Constante II

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Constante II
Emperador del Imperio bizantino
Hexagram-Constans II and Constantine IV-sb0995.jpg
Constante II y su hijo Constantino en un hexagrama.
Información personal
Reinado 641 - 15 de septiembre de 668
Nacimiento 7 de noviembre de 630
Fallecimiento 15 de septiembre de 668
Predecesor Heraclonas
Sucesor Mececio
Constantino IV
Familia
Dinastía Heracliana
Padre Constantino III
Madre Gregoria
Consorte Fausta
Descendencia Constantino
Heraclio
Tiberio
[editar datos en Wikidata ]

Constante II (7 de noviembre de 630 - 15 de septiembre de 668 en Siracusa), hijo de Constantino III Heraclio y nieto de Heraclio, fue Emperador bizantino desde 641 hasta su muerte en 668.

Suele considerarse el reinado de Constante II como la transición definitiva entre la Antigüedad Tardía y la Edad Media en el ámbito bizantino; así como uno de los periodos de la historia bizantina en el que el Imperio tocó fondo, viendo como sus fronteras retrocedían en todos los frentes.

Reinado[editar]

Constante II accedió en 641 al trono tras un breve y turbulento periodo de luchas familiares por el poder en el seno de la familia imperial. Su padre Constantino III y su tío Heraclonas habían reinado durante un breve período tras la muerte de su abuelo Heraclio. Las disputas e intrigas entre las dos ramas de la familia se complicaron tras la muerte de Constantino III en extrañas circunstancias y el posterior derrocamiento de Heraclonas y de su madre, acusados de haber asesinado a Constantino III. Constante II accedió al trono con apenas 11 años de edad. En el ámbito exterior el Imperio Bizantino estaba soportando el ataque del Califato árabe que había arrebatado en unos pocos años las provincias de Siria, Palestina y Mesopotamia y amenazaban Egipto.

Durante los primeros años del reinado de Constante II, parece ser que el poder estuvo en manos del Senado, que tuvo por última vez en su historia poder político real. Esta fase histórica finalizó hacia 648 cuando el Emperador alcanzó la mayoría de edad. Constante II se empleó a fondo en defender a un amenazado Imperio que podía sucumbir a manos de las huestes árabes. Los árabes conquistaron Egipto entre 641 y 642, durante los tumultuosos años que siguieron a la muerte de Heraclio y a las luchas por el trono bizantino entre sus hijos.

Durante los primeros años del reinado de Constante II los musulmanes árabes aseguraron sus conquistas de Armenia y Egipto y construyeron una flota naval para enfrentarse a los bizantinos. A partir de 649 los árabes comenzaron a atacar las islas bizantinas del Mediterráneo haciéndose con el control de Chipre. En 655 la flota bizantina, mandada personalmente por Constante II, fue derrotada por la recién creada fuerza naval árabe en la batalla de Finike, que acabó con el mito de la invulnerabilidad de la flota bizantina. Sin embargo, la ofensiva musulmana se detuvo a la muerte del califa Utmán en 656, que abrió un periodo de guerra civil en el seno del Califato.

Estabilizada su frontera oriental, Constante II volvió su mirada a Occidente, efectuando una expedición militar en el año 658 contra las tribus eslavas que trataban de infiltrarse en la Península de los Balcanes y a los que derrotó en el río Danubio. Esta victoria le permitió ralentizar la infiltración eslava en el territorio balcánico.

En la política religiosa Constante II entró en conflicto directo con el Papado. Su abuelo Heraclio había impuesto la doctrina del monotelismo, como una forma de compromiso entre el monofisismo y la ortodoxia cristiana. Sin embargo, el monotelismo había causado un rechazo frontal en Occidente donde dominaba la ortodoxia encabezada por el Papa. El emperador mantuvo la vigencia de la doctrina monotelista y para poner fin a las discusiones sobre el asunto promulgó en 648 el Edicto de Typos, que prohibía cualquier tipo de discusión sobre la naturaleza de Cristo. La promulgación del edicto causó dos rebeliones en las provincias bizantinas de África y de Italia, que fueron reprimidas por el emperador. La última de ellas contó con el apoyo directo del Papa Martín I.

Entre 661 y 662 el emperador se trasladó a Italia. Existen varias especulaciones sobre las razones últimas de este traslado. Parece ser que el Emperador quería reorientar el centro de su imperio a las provincias occidentales del mismo ante la amenaza musulmana. Otros consideran que se había convertido en un emperador con demasiados enemigos en Constantinopla y que buscaba alejarse de ellos. Constante II se convirtió en el primer emperador que visitaba Roma desde Focas a inicios del siglo VII. En Italia, Constante II se enfrentó a los longobardos que dominaban el norte de la península. Volvió a ser derrotado por ellos, así que abandonó Italia y se estableció en Siracusa (Sicilia), a donde trasladó la capital del Imperio; una decisión que resultó ser tremendamente impopular.

Para tratar de evitar problemas sucesorios, asesinó a su hermano Teodosio y nombró a sus hijos Constantino, Heraclio y Tiberio co-emperadores. El 15 de septiembre del año 668 fue asesinado en Siracusa por un sirviente mientras estaba en el baño. Le sucedió su hijo Constantino, que trasladó de nuevo la capital del Imperio a Constantinopla.

Algunos autores, como Warren Treadgold, sugieren que la reorganización administrativa del Imperio Bizantino en distritos militares denominados themas se produjo durante el reinado de Constante II, entre 659 y 661,[1] y no en el de su abuelo Heraclio, al que se le adjudicaba tradicionalmente la realización de dicha reforma. Este asunto es tema de discusión especializada entre los historiadores.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Warren Treadgold. Byzantium and Its Army 284-1081 (Stanford: Stanford University Press, 1995), pp. 23-25;72-3.


Predecesor:
Heraclio II
Emperador del Imperio Bizantino
641 - 668
Sucesor:
Constantino IV