Guerra de Granada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Conquista de Granada»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Para la intervención de Estados Unidos de América de 1983 en la isla caribeña homónima, véase Invasión de Granada.
Guerra de Granada
La Reconquista
Alhambra Tato mota.jpg
El lema Tanto Monta y el yugo (que con las flechas se usaba como emblema de los Reyes Católicos, por coincidir con las iniciales del otro: Yugo comienza por Y como se escribía Ysabel antiguamente y la palabra flechas comienza por F como Fernando, y en el siglo XV se estableció la costumbre cortesana de usar la inicial del otro),[1] inscritos sobre los preexistentes relieves nazaríes de la Alhambra, marcan físicamente la reconquista cristiana del espacio de poder sobre Granada.
Fecha 1481 - 1492
Lugar Sureste de la Península Ibérica,
(Reino de Granada y tierras fronterizas)
Resultado Victoria decisiva de los Reyes Católicos.
Cambios territoriales El Reino de Granada es anexionado a la Corona de Castilla
Beligerantes
Pendón heráldico de los Reyes Catolicos de 1475-1492.svg
Coronas de Castilla y Aragón
Órdenes Militares
Cruzados europeos
Standard of Grenade after Cresques Atlas s XIV.svg Reino de Granada (oficialista)
Zegríes
Gomeres

Standard of Grenade after Cresques Atlas s XIV.svg Reino de Granada (Boabdil)
Abencerrajes
Comandantes
Fernando II de Aragón
Isabel I de Castilla
Diego de Merlo
Marqués de Cádiz
Duque de Medina Sidonia
Íñigo López de Mendoza
Alonso de Cárdenas
Rodrigo Téllez Girón
Diego López Pacheco
Gonzalo Fernández de Córdoba
Hernán Pérez del Pulgar
Andrés Cabrera
Pedro Enríquez
Francisco Ramírez
Muley Hacén
El Zagal
Cid Hiaya

Boabdil
Aixa
Fuerzas en combate
hasta 10.000 caballeros, 50.000 infantes y 30.000 peones desconocidas

La Guerra de Granada fue el conjunto de campañas militares que tuvieron lugar entre 1482 y 1492, emprendidas por la reina Isabel I de Castilla y su esposo el rey Fernando II de Aragón en el interior del reino nazarí de Granada, que culminaron con la Capitulaciones de Granada del rey Boabdil, quien había oscilado entre la alianza, el doble juego, la contemporización y el enfrentamiento abierto con ambos bandos y que tuvo como consecuencias la integración en la Corona de Castilla del último reino musulmán de la Península Ibérica finalizándose el proceso histórico de la Reconquista que los reinos cristianos habían comenzado en el siglo VIII y por el cual el papa Alejandro VI reconoció a Isabel y Fernando con el título de Reyes Católicos en 1496.

Los diez años de guerra no fueron un esfuerzo continuo: solía marcar un ritmo estacional de campañas iniciadas en primavera y detenidas en el invierno.

Además, el conflicto estuvo sujeto a numerosas vicisitudes bélicas y civiles. En el bando cristiano fue decisiva la capacidad de integración en una misión común que emprendió principalmente la Corona de Castilla apoyada por la nobleza castellana y el imprescindible impulso del clero bajo la autoridad de la emergente Monarquía Católica. La participación de la Corona de Aragón fue de menor importancia: aparte de la presencia del propio rey Fernando, consistió en la colaboración naval, la aportación de expertos artilleros y el empréstito financiero. En el bando musulmán fueron notables los enfrentamientos intestinos que favorecieron el éxito de sus contrarios.

La protocolaria entrega de las llaves de la ciudad y la fortaleza-palacio de la Alhambra, el 2 de enero de 1492 se sigue conmemorando todos los años en esa fecha con un tremolar de banderas desde el Ayuntamiento de la Ciudad de Granada.

Significado[editar]

Este mapa corresponde a la situación de los cinco reinos peninsulares a comienzos del siglo XIV. El territorio del Reino de Granada en 1482 era ligeramente más reducido, sobre todo en su extremo occidental, habiendo cedido la zona del Estrecho (zona de la "G" de las letras de "GRANADA") y Antequera (zona sobre la primera "A").

Modernidad[editar]

La Guerra de Granada, a pesar de mantener muchos rasgos de la Edad Media, fue una de las primeras guerras de la Edad Moderna, por el armamento y tácticas empleadas (más que batallas en campo abierto, fueron decisivos los asedios resueltos con artillería, y las maquiavélicas maniobras políticas, aunque no faltaron ejemplos de heroísmo caballeresco, también propios de la época). Significó una etapa intermedia clave en la evolución bélica de Occidente entre la Guerra de los Cien Años y las Guerras de Italia.[2] También era moderna la condición del ejército vencedor, al que, a pesar de su heterogénea composición, o precisamente por ella (acudieron todo tipo de fuerzas, desde las tradicionales, reunidas por los nobles, los concejos, las órdenes militares, los señoríos eclesiásticos; hasta otras como la recientemente organizada Santa Hermandad y auténticos mercenarios profesionales provenientes de toda Europa[3] incluyendo un grupo de arqueros ingleses dirigidos por Lord Scale[4] ) se suele considerar como un precoz ejemplo de ejército moderno, permanente y profesional (para la historiografía más tradicionalista, con rasgos de ejército nacional, probablemente con abuso del término), en un momento en que se estaban definiendo las monarquías autoritarias que conformarán los estados-nación de Europa Occidental.

España, en trance de formar su unidad territorial, fue uno de los principales ejemplos tras el matrimonio de los Reyes Católicos (1469) y su victoria en la Guerra de Sucesión Castellana (1479).

La Guerra de Granada fue utilizada para asociar al Reino de Castilla y al Reino de Aragón en un proyecto común, ofreciendo a la aristocracia una actividad al mismo tiempo lucrativa para ella y útil a la monarquía, que puede ser exhibida al mismo tiempo como empresa religiosa en conformidad con la nueva forma de identidad social más combativa: el espíritu del cristiano viejo.[5]

El fin de la Reconquista y el comienzo del Imperio[editar]

La Guerra de Granada, al ser la última posibilidad de expansión territorial de los reinos cristianos frente a los musulmanes en la Península Ibérica significó el fin de la Reconquista, proceso histórico de larga duración que había comenzado en el siglo VIII.

La "Reconquista" es un término ideológico dotado de una carga semántica poco neutral, y debe entenderse en sus justos términos: no había significado una continuidad de hostilidades en todo el periodo; y de hecho, desde la crisis del siglo XIV se había detenido (se han contabilizado 85 años de paz por 25 de guerra en el periodo 1350-1460), conformándose el Reino de Castilla, el único con frontera frente a los musulmanes, con el control del Estrecho de Gibraltar y el mantenimiento del Reino de Granada como un estado vasallo y tributario en cuya política interior se intervenía en ocasiones. En momentos de debilidad castellana, ocurría al contrario, que los nazaríes ejercían sus propias iniciativas, suspendiendo los pagos, incendiando y saqueando localidades (algunas tan lejanas como Villarrobledo) o recuperando algún pequeño territorio (Cieza y Carrillo en 1477),[6] a veces en connivencia con alguna de las facciones que dividían Castilla (las disputas entre el Marqués de Cádiz y el Duque de Medina Sidonia llevaron a este último a aliarse con los granadinos, que arrebataron el castillo de Cardela al primero con su ayuda).[7] La permeabilidad de la frontera en ambas direcciones también produjo la existencia de categorías sociales mixtas: los elches, o cristianos (muchas veces ex-cautivos) que se convertían al Islam y los tornadizos que eran la categoría inversa.[8] Transitaban sin ningún problema por el territorio fronterizo los ejeas, intermediarios dotados de salvoconductos que negociaban los rescates de prisioneros.[9]

Territorio del reino nazarí durante el siglo XV. En verde claro, los territorios conquistados por los reinos cristianos desde el siglo XIII incluyen Ceuta, en la costa de África.

Aunque no faltaron operaciones militares más importantes, fueron puntuales y limitadas en extensión, como la toma de Antequera (1410), que sirvió fundamentalmente para prestigiar a Fernando I de Aragón de Trastámara, que añadió el nombre de la ciudad conquistada al suyo, como los generales romanos, siéndole muy útil para su elección como rey de Aragón en el compromiso de Caspe (1412); o la batalla de La Higueruela (1431), en el reinado Juan II de Castilla, que también en este caso fue objeto de un aparato propagandístico desproporcionado en beneficio del valido Álvaro de Luna.

La construcción de un estado moderno, en el concepto que de tal cosa tenían los Reyes Católicos, no era compatible con el mantenimiento de esa singularidad en la Europa cristiana, que además quitaba libertad de movimientos a Castilla e impedía la explotación adecuada de una gran cantidad de tierras a lo largo de una extensa e insegura frontera.[10]

La noticia de la Toma de Granada fue celebrada con festejos en toda Europa: en Roma se celebró una procesión de acción de gracias del colegio cardenalicio; en Nápoles se representaron dramas alegóricos de Jacopo Sannazaro, en los que Mahoma huía del león castellano; en la Catedral de San Pablo de Londres, Enrique VII de Inglaterra hizo leer una elogiosa proclama:[11]

Este hecho acaba de ser consumado gracias a la valentía y a la devoción de Fernando e Isabel, soberanos de España que, para su eterna honra, han recuperado el grande y rico reino de Granada y tomado a los infieles la poderosa capital mora, de la cual los musulmanes eran dueños desde hacía siglos.

El enfrentamiento entre Cristianismo e Islam dotaba al conflicto de un rasgo inequívocamente religioso, que la implicación vigorosa del clero se encargó de remarcar, incluyendo la concesión por el papado de la Bula de Cruzada. Terminada la guerra, Isabel y Fernando recibieron el título de Católicos (1496) por el el papa valenciano Alejandro VI, de la familia Borgia, en un reconocimiento del ascenso de España como potencia europea homologable, en lo que tampoco era ajena la política de "máximo religioso" de los Reyes, que había producido la expulsión de los judíos en 1492, poco después de la toma de Granada. La presión sobre los conversos, a través de la recién instaurada Inquisición española, estaba siendo particularmente dura desde el primer auto de fe (Sevilla, 1481). Por si esto fuera poco, el Papado también les concedió el Nuevo Mundo descubierto y por descubrir (de nuevo en ese mismo año) a cambio de su evangelización, todo ello en el conjunto de documentos conocido como Bulas Alejandrinas. Las referencias a la recuperación de Jerusalén no dejaron de estar presentes como un horizonte retórico.[8]

Desde una perspectiva más amplia, en el otro extremo del mar Mediterráneo se estaba formando el gigantesco Imperio otomano, musulmán, que había tomado la cristiana Constantinopla en 1453 y aumentaba sus dominios en los Balcanes y el Próximo Oriente, llegando incluso a ocupar temporalmente el puerto italiano de Otranto en 1480. No obstante, los granadinos debieron enfrentarse solos a los cristianos, puesto que sus posibles aliados, los sultanes de Fez, de Tremecén o de Egipto no se implicaron en la guerra.[12]

Como proceso histórico, el avance territorial español no se detuvo con la toma de Granada y continuó de hecho durante el siglo siguiente, al seguir existiendo las fuerzas sociales que alimentaban esa necesidad expansiva. Esa expansión pudo verse en el exterior que, junto a los azares dinásticos que reunieron diversos territorios europeos, formó el Imperio español: la simultánea conquista de las Islas Canarias y la posterior Conquista de América (descubierta el 12 de octubre de 1492, en la expedición prevista en las Capitulaciones de Santa Fe firmadas por Colón y los Reyes frente a la Granada asediada); de la toma puntual de plazas del norte de África; además de la conquista del cristiano reino de Navarra en 1512.

El ejército[editar]

Durante la marcha hizo talar los campos y retó a combate al enemigo. El temor a las revueltas intestinas de los granadinos obligó al rey Albuhacén a rehusarle, no presentando nunca sus batallas ante las nuestras y limitándose a esconder entre los olivares multitud de peones y a colocar junto a los emboscados, prontos a acudir a la escaramuza, algunos jinetes sueltos, que en revuelto pelotón fingían caminar a la ventura; todo a fin de caer sobre los nuestros, si en su afán de pelear acometían incautamente a los moros en su marcha. Adivinó D. Fernando el ardid, y dio orden a los soldados de no empeñar combate a escondidas.

Luego, a medida que se iban acercando a Granada, cuidaba más de la seguridad de los reales; no permitía a hombres de armas ni a peones romper el orden de las batallas, ni a los destinados a la tala de los campos que saliesen sin fuerte escolta; a todo proveyó con maduro consejo para evitar un descalabro como el ocurrido el año anterior junto a Loja. A ejemplo del Rey, los Grandes y el ejército entero observaban la más estricta disciplina, yendo a la aguada con la debida cautela, evitando con las patrullas las sorpresas del enemigo, procediendo, en fin, en todo cual cumplía a un ejército perfectamente disciplinado. Sólo fue obstáculo para continuar provocando a combate a la multitud enemiga, la insuficiencia de los víveres, porque, fuera de las mieses, todos los demás alimentos escaseaban, y no hubieran podido los soldados sufrir mucho tiempo sin quejarse la falta de víveres

Alonso de Palencia, Guerra de Granada, libro III (1483)

Fue experimentada en las Guerras de Granada una nueva formación militar mixta de artillería e infantería dotada de armamento combinado (picas, espingardas, más tarde arcabuces...), con utilización menor de la caballería que en las guerras medievales, y con soldados mercenarios sometidos a una disciplina diferente a la del código de honor del vasallaje feudal, y sin olvidar contingentes no combatientes, en ocasiones numerosísimos: hasta 30.000 "obreros" en 1483, encargados de recoger o quemar cosechas (las famosas talas para debilitar la economía enemiga) y realizar otras tareas con valor táctico y estratégico.[13]

Esta innovadora unidad militar fue conocida posteriormente como tercios. A los pocos años se utilizaron con éxito en las Guerras de Italia al mando de un militar experimentado en las campañas andaluzas: Gonzalo Fernández de Córdoba o el Gran Capitán.

De todos modos, aunque se ha insistido en ello abundantemente por la historiografía, no conviene exagerar el precedente: las entrenadas tropas de choque castellanas de las Guerras de Granada seguían siendo esencialmente la caballería real y señorial, y las milicias a pie, en su mayor parte eran de reclutamiento concejil, en gran parte no combatiente, y su rendimiento fue mediocre.[10]

Para Ladero Quesada fue la última hueste medieval de Castilla, claramente diferente de los cuerpos profesionales del siglo siguiente. Lo que sí puede considerarse una clara muestra de la forma moderna de hacer la guerra es el volumen de medios empleados: hasta 10.000 caballeros y 50.000 infantes, y más de 200 piezas de artillería construidas en Écija con ayuda de técnicos franceses y bretones.[14] Los artilleros pasaron de ser cuatro en 1479 a 75 en 1482 y 91 en 1485, muchos de los cuales proceden de Aragón, Borgoña o Bretaña. La cantidad de animales de tiro y carga también se contaba por decenas de miles (hasta 80.000 mulas requisadas en un año).[15]

La guerra fue casi completamente terrestre. Aunque hubo una considerable presencia naval de buques castellanos (del Atlántico andaluz, vascos y de otros puertos cantábricos) y aragoneses, no pasaron de realizar una eficaz función de bloqueo, vigilancia y corso, dificultando la relación de los granadinos con sus posibles aliados del otro lado del Estrecho, que tampoco demostraron mucho interés por intervenir.[16]

En cuanto a los costes financieros, fueron inmensos. Ladero Quesada aventura una cifra de mil millones de maravedíes para la Corona y otro tanto para los demás agentes que intervinieron. Se consiguió recaudar, además de los ingresos ordinarios (siempre en maravedíes): 650 millones con la Bula de Cruzada, 160 millones con subsidios o décimas del clero (habitualmente exento) y 50 millones de las juderías y comunidades mudéjares. Sólo los esclavos vendidos tras la toma de Málaga significaron más de 56 millones. Siendo insuficientes, se recurrió al crédito tanto en Castilla (de forma obligatoria a concejos, a la Mesta, a las colonias de mercaderes extranjeros y a algunos nobles) como fuera de ella (16 millones en Valencia) y la emisión de juros con un interés entre el 7 y el 10%.[17]

Protagonistas[editar]

Los cristianos[editar]

Los Reyes Católicos conquistadores de Granada.

Durante la Guerra de Granada la dirección de la conquista correspondió a la monarquía. Isabel I de Castilla no dejaba de estar presente en lugares no demasiado seguros (acudió a algunos asedios, e incluso estuvo presente en el campamento real durante un terrible incendio). La famosa promesa de no cambiarse de camisa hasta no tomar la ciudad (que quizá no fuera Granada, sino Baza) es un mito de imposible verificación, que también se ha relacionado con el cierre de los baños moros, por cuestiones morales.[18] La implicación personal de Fernando fue constante.

También correspondió a la nobleza un rol protagónico, sin minusvalorar la presencia fundamental del clero (como la del confesor real, Hernando de Talavera) y la más oscura de las clases medias (como la del secretario real Fernando de Zafra).[19]

Los caballeros castellanos[editar]

Ciertas familias de la aristocracia castellana destacaron por su participación en estas guerras, aunque al contrario que en las anteriores Guerras civiles castellanas, en este caso sometidas a una fuerte autoridad real.

Descolló la familia de Mendoza en la persona de Íñigo López de Mendoza y Quiñones, I marqués de Mondéjar y II conde de Tendilla, conocido como El Gran Tendilla, que recibió el cargo hereditario de Alcaide de la Alhambra y los de Capitán General y Virrey de Granada.

La frontera, al comienzo de la guerra, quedó militarmente a cargo de tres altos nobles: Alonso de Cárdenas, maestre de la Orden de Santiago, en el oeste, con base en Écija; Pedro Manrique III de Lara, I duque de Nájera, en el norte, con base en Jaén; y Pedro Fajardo y Chacón, adelantado de Murcia, con base en Lorca.[20]

El ya nombrado Gonzalo Fernández de Córdoba alcanzó un protagonismo especial y un futuro mucho más importante que el que parecía reservarle su posición de nacimiento, que si bien era en la alta nobleza (la casa de Aguilar y Córdoba) no era más que un hijo segundón. La capacidad de movilidad social ascendente no era imposible, pero estaban bien delimitadas las formas de acceder a ella: Gonzalo fue un ejemplo de cómo era necesaria una buena combinación de cuna, buena suerte, capacidad y esfuerzo personal para destacar en aquella turbulenta ocasión. Su ocasión llegó como consecuencia de su especial habilidad para contactar con los musulmanes, especialmente con el rey Boabdil que le consideraba amigo personal desde que éste estuvo preso en el castillo de Lopera. Tras demostrar su ingenio y capacidad militar y organizativa, logró la alcaidía de una fortaleza importante (Íllora) y sus buenos oficios fueron trascendentales en el fin de la guerra.[21]

También se produjeron ennoblecimientos de soldados de valor destacado, la última oportunidad de tal ascenso social, tanto por acabarse el territorio peninsular a reconquistar como por la mutación fundamental que se estaba produciendo en el concepto mismo de la guerra y de la función militar de la nobleza.

Hernán Pérez del Pulgar, el alcaide de las Hazañas de la Guerra de Granada.

En cuanto a la consecución de gloria individual, puede citarse a Hernán Pérez del Pulgar, el alcaide de las Hazañas, que terminó luciendo en su escudo once castillos por las plazas tomadas (destacando Málaga y Baza) y uno más por un temerario golpe de mano nocturno en que clavó a las puertas de la Mezquita Mayor de Granada un Ave María e incendió la Alcaicería (1490).

Si la búsqueda de la fama póstuma era uno de los principios que más animaba al hombre del Renacimiento, también lo consiguieron los menos afortunados Martín Vázquez de Arce, el Doncel de Sigüenza y Juan de Padilla, el Doncel de Fresdeval, con su tempranas muertes en batalla y sus extraordinarias tumbas, respectivamente, en la Catedral de Sigüenza y el monasterio de Fresdelval.

En el Privilegio rodado de Asiento y Capitulación para la entrega de la ciudad de Granada, de 30 de diciembre de 1491, se enumeran un total de 48 confirmantes de la entrega de Granada, los más altos nobles laicos y eclesiásticos que tomaron parte en la guerra de Granada hasta su capitulación.[22]

Los sultanes nazaríes[editar]

El sultán Boabdil, fue el último rey nazarí de Granada

La guerra tuvo mucho que ver con el hecho de que, al mismo tiempo que los reinos cristianos se habían pacificado y reorganizado, el reino de Granada se enfrentaba a la crisis dinástica de los últimos sultanes nazaríes (habitualmente referidos como "reyes" en las fuentes cristianas), concretada por la lucha de poder entre estos tres personajes emparentados (entre paréntesis se indican sus periodos de gobierno efectivo):

Cid Hiaya el-Nayyar (o Sidi Yahya), primo de Boabdil y cuñado de El Zagal, que actuaba como virrey o walí en Almería, Guadix y Baza, era partidario de la alianza con los castellanos, y terminó por entregar Baza y bautizarse con el nombre de Pedro de Granada (1489), iniciando la poderosa familia de los Granada Venegas.

Aparte de los enfrentamientos dentro de la familia real, la aristocracia granadina presentaba otras divisiones, como la rivalidad que adquirió tintes legendarios entre la familia de los zegríes (fronterizos o defensores de la frontera) y la de los abencerrajes (Banu Sarray, o sea, hijos del talabartero). También se registraron enfrentamientos entre los Alamines, los Venegas y los Abencerrajes en 1412. Estos últimos se sublevaron en Málaga en 1473 y fueron duramente reprimidos por Muley Hacén (incluyendo, según la leyenda, una matanza a traición en un salón de la Alhambra). Muchos huyeron a Castilla.[23]

Desarrollo[editar]

Se distinguieron cuatro etapas en la Guerra de Granada.

Primera fase, de 1482 a 1487[editar]

Una primera etapa se desarrolló en la conquista de la parte occidental del reino (actual provincia de Málaga, Loja y la Vega de Granada), aunque las conquistas territoriales se hicieron esperar hasta 1485, tras unos primeros años de improvisación.[24]

Hasta entonces, las treguas entre Castilla y Granada se habían renovado regularmente (en 1475, 1476 y 1478). No obstante, los incidentes fronterizos no eran extraños, y la inestabilidad del reino musulmán empujó a una acción poco meditada: a finales del año 1481, como represalia por hostigamientos puntuales de parte cristiana, los musulmanes tomaron Zahara. Eso dio una excusa plausible para una operación de más envergadura el 28 de febrero de 1482: la toma de Alhama, a cargo de Rodrigo Ponce de León y Núñez, II marqués de Cádiz, autorizado por Diego de Merlo, representante real en Sevilla. Enrique Pérez de Guzmán y Fonseca, II duque de Medina Sidonia, aristócrata enemigo del de Cádiz (en un ejemplo de sumisión a las órdenes reales y coordinación en un proyecto común) acudió a reforzar las posiciones recién ganadas. En abril fue el mismo Fernando el que llegó a Alhama. Esta plaza fue objeto de una especial atención durante el resto de la guerra, y confiada como un honor a personajes importantes (desde 1483 al conde de Tendilla).[25] Si bien mantener una plaza avanzada y aislada era un disparate desde el punto de vista estratégico, se hicieron todos los esfuerzos necesarios para mantenerla abastecida y relevadas periódicamente las tropas de su guarnición, funcionando como uno de los elementos propagandísticos movilizadores de la guerra.[10] No es extraño que algunas piezas del romancero, destacadamente el Romance de la pérdida de Alhama, eligiendo este episodio ejercieran a esa función:[26]

Techo de la Sala de los Abencerrajes de la Alhambra, donde cuenta la leyenda que fueron asesinados por orden del sultán treinta y seis caballeros principales de la familia Banu Sarray o Abencerrajes.

Paseábase el rey moro
por la ciudad de Granada,
desde la puerta de Elvira
hasta la de Vivarambla
-¡Ay de mi Alhama!
Cartas le fueron venidas
que Alhama era ganada.
Las cartas echó en el fuego,
y al mensajero matara.
-¡Ay de mi Alhama!
Descabalga de una mula
y en un caballo cabalga,
por el Zacatín arriba
subido se había al Alhambra.
...
-Habéis de saber, amigos,
una nueva desdichada:
que cristianos de braveza
ya nos han ganado Alhama.
-¡Ay de mi Alhama!
Allí habló un alfaquí,
de barba crecida y cana:
-Bien se te emplea, buen rey,
buen rey, bien se te empleara
-¡Ay de mi Alhama!
-Mataste los Bencerrajes,
que eran la flor de Granada;
cogiste los tornadizos
de Córdoba la nombrada.
-¡Ay de mi Alhama!
Por eso mereces, rey,
una pena muy doblada:
que te pierdas tú y el reino,
y aquí se pierda Granada.

La Alcazaba de Málaga, fortaleza musulmana en el monte Gibralfaro, sobre el antiguo teatro romano.

Las siguientes operaciones significaron un fracaso para los cristianos: en el fallido ataque a Loja (julio de 1482) murió el maestre de la Orden de Calatrava, Rodrigo Téllez Girón, y en la primavera siguiente tampoco se consiguió tomar Málaga ni Vélez Málaga, cayendo prisioneros importantes nobles, como Juan de Silva, III conde de Cifuentes.[27]

En abril de 1483, en medio de las disensiones internas, y con el fin de adquirir prestigio, Boabdil intentó sin éxito tomar Lucena con 700 jinetes y 9.000 soldados, pero fue derrotado por el Conde de Cabra cayendo prisionero. El destino del Rey Chico fue dabatido en un consejo celebrado en Córdoba. El Marqués de Cádiz era consciente de las implicaciones en la política interior granadina.

Porque los moros tienen poca fe con sus reyes, e les an tan poco acatamiento, que ligeramente los fazen y desfacen estando libres; mayormente estando presos, según que en diversos tienpos lo avemos visto, e agora veemos en la prisión deste. La qual sabida, luego los más que estauan a su obidiençia tornaron a la del rey su padre, e priuaron al fijo del nonbre de rey que le avían dado.

Fernando del Pulgar[28]

Los Reyes Católicos hacieron una jugada que demostró ser decisiva: lo liberaron tras asegurarse su alianza, incluyendo el pago de tributos. Desde Almería, hizo la guerra a su padre el sultán Muley Hacén.[27] Al poco tiempo (en otoño), Zahara, la plaza que había originado el conflicto, volvió a manos cristianas.[27] También tuvo importancia la toma de Tájara durante una vasta expedición de aprovisionamiento a Alhama y de tala de la vega granadina dirigida por el propio Fernando. Su situación frente a Loja la hizo clave en la fase siguiente.[29]

El resentimiento contra Boabdil repuso a su padre en el trono de Granada y le valió una fatwa o condena por un tribunal compuesto de los más prestigiosos cadíes, muftíes, imanes y profesores el 17 de octubre de 1483, que a pesar de citar gravísimas consecuencias fundamentadas en el Corán, también dejó prudentemente un margen para la reconciliación:

De esto dijo el Enviado de Allah - Allah lo bendiga y salve - «No es otra cosa que la muerte», por lo que significa: destrucción de los musulmanes, incitación al enemigo a extirpar de raíz la flor y nata de los creyentes y violar sus cosas más sagradas, todo lo cual está declarado ilícito en el Libro de Allah, en la sunna de su Enviado - Allah lo bendiga y salve -, y en la opinión unánime de los ulemas, aparte otros peligros evidentes, ya que apoyarse en los infieles y pedirles ayuda cae con toda evidencia bajo la amenaza contenida en las palabras de Allah Altísimo: «¡Oh, creyentes! No toméis por amigos a los judíos y a los cristianos, porque unos son amigos de los otros. Aquel de entre vosotros que los tome por amigos se convertirá en uno de ellos. Allah no es guía de la gente injusta». Y en estas otras palabras: «Aquel de vosotros que lo hiciere, se apartaría del camino llano».

Haber prestado juramento de fidelidad al príncipe prisionero es obstinarse en los errores y hechos ilícitos a que nos hemos referido e insistir en los crímenes y maldades que ya han perpetrado. Todo aquel que les dé amparo o les ayude de palabra o de obra, presta ayuda a la rebeldía contra Allah Altísimo y se pone en contra de la sunna de su Profeta. Y todo aquel que se complazca en lo que hacen, o desee su victoria, tiene el deseo de rebelarse contra Allah en la tierra de Allah con la más grave de las rebeldías. Esta es la cualificación en tanto persistan en tal conducta.

Ahora bien, si vuelven a Allah y renuncian a la disensión y a la rebeldía en que se encuentran, los musulmanes tienen el deber de aceptarlos, porque Allah Altísimo dice: «Quien después de haber cometido injusticia vuelve a Allah y se enmienda, también Allah se vuelve a él». A Allah pedimos para que nos inspire el recto camino que debemos seguir, nos libre de la maldad de nuestras almas y afiance con bien nuestra concordia. Él, que puede hacerlo, nos valga en ello.

Autores de la fatwa[30]
Castillo de Benzalema, en Baza.

Punto de inflexión: 1485[editar]

Si hasta entonces, los dos primeros años de la Guerra de Granada habían sido no muy distintos a la forma medieval de la guerra, en adelante, el ataque cristiano adquirió una intensidad y continuidad que demostraban la voluntad de suprimir definitivamente la existencia independiente del reino de Granada.[10] A partir de entonces y sucesivamente, cayeron Ronda (mayo de 1485), Marbella (sin combatir), Loja (mayo de 1486, con un uso decisivo de la artillería pesada), gran parte de la Vega de Granada (fortalezas de Íllora, Moclín, Montefrío y Colomera), y en la costa Vélez Málaga y la propia Málaga (19 de agosto de 1487). Esta plaza era especialmente significativa por ser el principal puerto y por la reducción a esclavitud de la mayoría de sus 8.000 habitantes (los que no reunieron un rescate de 20 doblas) y de los 3.000 gomeres de su guarnición, de procedencia norteafricana, dirigidos por Hamet el Zegrí.[31]

En el aspecto interior de la política granadina, las luchas intestinas eran no menos violentas e incluso más decisivas para la suerte final de la guerra. En 1485 el Zagal parecía haber derrotado a sus parientes, destronando a su hermano Muley Hacén (que murió poco después) y expulsando a su sobrino de las zonas que ocupaba. Boabdil se vio forzado a recuperar la imagen de guerrero islámico con una nueva ofensiva contra los cristianos, aunque en el transcurso de esta volvió a caer prisionero de Castilla. No obstante, el hecho no le fue desfavorable, ya que fue excusa suficiente para sellar un nuevo trato con los Reyes Católicos, poniéndose al frente de un ejército cristiano-musulmán que tomó Granada para Boabdil en 1487. Quedaba para el Zagal buena parte del resto del territorio, incluyendo ciudades asediadas, como Baza.[32]

Castillo de Lanjarón, en las Alpujarras.

Segunda fase, de 1488 a 1490[editar]

Esta fase de la Guerra de Granada consistió en la conquista de la parte oriental del reino (actual provincia de Almería) y el resto del territorio, excepto la capital.

Las campañas militares se vieron frenadas en 1488 como consecuencia de varios factores: una epidemia de peste por toda Andalucía, la convocatoria de Cortes en los reinos de la Corona de Aragón, que requería la atención de Fernando y el cansancio propio de los años transcurridos de guerra.[33] También existieron razones de política exterior, pues la cuestión sucesoria de Bretaña, que involucraba al reino de Navarra, proporcionaba una oportunidad que no podía desaprovecharse. Aunque la campaña dirigida contra el rey de Francia fue un fracaso militar, la jugada supuso un éxito diplomático y proporcionó la base de la futura invasión de Navarra e incluso de la alianza con Maximiliano de Habsburgo, al que apoyaron en una coyuntura apurada.[34]

Trasladada la base de operaciones a Murcia, se produjeron unas primeras conquistas relativamente sencillas (Vera, Vélez Blanco y Vélez Rubio). No obstante, localidades mejor defendidas, como Baza y Almería, se resistieron firmemente, en lo que significó la campaña más dura de toda la guerra (1489).[35] La toma de Baza, asediada de junio a diciembre de 1489, llevó en poco tiempo a la capitulación de Almería, Guadix, Almuñécar y Salobreña, mientras el Zagal se rendía a los Reyes Católicos, pasando a su servicio desde su señorío de Andarax.[12] Granada quedaba totalmente aislada. Más tarde (1491) se retiró a África, donde el sultán de Fez, por sugerencia de su sobrino Boabdil, le encarceló y cegó.

Rendición de Granada, por Francisco Pradilla, uno de los especialistas en la pintura de historia propia de la segunda mitad del siglo XIX.

Tercera fase, de 1490 a 1492[editar]

En la última fase de la Guerra de Granada las operaciones se limitaron al asedio de la ciudad, dirigido desde el campamento-ciudad de Santa Fe. Con más intrigas que acontecimientos militares, los Reyes Católicos exigieron a Boabdil la entrega de la ciudad en cumplimiento de sus tantas veces renovados pactos.

El desenlace se demoró no tanto por resistencia de Boabdil, cuanto por su falta de control interno efectivo, que los cristianos tampoco deseaban erosionar en exceso. Las últimas negociaciones secretas incluyeron el respeto a la religión islámica de los que decidieran quedarse, la posibilidad de emigrar, una exención fiscal por tres años y un perdón general por los delitos cometidos durante la guerra. Se negociaron tres documentos entre los emisarios de los Reyes Católicos, Gonzalo Fernández de Córdoba y el secretario real Fernando de Zafra y el emisario de Boabdil, Abul Kasim (el Muleh o el Malih).[36]

El de Zafra, portador de la propuesta definitiva de los Reyes de Castilla, se retrasaba aquel día en el interior de la plaza. Había caído ya la noche, y en el cuartel de los Reyes su tardanza infundía sospechas... Hernando de Zafra, que allá tarda, se cree le hayan muerto o preso... al quarto de la modorra, con ánimo enhiesto, sin que ningún peligro le apasionase, salió [Gonzalo de Córdoba] del real, hurtándose de las guardas; antes de la luz primera llegó a la Alhambra, donde halló con el Rey y los Alfaquíes Corrud y Pequeni y al Alcaide Muley y secretario Fernando de Zafra. Se discutían aún las garantías y certidumbre que los Reyes daban a Boabdil por su dominio de las Alpujarras. Y el recién llegado fue quien zanjó la discusión que ponía fin a lo tratado: El debdo y tierras, señor alcayde, durará quanto durare su señoría en el servicio de sus altezas

Hernán Pérez del Pulgar, citado y glosado por Luis María Lojendio[37]

El 25 de noviembre de 1491 fueron firmadas las Capitulaciones de Granada, que concedieron además un plazo de dos meses para la rendición. No hubo necesidad de agotarlo, porque los rumores difundidos entre el pueblo granadino de lo pactado causaron tumultos, sofocados tanto por los cristianos como por los fieles a Boabdil, que acabó por entregar Granada el 2 de enero de 1492.[12]

El destino de los mudéjares convertidos en moriscos[editar]

Grabado de la novela Los Monfíes de las Alpujarras (1859) de Manuel Fernández y González que muestra al rey Boabdil junto a su madre contemplando Granada tras la derrota

Boabdil comenzó retirándose a las tierras alpujarreñas que le garantizaban los Reyes, pero finalmente (noviembre de 1493, tras una fuerte indemnización[38] ), optó por cruzar el Estrecho, como la mayor parte de la élite andalusí. Otros, como la familia Abén Humeya, se convirtieron al cristianismo y fueron recompensados con la conservación e incluso el incremento de su estatus social (señorío de Válor). No obstante, las conversiones fueron muy minoritarias entre la población musulmana, que quedó sometida al dominio cristiano —categoría social que durante la Edad Media venían recibiendo el nombre de mudéjares—. Dicha población estaba constituida fundamentalmente por campesinos sometidos a un duro régimen señorial, ahora con señores cristianos. Se calcula en casi mil el número de mercedes, que en este caso eran transferencias de propiedad a grandes señores, militares destacados o clérigos importantes, e incluso musulmanes aliados. Algunas serán incluso devoluciones parciales de tierras confiscadas durante la guerra, como la Merced a Fernando Enríquez Pequeñí (converso cuyo nombre árabe era Mohamed el Pequeñí), regidor de Granada, de parte de la hacienda de su yerno Mohamed Alhaje Yuçef, muerto en el combate de Andarax cuando luchaba contra las tropas reales.[39] En la práctica totalidad eran señoríos de pequeñas dimensiones, con la excepción del marquesado del Cenete, que se formará con la concesión hecha al Cardenal Mendoza. Se puede decir que desde antes de acabar la conquista se está diseñando una colonización, planificada en buena parte por Fernando de Zafra, no exenta de contradicciones.[40]

Si aquí se han de cumplir todas las mercedes, ni si es menester que se pueble de cristianos ni menos de moros. No entiendan vuestras altezas que esto se puede hacer todo junto, conplir con las mercedes y poblar los pueblos

Fernando de Zafra

La población mudéjar pasó en poco tiempo de ser tratada con una inicial política de apaciguamiento, como correspondía a las condiciones de la capitulación, dirigida en lo religioso por fray Hernando de Talavera, confesor de la reina y primer arzobispo de la ciudad; a otra de mayor firmeza a partir de la visita del nuevo confesor, el cardenal Cisneros (1499). Como resultado, se obtiene un incremento de las "conversiones", pero también un motín en el Albaicín (arrabal granadino que había pasado a ser el ghetto islámico de la ciudad, mientras la antigua medina pasaba a ser remodelada y ocupada por repobladores cristianos[41] ) y una sublevación en las Alpujarras. Tales desórdenes fueron considerados como una ruptura de las condiciones de la capitulación por la parte islámica, con lo que, libres de toda cortapisa, los reyes emitieron la Pragmática de 11 de febrero de 1502, que obligaba al bautismo o al exilio de los musulmanes.[42] En la práctica los bautismos fueron masivos, con una coerción poco disimulada. Más que un remedio, se originó un problema de integración, incluyendo la rebelión de las Alpujarras (1568-1571, considerada una nueva Guerra de Granada), su dispersión por los territorios castellanos del interior (siendo sustituidos por colonos cristianos viejos, en perjuicio de una agricultura tradicional extraordinariamente adaptada a un entorno natural muy delicado) y, con el tiempo, su expulsión (1609), junto con los moriscos de la Corona de Aragón.

Referencias[editar]

Bibliografía antigua[editar]

Existen fuentes primarias contemporáneas a los hechos:

  • Andrés Bernáldez Historia de los Reyes Católicos (impresa en 1856)
  • Fernando del Pulgar Crónica de los Señores Reyes Católicos Don Fernando y Doña Isabel de Castilla y de Aragón / escrita por su cronista Hernando del Pulgar; cotexada con antiguos manuscritos y aumentada de varias ilustraciones y enmiendas accesible en la web: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (Reproducción digital de 2003 basada en la edición de 1780: Valencia, Imprenta de Benito Monfort)
  • No debe confundirse a este autor con Hernán Pérez del Pulgar, que también escribió un testimonio contemporáneo que incluye hechos de la guerra con el título Breve parte de las hazañas del excelente nombrado Gran Capitán, publicado por Fancisco Martínez de la Rosa (1834) Hernan Pérez del Pulgar el de las hazañas: bosquejo histórico Madrid, Imprenta de Tomás Jordán, accesible en fascimil digitalizado en bibliotecavirtualandalucia

La Crónica de Fernando del Pulgar, que muere en 1493, se interrumpe en 1490, y es continuada por

  • Continuación de la Crónica de Pulgar por un autor anónimo, editor literario Cayetano Rosell (1953), Madrid, Biblioteca de Autores Españoles.
  • Alonso de Santa Cruz Crónica de los Reyes Católicos editada por J. de Mata Carriazo, Sevilla, 1951

Dedicadas estrictamente a los sucesos de la Guerra de Granada, existen:

No conviene confundir estas fuentes con el libro homónimo dedicado al episodio ocurrido un siglo más tarde conocido como la Rebelión de las Alpujarras, también de autor clásico

Se utilizan también referencias en las Epístolas de Diego de Valera (muerto en 1488) o del Opus epistolorum de Pedro Mártir de Anglería

Bibliografía actual[editar]

  • Antonio Domínguez Ortiz (1973) El Antiguo Régimen: Los Reyes Católicos y los Austrias, Madrid: Alianza Universidad, ISBN 84-206-2042-4
  • Miguel Ángel Ladero Quesada (2002) Las guerras de Granada en el siglo XV, Barcelona: Ariel, ISBN 84-344-6667-8
    • (2001) Guerra de Granada 1482-1491, Granada: Diputación Provincial, ISBN 84-7807-295-8
    • (1993) Granada después de la conquista: repobladores y mudéjares, Granada: Diputación Provincial de Granada
    • (1987) Castilla y la conquista del Reino de Granada, Granada: Diputación Provincial de Granada (edición original: Valladolid, 1967)
    • (1979) Granada. Historia de un país islámico (1232-1571), Madrid: Gredos
    • (1964) Milicia y economía en la guerra de Granada: El cerco de Baza, Valladolid: Universidad de Valladolid
  • José E. López de Coca (1989) El Reino de Granada en la época de los Reyes Católicos. Repoblación, comercio, frontera, Granada: Universidad de Granada
    • (ed.) (1988) Estudios sobre Málaga y el Reino de Granada en el V Centenario de la Conquista, Málaga: Diputación Provincial de Málaga
  • Joseph Pérez (1988) Isabel y Fernando. Los Reyes Católicos, Madrid: Nerea, ISBN 84-86763-06-1
  • William H. Prescott (1995) The Art of War in Spain. The conquest of Granada (1482-1492), Greenhill Books: London, ISBN 1-85367-193-2
  • Antoni Simón Tarrés (1996) La Monarquía de los Reyes Católicos, Madrid: Temas de Hoy, ISBN 84-7679-291-3

Artículos[editar]

  • Rachel Arié: Sobre la vida socio-cultural en la frontera oriental nazarí: El ambiente humano y la irradiación intelecual accesible en la web [5]
  • Teresa de Castro: Abastecimiento y consumo alimentarios en el reino de Granada accesible en la web [6]
  • Francisco Vivar: La "Guerra de Granada": microcosmos de dos culturas enfrentadas, en Confluencia: Revista hispánica de cultura y literatura ISSN 0888-6091, Vol. 21, Nº 1, 2005, pags. 56-67
  • Ricardo Córdoba de la Llave y José Luis del Pino García: Los servicios sustitutivos en la guerra de Granada: el caso de Córdoba (1460-1492), en Relaciones exteriores del Reino de Granada: actas IV del Coloquio de Historia Medieval Andaluza (coord.: Cristina Segura Graiño), 1988, ISBN 84-86862-00-0, pags. 185-210
  • Carlos de Miguel Mora: La toma de Baza: estrategia militar y política internacional accesible en la web [7]
  • Miguel Ángel Ladero Quesada: La repoblación del reino de Granada, en Hispania nº 110, 1968
  • María Jesús Viguera Molíns: Fuentes árabes alrededor de la guerra de Granada, en Miguel Ángel Ladero Quesada (ed.) (1993) La incorporación de Granada a la Corona de Castilla. Actas del Symposium conmemorativo del Quinto Centenario (Granada, 2 al 5 de diciembre de 1991) Granada pp. 419-139.

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. VV. AA., Isabel la Católica en la Real Academia de la Historia, Real Academia de la Historia, 2004. ISBN 9788495983541. Cfr. para el lema o mote pág. 73.
  2. William Prescott, op. cit., citado en un resumen editorial (en inglés)[1]
  3. Nombres de participantes extranjeros en la guerra, según Eloy Benito Ruano (Gente del siglo XV)[2]
  4. Joseph Pérez op cit, pág. 248
  5. Joseph Pérez op. cit., pág. 239
  6. Luis Suárez Fernández (1989)Los Reyes Católicos. El Tiempo de la Guerra de Granada, pág. 77. Madrid, Rialp ISBN 84-239-5027-1
  7. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 48
  8. a b Joseph Pérez op. cit., pág. 242
  9. Rachel Arié, op. cit., que cita como fuente a J. García Antón, «Cautiverios, canjes y rescates en la frontera entre Lorca y Vera en los últimos tiempos nazaríes», Homenaje al profesor Juan Torres Fontes, Murcia, 1987, pág. 549. En otros pasajes utiliza como fuente a Ibn al-Jatíb, Mi‘yár al-ijtiyár fí dikr al-ma‘ahid wa-l-diyár, en Musáhadat Lisán al-dín b. al-Jatíb fí bilád al-Magrib wa-l-Andalus, ed. por A.H. al-‘Abbadi, Alejandría, 1958
  10. a b c d Antonio Domínguez Ortiz, op. cit., pág. 40.
  11. Citada por Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 48
  12. a b c Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 56
  13. Joseph Pérez op. cit., pág. 248
  14. Cifras de Miguel Ángel Ladero Quesada, citadas por todos los autores: Antonio Domínguez Ortiz, op. cit. pág. 41, Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 48-49
  15. Joseph Pérez op. cit., pág. 249
  16. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 49
  17. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 49 y 50
  18. Carlos Seco Serrano, La imagen de Isabel la Católica, ABC, domingo 12 de octubre de 2003, accesible en0216.pdf Lo atribuye más bien a otra Isabel, Isabel Clara Eugenia, gobernadora de los Países Bajos, de la que se cuenta lo mismo, esta vez sobre Ostende.
  19. Joseph Pérez, op. cit., pág 254
  20. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 51
  21. Luis María de Lojendio (1973)Gonzalo de Córdoba Madrid, Espasa Calpe ISBN 84-239-5027-1
  22. Es decir, la escritura de las Capitulaciones otorgadas en el Real de la Vega de Granada el 25 de noviembre de 1491 entre los Reyes Católicos y los alcaides Yusuf ibn Comixa y Abu-Casim al Muley en nombre de Boabdil rey de Granada. En esta guerra participaron los duques y grandes de Castilla, con su pendón y gente de guerra. La lista de los confirmantes va encabezada por los Reyes Católicos, quienes confirman y aprueban el privilegio. El notario mayor de Castilla y los notarios mayores del reino de Toledo, del reino de León y de Andalucía testifican el documento (AER Archivo SNAHN Signatura FRIAS,CP.285,D.8). La lista de confirmantes es la siguiente: 1. Juan, príncipe, primogénito heredero de los reinos de Castilla, León, Aragón,... 2. Pedro González de Mendoza, cardenal de España, primado de España 3. Infante Enrique de Aragón, primo del rey y de la reina 4. Alfonso de Aragón, duque de Villahermosa, sobrino del rey 5. Álvaro de Zúñiga, duque de Béjar, conde de Bañares, justicia mayor de la casa del rey y de la reina 6. Pedro Fernández de Velasco, condestable de Castilla, camarero mayor del rey y de la reina 7. Diego Sarmiento, conde de Salinas, repostero mayor del rey y de la reina 8. Juan Téllez Girón, conde de Ureña, notario mayor de Castilla 9. Pedro Enríquez, adelantado mayor de Andalucía, tío del rey 10. Gutierre de Cárdenas, comendador mayor de la Orden de Santiago 11. Juan Chacón, adelantado del reino de Murcia, contador mayor del rey y de la reina 12. Rodrigo de Ulloa, contador mayor del rey y de la reina 13. Fadrique Enríquez, almirante mayor de Castilla, conde de Melgar y de Rueda, primo del rey 14. Enrique de Guzmán, duque de Medina Sidonia, conde de Niebla, primo del rey y de la reina 15. Luis de la Cerda, duque de Medinaceli, conde de Santa María del Puerto, primo del rey y de la reina 16. Diego López de Mendoza, duque del Infantado, marqués de Santillana 17. Fadrique de Toledo, duque de Alba, conde de Piedrahita 18. Pedro Manrique, duque de Nájera, conde de Treviño 19. Beltrán de la Cueva, duque de Alburquerque, conde de Ledesma, mayordomo de la casa del rey y de la reina 20. Rodrigo Ponce de León, duque de Cádiz, conde de Arcos 21. Pedro Osorio, marqués de Astorga 22. Andrés de Cabrera, marqués de Moya 23. Garcí Fernández Manrique, marques de Aguilar 24. Rodrigo Alonso Pimentel, conde de Benavente 25. Diego Fernández de Córdova, conde de Cabra, vizconde de Iznájar, mariscal de Castilla 26. Bernardino de Mendoza, conde de Coruña 27. Bernardino de Quiñones, conde de Luna 28. Diego López Pacheco, conde de Santistéban 29. Juan Manrique, conde de Castañeda 30. Diego Hurtado de Mendoza, arzobispo de Sevilla 31. Alfonso de Fonseca, arzobispo de Santiago 32. Alfonso de Cárdenas, Maestre de la Orden de Caballería de Santiago 33. La Orden de Caballería de Calatrava de que el rey y la reina son administradores perpetuos 34. Juan de Zúñiga, maestre de la Orden de Caballería de Alcántara 35. Álvaro de Zúñiga, prior de la Orden de San Juan 36. al 48 los obispos de Burgos, Palencia, Ávila, Coria, Córdoba, León Oviedo, Astorga, Segovia, Zamora, Mondoñedo, Lugo y Orense.
  23. Esta rivalidad fue utilizada para ambientar una de las primeras novelas históricas o historias noveladas, la de Ginés Pérez de Hita (1595) Historia de los bandos de los zegríes y abencerrajes, caballeros moros de Granada, de las civiles guerras que hubo en ella... hasta que el rey don Fernando el quinto la ganó, Zaragoza; que tuvo una segunda parte dedicada a la rebelión y expulsión de los moriscos. Está en el origen del denominado romance morisco, revitalización del Romancero viejo durante el siglo XVII.
  24. Hay fuentes que consideran una primera fase de 1482 a 1485 y otra de 1485 a 1487. Joseph Pérez, op cit pág. 250
  25. Joseph Pérez, op cit pág. 242-243
  26. Romancero Viejo, en cervantesvirtual
  27. a b c Joseph Pérez, op. cit. pág. 245
  28. Citado en musulmanesandaluces.org
  29. Jiménez, Miguel (1995) El Poblamiento en la Tierra de Loja a Fines de la Edad Media, en Arqueología y territorio medieval, Nº 2 pp. 63-82
  30. el muftí Abú 'Abd Alláh al-Mawwáq, el cadí mayor Abú `abd Alláh Muhammad ibn al-Azraq, el muftí Abú 1-Hasan `Ali ibn Dáwúd, el muftí Abú `Abd Alláh Muhammad al-Ya'dála, el imam Abú `Abd Alláh Muhammad al-Fajjár, el shayj y háÿÿ Abú 1-Hasan 'Ali a1-Qalasádi, el shayj Abú Hámid ibn al-Hasan, el cadí Abú `Abd Alláh Muhammad ibn Sarhúna, el imam Abú `Abd Alláh Muhammad al-Masaddáli, el imam Abú Muhammad `Abd Alláh al-Zulayyi, el imam Abú `Abd Alláh Muhammad al-Haddám, el profesosr y háÿÿ Abú Ya'far Ahmad ibn `Abd al-Yalil, el profesor Abú `Abd Alláh Muhammad ibn Fath, el cadí Abu `Abd Alláh Muhammad ibn `Abd al-Barr, el profesor Abú Ya'far Ahmad al-Baqanni

    La Fatwa fue ampliamente divulgada en la época, pero no se recoge en fuentes cristianas, aunque se disponía de varias copias manuscritas en la época en que fue recogida por el reputado jurista islámico de finales del siglo XV y comienzos del XVI Abu 1-‘Abbás Ahmad ibn Yahyá al-Wansharîsî: Kitáb al­mi’yâr wa al-mugrib wa-l- ÿâmi’ al-mu'rib ‘an fatâwá ahl Ifriqiya wa-1-Andalus wa-1-Magrib, habitualmente conocida como al-Mi'yâr.[3]
  31. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 52
  32. Joseph Pérez op. cit., pág. 245
  33. Antoni Simón Tarrés, op. cit., pág. 54
  34. Carlos de Miguel Mora, op. cit. págs. 3 y 4
  35. Joseph Pérez op cit, pág. 251
  36. Lojendio, op. cit., pág. 90
  37. Lojendio, op. cit., pág. 90: el texto que él cita es Breve parte, pág. 577 de la edición de Rodríguez Villa (Crónicas)
  38. Joseph Pérez, pág. 263
  39. Ladero Quesada (1993); texto reproducido en [4]
  40. Cifras de Ladero Quesada y texto de Zafra, ambos citados por Joseph Pérez, pág. 258
  41. Joseph Pérez, pg. 262
  42. Joseph Pérez, pg. 179