Conquista española de Cerdeña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Expedición española de Cerdeña
Guerra de la Cuádruple Alianza
Felipe V a caballo .jpg
Retrato ecuestre de Felipe V de España.
Fecha Agosto-noviembre de 1717
Lugar Cerdeña (Flag of Italy.svg Italia)
Resultado

Decisiva victoria española

Beligerantes
Bandera de España España Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germánico
Comandantes
Bandera de España Marqués de Lede
Bandera de España Duque de Montemar
Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Marqués de Rubí
Fuerzas en combate
9.000 hombres
9 navíos de línea
6 fragatas
3 galeras
2 brulotes
80 buques de transporte
Desconocidas

La conquista española de Cerdeña, también conocida como la expedición española de Cerdeña, fue un enfrentamiento militar tuvo lugar entre los meses de agosto y noviembre de 1717 entre España y el Sacro Imperio Romano Germánico, además del suceso desencadenante de la Guerra de la Cuádruple Alianza.[1] Las tropas comandadas por el III marqués de Lede y el I duque de Montemar, apoyadas por la Armada Española, derrotaron fácilmente a las tropas austro-imperiales y conquistaron la isla de Cerdeña, gobernada por la Casa de Habsburgo desde el Tratado de Utrecht de 1713, regresando el dominio de esta a los españoles.[1] [2]

Antecedentes[editar]

Tras el fin de la Guerra de Sucesión Española (1701-1714) con el Tratado de Utrecht, España perdió todas sus posesiones en Italia y Flandes. Los Países Bajos Españoles, el Ducado de Milán, el Reino de Nápoles y Cerdeña fueron entregadas a los Habsburgo, y Sicilia al duque de Saboya. Estos territorios habían estado bajo el dominio español durante casi dos siglos, y su pérdida fue percibida como un gran golpe para el prestigio nacional.[3]

En 1717, con el resurgimiento de España como potencia militar y las ambiciones del rey Felipe V por recuperar la supremacía sobre Italia y el mar Mediterráneo, el resto de las potencias europeas, Gran Bretaña, Francia y el Sacro Imperio Romano Germánico, contemplaron ceder Sicilia al emperador Carlos VI, lo que disgustó a España, que deseaba recuperar la isla.[4] En este contexto, y con el arresto en Milán del inquisidor general español José de Molines por los austríacos, Felipe V obtuvo el casus belli que buscaba. En julio, el rey ordenó la partida de la Armada Española, lista en Barcelona, a la conquista de Cerdeña, iniciando las hostilidades con Austria.[2]

La invasión[editar]

El grueso de la expedición española zarpó del puerto de Barcelona el 24 de julio, y el día 30, el resto de la flota.[5] La armada, bajo el mando del marqués de Mari, consistía en 9 navíos de línea, 6 fragatas, 3 galeras, 2 brulotes y 80 buques mercantes y de transporte,[6] además de 8.500 soldados de infantería y 500 de caballería a las órdenes de Juan Francisco de Bette, marqués de Lede.[2]

El 22 de agosto, las fuerzas españolas desembarcaron en Cerdeña, y en sólo dos meses reconquistaron toda la isla, cuyas defensas corrieron a cargo del marqués de Rubí.[1] La rápida victoria se debió principalmente a la acción psicológica del marqués de San Felipe, quien recorrió la isla alentando a sus habitantes, descontentos con el dominio austríaco, a volver al gobierno español.[1] [2] Sólo las fortalezas de Alguer, el Castillo Aragonés y la importante ciudad de Cagliari resistieron, pero pronto las fuerzas austríacas de la ciudad, carentes de refuerzos, huyeron al norte de la isla, tomándola los españoles el 4 de octubre.[1] Pocos días después, el 19 de octubre, el grueso del ejército español, liderado por el marqués de Lede y el duque de Montemar asediaron Alguer, que capituló el día 25. La última plaza cayó el 30 de octubre, y la victoria española fue total.[7]

Consecuencias[editar]

Víctor Amadeo II de Saboya según Maria Giovanna Clementi.

La reacción inicial del Sacro Imperio Romano Germánico a la invasión fue limitada, puesto que todos sus recursos se estaban dedicando a la Guerra Austro-Turca (1716-1718), y el comandante supremo austríaco, Eugenio de Saboya, quería evitar una gran guerra en Italia con España. El Tratado de Passarowitz concluyó la guerra entre el Imperio otomano y Austria, lo que condujo el 2 de agosto a la formación de la Cuádruple Alianza.[1]

Mientras tanto, en julio de 1718, los españoles, esta vez con una flota de 350 barcos, 250 piezas de artillería y 30.000 hombres, entre ellos cuatro regimientos de dragones,[1] de nuevo dirigidos por el marqués de Lede, invadieron Sicilia.[2] Las fuerzas españolas tomaron Palermo el 7 de julio, para luego dividir el ejército en dos. Lede siguió por la costa para asediar Mesina entre el 18 de julio y el 30 de septiembre, mientras el duque de Montemar conquistaba el resto de la isla.[2]

Los franceses, austríacos y británicos exigieron la retirada española de Sicilia y Cerdeña. La actitud de Víctor Amadeo II de Saboya era ambigua, ya que negociaba con el secretario de Estado español, el cardenal Giulio Alberoni, la formación de una alianza contra Austria.[5]

Referencias[editar]

Notas[editar]

  1. a b c d e f g Suárez Fernández, pág. 277
  2. a b c d e f Laínez; Canales, pág. 220
  3. Laínez; Canales, pág. 219
  4. Suárez Fernández, pág. 276
  5. a b Lafuente, volumen 9
  6. Fernández Duro, volumen 6
  7. Alonso Aguilera

Bibliografía[editar]