Contexto situacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Contexto situacional o Situación comunicativa es la circunstancia en que nos orientamos para poder interpretar el contenido de un mensaje de forma pertinente.

Ejemplos:

  • Si al entrar en un salón u oficina con cinco minutos de adelanto, el encargado de este lugar dice “vaya ¡qué puntualidad!”, se entiende que esto es un elogio.
  • Pero, si la misma expresión es escuchada cuando una persona llega con más de 40 minutos de retraso, automáticamente el significado de ésta cambia.[1]
  • Para que el enunciado “Cierre la puerta, por favor” tenga sentido, es necesario que haya ciertos requisitos contextuales que son parte de la situación de habla: que haya una puerta en el lugar donde ocurre el diálogo, y que esté abierta, entre otras cosas.[2]

Como se puede apreciar, el contexto situacional se define como el entorno de una emisión que sirve para la comprensión de su significado. Todo contexto situacional implica necesariamente:

1 Emisor ¿Quién?
1 Receptor ¿A quién?
1 Mensaje ¿Qué?
1 Espacio ¿Dónde?
1 Tiempo ¿Cuándo?
1 Relación emisor-receptor ¿Se tratan como iguales?

Relación emisor-receptor[editar]

Esta relación se establece como el nivel de cercanía interpersonal que poseen emisor y receptor y se explica debido a que es algo poco entendido dentro de los términos de comunicación.

Existen dos tipos de relación que son:

  • Relación Asimétrica: se refiere a un interlocutor en un cargo de poder o autoridad quien habla con un subalterno. Puesto que el subalterno no puede dirigirse al superior de forma horizontal. Entre ambos el registro seria formal.
  • Relación Simétrica: se refiere a un emisor y receptor para los cuales es irrelevante tener una jerarquía entre ambos. Su registro será por lo general informal.

Referencias[editar]

  1. Texto de Lenguaje y Comunicación CEPECH edición 2003
  2. Contexto situacional

Enlaces externos[editar]