Construccionismo social

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Construccionismo social, socioconstruccionismo o más recientemente construccionismo relacional[1] es una teoría sociológica y psicológica del conocimiento que considera cómo los fenómenos sociales se desarrollan particularmente desde contextos sociales.

Dentro del construccionismo, una construcción social es un concepto o práctica que puede aparecer natural y obvio a quienes la aceptan pero en realidad es una invención o artefacto cultural o de una sociedad en particular.

Concepto[editar]

Las construcciones sociales se entienden generalmente como subproductos (a menudo involuntarios o inconscientes) de opciones humanas incontables algo que leyes resultando de voluntad. Esto no se toma generalmente para implicar un antirradical determinismo, sin embargo. El construccionismo social se opone generalmente al esencialismo, que define fenómenos específicos en lugar de otros términos transhistóricos independientes de las esencias de los seres conscientes que determinan la estructura categórica de la realidad.

Un foco importante del construccionismo social es destapar las maneras en las cuales los individuos y los grupos participan en la creación de su percepción social de la realidad. Implica mirar las maneras como son creados, institucionalizados los fenómenos sociales, y hecho en tradiciones por los seres humanos. La realidad social construida se considera como en curso, proceso dinámico; la realidad es reproducida por la gente que actúa en sus interpretaciones y su conocimiento.

Posturas[editar]

El construccionismo llegó a ser prominente en los Estados Unidos con el libro de Peter L. Berger y Thomas Luckmann llamado La construcción social de la realidad del año 1966. Berger y Luckmann sostienen que todo el conocimiento, incluyendo el sentido común, el conocimiento más básico tenido por firme de la realidad diaria, se deriva y es mantenido por las interacciones sociales. Cuando la gente interactúa, comprendiendo que sus opiniones de la realidad están relacionadas, y como ella actúa sobre esta comprensión de su sentido común, la percepción de realidad se refuerza.

Puesto que este conocimiento del sentido común es negociado por la gente; caracterizaciones humanas, significado e instituciones sociales se presentan como parte de una realidad objetiva. Es en este sentido que puede ser dicho que la realidad es construida socialmente.

Puesto que este conocimiento del sentido común es negociado por la gente; caracterizaciones humanas, significado e instituciones sociales se presentan como parte de una realidad objetiva. Es en este sentido que puede ser dicho que la realidad es construida socialmente.

Otra postura construccionista social emerge en Estados Unidos a manos de Kenneth J. Gergen. De acuerdo a Kenneth J. Gergen (1996) somos capaces de coordinarnos, y en esta coordinación creamos "artefactos sociales" (Gergen, 1996), los cuales están compuestos por todo lo que emerge de esta coordinación, estos "artefactos sociales" (Gergen, 1996) componen todo cuanto podemos conocer, lo cual permite crear nuestra "experiencia personal consiente" (Gergen, 1996). Esta forma de relación que permite la emergencia de artefactos sociales es llamada "núcleo inteligible" (Gergen, 1996) o "núcleo de inteligibilidad" (Gergen, 1996). Estas relaciones pueden cambiar de forma fluida, dando paso a cambios en los "artefactos sociales" (Gergen, 1996) así como a los "nucleos de inteligibilidad"(Gergen, 1996). [2]

Diferencias entre construccionismo social y constructivismo[editar]

Aunque tanto el construccionismo social y el constructivismo social tienen que ver con la forma en la que los fenómenos sociales se desarrollan, son distintos. El construccionismo social se refiere al desarrollo de los fenómenos relativos a los contextos sociales, mientras que el constructivismo social se refiere a la creación de sentido individual de sus conocimientos en relación con el contexto social. Por este motivo, el construccionismo social se describe típicamente como una construcción sociológica mientras que el constructivismo social se describe típicamente como una construcción psicológica. El constructivismo social ha sido estudiado por muchos psicólogos educacionales, que se han preocupado por sus implicaciones para la enseñanza y el aprendizaje. Para más información sobre las dimensiones psicológicas del constructivismo social, véase el trabajo de A. Sullivan Palincsar[3] .

"(El constructivismo) es en primer lugar una epistemología, es decir una teoría que intenta explicar cuál es la naturaleza del conocimiento humano". Méndez, 2002

El constructivismo asume que nada viene de nada. Es decir que conocimiento previo da nacimiento al conocimiento nuevo. El constructivismo sostiene que el aprendizaje es esencialmente activo. Una persona que aprende algo nuevo, lo incorpora a sus experiencias previas y a sus propias estructuras mentales. Cada nueva información es asimilada y depositada en una red de conocimientos y experiencias que existen previamente en el sujeto, como resultado podemos decir que el aprendizaje no es ni pasivo ni objetivo, por el contrario es un proceso subjetivo que cada persona va modificando constantemente a la luz de sus experiencias (Abbott, 1999).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. McNamee S, Hosking DM. Research and Social Change. A Relational Constructionist Approach. Routledge, New York. 2012
  2. Gergen, K. (1996). Realidades y Relaciones: aproximaciones a la construcción social. Ediciones Paidos Iberica. Barcelona, España.
  3. Palincsar, A.S. (1998). Social constructivist perspectives on teaching and learning. Annual Review of Psychology, 49, 345-375.