, los bautistas consideran que no están en contra de la iglesia católica, testigos de Jehová o pentecostales, pues están a favor del Evangelio y lucharán por defender siempre la verdad sin estar criticando otras religiones. Buscar siempre defender el derecho que tienen las personas de tener libertad de credo.[5]
  • Principio Político. La separación entre la iglesia y el Estado es un principio importante entre los bautistas ya que cada una tiene funciones diferentes. Por lo tanto, los bautistas buscan ser ciudadanos ejemplares (cumpliendo la justicia, el orden y el trabajo) pero también siendo leales al reino de Cristo (manteniéndose fieles a los decretos divinos).[5]
  • Principio Evangelístico. Para los bautistas cada cristiano es un misionero, cada miembro bautista es un evangelista, cada iglesia bautista es misionera y cada una iglesia debe reproducir más iglesias. Esto implica llevar un estilo de vida y no solamente un espacio o un tiempo; y apoyo denominacional diezmando y dando apoyos económicos para la propagación del Evangelio en el mundo a la convenciones regionales estos a su vez a la convención nacional y esta a su vez a la Alianza Mundial Bautista.[5]

Antecedentes[editar]

Iglesias bautistas en México[editar]

La historia de los bautistas en México se remonta a 1861 con la llegada del misionero Santiago Hickey en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, siendo el procedente de Brownsville, Texas. En 1862 Santiago Hickey fue invitado a Monterrey, Nuevo León por un inglés llamado Tomás M. Westrup para continuar con el trabajo misionero y fungir como agente de la Sociedad Bíblica de Nueva York. El 1° de Marzo de 1863 Santiago Hickey realizó la primera reunión bautista en idioma español en la historia de México siendo invitado por unos creyentes José María y Arcadio Uranga. Posteriormente los bautistas fueron los primeros en reunirse para celebrar una Escuela Dominical en México el 8 de Marzo.[6]

El 30 de enero de 1864, fueron bautizados Tomás M. Westrup, José María y Arcadio Uranga, de igual forma Santiago Hickey y su esposa fundando así la Primera Iglesia Evangélica Mexicana ubicada en las Aramberri y Guerrero de la ciudad de Monterrey. Posteriormente tomó el nombre de Primera Iglesia Bautista de Monterrey finalizando ese año con 22 miembros. Su primer pastor oficial fue Tomás M. Westrup. A partir de este año los bautistas comienzan a extenderse a los demás estados de México exceptuando los del sur y sureste. Ya antes de terminar el siglo XIX los bautistas ya habían fundado 150 iglesias.[6]

Primera Iglesia Bautista de Morelia, A.R.

Asociaciones bautistas[editar]

En 1884 conforme las iglesias bautistas se estaban extendiendo se iba haciendo más complejo el trabajo por lo que varios pastores se comenzaron a unir para formar asociaciones de iglesias bautistas.[6]

La primera asociación bautista se organizó el 12 de diciembre de 1884 en Saltillo, Coahuila siendo su primer nombre Asociación Bautista México para posteriormente cambiarla a Asociación Bautista de Coahuila. Sin embargo diversas iglesias del estado de Durango se añadieron y decidieron cambiarle el nombre por Asociación Bautista de Coahuila y Durango. La segunda asociación fue organizada el 18 de abril de 1885 llamándose Asociación Bautista de Nuevo León, pero de igual forma se añadieron iglesias de Tamaulipas y decidieron cambiarle el nombre agregando dicho estado. El 15 de septiembre de 1894, se organizó en la Ciudad de México la Asociación Bautista del Centro y Sur de México sin embargo solo duró hasta 1896 y no se volvió a reunir.En 1898 se organizó la Asociación Bautista de Michoacán en San Juan de las Huertas, Michoacán y agrupaba iglesias de los estados de Guerrero y Michoacán. A pesar de la creación de las asociaciones seguía existiendo la necesidad de una entidad nacional que administrara los recursos aportado por las iglesias bautistas con el único fin de ayudar a la obra misionera de todo México.[6]

Colegios y seminarios[editar]

En 1882 los bautistas fundaron el Colegio Internacional en la ciudad de Monterrey impartiendo clases conforme a los programas mexicanos e instrucción religiosa. Esta escuela era sostenida por la Sociedad Bautista Americana de Misiones Domésticas de Nueva York y después por la Sociedad Femenil Bautista Americana de Misiones Doméstica con sede en ese momento en Boston, Massachusetts. Este colegio implantó el primer sistema de co-educación en México, es decir de niños y niñas en la misma aula y con el mismo profesor, sin embargo, en sus momentos causó diversos escándalos debido a que la sociedad no estaba acostumbrada a ver a niños de diferentes sexos en el mismo salón. Profesores de Nuevo León muy reconocidos el Ing. Miguel F. Martínez y el Profr. Serafín Peña, acudían a ver como se impartían las clases a los niños. Ya en el año de 1953 fue clausurada. Los bautistas abrieron escuelas en Santa Rosa, Montemorelos y Linares pero no duraron mucho.[6]

En 1888 se creó el primer seminario bautista en México, llamado Instituto Zaragoza en la ciudad de Saltillo, Coahuila por el misionero Guillermo D. Powell. No duró mucho tiempo aunque sí logró formar a varios pastores bautistas. Y ya para 1901 se funda el Instituto Teológico Bautistas en la ciudad de Torreón, Coahuila por el misionero A.C. Watkins. Al principio tuvo varios cambios de domicilio debido a que la revolución mexicana que apareció después. Actualmente el instituto lleva el nombre de Seminario Teológico Bautista Mexicano de Lomas Verdes, Estado de México.[6]

Revistas bautistas[editar]

En 1883 El pastor Tomás M. Westrup creó la primera revista cristiana bautista de México llamada “El Coadjutor”, cambiándole el nombre a “El Adjutor” a partir del 1° de Marzo de 1884 hasta el 15 de septiembre del mismo año para establecer a partir de esta fecha el nombre de “El Mexicano Bautista”. También en 1884 el misionero W. D. Powel y el pastor J. M. Cárdenas fundan una revista bautista pero en la ciudad de Saltillo, Coahuila llamándola “El Heraldo Mexicano”. El 1° de enero de 1885 apareció otra revista pero en la Ciudad de México, fundada por Guillermo H. Sloan llamada “La Luz”. Todas estas revistas duraron independientes hasta el mes de abril de 1887 cuando decidieron fusionarse y elaborar una solo revista conservando el nombre de la “La Luz” que se publicó hasta 1905 cuando se suspendió. En 1902 el pastor Tomas M. Westrup estableció unas imprentas en la ciudad de Monterrey donde publicaba himnarios, folletos y la revista bautista “El Mexicano Bautista”.[6]

Inicios[editar]

Fundación[editar]

Ya para 1900 los bautistas habían progresado mucho estableciendo iglesias, colegios, seminarios, revistas y asociaciones sin embargo deseaban que hubiera un organismo que coordinara los esfuerzos y los recursos. Por lo que en 1901 Juan S. Cheavens, Alejandro Treviño Osuna y James Garvin Chastaín tomaron un acuerdo entre ellos mismo de sugerir a toda la comunidad bautista de México organizar una Convención Nacional.[6]

El 7 de agosto de 1902 James Garvin Chastaín publicó en la revista La Luz el siguiente comentario:[6]

Para nosotros como bautistas hay muchos intereses que nos tocan a todos y a cada uno igualmente. La obra es grande y difícil y necesitamos el consejo y la ayuda el uno del otro. Para lograr nuestro fin, es preciso que conferenciemos tocante a la obra. Así unidos en un mismo espíritu y con el mismo propósito, podremos tomar en consideración todo el campo y adoptar medidas más adecuadas para extender el evangelio. Podremos dar nuestro impulso y nueva vida a nuestros periódicos "La Luz" y "El Expositor Bíblico", tratar también del sostenimiento propio, las escuelas dominicales, la educación general y ministerial y otros varios asuntos que tienen conexión vital con la obra misionera. Este fin importantísimo se puede efectuar por medio de una Convención Nacional Bautista. Si esta sería anual, bienal o trienal se podrá resolver en la primera Convención. Ahora ¿Qué dicen mis queridos hermanos acerca de la organización de la Convención?.

En el mismo número de la revista, apareció una nota del Sr. Sloan que decía:[6]

Una Convención Nacional... sería de gran provecho para nuestro pueblo y una ayuda eficaz en el trabajo" y lanza al mismo tiempo la invitación para que la primera Convención se reúna en la Primera Iglesia Bautista en México, D.F.

La Asociación Bautista de Coahuila, reunida en la ciudad de Saltillo los días del 4 al 6 de septiembre de 1902 toma el acuerdo de organizar formalmente la Convención Nacional. El 14 de marzo de 1903, la Unión Bautista Fronteriza, reunida en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, toma el mismo acuerdo. Inmediatamente se hacen circular las invitaciones para que las iglesias envíen sus mensajeros a la reunión de la Convención Nacional Bautista de México. Esta se efectuó en la Primera Iglesia Bautista de México popularmente conocida como la Iglesia de Mina y Héroes.[6]

Primera convención[editar]

Primera Iglesia Bautista de Mérida, Yucatán, A.R.

La primera reunión de la Convención Nacional Bautista de México se efectuó el domingo 13 de septiembre de 1903. El Sr. Sloan dio la bienvenida a todos los mensajeros la que fue contestada por el pastor Andrés R. Cavazos, de San Luis Potosí, y por la noche se predicó el primer sermón de la Convención por el pastor Benjamín F. Muller, Toluca. En total fueron 13 iglesias fundadoras de la Convención Nacional Bautista de México representadas por 42 mensajeros. Actualmente asistente a la convención entre 2000 y 2500 personas.[6]

La primera Mesa Directiva estuvo integrada de la siguiente manera:[6]

  • Presidente: Alejandro Treviño Osuna
  • Primer Vicepresidente: J. G. Chastaín
  • Segundo Vicepresidente: W. H. Sloan
  • Secretario: Benjamín F. Muller
  • Prosecretario:Ernesto Barocio
  • Tesorero: J. S. Cheavens
  • Secretaria de Estadísticas: Susana E. Jones

Los mensajeros de las iglesias fundadoras de la Convención fueron:[6]

Ciudad Estado Mensajero(s)
Torreón Coahuila J.S. Cheavens
Aguascalientes Aguascalientes Ernesto Barocio y Luis Lozada
México, D.F. Distrito Federal W. H. Sloan, Florencio Hernández, Brigido Espinosa, Ricardo Pérez, Susana E. Jones
Monterrey Nuevo León Juan Ramos Castillo, Alejandro Treviño Osuna, P. H. Pierson, Daniel Treviño, Pablo T. Cantú, José Treviño y Margarito Escamilla
Morelia Michoacán F. Hatchel y Josué Valdez
Guadalajara Jalisco J. G. Chastaín, Victor Godinez y Toribia de Godinez
León Guanajuato Manuel Ramírez
Puebla Puebla Fernando Uriegas, Paulo B. de Tooms, C. B. Tooms, José Barcenas, Francisco Arroyo, Alejo Torres y Guadalupe Alvarado
Toluca Estado de México R. P. Mahon, Benjamín F. Muller, Isidra García y Adela Barton
Durango Durango Frank Marrs
San Luis Potosí San Luis Potosí Andrés R. Cavazos, E. R. Benavides, V. L. Still y Elizabeth L. Hanney
Taxco Guerrero Manuel Treviño Flores y Agustín Hernández
Santa Rosa Nuevo León Refugio Garza
--- --- Samuel Domínguez y Porfirio Rodríguez, por la Asociación Bautista de Coahuila

Otras convenciones[editar]

Durante la convención de 1904 en Torreón Coahuila se organizó la organizó la Unión Nacional Bautista de Jóvenes que es uno de los Departamentos de la Convención y agrupa a jóvenes de 15 y 30 años de edad. Es la organización juvenil más antigua de México que ha trabajado ininterrumpidamente durante 89 años.[6]

El 11 de octubre de 1919, en Monterrey, Nuevo León, se organizó la Unión Nacional Femenil Bautista por iniciativa de Sara Alicia Hale. Actualmente la Unión Nacional lleva el nombre de su fundadora y su objetivo educativo, beneficencia y misionero. Actualmente la Unión Nacional Femenil Bautista Sara A. Hale maneja dos departamentos auxiliares: La Sociedad Auxiliar de Niñas y la Sociedad Auxiliar de Señoritas. Sostiene a misioneros en México, en el extranjero y varios asilos de ancianos así como casas hogar para niños.[6]

Actualidad[editar]

Iglesia Bautista Antioquia de Cancún Q. Roo, A.R. Cada iglesia local puede registrarse ante la Secretaria de Gobernación como una asociación religiosa.

Los bautistas tienen un gobierno congregacional, es decir, cada iglesia bautista es independiente una de otra, no rinde cuentas de sus decisiones a ningún otro organismo o por algún cuerpo eclesiástico. Por lo tanto la Convención Nacional Bautista de México no nace para controlar las iglesias. Sin embargo, funge como impulsora de la obra misionera pues se busca la cooperación mutua de varias iglesias sin que se afecte su soberanía.La CNBM no es una organización jerárquica que intervenga en los asuntos de las iglesias, se compone de mensajeros de iglesias y de otras organizaciones bautistas que se reúnen anualmente para promover planes que lleven al bienestar de cada iglesia evitando duplicar esfuerzos. Se rige por una constitución que describe tanto sus deberes, obligaciones y razón de ser. La CNBM no obliga a ninguna iglesia bautista a unirse a ella y en cualquier momento las iglesias puedes separarse de la ella, pero, si brinda apoyo u orientación a las iglesias que soliciten su apoyo para resolver algún asunto interno sin que llegue a ser una orden.[6]

La CNBM participó en la fundación a la Alianza Mundial Bautista en 1905. En ese momento su representante oficial fue el Dr. Alejandro Treviño Osuna que asistió a Londres y llegó a ser uno de sus primeros vice presidentes.[6]

Estatus legal[editar]

En México, la Dirección General de Asociaciones Religiosas, unidad administrativa adscrita a la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación lleva un registro de toda asociación religiosa en este país. La Convención Nacional Bautista de México (CNBM) tiene el registro SGAR/13/93, el cual contiene los registros derivados de todas las iglesias bautistas asociadas a ella, aunque no le autoriza a interferir en la autonomía de cada iglesia ni en sus inmuebles, como lo establecen sus Estatutos. Cada iglesia bautista es autónoma y está asociada al inmueble que ocupa. La CNBM señala esforzarse por seguir la doctrina bíblica (original) y respetar los principios bíblicos, sin mezclarse con ninguna otra denominación cristiana.[1]

Las iglesias miembro pueden unirse de igual forma bajo Convenciones Regionales obteniendo un registro derivado de la CNBM o en caso de no estar interesados en obtenerlo podrán solicitarlo de manera independiente sin perder la identidad con CNBM.[3]

Estructura organizacional[editar]

La CNBM se constituye por los siguientes órganos:

•La Asamblea General. Conformada por los mensajeros (representantes de cada iglesia bautista afiliada).[3]

•La Comisión Coordinadora. Está integrada por la Mesa Directiva, los presidentes de los Consejos de Administración (Hospital Mexico Americano, Seminario Teologico Bautista Mexicano, Seminario Teologico Dr. GH Lacy), los presidentes, coordinadores o directores de los Programas Permanentes (Programa Siembra de Iglesias y Misiones); los presidentes de los Departamentos Auxiliares y los presidentes de las Convenciones Regionales. Las áreas coordinadas son: Formación y Desarrollo de Iglesias, Educación Teológica y Mayordomía.[3]

•La Mesa Directiva. La Mesa Directiva integrada por un presidente, tres vicepresidentes, un secretario y un tesorero. El presidente tiene una duración en su cargo tres años. En el caso de los tres vicepresidentes, el secretario y el tesorero son electos por períodos trianuales pudiendo ser reelegidos solo por un periodo más y por mayoría simple de votos. El primer vicepresidente organiza: Misiones, Siembra de Iglesias, Ministerio Estudiantil, Desarrollo Comunitario y Adiestramiento Misionero. El segundo vicepresidente organiza: COEDUCATE, Seminario Teológico DR. G. H. Lacy de Oaxaca y el Seminario Teológico Mexicano. El tercer vicepresidente coordina: Administración general, el Hospital Mexico americano, un Programa Cooperativo, consejos de administración y control de las propiedades. El secretario coordina la Revista Luz Bautista, el sitio web de CNBM y levanta actas en las reuniones y por último el tesorero administra los ingresos, presupuestos y controla las nóminas y gastos.[3] [7]

•Los Departamentos Auxiliares. Integrados por la Alianza Ministerial Bautista de México, Unión Nacional Varonil Bautista, Unión Nacional Femenil Bautista, Unión Nacional de Jóvenes Bautistas.[3]

•La Comisión de Vigilancia. Integrada por un comisario que vigila que todas las decisiones que se tomen en la Asamblea General sean cumplidas.[3]

Casa editorial y revistas[editar]

En 1904 se fundó en Toluca, Estado de México, la imprenta Casa Bautista de Publicaciones (Editorial Mundo Hispano) bajo el cuidado del CNBM sin embargo cuando llegó la Revolución Mexicana tuvieron que mudar el ministerio a El Paso, Texas sirviendo a los miembros inclusive de diferentes denominaciones de Estados Unidos, Latinoamérica y España. También la CNBM quedó a carga de la publicación de la revista “El Expositor Bíblico” (creada desde 1894) y fusionando dos periódicos bautistas “El Cristiano Bautista” y “El Atalaya Bautista” en una revista llamada “El Bautista” en 1910. Actualmente la CNBM dirige una revista cristiana llamada La Luz Bautista.[3]

Primera Iglesia Bautista de Cancun.

Instituciones educativas[editar]

La CNBM ayudó a la fundación de diversas instituciones educativas como el Instituto Madero de Saltillo, Coahuila, el Colegio Anáhuac de Chihuahua, Chihuahua, el Colegio Howard de Puebla, Puebla, el Colegio Occidental de Guaymas, Sonora, el Seminario de Saltillo que se inauguró el 3 de octubre de 1917, la Escuela Teológica de Monterrey, inaugurada el 2 de enero de 1908, entre otros. La CNBM sostiene la Escuela Teológica G. H. Lacy en Oaxaca (fundada en Morelia en 1952), el Seminario Teológico Bautista de Lomas Verdes, Estado de México, y organiza institutos y cursos de capacitación misionera y teológica, así campamentos juveniles y familiares del país.[3]

Instituciones médicas[editar]

La CNBM ayudó a la fundación de instituciones de salud como la Clínica de Guadalajara, Jalisco (fundada por el Dr. R. W Hooker), la Clínica Médica de la Dra. Walter en Miahuatlán, Oaxaca, el Hospital Latinoamericano de Puebla, Puebla y el Hospital México Americano de Guadalajara, Jalisco.[3]

Casas Hogar[editar]

La Unión Nacional Femenil Bautista Sara A. Hale sostiene la Casa Hogar para Ancianos Galaad Zitácuaro, Michoacán.[3]

Megaiglesias de CNBM[editar]

Un megaiglesia es una iglesia que tiene una asistencia de 2000[8] o más[9] personas durante un fin de semana.[10] A continuación se muestra una tabla incluyendo las iglesias bautistas más grandes pertenecientes a esta organización:

Megaiglesias
Megaiglesia Cantidad de Miembros Población o Ciudad y Estado
Iglesia Cristiana Bautista Jesucristo es la Vida Eterna, Villahermosa, Tab, A.R.[1] 2,800[11] Villahermosa, Tabasco

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c «Directorio de Asociaciones Religiosas por Clave SGAR» pág. 79. Dirección General de Asociaciones Religiosas (del Gobierno Federal de México) (2013). Consultado el 28-10-2013.
  2. a b «Estadísticas de la CNBM por la Alianza Mundial Bautista(en inglés)». Página oficial de la Alianza Mundial Bautista (2011). Consultado el 28-10-2013.
  3. a b c d e f g h i j k l «Estatutos de la CNBM». Página oficial de la Convención Nacional Bautista de México, A.R. (2013). Consultado el 28-10-2013.
  4. «Declaración de Fe de la CNBM». La Página Bautista de México (2013). Consultado el 03-11-2013.
  5. a b c d e f g h «Principios Doctrinales de la CNBM». Página oficial de la Convención Nacional Bautista de México, A.R. (2013). Consultado el 30-10-2013.
  6. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q «Historia de los bautistas en México». La Página Bautista de México (2013). Consultado el 03-11-2013.
  7. «Organigrama de la CNBM». Página oficial de la Convención Nacional Bautista de México, A.R. (2013). Consultado el 28-10-2013.
  8. Biard, Julia The Sydney Morning Herald. ((2006-02-23)). «El bien y el mal de la religión (en inglés)». Consultado el 2012.
  9. CBS Interactive. (2004). «Las megaiglesias: grandes congregaciones repartidas en la América negra(en inglés)». Archivado desde el original el 2012-07-08. Consultado el 2012.
  10. Columbus: USAChurches.org.. «Columbus: USAChurches.org.». Consultado el 2012.
  11. «Revista La Luz Bautista» pág. 8. Convención Nacional Bautista de México, A.R. (2007 No. 56, Mayo 2012). Consultado el 05-11-2013.

Enlaces externos[editar]