Controversias relacionadas con Carabineros de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Diversas controversias relacionadas con Carabineros de Chile han surgido a lo largo de su historia. Muchas de ellas se relacionan respecto al uso de la violencia como medida de mantención del orden, que en muchos casos es considerada excesiva. Dentro de estos casos destacan la actuación de Carabineros como parte del Régimen Militar en los que participó directamente en las violaciones de los Derechos Humanos cometidos en dicha época. Tras el fin de la dictadura militar, nuevas controversias han surgido durante la época democrática respecto a la acción de la fuerza policial.

Brutalidad policial[editar]

La brutalidad policial de Carabineros de Chile se refiere a hechos de violencia irracional o innecesaria por parte de este organismo, el cual conforma una de las instituciones policiales de Chile. Esta situación se ha dado principalmente en la represión de manifestaciones y en el Conflicto mapuche, lo que ha sido denunciado por varios organismos de Derechos Humanos.[1]

Un caso especialmente grave es la desaparición del menor José Huenante Huenante en Puerto Montt, por el cual tres carabineros se encuentran procesados. Éste y otros ejemplos de este fonómeno se detallan a continuación.

Desaparición de José Huenante[editar]

En marzo de 2009 se formalizó a tres carabineros por la desaparición del menor de 16 años José Huenante Huenante, en Puerto Montt. Los hechos ocurrieron la madrugada del 3 de septiembre de 2005. El joven se encontraba junto con unos amigos tomando alcohol en el sector Vicuña Mackena, en Puerto Montt, cuando lanzaron piedras a una patrulla de Carabineros. Poco después acudieron más vehículos de Carabineros al lugar, y, según testigos, Huenante fue subido al radiopatrullas 1375, un Nissan V16 con los colores institucionales. Desde entonces se desconoce su paradero.

Los policías inculpados son el sargento 2.º Juan Ricardo Altamirano Figueroa, el cabo 1.º Patricio Alejandro Mena Hernández y el cabo 2.º César Antonio Vidal Cárdenas, todos de la Quinta Comisaría de Puerto Montt.

El hecho ha sido investigado por la Brigada de Derechos Humanos de la PDI. Algunas de las pruebas que ha considerado la Fiscalía son las siguientes: versiones contradictorias y 16 declaraciones que no calzan, adulteración del libro de detenidos —esa noche marcaron dos detenidos pero luego enmendaron el número y escribieron uno—, y no cuadra la justificación de kilometrajes recorridos esa noche por el radiopatrullas 1375.[2] [3] [4]

Según un informe de la Universidad Diego Portales, este hecho corresponde al primer caso de detenido desaparecido en democracia.[5] Sin embargo el Gobierno de Chile ha desestimado esta calificación del caso.[6]

Agresión a reportero gráfico en 2008[editar]

El 21 de mayo de 2008, mientras la presidenta Bachelet daba el Mensaje Presidencial, el fotógrafo de EFE Víctor Salas se encontraba cubriendo unas violentas manifestaciones en las cercanías del Congreso Nacional en Valparaiso cuando recibió, inexplicablemente, por parte de un carabinero de Fuerzas Especiales a caballo, un golpe en el ojo derecho con una fusta de punta de acero, que lo dejó con un trauma ocular contuso severo, luxación de cristalino, rotura del iris y daño en la retina.[7]

Carabineros inició una investigación interna que concluyó en que no era posible identificar al agresor.[8] [9] Posteriormente la Brigada de Homicidios de la PDI inició una investigación,[10] contando con los mismos antecedentes que había tendido antes la policía uniformada. Esta investigación concluyó con la identificación de la yegua que montaba el policía ese día y de esta forma se identificó al presunto responsable, el cabo 2.º Ivar Barría.[11]

A pesar de las pruebas, el fiscal militar de Valparaíso Rodrigo Lagos, desestimó la petición de la defensa del reportero de procesar al carabinero inculpado.[12]

Clasismo e irregularidades internas[editar]

En los últimos años varios suboficiales han mostrado descontento con la situación interna de la institución. Una de las principales denuncias es el clasismo. Éste se manifiesta en desigualdades, discriminación y abuso por parte de oficiales hacia suboficiales.[13]

El primer hecho de tensión ocurrió en 1998, cuando esposas de suboficiales salieron a manifestarse a la calle por bajos sueldos de sus esposos. Fueron duramente reprimidas y golpeadas por un grupo principalmente de oficiales de Carabineros. Los esposos de las manifestantes fueron expulsados. Al otro día, el cabo 1.º Hernán Leiva fue a un noticiario de TVN y corroboró las denuncias de las mujeres.[14]

En los años siguientes otros suboficiales han denunciado hechos insólitos, tales como haber recibido órdenes de destapar y limpiar un inodoro;[15] o tener que servir de forma particular a oficiales.[16] Además ex-carabineros que han denunciado irregularidades, dicen haber recibido amenazas, seguimientos y otros actos para amedrentarlos.[17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]