Conducto torácico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El conducto torácico y el conducto linfático derecho. (El conducto torácico es la línea blanca vertical del centro.).

En anatomía humana, el conducto torácico (también conocido como conducto linfático izquierdo) es una parte importante del sistema linfático, de hecho es el vaso linfático más grande del cuerpo humano. Es también conocido como conducto alimentario, conducto quilífero, conducto de Pecquet, conducto linfático izquierdo y canal de Van Hoorne's.

Este conducto recoge la mayor parte de la linfa del cuerpo exceptuando el cuadrante superior derecho y drena en la circulación sanguínea en la vena subclavia izquierda.

Origen[editar]

Se origina en el abdomen, en la unión de los troncos intestinal, lumbar e intercostal descendente.

Localización[editar]

En adultos, el conducto torácico tiene una longitud de 38-45cm y un diámetro de unos 5mm de media. Generalmente empieza a nivel de la segunda vértebra lumbar y se extiende desde la raíz del cuello.

Se origina en el abdomen en la confluencia del tronco lumbar derecho e izquierdo y del tronco intestinal, formado una vía significativa que se llama cisterna lumbar.

Se extiende verticalmente en el pecho y curva hacia atrás a la arteria carótida izquierda y la vena yugular interna izquierda a nivel de la séptima vértebra cervial (C7) para vaciarse entre la unión de la vena subclavia izquierda y la vena yugular izquierda, debajo de la clavícula, cerca de el hombro.

Atraviesa el diafragma a nivel de la apertura aórtica y asciende al mediastino posterior, entre la aorta torácica descendiente (a su izquierda) y la vena ácigos (a su derecha).

Volumen, mecanismo y dirección del flujo[editar]

En adultos, el conducto torácico transporta unos 4 L de linfa por día.

El transporte linfático en el conducto torácico es principalmente propulsado por la respiración, ayudado por el músculo liso del propio conducto y las válvulas internas que posee, y que previenen del flujo retrógrado de la linfa.

Hay también dos válvulas en la unión del conducto con la vena subclavia izquierda, para impedir el flujo venoso hacia dentro del conducto.

Significación clínica[editar]

Cuando el conducto torácico se bloquea o daña, una gran cantidad de linfa puede rápidamente acumularse en la cavidad pleural, esta situación se denomina quilotórax.

La primera señal de una lesión (especialmente una intraabdominal) puede ser un nódulo de Virchow ampliado, un nódulo linfático en la región supraclavicular, en la vecindad donde el conducto torácico drena en la vena subclavia izquierda.

Véase también[editar]